PORTADA DE MAÑANA
Ver
El tribunal que vigila los contratos de Madrid avisa del "incremento sustancial" de los pagos fuera de control

Cine

La leyenda de Pablo Escobar: entre el morbo y el rédito económico

La leyenda de Pablo Escobar: entre el morbo y el rédito económico

Al parecer, la vida de El Patrón es una fuente inagotable de recursos literarios y todavía son muchos los secretos que quedan por escribir, guionizar y sobre los que hacer elucubraciones. Se acaba de estrenar en las pantallas españolas, Escobar, paraíso perdido, la última película sobre los avatares del famoso narcotraficante colombiano Pablo Escobar. Protagonizada por Benicio del Toro, en el papel de Escobar, narra la historia de Nick (Josh Hutcherson, Los juegos del hambre), un canadiense que se enamora de la sobrina del capo y que va introduciendo poco a poco en una de las organizaciones más excesivas y sanguinarias de Colombia.

Coincidiendo con el estreno, el hijo de Escobar, Juan Pablo, ha publicado en el país suramericano Pablo Escobar: mi padre (Planeta), un libro en el que se revelan muchas de sus anécdotas más íntimas y que intenta reflexionar sobre las diferentes caras del narco: desde la tierna y familiar, hasta la más despiadada, pasando por su faceta de benefactor social.

Estos dos nuevos títulos se suman a la ingente lista de relatos, tanto documentales como de ficción, que recrean el universo de Escobar, un personaje que transitó entre una filantropía entendida de un modo sui generis (construía barrios a la vez que reclutaba sicarios entre los jóvenes con menos recursos para su organización criminal) y la crueldad más bestial (se le atribuyen 5.000 asesinatos, siendo uno de los criminales más buscados de los noventa). Todos estos claroscuros de su leyenda componen un atractivo guion gracias al morbo que despierta su figura y al beneficio económico que supone explotar su marca.

Sólo hace falta echar un vistazo al Pablo Escobar tour, una excursión que recorre los escenarios donde desarrolló su actividad el líder del cartel de Medellín y que cuesta alrededor de los 50 dólares (40 euros) en la modalidad más económica, ya que incluye una versión más costosa que dura cuatro días. Para verificar el éxito asociado al nombre de Escobar también está la cuota de pantalla de la serie Escobar, el patrón del mal que alcanzó cifras históricas en la televisión colombiana. Estas son algunos de los títulos que repasan la biografía del narcotraficante:

Escobar, el patrón del mal (2012)

La serie de ficción, producida por Caracol Televisión, fue estrenada en Colombia en mayo de 2012 y su primer capítulo alcanzó un rating del 26,9%, convirtiéndose en el programa más visto de la televisión de ese país. A lo largo de sus 113 capítulos, en los que se trabajó durante tres años, se narra la historia de Escobar desde su infancia, sus inicios en las actividades delictivas robando lápidas, hasta convertirse en uno de los hombres más ricos del país. El número de actores sobrepasó el millar y fueron más de 500 las localizaciones escogidas, entre ellas Miami, para desarrollar la serie. Está inspirada en el libro La parábola de Pablo (Planeta, 2001), escrito por el periodista y exalcalde de Medellín Alonso Salazar. Al margen de la productora, se comercializó un exitoso álbum de cromos con la cara de los personajes de la novela. Los premios por completar la publicación iban desde iPods a relojes y memorias USB. 

Los dos Escobar (2010) 

Documental dirigido por Jeff y Michael Zimbalist en el que se conecta el auge del narcotráfico en Colombia con el éxito de la selección de fútbol a través de dos personajes que, por cuestiones del azar, compartían apellido: Pablo y Andrés Escobar. Este último murió asesinado tras haber marcado un gol en propia puerta en el mundial de fútbol de 1994 y se barajó la hipótesis de que el narco, que había perdido mucho dinero en las apuestas, hubiese estado detrás del crimen. Los directores intentan demostrar que entre ambos escenarios, el deportivo y el de la droga, existían vasos comunicantes: “Al examinar el incidente nos dimos cuenta de que la subida y bajada del fútbol colombiano estaba inextricablemente atada a la subida y bajada del cartel de Medellín”, explican.

Los pecados de mi padre (2009)

Dirigido por el argentino Nicolás Entel, este documental tiene como protagonista al hijo de Escobar, Juan Pablo, quien, tras la muerte de su padre, emigró a Argentina con el nombre de Sebastián Marroquín. En él, Juan Pablo va relatando cómo fue su infancia y revela anécdotas que dan fe del carácter excéntrico que tenía su padre. Por ejemplo, cuenta que tenía un libro de animales que le servía como catálogo para encargar los que más llamasen su atención (en la hacienda familiar, bautizada como Nápoles, Pablo Escobar construyó una especie de zoológico). El cénit del documental se refiere al encuentro entre Juan Pablo y los hijos de dos de las víctimas del cartel de Medellín: el ministro Rodrigo Lara Bonilla y el candidato presidencial Luis Carlos Galán.

¿Quién mató a Pablo Escobar? (2014)

La muerte de Pablo Escobar sigue despertando todavía muchas dudas. La versión oficial asegura que el narcotraficante murió acribillado en el tejado de una casa de Medellín en diciembre de 1993 por un escuadrón del Bloque de Búsqueda, integrado por miembros de la policía nacional, el Ejército y cuerpos antidrogas de la DEA (la agencia antinarcóticos estadounidense). Incluso existe una fotografía en la que los oficiales de estos organismos posan sonrientes rodeando el cadáver de Escobar, descalzo, con una camiseta que deja al descubierto todo su abdomen y la cara ensangrentada.

Pablo Galfré se encargó de la producción y de las entrevistas y aborda una cuestión bastante novedosa: el papel que tuvieron los llamados Pepes (perseguidos por Pablo Escobar) en la caída del capo. Este grupo estaba integrado por narcotraficantes de otros cárteles, políticos y agentes de los cuerpos de seguridad del Estado. En una de las entrevistas que se recogen en el filme, la de Joe Toft, exjefe de la DEA en Colombia, se explica un aspecto muy llamativo: “Me hubiera gustado mucho más que atrapáramos a Pablo Escobar sin que estuviera involucrado el cartel de Cali y los Pepes. Eso me dejó un muy mal sabor de boca porque no sólo fue una victoria para las autoridades, sino que fue más una victoria para el Cártel de Cali”. Sobre la muerte de Escobar, existen otras versiones, como la que defiende Juan Pablo en el libro que acaba de publicar y que descarta la posibilidad de que su padre muriese a manos de la policía, sino que se pegó un tiro cuando se vio acorralado.

Estos son sólo algunos ejemplos de lo que ha dado de sí la historia de Escobar en el séptimo arte y en la pequeña pantalla, pero todavía son muchos los proyectos que buscan explotar la leyenda de este controvertido personaje. El estudio Relativity Media prepara un filme de ficción titulado King of cocaine, bajo la dirección de Brad Furman y cuyo protagonista será el actor colombiano John Leguizamo. Por otro lado, la productora Versasur Films lleva siete años con otro proyecto entre manos (todavía sin título) al que ha asignado un presupuesto de entre 25 y 30 millones de dólares y se ha hablado de que sea Javier Bardem quien de vida a Escobar.

Más sobre este tema
stats