Operación Púnica

Valdemoro facilitó un pelotazo al promotor que construyó una mansión por encargo de Granados sin cobrarle un euro

La entonces presidenta de Madrid, Esperanza Aguirre, escucha un comentario que le hace al oido el consejero de Presidencia, Francisco Granados, en un acto de partido en 2010.

El Ayuntamiento de Valdemoro (Madrid) facilitó en 2006 un pelotazo urbanístico a uno de los principales imputados en la Operación Púnica, el promotor inmobiliario Ramiro Cid, el mismo año en que una de sus empresas comenzó a construir una mansión por encargo de Francisco Granados y su mujer pese a que el entonces alto dirigente del PP madrileño nunca llegó a pagarle un solo euro.

La operación con la que Cid resultó beneficiado consistió en una venta de suelo municipal a bajo precio en julio de 2006, momento álgido del boom inmobiliario. Cid era uno de los socios de David Marjaliza, considerado el gran capitoste de la trama corrupta junto con el propio Francisco Granados. Ni Cid ha atendido las llamadas de infoLibre ni lo ha hecho el abogado de Granados.

Cuando la operación de venta de suelo municipal a Ramiro Cid quedó cerrada ya hacía tres años que Granados había dejado de ser alcalde de Valdemoro, pero conservaba intacto su poder en el municipio. Los investigadores de la Operación Púnica creen que la mansión que Ramiro Cid comenzó a levantar ese mismo año en la zona de El Caracol era sin duda para el entonces vicepresidente del Gobierno madrileño, quien formalmente nunca llegó a adquirirla.

Anticorrupción sospecha que Ramiro Cid, otra de cuyas empresas era propietaria del coche que también en 2006 conducía la esposa de Granados y que acabó devorado por un incendio, actuó como una especie de depositario clandestino de parte del patrimonio acumulado por el exsecretario general del PP madrileño.

En ese contexto se produjo en julio de 2006 la venta a Ramiro Cid de una "finca especial disgregada de suelo que se corresponde con un aprovechamiento de 16.650 metros cuadrados de edificabilidad residencial de uso global multifamiliar libre".

Traducido, lo anterior significa que Cid estaba adquiriendo la propiedad del suelo sobre el que, una vez efectuada la reparcelación del terreno, podría construir 16.650 metros cuadrados para bloques de viviendas. Y esos 16.650 metros cuadrados se correspondían con el 12,34% de la edificabilidad total asignada a la parcela regida por el plan parcial R10-N, es decir, el de El Majuelo Norte.

La enajenación se cifró en 8.493.910 euros, IVA incluido. Eso significa que el Ayuntamiento le adjudicó a 510 euros (439 sin IVA) el metro cuadrado edificable. El informe de tasación lleva la firma de quien en ese momento era el arquitecto municipal de Valdemoro, que a su vez tenía una empresa denominada Struere que hacía negocios con David Marjaliza. O sea, con el socio de Ramiro Cid.

Dos meses antes, en mayo de 2006, Obras y Vías SA había vendido 8.000 metros cuadrados edificables en la misma zona, el Majuelo Norte, a una tercera empresa. Y lo había hecho exactamente por el doble de lo que luego le cobró el ayuntamiento: por 1.100 euros el metro cuadrado edificable, como confirma una sentencia a la que ha tenido acceso infoLibre y que puso fin al pleito que Obras y Vías mantenía con la compañía compradora, Fineco SL.

Fuentes conocedoras de aquel litigio –Fineco se negó a pagar la cantidad comprometida porque Obras y Vías incumplió su obligación de urbanizar el sector– aseguran que 1.100 euros era “un precio normal” en aquel momento. Y que en el Majuelo Norte, un antiguo predio rústico cuya recalificación ya se contemplaba en el Avance del Plan General aprobado en abril de 2002, el valor del suelo era aproximadamente el mismo en todas las parcelas.

En 2006, el padrón oficial de Valdemoro rozaba los 50.000 habitantes con 48.517 censados. Para ese año, y en lo que respecta a los municipios de 50.000 o más empadronados, el Ministerio de Fomento cifra entre 1.022 y 1.296 el precio del metro cuadrado de suelo urbano.

