estrenos

Misión: cargarse a Kim Jong-un

Un fotograma de 'The interview'.

Ya saben aquello de que cuanto más le prohíban a uno hacer algo, más lo va a querer hacer. Eso les ha ocurrido a los miles de estadounidenses que corrieron a ver The interview tras su autocensura y posterior descensura por el ciberataque a la productora Sony perpetrado por Corea del Norte. La comedia, que se estrena este viernes en las salas españolas, tiene como protagonista al dictador del país asiático, Kim Jong-un, que al final –no desvelamos nada que no se sepa ya- acaba muriendo, y además de una manera un tanto esperpéntica.

No solo su asesinato, sino la visión que se da de él, tímido, un poquito lento y fan devoto para su deshonra de Katy Perry y su Firework, da una idea del porqué del monumental cabreo de un tipo conocido más que nada por su pelo a tazón y sus arranques psicópatas. El conflicto se despertó a raíz del lanzamiento del tráiler de la película, se enconó con el hackeo masivo a los servidores de Sony –con el que se filtraron desde emails comprometidos a datos financieros de la multinacional- y desembocó en la cancelación del estreno del filme, que finalmente se restableció en un número limitado de salas de norteamérica y en plataformas online y por cable con excelentes resultados: cerca de 7 millones de dólares recaudados en cines y más de 31 en Internet.

Nueva entrega del tándem cómico formado por James Franco y Seth Rogen, y dirigida por este último y Evan Goldberg, The interview mezcla periodismo, espionaje, intrigas internacionales, romance y amistad con un resultado dispar. Franco interpreta el papel de Dave Skylark, conductor de un popular programa de entrevistas exageradamente amarillista que, por lo que descubre, es el favorito de Kim. Cuando este acepta un encuentro televisivo con él, marcha a Corea del Norte junto a su productor, Aaron Rapoport (Rogen). Aunque antes, ambos pasan por las oficinas de los servicios de inteligencia estadounidenses, que educadamente les piden que se cepillen al dirigente.

Franco, empeñado desde hace unos años en transmutarse en hombre del renacimiento (ha tocado literalmente todos los palos artísticos: de la interpretación y dirección de cine y teatro a la escritura de guiones, poesía y novelas, la música o la pintura) no ha tenido en esta ocasión demasiado tino a la hora de dar vida a su personaje, un amanerado y mezquino-aunque-en-el-fondo-buena-gente producto catódico, que él lleva a un registro no demasiado soportable. La película, en cualquier caso, no deja de tener sus momentos memorables, especialmente en forma de cameos que van desde Nicki Minaj a Iggy Azalea, Rob Lowe o Eminem, quien reconoce en el programa de Skylark su homosexualidad.

Seth Rogen y James Franco en una imagen de 'The interview'.

Hackeo, cruce de informaciones y conflicto diplomático mediante, The interview ha acabado por convertirse en (otro) emblema (más) de la libertad de expresión. Cosa que, a bote pronto, no parece que fuera su objetivo. Puestos a analizarla, la película habla -sin pretensiones pontificales- del poder de la televisión, capaz de llegar donde no alcanza la mismísima CIA, de la posible intimidad de un líder oscuro y manipulador, de las relaciones internacionales y sus clichés y sobre todo, de reírse de todo eso. Una fórmula, esta, que Franco y Rogen han venido utilizando en sus varias colaboraciones, que se remontan a su paso por la genial serie de adolescentes Freaks and Geeks, que se emitió en EEUU entre 1999 y 2000.

Producida por el penúltimo rey de la carcajada e íntimo de Adam Sandler, Judd Apatow (la mano detrás de filmes como Virgen a los 40, Lío embarazoso, Supersalidos, This is 40 o de series como Girls), aquella ficción fue cantera de un buen número de actores cómicos, desde los protagonistas de The interview a Martin Starr, Busy Philips o Jason Segel, que también se ha aliado en varias ocasiones con Franco y Rogen. A partir de ahí, de hecho, se formó un grupo de colaboradores habituales en el que también hay hueco para Jonah Hill, Steve Carrell, Paul Rudd, el director Evan Goldberg o Leslie Mann, que es también la pareja y aparente musa de Apatow.

Una foto de 'Freaks and geeks', serie donde se cocinó una nueva hornada de cómicos estadounidenses. 

Mano a mano, Franco y Rogen, estadounidense y canadiense, han participado en la comedia romántica Lío embarazoso, en las stoner movies (pelis de fumados) Pineapple express y This is the end, esta además con un toque autorreferencial, y en las que cogen el relevo fumeta a dúos como Harold y Kumar o los más antiguos Cheech y Chong; en la parodia de películas de superhéroes Green Hornet; en esta ficción de realidad que es The interview y en última instancia, en un drama basado en la novela homónima de William Faulkner, The sound and the fury, que aún no se ha estrenado en España... y que Franco también dirige.

¿Cómo se puede poner freno a Kim Jong-un?

¿Cómo se puede poner freno a Kim Jong-un?

Más sobre este tema
stats