PORTADA DE MAÑANA
Ver
Ayuso pone al PP a los pies de Milei en plena crisis diplomática con Argentina

Libertad de expresión

Los titiriteros piden el archivo del caso argumentando que hay dibujos más violentos que la obra

Los abogados de los titiriteros recurrirán las medidas cautelares ordenadas por el juez Moreno

La defensa de Alfonso Lázaro y Raúl García, los dos titiriteros de la compañía Títeres desde Abajo acusados de enaltecimiento del terrorismo y un delito contra los derechos fundamentales, interponen un recurso de apelación contra el segundo auto del juez Ismael Serrano por el que ordenaba su puesta en libertad tras cinco días en prisión. En concreto, los abogados vuelven a solicitar la retirada de las medidas cautelares interpuestas contra Lázaro y García –comparecer diariamente ante el juzgado y la retirada de los pasaportes para que no puedan abandonar el territorio nacional–y el sobreseimiento libre y archivo de la causa al considerar que "no es necesaria la práctica de diligencia de investigación ninguna". La sala de la Audiencia Nacional deliberará y fallará este viernes sobre el recurso.

Sobre el primero de los delitos que se les imputan, el escrito presentado por la defensa, al que ha tenido acceso infoLibre, pone como ejemplo una sentencia del Tribunal Supremo en la que se anulaba y casaba la sentencia condenatoria en el caso de la Librería Kalki, en la que se distribuían publicaciones relacionadas con la Segunda Guerra Mundial que disculpaban los crímenes cometidos con frases como "Luchamos por Hitler, por trabajo y pan. ¡Alemania despierta! ¡Y a Judá la muerte! ¡Pueblo al fusil!" o "El mestizo es la nefasta consecuencia de forzar a la naturaleza a una mezcla entre seres incompatibles", entre otras. "Tras la lectura de la referida sentencia absolutoria, causa estupor, y hasta sonrojo, que se pretenda seriamente proseguir un procedimiento penal contra unos artistas", señala el texto de la defensa.

"Pretender, como hace la AVT, que se encause a nuestros representados porque en su obra de ficción 'se banaliza con el uso de la violencia presentándola como algo habitual" supone, según la defensa, "desconocer la sociedad en la que se vive". En este sentido hacen mención a series de dibujos animados infantiles como Pokemon, Gormiti, Tom y Jerry o El correcaminos, en las que existen "muchas más escenas de violencia, más realistas, más frecuentes y más explícitas que las cuatro escenas que aparecen en la obra". Además, hacen referencia a las películas de Quentin Tarantino –"No existen películas con mayor violencia 'banal y gratuita' que las de tan laureado (y nunca imputado), director"– y a la industria del videojuego, "destinados a niños y adolescentes" y cuya "temática única a principal es matar a seres humanos".

Además, según se recoge en el escrito al que ha tenido acceso este diario, el argumento de que la representación de guiñoles incita a la violencia contra determinados colectivos supone "otorgar, como parece pretender la AVT, la cualidad de 'grupo protegido' a los agresores sexuales, los secuestradores de menores o los policías corruptos". "Pretensión cuya conexión con los fines propios de la Asociación de Víctimas del Terrorismo que tampoco alcanzamos a entender", completan. La AVT pidió a mediados de febrero que se mantuvieran las medidas cautelares impuestas a Lázaro y García.

La jueza se inhibe en favor de la Audiencia Nacional por el 'caso de los titiriteros'

La jueza se inhibe en favor de la Audiencia Nacional por el ‘caso de los titiriteros’

Enaltecimiento del terrorismo

Sobre el segundo de los delitos que el juez Ismael Serrano imputa a los titiriteros, el escrito de defensa vuelve a reiterar la importancia de tener en cuenta "el contexto en el que una determinada expresión es empleada". En este sentido, los abogados señalaron en un texto anterior el caso del personaje que representaba Carmelo Gómez en la película Días Contados que mostraba conformidad con la expresión "¡Gora ETA!". A este caso, en el texto se añaden dos capítulo de la serie Cuéntame como pasó, en el primero unos personajes gritaban "¡Gora ETA! ¡Gora Euskadi Askatuta!" y en el segundo se podía ver una pintada con esa misma frase, y la película Lobo, en el que los actores que interpretaban a los terroristas gritaban "¡Gora ETA!" antes de ser fusilados.

También hacen referencia a la literatura. Así, señalan tres obras en las que los autores no buscan enaltecer el terrorismo y tan solo "recrean situaciones ficticias", en el caso de las novelas, con el objetivo de contar una historia : Gora ETA. Impuesto revolucionario. Lista impuesto parabellum, Luz Negra y ¡Oh Janis, mi sucia y dulce Janis! Memorias de una estrella del porno (amateur). "Ninguno de los supuestos relatados basta para imputar un delito de enaltecimiento del terrorismo a los respectivos responsables de ello y en ninguno de los casos analizados existe, evidentemente, intención de enaltecer a grupo criminal".

Más sobre este tema
stats