PORTADA DE MAÑANA
Ver
Ayuso pone al PP a los pies de Milei en plena crisis diplomática con Argentina

TELEVISIÓN

Adiós a María Teresa Campos, la primera reina de las mañanas de televisión

María Teresa Campos, en la entrega de los Premios Ondas en 2019.

La periodista y presentadora María Teresa Campos (Tetuán, Marruecos) ha fallecido este martes en Madrid a los 82 años después de que fuese ingresada el domingo la Fundación Jiménez Díaz por una insuficiencia respiratoria, según ha confirmado el propio hospital. Este lunes su familia confirmó que su estado era "muy grave" y finalmente falleció a las 05.25 horas "debido a un cuadro de insuficiencia respiratoria aguda".

María Teresa Campos comienza su carrera profesional en la radio, primero con musicales, luego magazines, e información local, y siempre desde Málaga. Pasa por Cope, Radio Juventud, y, por fin, Radiocadena Española, donde dirige los Informativos para Andalucía, y logra su primer premio Ondas. Ya en 1981 accede al mismo puesto para el conjunto de España, y realiza un primer escarceo en televisión en el programa Esta noche, que dirige Fernando Garcia Tola con Carmen Maura como presentadora. Tras la llegada de Ramón Colom a la dirección de TVE, está a punto de cumplir su sueño de hacer un telediario, pero finalmente se la requiere para programas como Estudio directo, La tarde y Diario de sesiones, espacios que compagina con Radio Nacional, donde dirige y presenta Apueste por una.

Ya en 1987, llega a la dirección de RTVE Pilar Miró, que pretende ampliar la programación de televisión hasta las 24 horas, y su primer paso es encargar a Jesús Hermida la creación de un espacio que cubra toda la mañana. Nace A mi manera y el antiguo corresponsal en Nueva York se rodea de las después denominadas chicas Hermida sumando en un papel importante a María Teresa Campos que, entre otros cometidos de toda índole, lleva a televisión su radiofónico Apueste por una. Dos años después, y ya con Hermida ocupando las tardes, María Teresa ficha por la Ser como subdirectora de Hoy por hoy, que dirigía Iñaki Gabilondo, pero solo un año después Hermida pasa a los telediarios y se llama a la periodista para sustituirle, y lo hace con gran éxito, primero con el nombre de Esta es su casa y pronto como Pasa la vida, para, un par de años más tarde y con el mismo título, pasar a ocupar las mañanas... y consagrarse como la reina de las mañanas.

A pesar de aquellos que la quieren encasillar, denostando que se trata de un espacio para amas de casa, marujas las llaman, María Teresa tiene a esas alturas de su carrera cintura para ofrecer secciones y apartados muy variados y de gran dignidad. Tal es el seguimiento del programa que TVE la ofrece compaginar el programa con otro espacio para los sábados denominadoTardes con Teresa, que también es seguido por un gran número de espectadores.

Pero llega 1996, la remuneración en el medio público es la que es y Telecinco ofrece a la periodista un contrato de 500 millones de las antiguas pesetas por temporada. Nace Día a día para las mañanas, que pretende ser un periódico televisivo con múltiples secciones, algunas como la citada Apueste por una, o Los monólogos de la plancha recuperados de su etapa en TVE, y otras novedosas como los teatrillos con su marido en la ficción, Paco Valladares, o El Corrillo con personajes famosos mezclados con gente de la calle. Y lo que es más importante, estrena una Mesa de debate, inédita en este tipo de programas, en la que participan periodistas muy conocidos.

El programa, con audiencias mínimas del 25 por ciento, que en algunas temporadas superan el 30, se mantiene durante ocho temporadas. El éxito es tal que la cadena hace que María Teresa lo compagine con otros programas, que no obtienen el mismo eco, o aparezca con cameos en series de ficción que emite Telecinco. También, y durante dos temporadas, protagoniza en la cadena de los obispos el espacio La tarde de Cope.

En 2004 aparece en escena Antena 3, que duplica el contrato hasta los seis millones de euros anuales hasta el 2007, pero el espacio denominado Cada día no logra el liderazgo frente a Ana Rosa Quintana en Telecinco, y es clausurado un año antes del final previsto, lo que permite a María Teresa descansar de la televisión durante un año. Y participar en la última franja del Protagonistas, que dirige Luis del Olmo en Punto Radio. Hasta su vuelta a Telecinco, donde dirigirá La mirada crítica y El laberinto de la memoria, en los que se glosa la vida de personajes populares y que confluye en su último gran éxito, !Qué tiempo tan feliz!, que se emite en las tardes del sábado. Ante la buena respuesta de los espectadores, se amplía también al domingo, y se mantiene hasta 2017.

Con todo, la carrera de María Teresa Campos no termina ahí, pero no logra los buenos resultados que ha obtenido durante tantos años. Su salud, cada vez más deteriorada, hace que disminuya su actividad profesional hasta que este domingo fue ingresada en la clínica de la Fundación Jiménez Díaz, en Madrid. Con ella desaparece, a los 82 años, uno de los más grandes personajes de la radio y la televisión de los últimos cincuenta. Su inquietud profesional y su capacidad de trabajo la han hecho conectar con el gran público y consagrarse como una figura imprescindible de ambos medios.

Más sobre este tema
stats