Para el segmento inferior (de 10.001 a 50.000 habitantes), la tabla ofrece ese año valores mucho más bajos: entre 420 y 481 euros. Pero el vertiginoso crecimiento demográfico de Valdemoro -en 2007 superaba ya los 53.000 habitantes y el año pasado dejó atrás los 72.000- así como su proximidad a la capital -30 kilómetros- lo sitúan más cerca de los municipios más poblados que de los llamados medianos en variables como el precio del suelo.

Los antiguos suelos de El Corte Inglés, vendidos a Cid

En El Majuelo Norte, Ramiro Cid ya poseía desde diciembre de 2004 la mayor parte de la parcela a la que pertenecían los 16.650 metros cuadrados cuya propiedad le acabó traspasando el Ayuntamiento de Valdemoro un año y medio más tarde. Y fue ese factor –su derecho de preferencia como titular mayoritario del resto del solar- el que permitió al Ayuntamiento de Valdemoro evitarse la convocatoria de un concurso en el que el promotor habría tenido que enfrentarse a posibles competidores.

Cid se había hecho fuerte en El Majuelo Norte gracias a El Corte Inglés. El 9 de diciembre de 2004, el constructor le había comprado por 17,74 millones más IVA un "proindiviso del 87,66%" de la parcela de El Majuelo Norte

La escritura de venta, incorporada al sumario de Púnica, describe El Majuelo Norte como una enorme finca rústica de 43,48 hectáreas en la que "está prevista una actuación urbanística (...), estando pendiente la presentación con carácter inmediato por parte de la compradora de un Plan Parcial al Excmo. Ayuntamiento de Valdemoro, relativo a la finca catastral 60 del Polígono 24, registral 2.055". En otras palabras, de nuevo el plan parcial de El Majuelo Norte.

El Corte Inglés le vendió a Ramiro Cid un proindiviso del 87,66% porque el resto -los 16.650 metros cuadrados restantes que equivalían al 12,34% del aprovechamiento urbanístico total- se los permutó al Ayuntamiento de Valdemoro por unos terrenos industriales ese mismo mes de diciembre de 2004.

Dado que ambos suelos se localizan en la misma parcela y quedaban a expensas del mismo plan parcial, ambos habían dejado de ser rústicos en la práctica, solo a la espera de la aprobación del Plan Parcial que los propios vendedores -El Corte Inglés- habían invocado en la escritura de venta.

Pese a ello, y pese a que la empresa que entonces presidía el ya fallecido Isidoro Álvarez se encontraba en un momento de plenitud económica, Ramiro Cid se hizo con ese 87,66% a razón de 150 euros el metro cuadrado.

Esa es la cifra que se alcanza atendiendo a la proporción establecida luego por el Ayuntamiento cuando vendió el 12,34% restante al mismo Ramiro Cid. Si "la edificabilidad correspondiente al 12,34% de la parcela" era de 16.650 metros cuadrados, la del 87,66% había de ascender a 118.277 metros cuadrados edificables.

Fuentes del actual equipo municipal de gobierno han confirmado a este diario que el plan parcial de El Majuelo Norte afecta a una superficie total de 586.332 metros cuadrados sobre los que pueden edificarse 389.847 metros cuadrados.

Este diario preguntó a los portavoces autorizados de El Corte Inglés el porqué de aquella transacción a aquel precio en un momento en que la compañía líder del sector del comercio no necesitaba liquidez y estaba a punto de cerrar el ejercicio de 2004 con un 6,1% de beneficio más que el año anterior. Las fuentes consultadas respondieron que el actual equipo gestor de la empresa no posee datos sobre una operación que "se remonta a hace 11 años".

El grueso de El Majuelo Norte sigue a día de hoy sin edificar. En su declaración como imputado ante el juez que investiga la trama Púnica, Ramiro Cid aseguró que su empresa está todavía "urbanizando" el sector.

PSOE y Adade involucran a El Corte Inglés en una operación urbanística investigada en 'Púnica'

PSOE y Adade involucran a El Corte Inglés en una operación urbanística investigada en 'Púnica'

Más sobre este tema
stats