10N | Elecciones Generales

Unidas Podemos evitará en precampaña los debates que no tengan que ver con las medidas para afrontar la crisis que viene

El líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, en el mitin que inauguró en Madrid la precampaña de la formación morada.

Fernando Varela

Verdades incómodas. Unidas Podemos acaba de poner en circulación una campaña de redes sociales en torno a esta idea en la que militantes de la coalición comparten problemas reales para llamar la atención de los votantes sobre lo que realmente está en juego el próximo 10 de noviembre. Siguiendo este formato:

 

La organización liderada por Pablo Iglesias quiere hacer de “la crisis que viene” el eje del debate político en los próximos días para distanciarse del desencuentro que, tras las elecciones de abril, hizo imposible la formación de Gobierno y obligó a repetir las elecciones.

En Unidas Podemos están convencidos de que el enfado de los ciudadanos por lo ocurrido durante la legislatura fallida afecta por igual a la derecha a la izquierda y a unos partidos y a otros y de que no tiene que ver con el fracaso de las negociaciones entre el PSOE y la formación morada sino con la desatención de sus problemas reales.

En ese contexto, los de Iglesias se proponen combatir la estrategia, que consideran compartida por Pedro Sánchez y Pablo Casado, de resucitar el bipartidismo. Y quieren hacerlo recordando que un sistema que descanse sobre PP y PSOE, sin otros partidos que actúen como “mecanismos de control”, es “imperfecto”, supone un “retroceso” y sólo crea una sensación falsa de estabilidad.

Unidas Podemos asegura no querer hacer del fracaso de la investidura uno de los temas de su campaña, pero a diferencia de lo ocurrido en abril sí intentará alimentar la idea de que Pedro Sánchez quiere pactar con Ciudadanos y no con ellos. “No ha querido pactar con nosotros y en cambio se lo ha pedido a PP y a Ciudadanos”, subrayaron este martes fuentes de la dirección de Pablo Iglesias. Rivera es en realidad su verdadero socio preferente”. Frente a esa opción, el objetivo es “obligarles a pactar con nosotros”.

Los estrategas de la campaña morada tratarán también de sortear el impacto que en los próximos días tendrá sobre la campaña el fallo del Tribunal Supremo en torno el procésprocésy mantener la crisis económica que anticipan —y la necesidad de un gobierno que le haga frente desde una perspectiva social— como tema central de sus mítines.

Se trata de insistir en la idea, ya utilizada desde hace meses, de que la moción de censura que sacó a Mariano Rajoy del Gobierno, la subida del salario mínimo y otras iniciativas clave se han conseguido gracias a Unidas Podemos y a pesar del PSOE.

En ese rumbo que se han trazado, en el que no hay sitio para debatir sobre los culpables de que no hubiese investidura o sobre la crisis en Cataluña, Unidas Podemos tampoco quiere ceder ningún espacio a discutir sobre Más País e Íñigo Errejón.

La dirección de UP asegura no temer a las encuestas que reflejan un ligero retroceso en sus expectativas de voto y defiende que lo que hay son ciudadanos enfadados que dudan con la abstención.

Así que la campaña, una vez más, “será muy importante”. El punto de partida no sólo “nos permite salir a pelear” sino que es mejor, aseguran, que el que tenían en las generales de abril.

Podemos lanza un 'spot' electoral en el que advierte a los ricos que tras las generales no dormirán bien

Podemos lanza un 'spot' electoral en el que advierte a los ricos que tras las generales no dormirán bien

Más sobre este tema
stats