Vox

La verdad sobre la última propuesta de Abascal: los robos con violencia en viviendas han caído un 51% desde 2012

El presidente de Vox, Santiago Abascal.

Armas para los "españoles honrados". Es la nueva propuesta de Vox: que la ley permita que "los españoles puedan disponer de un arma en su casa" y utilizarla "en situaciones de amenaza real para su vida". Lo pidió el propio presidente de la formación de extrema derecha, Santiago Abascal, en una entrevista concedida a la web armas.es publicada este martes. Reclamó, concretamente, "un cambio radical urgente en la ley" para que los ciudadanos puedan emplear las armas "sin tener que enfrentarse a un infierno judicial, a penas de cárcel o incluso a indemnizaciones a los familiares de los delincuentes que les asaltaron". De este modo, señaló, se evitarían "situaciones tan injustas" como la que vivió un anciano de Tenerife condenado por matar al ladrón que asaltó su casa. "O tantos otros casos", añadió. En realidad, según los datos del Ministerio del Interior, los robos con violencia en viviendas descendieron en 2017 por quinto año consecutivo: desde 2012, cayeron un 50,7%

La posición de Vox, no obstante, no es nueva. El pasado 7 de marzo, el líder ultraderechista elogió a través de su cuenta de Twitter la ley aprobada por la Cámara de Diputados italiana que permite disparar contra un ladrón cuando existan "evidencias" de amenaza. "Es puro sentido común reconocer el derecho a defender nuestro hogar, y a defendernos en nuestro hogar. Un acierto político", apuntó. Tal y como se puede comprobar en el portal estadístico del Ministerio del Interior, en el año 2012 hubo 6.912 hechos conocidos de robos con violencia en viviendas. Cinco años más tarde, en 2017, fueron 3.403. Es decir, 3.509 delitos menos, una bajada del 50,7%. 

Según explican fuentes del Ministerio del Interior a infoLibre, las estadísticas de la institución distinguen entre dos tipos de delitos relativos a robos en viviendas. Y los dos se rigen por lo que articula el Código Penal. Por un lado, los robos con fuerza, que se engloban dentro de la categoría de robos con fuerza en las cosas; por otro, los robos con violencia, que entran en la categoría de robos con violencia o intimidación. Estos últimos vienen recogidos en el artículo 242 del Código Penal y se refieren, concretamente, a aquellos que se cometen "con violencia o intimidación a las personas". 

Abascal se refiere a estos últimos. Lo que defiende el líder de Vox es que cualquier persona "sin antecedentes y en pleno uso de sus facultades mentales" pueda "disponer de un arma en casa para que puedan usarla en situaciones de amenaza real para su vida". En todo caso, los robos con fuerza en las viviendas —aquellos en los que, según el artículo 238 del Código Penal, no se produce ningún tipo de violencia hacia nadie— también han descendido. Lo han hecho en un 17,5% desde el año 2013, cuando se registraron 127.444 hechos conocidos. En 2017 fueron 105.099. 

Eso, en cuanto a los hechos conocidos. Los esclarecidos, por su parte, presentan una tendencia similar. Desde 2013 no han hecho otra cosa que no sea descender. Los robos con violencia en viviendas pasaron de ser 1.641 en 2013 a 1.119 en 2017: un 31,8% menos

El concepto de legítima defensa

Lo que Abascal propone, en concreto, es "ampliar el concepto de legítima defensa para que no se produzcan situaciones tan injustas como la que vivió ese anciano de Tenerife que fue condenado por disparar a un asaltante que entró en su casa [...]. O el policía local de Sevilla que se enfrenta a 20 años por disparar a sus asaltantes".

El primer caso ocurrió en 2015. Un hombre fue condenado a cuatro años de cárcel por haber matado de un disparo a uno de los dos ladrones que, una noche, trataron de robar en su vivienda. El jurado reconoció que el disparo se había producido en defensa propia, pero añadió que podría haber utilizado otra alternativa que hubiera evitado la muerte del asaltante. No obstante, la Sala de lo Penal del Tribunal Superior de Justicia de Canarias estimó el recurso del condenado y se anuló el juicio. El tribunal dijo entonces que no se habían especificado cuáles podrían haber sido esas alternativas.

El segundo caso que menciona el líder de la formación de ultraderecha es muy similar. Casimiro Villegas, un expolicía local sevillano, se enfrenta desde este lunes a una pena de prisión de 20 años por haber disparado a los cinco asaltantes que entraron en su casa en el año 2011. Según dijo, lo hizo para defenderse y para proteger a su familia. 

La defensa de ambos acusados se basó en lo mismo: los dos hombres actuaron en legítima defensa. Ese concepto que Vox quiere ahora "ampliar". Viene recogido en el artículo 20 del Código Penal y se trata de una figura que justifica una conducta ilegal y que exime de responsabilidad a su autor. La normativa, en concreto, dice lo siguiente: "Están exentos de responsabilidad criminal: [...] El que obre en defensa de la persona o derechos propios o ajenos". Pero especifica que se tiene que producir cuando concurran tres requisitos: "agresión ilegítima" —a los bienes o a la vivienda—, "necesidad racional del medio empleado para impedirla o repelerla" y "falta de provocación suficiente por parte del defensor". 

Pero la jurisprudencia del Tribunal Supremo introdujo un nuevo concepto que limita la consideración de la legítima defensa: el de la proporcionalidad de los medios empleados para la defensa y la forma de usarlos. Es, de hecho, uno de los aspectos que se dirimiren en el juicio a Villegas. Según publicó el diario ABC, el debate jurídico se basa en si el expolicía actuó verdaderamente en legítima defensa o, por el contrario, disparó cuando ya los atacantes estaban huyendo y, por tanto, no estaría justificado el uso del arma. La Fiscalía, por ahora, se inclina por esta opción. 

Pero Vox, en cambio, cree que la ley, de este modo, "está tratando a estas personas como villanos, y a sus asaltantes como víctimas". "Nos parece dramático", añadió. 

8.459 armas para autodefensa particular

Aun así, en España hay casi tres millones de armas, de las que 8.459 son cortas del tipo B, las calificadas como de autodefensa particular, según una respuesta que el Gobierno dio a Compromís el pasado mes de diciembre y consultada por infoLibre [y que se puede consultar en este enlace]. La Guardia Civil, con competencias exclusivas en materia de armas, gestiona cerca de 1.700.000 licencias y más de 2.900.000 de armas (existen licencias para más de un arma), según los datos facilitados el 7 de febrero pasado en la inauguración de las nuevas dependencias de la Intervención de Armas y Explosivos de Madrid capital.

Pero el Instituto Armado especifica en su web que las armas denominadas de autodefensa tienen un "carácter restrictivo" y que se limita a los "supuestos de especial riesgo". "La razón de defensa de personas o bienes, por sí sola, no justifica la concesión de la licencia B", advierte.

Al contrario de lo que ocurre en otros países donde el uso de armas en defensa propia está permitido, como en Estados Unidos, en España este uso está restringido previa autorización y justificación de su uso. La ley obliga a resguardar las armas de fuego en lugar seguro y comunicar inmediatamente su extravío o robo.

Santiago Abascal suele comentar que él mismo lleva una Smith & Benson, arma para la que obtuvo licencia cuando existía ETA y era uno de los amenazados por la organización terrorista.

Italia aprueba una ley que refuerza la legítima defensa contra los ladrones

Italia aprueba una ley que refuerza la legítima defensa contra los ladrones

Más sobre este tema
stats