La portada de mañana
Ver
La desinformación amenaza a los 11,6 millones de españoles que ya viven en “desiertos de noticias”

Librepensadores

La injusta penalización de las pensiones anticipadas

Librepensadores nueva.

Jose Manuel González de la Cuesta

Un país no puede vivir instalado en el castigo permanente de aquellos que han colaborado durante años al sostenimiento del Estado con su trabajo y se ven expulsados del mercado laboral por la edad y por un capitalismo cada vez más salvaje, que solo piensa en la optimización del beneficio, excluyendo a quienes ya no les interesa para aumentar las ganancias. Un país, avanzado en bienestar y empático con sus ciudadanos, se sentiría avergonzado cuando se penaliza de por vida la pensión de aquellos que más años han contribuido al sostenimiento del sistema de previsión social, con largas carreras profesionales y años de cotización. Sin embargo, en España esto es lo que está pasando.

Llegados a la cincuentena, se expulsa a cientos de miles de trabajadores y trabajadoras de sus profesiones, con una posibilidad mínima de volver a trabajar y después se les castiga a perpetuidad penalizando sus pensiones, en algunos casos con elevadas cuantías. ¿Es de justicia, que cuando una persona se jubila anticipadamente, habiendo cotizado lo que ley exige para cobrar el 100% de la pensión que le corresponda, se le penalice? Si además tenemos en cuenta que la gran mayoría se tiene que jubilar anticipadamente por haber sido apartado del mercado de trabajo, la contestación no puede dar margen a la duda. A pesar de que muchos, desde el poder, intenten hacernos creer que si se corrige esa discriminación histórica, el sistema se resentiría, porque tiene unos graves desequilibrios financieros entre ingresos y gastos.

A este respecto, me gustaría hacer alguna observación. En un sistema de ingresos de la Seguridad Social basado en las cotizaciones por trabajadores y trabajadoras, en los últimos 70 u 80 años de expansión de la mecanización e informatización del trabajo ¿cuántos cotizantes han dejado de serlo al sustituirles una máquina? ¿Cuántos ingresos ha dejado de tener la Seguridad Social al haber menos cotizantes? ¿Cuántos beneficios ha ido acumulando el capital al ahorrarse miles de salarios y cotizaciones? Quizá, si se plantearan cotizaciones por las máquinas o por la producción que estás realizan, mucho más elevada que la humana, a lo mejor la Seguridad Social no tenía tantos problemas de ingresos. Pero claro, esto supondría empezar a distribuir la riqueza de otra manera, menos acumulativa en pocas manos y más repartida en la sociedad. Y llegamos al final del hilo de Ariadna de este laberinto: los planes de pensiones privados, ese negocio multimillonario que ha convertido a algunos fondos en auténticos dueños de la economía mundial, se vendrían abajo. Es muy sencillo: un buen sistema de pensiones públicas reduce la necesidad de contratar un plan de pensiones privado; eso para el que pueda. Porque detrás de esa injusticia retributiva a la que se somete a las jubilaciones anticipadas, hay un mensaje, del que tristemente también participan gobiernos de izquierda: contrata un plan privado de pensiones para tu jubilación, porque nosotros estamos haciendo todo lo posible para que tu pensión sea cada vez más baja.

Escrivá niega que esté proponiendo endurecer las jubilaciones anticipadas y recortar pensiones

Escrivá niega que esté proponiendo endurecer las jubilaciones anticipadas y recortar pensiones

Me remito a que siempre que se hace una reforma de la Seguridad Social es para reducir o castigar la pensión pública. No se trata de que nos jubilemos más tarde y con pensiones más bajas, sino todo lo contrario, se debería facilitar la incorporación al mercado laboral de los jóvenes, incentivando que los mayores se jubilen sin castigos. Pero eso es hacer las cosas en beneficio de la mayoría. Volviendo al inicio. El ministro de Seguridad Social y el Gobierno deberían dejar de tomar el pelo a quienes están siendo castigados por haberse jubilado anticipadamente teniendo largas carreras de cotización. No solo es injusto, sino que es meditadamente perverso. Solo hay una solución, si es que todavía piensan que una democracia es un sistema político que busca la equidad, la justicia y el bienestar de sus ciudadanos: despenalizar las jubilaciones anticipadas para quienes han cotizado más de 40 años y quienes no hayan cotizado tanto, pero sí lo hayan hecho por el tiempo que marca la Ley para cobrar el 100%, no se les penalice de por vida, sino que cobren la pensión integra cuando cumpla la edad de jubilación que legalmente les corresponde. No es una cuestión económica, sino política.

  

Jose Manuel González de la Cuesta es socio de infoLibre

Más sobre este tema
stats