Comunidad de Madrid

Telemadrid se dejó casi 16.000 euros en seguir la cruzada contra el Gobierno y el indigenismo de Ayuso en EEUU

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, durante su viaje por EEUU.

Sábado, 25 de septiembre de 2021. La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, aterriza en Nueva York. Lo hace tras superar con éxito una semana clave a nivel político. No han pasado ni cuarenta y ocho horas desde que los conservadores consiguiesen, gracias al apoyo de la ultraderecha, consolidar su asalto a Telemadrid con la ratificación de José Antonio Sánchez como administrador provisional. Y a la líder del Ejecutivo regional le esperan ahora seis días de gira por las Américas para vender las bondades del modelo liberal en la capital. Una semana, convertida en cruzada contra el Gobierno de Pedro Sánchez y el indigenismo, en la que la radiotelevisión sigue todos sus pasos con cámara y micrófono en mano. Ayuso consigue colocar sus mensajes, buena parte de ellos en clave nacional, en los hogares madrileños. El ente público, al que se meterá la tijera en el próximo ejercicio, se convierte en uno de sus trampolines. Y, para ello, desembolsa casi 16.000 euros.

Para seguir el periplo de la líder del Ejecutivo autonómico por suelo estadounidense, Telemadrid no envió a un gran equipo. Según los datos oficiales facilitados a la oposición en respuesta a una petición de información de Más Madrid, la empresa desplazó al otro lado del Atlántico a una redactora de los servicios informativos. No es la primera vez que el ente público viaja fuera de España siguiendo las andanzas de la presidenta. Ya lo hizo a mediados de septiembre en Milán, cuando el Instituto Bruno Leoni, un think tank neoliberal, le otorgó el premio Llama de la Libertad. En aquel momento no se ofrecieron detalles sobre el coste que supuso la cobertura en suelo italiano –tampoco ningún grupo los pidió en la Asamblea–. Datos que, ahora, el ente público envía al diputado Hugo Martínez Abarca. En total, siempre según la información aportada a finales de octubre, la cadena se gastó en el seguimiento por EEUU 15.738,65 euros. Teniendo en cuenta la duración de la gira, el desembolso diario superó los 2.000 euros.

El ente público no baja a los detalles en la respuesta dada a la oposición por vía parlamentaria. Se limita a aportar un cuadro con cuatro grandes conceptos y el coste de cada uno de ellos. Así, el gasto más importante es el que se facilita bajo la denominación "Asistencias técnicas", que ascendió a 6.062,50 euros. Le siguen los desembolsos por billetes y alojamiento, que se situaron en los 4.590,14 euros, mientras que por la gestión del visado, pluses y dietas el ente público abonó 2.111,90 euros más. La tabla, además, incluye otra partida denominada "ENG-Gastos viaje" –2.974,11 euros–, que la dirección de Radio Televisión Madrid (RTVM) presenta separada del coste de los vuelos y los hoteles. Este diario se puso en contacto con la empresa pública para intentar conocer qué cuestiones concretas quedaban englobadas bajo este epígrafe. A cierre de esta edición, sin embargo, no obtuvo ninguna respuesta.

La presencia de Telemadrid al otro lado del charco brindó minutos diarios a la líder del Ejecutivo regional en la radiotelevisión pública. Un minuto el sábado para anunciar su aterrizaje en Nueva York, tres el domingo para resumir su agenda en base a la rueda de prensa celebrada en Nueva York, otro el lunes para informar de sus primeros encuentros, entrevista el martes en directo en el Telenoticias 2, otro minuto más el martes y otros dos más el miércoles de balance final de la gira. Es el resumen que se extrae del visionado de todos los informativos nocturnos de aquellos días. La oposición ha preguntado por la cuota de pantalla dedicada a la aventura. Sin embargo, la cadena no tiene dichos datos: "La información referente al viaje de la presidenta se ha incluido en los programas informativos de la cadena, por lo que la medición que se efectúa por la empresa especializada comprende el programa en su conjunto, no desagregándose por materias".

"Desde el abordaje de Telemadrid por parte de Ayuso, la cadena pública se ha convertido en una especie de canal de Youtube personal de la presidenta, que la sigue, la adula y nos da cumplida propaganda de cada uno de sus actos. Esta vez lo han hecho gastándose más de 15.000 euros en cubrir un viaje en el que lo más relevante ha sido que Telemadrid ha entrevistado a Ayuso en Estados Unidos", apunta en conversación con infoLibre Martínez Abarca. Algo que, dice el diputado, se hace al tiempo que el Ejecutivo regional acuerda reducir un 10% el presupuesto del ente público. "Es decir, cuando más deberían evitar gastos supérfluos para lograr el equilibrio presupuestario. Están haciendo lo mismo que en la época de Aguirre: arruinar Telemadrid gastándose un dineral en la propaganda personal de la presidenta", zanja el parlamentario de Más Madrid.

