Enric Juliana: "No sé si Ayuso quería matar a Casado o sólo le interesaba que estuviera débil"

Vivimos días convulsos en la actividad política en España. Para el periodista Enric Juliana (Badalona, 1957), director adjunto de La Vanguardia, "resulta imposible" que se produzcan importantes acuerdos entre los grandes partidos pese a la delicada coyuntura que padecemos. Espera que el PP de Feijóo defina su posición respecto a la posibilidad de gobernar con la extrema derecha, porque entiende que "la cuestión de las alianzas será la clave de la política española en los próximos tiempos". Respecto al Gobierno, no ve amenaza alguna de ruptura en la actualidad.

La unidad imposible

"La verdad es que tiene difícil respuesta la pregunta sobre la unidad política en España. En realidad se ha conseguido pocas veces, quizá en la Transición. Recordemos ahora los Pactos de la Moncloa. Y digo los Pactos de la Moncloa del 77, porque en buena medida fueron originados por una crisis energética. La crisis del petróleo de 1977 condicionó poderosamente todos los acontecimientos de la Transición. En estos momentos es muy difícil. ¿Cuál es el primer impedimento? En el momento en que la oposición formula la siguiente acusación: "Gobierno ilegítimo", es imposible que haya grandes acuerdos, porque no puedes acordar nada importante, de calado, que tenga un contenido estratégico con alguien que consideras ilegítimo. Por lo tanto, la primera cuestión a considerar es si el PP de Núñez Feijóo seguirá manteniendo la premisa de que el actual Gobierno es ilegítimo".

Acuerdo sobre energía

"Lo que ha conseguido España en el Consejo Europeo en la semana pasada es importante, aunque a veces el relato periodístico personaliza mucho y se puede llegar a caracterizar al presidente del Gobierno algo así como al Capitán Trueno.

Sánchez se empleó a fondo, sin duda alguna. A su vez, un país como Alemania, que se oponía a un cambio general en el mecanismo de formación de la tarifa eléctrica y sigue haciéndolo porque no quiere enfrentarse con sus compañías eléctricas, facilitó la solución de la excepción ibérica. ¿Y por qué lo hizo? Por amistad personal e ideológica con Sánchez, puesto que los dos lideran partidos socialdemócratas. Y creo que por algo más. Estas últimas semanas, España ha estado cerca de una situación de convulsión social importante y la estabilidad política de nuestro país y de la Península Ibérica en el actual contexto europeo es algo muy importante".

Agitación en la calle

"Estamos en un túnel histórico importante. Empezó hace algo más de dos años, con la epidemia. Ahora viene la guerra. Por lo tanto, llueve sobre mojado. En España hay muchas personas a las cuales les cuesta mucho llegar a final de mes y cualquier oscilación, cualquier alteración mínima de la situación económica y de sus expectativas de vida, genera estragos. En segundo lugar, considero que se está produciendo lo que podríamos denominar el 15M de la CEOE. Hemos visto estas semanas protestas de sectores que de alguna manera vienen a decirle a las organizaciones gremiales constituidas y representadas en las instancias de representación empresarial que no se sienten reflejados en ellas. Por lo tanto, estamos ante convulsiones que tienen un fondo muy claro. ¿La extrema derecha intenta obtener rédito de ello? Con toda seguridad. De la misma manera que en 2011 mucha gente cuestionaba las representaciones tradicionales de la izquierda, ahora eso está ocurriendo en otros campos".

El PP de Feijóo

"El PP acaba de hacer algo bastante inédito en la historia de este país, que es echar con cajas destempladas a su líder. No mediante un congreso sino mediante una acción combinada entre la calle y algunos medios de comunicación. El congreso es la consecuencia final de eso. Es un momento de inflexión importante en el que plantea un interrogante: ¿Cómo el Partido Popular conectará con la España de hoy? Con esta España convulsa, nerviosa, preocupada, expectante, ansiosa, angustiada. Y, sobre todo, ¿cuál será la relación política del Partido Popular con Vox? Sólo recordar una cosa: hace unas semanas el PP recibió una advertencia desde Bruselas, desde el Partido Popular Europeo. Les dijeron: "Este no es el camino". Y puedo asegurar que este es el pensamiento de países tan importantes como Francia y Alemania. La cuestión de las alianzas será la clave de la política española en los próximos tiempos".

