Fotografía

El tiempo detenido de la crisis griega

Fotografía de la serie 'The parallel crisis', de Yannis Karpuzis.

En la imagen, un hombre espera. Viste lo que podría ser un uniforme de piloto, de portero de un elegante edificio de los setenta, de un cargo auxiliar del ejército. Escucha música o quizás la radio, mira al infinito. Espera

La serie fotográfica La crisis paralela (The parallel crisis)La crisis paralelaThe parallel crisis está poblada de instantes robados al tiempo: nubes que flotan eternamente, humo que nunca se disipará, coches detenidos. El artista griego Yannis KarpuzisYannis Karpuzis (Atenas, 1984) ha ganado con ella el premio Descubrimiento PhotoEspaña de la última edición del festival dedicado a este medio (hasta el 30 de agosto en distintas ciudades de la Comunidad de Madrid, además de Zaragoza y Cuenca), lo que le permitirá participar en él con una exposición en solitario en 2016. Hay una explicación: "El objetivo principal es comparar el tiempo congelado en la fotografía y el tiempo congelado en una crisis financiera".  

La tasa de paro alcanza en Grecia el 25,6%. Casi la mitad de los menores de 30 no tiene trabajo. No se trata solo de que un cuarto de la población esté esperando un contrato (y, en los peores casos, la próxima comida del día): el desempleo es un palo en las ruedas del sistema capitalista. "En el capitalismo, el tiempo de trabajo es dinero que se gana y se gasta. En una crisis, el dinero ganado es menor, o nada en absoluto: hay una depreciación del tiempo", explica Karpuzis por teléfono desde Atenas, donde reside, aunque creció en la isla de Lesbos. 

En el texto que acompaña a su trabajo, Karpuzis habla de Atenas como una ciudad "transformada en un espacio negativo completamente inmobilizado en el tiempo". "El mismo ritmo de la vida ha cambiado para los ciudadanos. Hoy, su tiempo no es suyo. Es un tiempo robado y ya usado", explica. Y esto, defiende el artista, tiene un reflejo en las vivencias íntimas de los griegos: "Los sentimientos están también congelados. Nada puede evolucionar y nadie puede esperar organizar su vida". 

Pese a su lazo evidente con la actualidad y su carácter ensayístico, La crisis paralela, advierte Karpuzis, no es un reportaje, ni un documental. "La crisis es también un problema artístico. No enseño la pobreza, ni las revueltas. No espero acercarme a una verdad sobre el ser humano, sino reflejar mi visión como creador", explica. Su trabajo compone una "sala de espera" a medio camino entre la realidad que explora y la ficción inherente a cualquier medio artístico. Las nubes que flotan sobre la ciudad no son consecuencia de la crisis, y no tendrían importancia alguna para, por ejemplo, un medio de comunicación. Pero, utilizadas dentro de un artefacto artístico, sí sirven para explicarla. 

También alguna nube flotaba sobre Atenas el pasado domingo. Cuando Karpuzis respondía a estas preguntas, el primer ministro griego Alexis Tsipras acababa de estrenar Gobiernoestrenar Gobierno. Comenzaban las negociaciones para el tercer rescate del país heleno. Un tiempo detenido, o en bucle. Un tiempo desaparecido o robado por "los poderes financieros". "La gente espera pero no sabe qué está esperando", se lamenta el artista. 

O quizás se trate del "instante decisivo" del que habló el fotógrafo francés Henri Cartier-Bresson. La habilidad para captar un momento único, fugaz e irrepetible. También esto es, para Karpucis, una cuestión política: "Tenemos la solidaridad de los vecinos, la lucha social. Podemos tomar ventaja de esto y hacer historia. Si perdemos esta oportunidad, creo que la habremos perdido para siempre". 

Grecia reabre sus bancos y sube el IVA

Grecia reabre sus bancos y sube el IVA

Más sobre este tema
stats