Mucha imagen, pocas inversiones

La aventura de Díaz Ayuso por Estados Unidos dio el pistoletazo de salida en Nueva York. "Cada vez se oye y se habla más de nosotros, Madrid acapara ya el 70% de la inversión extranjera", señalaba la presidenta en una rueda de prensa. Un encuentro con los periodistas en el que resumía su visita alrededor de dos grandes objetivos. Por un lado, reivindicar lo español en un país donde casi el 20% de la población es de origen hispano. Y, por otro, atraer inversiones a la capital. De ahí, las reuniones que mantuvo con grandes fondos de inversión –Blackrock, Torino Capital o Deloitte&Touche, entre otros–, think tanks económicos como Global Americans, organizaciones como la Hispanic Society o líderes políticos como el presidente de la Organización de Estados Americanos (OEA), el uruguayo Luis Almagro, o el actual jefe de Gobierno de Buenos Aires, Horacio Rodríguez Larreta.

A pesar de los diferentes encuentros, la presidenta regional regresó de Estados Unidos con algunas ideas pero sin inversiones cerradas bajo el brazo. Aborda con el presidente del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) un proyecto a tres bandas entre Madrid, Montevideo y Miami para fomentar el intercambio empresarial –la Triple M–, pero sabe que realmente es el Ejecutivo central el que tiene competencias directas en la relación con la entidad. Resulta curioso que, a pesar de estar buscando inversiones al otro lado del charco, no se lleve con ella a su consejero de Economía, Javier Fernández Lasquetty, ni al flamante nuevo director de la Oficina del Español, cuyo trabajo es precisamente buscar oportunidades de negocio en todo el mundo alrededor del idioma. Quien sí la acompaña en su andadura es la directora de comunicación de la Comunidad de Madrid, su jefe de prensa o su jefe de gabinete, Miguel Ángel Rodríguez.

Todos ellos se encargan de mantener en todo momento la tensión informativa alrededor del viaje. Cada noche, desde la Puerta del Sol se envían a los periodistas dos agendas: la habitual y la de la gira de la presidenta. Todo está perfectamente medido a nivel comunicativo. Las imágenes de ella en traje, las localizaciones para las entrevistas –la de Telemadrid, sin ir más lejos, se hace con la Casa Blanca de fondo– y, por supuesto, los mensajes que lanza. Las intervenciones en clave nacional dominan buena parte de la gira. "Los inversores ven, sobre todo, como un freno directo la política impositiva que tenemos en el país. (...) Yo creo que la política fiscal que hemos defendido en nuestra región es la que deberíamos seguir insistiendo en que sea aplicada a nivel estatal", decía la presidenta tras reunirse con una decena de fondos de inversión. Ayuso, en definitiva, vendiendo su imagen de líder liberal.

Cruzada contra Sánchez y el "indigenismo"

El viaje también sirvió para confrontar con el Gobierno central desde suelo estadounidense. "Vamos a hacer todo lo que esté en nuestra mano para impedirlo", sostenía en respuesta a la idea de Moncloa de descentralizar instituciones. Y para hacer una defensa a ultranza de lo que Ayuso entiende como legado español. Una cruzada cultural contra el "indigenismo", al que tildó de "nuevo comunismo", que la llevó incluso a enfrentarse abiertamente con el papa Francisco después de que pidiera perdon por "los errores" cometidos por la Iglesia católica durante la colonización de México. "Me sorprende que un católico que habla español hable así a su vez de un legado como el nuestro, que fue llevar precisamente el español, y a través de las misiones, el catolicismo y, por tanto, la civilización y la libertad al continente americano", sostuvo Ayuso desde Washington. Poco después, todos los medios tenían el mensaje a través del equipo de comunicación de la presidenta. Una intervención que lograron colocar en periódicos, radios y televisiones.

Aquellas palabras no fueron un desliz. De hecho, la presidenta ya dejó claro antes de que arrancara la gira que uno de sus objetivos a nivel cultural era confrontar la "leyenda negra" y "revisión maniquea de la historia" alrededor de la conquista de Latinoamérica. De ahí, la fotografía que se tomó Ayuso, y que se esforzó por hacerla circular a través de las redes sociales, junto a la estatua de Isabel La Católica a las puertas de la Organización de Estados Americanos. Una cruzada contra que no gustó a algunos congresistas estadounidenses. Así se lo trasladó Raúl Ruiz, de origen mexicano, durante la reunión que Ayuso mantuvo con el caucus hispano en el Capitolio. Aquel encuentro se esperaba que pusiera el broche de oro al viaje por las Américas. Sin embargo, fue un auténtico fiasco. De los 38 representantes, solo se presentan cinco, según informó El País. La reunión, que iba a durar media hora, apenas se prolongó durante diez minutos.

Ayuso dice que solo bloqueó de uno de sus dos teléfonos a Egea: "Si me hubiera preguntado, todo tiene explicación"

Ayuso dice que solo bloqueó de uno de sus dos teléfonos a Egea: "Si me hubiera preguntado, todo tiene explicación"

Más sobre este tema
stats