Las intenciones de Ayuso

"Sobre Isabel Díaz Ayuso solo me pregunto una cosa: si realmente tenía la intención de matar a Pablo Casado o simplemente lo quería, digamos, condicionar, advertirle de que las cosas tenían que ir de otro modo en esa lucha que se había establecido entre los dos y sobre todo dentro de sus respectivos círculos. Lo digo por una razón: creo que al círculo de Isabel Díaz Ayuso le interesaba un Pablo Casado un poco débil, que si iba a unas próximas elecciones y las cosas no le salían del todo bien, diese paso inmediato a un relevo. Me da la impresión de que Alberto Núñez Feijóo parte en estos momentos de una situación de menos debilidad. Aunque las cosas no le fuesen del todo bien en las próximas elecciones tendría probablemente la autoridad para mantenerse al frente del PP. Por lo tanto, ignoro si para Ayuso el haber cambiado a Casado por Feijóo constituye un buen negocio".

Vox en el Gobierno

"Vox es un partido que quiere transmitir a la sociedad que puede ser fuerza de gobierno. Es decir, Vox va a por todas, como por otra parte me parece lógico. Es decir, la misión de las organizaciones políticas, sobre todo de aquellas que obtienen representaciones electorales importantes, es llegar al Gobierno. Sería insólito que a priori renunciase a poder gobernar. Ahora está en el Gobierno de la región más extensa, más grande de España en términos de superficie y quizá, a finales de año, pueda estar en el Ejecutivo de la comunidad más poblada de España, que es Andalucía. Creo que la cuestión es si en el actual contexto europeo, el contexto que se deriva de la guerra de Ucrania y de sus consecuencias económicas y políticas, será considerado como razonable por parte de los principales aliados de España que la extrema derecha forme parte de instancias importantes de gobierno. Este es un punto muy importante para los próximos tiempos".

La salud de la coalición

"Estamos en la segunda parte de la legislatura. En condiciones normales, en la segunda parte de la legislatura de un Gobierno de coalición, las tensiones y el factor competición se incrementan. De todas maneras, quisiera señalar lo siguiente: este Ejecutivo de coalición lo hemos dado por muerto ya varias veces. Ha atravesado dos años muy difíciles de epidemia y ahora se enfrenta a las consecuencias de una guerra en suelo europeo. No se ha roto, no se ha producido ninguna votación de ruptura entre los dos partidos. Pero hay muchos roces, es verdad, y muchas discusiones sobre cuestiones de fondo. En estos momentos no veo que la coalición de gobierno esté en riesgo. La cuestión es la relación de confianza entre la coalición de gobierno y la sociedad española".

La pausa de Yolanda Díaz

"Me parece razonable que Yolanda Díaz haya suspendido su campaña de promoción como futura candidata de Unidas Podemos. Una campaña que conllevaría la reconfiguración de este espacio político en términos que todavía no se han explicitado muy claramente. Se pueden imaginar más o menos, pero que no han sido concretados. Quizás este no sea el momento del vedetismo político. Es decir, lo que la gente hoy espera de los miembros del gobierno es que estén con la camisa remangada trabajando para intentar hacer frente a la actual situación de emergencia. Probablemente cuando la situación de emergencia esté más superada o más relajada, se podrán hacer otras cosas digamos que con más naturalidad".

España ante la guerra

"Considero que las simpatías de la sociedad española, al igual que las demás sociedades europeas, se orientan claramente a favor de Ucrania por una razón evidente: porque este país ha sido atacado, ha sido invadido por una potencia extranjera que además ha hecho alarde de una fuerza militar brutal. En España creo que han faltado más reflejos políticos en la izquierda. Echo en falta en España que se haya producido una manifestación unitaria de la izquierda de protesta ante la Embajada de Rusia. Considero que hay algunos elementos de desorientación y confusión en algunos ámbitos de la izquierda española que, en mi opinión, no están leyendo bien la situación. Estamos ante la agresión de un país autoritario sobre un país de Europa que intentaba construir un sistema democrático".

Nacho Corredor: "A este país le conviene romper la dinámica de ruido en la que se ha instalado una parte del arco parlamentario"

Nacho Corredor: "A este país le conviene romper la dinámica de ruido en la que se ha instalado una parte del arco parlamentario"

Más sobre este tema
stats