PORTADA DE MAÑANA
Ver
Ayuso pone al PP a los pies de Milei en plena crisis diplomática con Argentina

Música

Las nuevas letras de Sabina

Joaquín Sabina, en una imagen del videoclip de 'Lo niego todo'.

Joaquín Sabina

Lo niego todo es el nuevo disco en solitario de Joaquín Sabina en siete años, cuyo single del mismo título lleva semanas sonando en la radio. Este nuevo trabajo del músico —miembro de la Sociedad de Amigos de infoLibre y colaborador del mensual tintaLibre— se lanza el viernes 10 de marzo en todo el mundo, pero el jueves los viajeros del Metro de Madrid podrán disfrutar en varias estaciones de sus 12 líneas. Nos adelantamos a la presentación con las letras de dos de los nuevos temas, publicadas en tintaLibre en sus números de febrero y marzo. "Leningrado" y "Lágrimas de mármol" están firmadas por el músico jienense en solitario, aunque otros de los temas del disco están compuestos junto al poeta Benjamín Prado, colaborador también de este periódico. Lo niego todo está producido por Leiva, antiguo integrante del grupo Pereza.  

  Leningrado

Me doctoré en tus labios de ocasión,

en una sórdida pensión de Leningrado,

sin pasaporte y fuera de la ley

pero borracho como un rey desheredado.

Cincuenta rublos era un Potosí

y tu desnudo un maniquí de grana y oro,

nos dieron llaves de la suite nupcial

que era un cuartucho de hospital sin inodoro.

Nos quedaba para un vodka con limón

y un tostón del menchevique de la esquina.

Cuando agonizó el palique ¡qué ansiedad!

te empecé a desabrochar la gabardina.

No era fácil en la Unión Soviética

ir por condones a recepción.

A años luz de la rutina

anidó una golondrina en mi balcón.

No sé que nos pasó ni cómo fue

que nos cruzáramos aquella noche loca.

Balbuceamos cursiladas todo a cien

y rodamos descosiéndonos la boca.

Nos matábamos de ganas de vivir

sobreactuando el vodevil de la bohemia.

No dormir era más dulce que soñar

y envejecer con dignidad una blasfemia.

Tú con tu boina, yo con barba, viva el Che,

recién conversos a la fe del hombre nuevo,

no había caído el muro de Berlín

ni reventado el polvorín de Sarajevo.

Porque la revolución tenía un talón

de Aquiles al portador

y flotando entre las ruinas

enviudó una golondrina en mi balcón.

Ayer salías morena de un café,

ya casi medio siglo que no te veía.

Eras rubia si no recuerdo mal

dije y, mintiendo, estás más guapa todavía.

Me aceptaste una cerveza sin alcohol,

se nos había muerto el sol en los tejados.

Funerales y con nada que decir

vi en tus pupilas un añil mal dibujado.

No sé por qué sigo escribiendo esta canción

pero me sangra el corazón cuando lo hurgo.

Supe que te casaste con un juez

y Leningrado es otra vez San Petersburgo.

  Lágrimas de mármol

(De senectute)

El tren de ayer se aleja, el tiempo pasa,

la vida alrededor ya no es tan mía,

desde el observatorio de mi casa

la fiesta se resfría.

Los pocos que me quieren no me dejan

perderme solo por si disparato,

no pido compasión para mis quejas

que tocan a rebato.

Acabaré como una puta vieja

hablando con mis gatos.

Superviviente, sí, ¡maldita sea!

Nunca me cansaré de celebrarlo.

Antes de que destruya la marea

las huellas de mis lágrimas de mármol.

Si me tocó bailar con la más fea

viví para cantarlo.

Dejé de hacerle selfis a mi ombligo

cuando el ictus lanzó su globo sonda,

me duele más la muerte de un amigo

que la que a mí me ronda.

Con la imaginación, cuando se atreve,

sigo mordiendo manzanas amargas

pero el futuro es cada vez más breve

y la resaca larga.

Superviviente, sí, ¡maldita sea!

Nunca me cansaré de celebrarlo.

Antes de que destruya la marea

las huellas de mis lágrimas de mármol.

Gloria Fuertes: roja, 'queer', punk y feminista

Gloria Fuertes: roja, 'queer', punk y feminista

Si me tocó bailar con la más fea

viví para cantarlo.

 

Más sobre este tema
stats