Helena Resano: “Los perros te dan mucho más de lo que tú les puedes dar”

Helena Resano y Owie.

Es bien sabido que tener una mascota es una gran responsabilidad. A veces incluso cuesta dar el paso de traer un perro a tu vida porque sabes que tu día a día cambia para siempre. Este fue el caso de Helena Resano, presentadora de La Sexta Noticias 14H, quien nos cuenta que antes de tener a Owie, el perro que lleva en su familia nueve años, han pasado por su vida todo tipo de animales: peces, pájaros, conejos… 

La insistencia de su hija fue el empujón que necesitaron para traer a Owie a su casa. Desde ese momento, Resano asegura que su vida ha dado un gran giro: “Yo tengo un amigo que dice que hasta que no tienes un perro la familia no está completa. No sé si es así, pero sí que es verdad que tener un perro en casa te mueve a hacer otro tipo de planes que igual no harías si no lo tienes”. Y es que, en su caso particular, Owie les “obliga” a dar paseos, estar más tiempo en la naturaleza... "Eso es un más que te da el perro", asegura, reconociendo, asimismo, que hay que planearlo todo el detalle por ejemplo en los viajes: "Tienes que diseñar mucho las vacaciones, porque tienes que pensar que vas con él, hay que encontrar hoteles en los que podamos alojarnos. Él viaja muy bien porque ha viajado con nosotros por miles de sitios. De hecho, mi madre dice que ha viajado nuestro perro más que ella".

A lo largo de todo estos años junto a Owie, Resano ha aprendido un montón de cosas que no sabía sobre los animales. "He normalizado mi relación con ellos, les tenía miedo porque a mi hermana le mordió un perro delante mía cuando éramos muy pequeñas. Con Owie he aprendido el amor que te da un perro, la relación que creas", destaca, para luego admitir que por supuesto es una responsabilidad por muchos motivos, ya que hay que dedicarle su tiempo y atender sus necesidades: "Hay muchos fines de semana que hay que pensar que necesita correr y a veces no encuentras el espacio para que pueda correr sin correa en nuestros paseos diarios. Eso te obliga un poco a ir más al monte, lo cual siempre está bien". 

A pesar de estas obligaciones, la periodista tiene claro que los perros te dan “mucho más de lo que tú les puedes dar”. Así, por ejemplo, nos cuenta que las bienvenidas son increíbles: “Nadie te recibe como te recibe él, da igual que te hayas ido todo el día a trabajar o que te hayas ido cinco minutos, siempre es una fiesta”. "Y todos los días, cuando terminamos de cenar y nos sentamos en el sofá, en ese ratito antes de irnos a la cama, siempre nos trae su juguete, que es un peluche que mi hijo Pablo todavía guardaba de su infancia y él lo hizo suyo. Esa es la dinámica que tenemos todas las noches. Que ya te puedes imaginar cómo está el peluche, que es un oso azul, después nuevo años", bromea.

Además, Owie ha unido más a la familia. Esos paseos que Resano y su hija daban al final del día cuando ella era adolescente les han servido a ambas para ponerse al día y hablar de esas cosas que igual no se habían podido contar. "He tenido muchos momentos con mi hija, en esos ratitos de dar el paseo, en los que me contaba cosas que igual no encontraba otro momento, o que era cuando se abría y te decía lo que le estaba preocupando. Esos ratos nos han dado complicidad", reconoce.

Como anécdota, nos cuenta que una de las aficiones de su mascota es robar los calcetines de la lavadora: "A veces no puedo encontrar los calcetines que están recién lavados cuando colocamos todo para que cada uno coja su ropa y se la lleve a su cuarto. ¡Ahora es el robacalcetines! El primer verano estuvimos todo el verano con las chancletas desparejadas porque le dio por romperlas y comérselas". Pequeñas travesuras que llevan a la periodista a confesar la relación tan especial que tiene con Owie: "Le hablo como si fuera un bebé".

En definitiva, un perro te cambia la vida. Algo que está fuera de toda duda, pero que en la última década Helena Resano ha experimentado en primera persona junto al resto de su familia -su hija Elma tenía 11 años y su hijo Pablo 6 cuando irrumpió felizmente en sus vidas-. Por estos nueve años juntos y todo lo vivido, la periodista reconoce: “Yo no conocía todo lo que te da un perro, y es maravilloso”. "Hay personas maravillosas y hay animales maravillosos. En general, es difícil encontrar un animal que no lo sea, y quizás es más fácil encontrar personas que no lo sean. Pero hay personas maravillosas y perros maravillosos", concluye.

Tinto de verano, mojito o clara

Más sobre este tema
stats