El poder de la banca

Los cambios en CaixaBank revelan una élite bancaria septuagenaria en la que nadie abdica

BBVA, Bankia, Santander y Caixabank ignoraron más del 75% de las quejas de clientes que tenían razón

El relevo del consejero delegado de CaixaBank Juan María Nin (61 años) por el tándem Gonzalo Gortázar (48, nuevo consejero delegado) y Antoni Massanell (60, nuevo vicepresidente) tiene dos versiones. La oficial lo atribuye al comienzo de una nueva etapa marcada por la nueva Ley de Cajas de Ahorros y Fundaciones Bancarias. La versión más extendida en círculos empresariales y financieros, sin embargo, vincula los relevos en el tercer mayor banco por volumen de activos de España a desavenencias entre Nin y el todopoderoso presidente de la Fundación Bancaria y de CaixaBank, Isidro Fainé (72 años).

En todo caso, las maniobras en torno al poder en CaixaBank desnudan una élite financiera y bancaria que, superados los 70 abriles, se resiste a dejar las riendas del poder en las entidades clave para el funcionamiento del país. No se trata sólo de CaixaBank. El Santander y el BBVA están dirigidos por personas que han superado los 70 años y que no creen en el relevo generacional. Una actitud que afecta también a buena parte de los consejos del Ibex 35, la flor y nata del empresariado del país. Se diría que el camino de la abdicación, emprendido últimamente en el Vaticano, en la corona o en el PSOE, no atrae en absoluto a los amos del dinero.

La salida de Nin, que se incorporó a La Caixa en 2007 procedente del Banco Sabadell se ha resuelto de mutuo acuerdo, sostienen fuentes de la entidad. El pacto contempla una indemnización de seis años de retribución fija, lo que equivale a 10,2 millones de euros, según fuentes oficiales de la entidad, y el respeto a su puesto en los consejos de Repsol, Gas Natural y el banco austriaco Erste Bank, al menos hasta que se celebren nuevas juntas de accionistas. 

Todo el poder

Fainé controla todo el poder. Desde la presidencia de la Fundación la Caixa, acompañado de patronos clave como César Alierta (69 años, Telefónica), el multimillonario mexicano Carlos Slim (74) y hombres de confianza como Jaume Lanaspa o Salvador Alemany (70), Fainé controla el 100% de Criteria, que es la sociedad que posee, a su vez, el 60% de CaixaBank y las participaciones en empresas clave como Repsol, Gas Natural Fenosa, Abertis o Aguas de Barcelona.

Fainé, con 32 años de carrera en La Caixa (se incorporó como subdirector general de la entidad en 1982) todavía no bate la marca del decano de la banca española, Emilio Botín. El banquero cántabro, de 79 años, cumple esta semana 54 ejercicios ininterrumpidos en el consejo de la entidad y 28 en la presidencia. Es el decano de los consejeros del Ibex y para él, la edad sólo es un número. Un tercio de sus compañeros consejeros en el banco (en el que controla un 0,99% del capital directa e indirectamente), supera los 70 años.

Entre sus asesores, tampoco parece que la juventud sea un valor de peso. Botín mantiene un consejo asesor compuesto por 11 miembros tras la incorporación del ex director del FMI y ex presidente de Bankia, Rodrigo Rato. La edad que acumulan entre todos se acerca a los ocho siglos (780 años). La media del consejo supera los 70 años, y eso que la savia nueva que aporta Rato (64), ha rebajado el cálculo en 1,6 años.

La situación en el segundo banco del país, el BBVA, tampoco es la excepción que confirma la regla. No hace falta. Es regla misma. El presidente de la entidad desde 2000, Francisco González, de 70 años (controla el 0,06% del capital) tampoco cree en la jubilación.

En 2011, a punto de cumplir los 70 años, el consejo del BBVA aprobó elevar los límites de jubilación para todos los miembros del consejo, presidente incluido, de 70 a 75 años. Para Francisco González, el límite no llegará, salvo imprevisto, hasta marzo de 2020.

Pensiones doradas y anticipadas

Retrasar la edad de jubilación no significa, sin embargo, renunciar a asegurar las cantidades acumuladas a lo largo de carreras dilatadas y fructíferas. Isidro Fainé rescató hace siete años una pensión acumulada en La Caixa de 24,5 millones de euros. Y sigue cobrando 2,6 millones anuales como presidente de la Fundación y de CaixaBank, aunque sin incremento alguno dede 2010 según la versión de la entidad.

Sin llegar al récord de 108 millones de jubilación que marcó en 2002 Ángel Corcóstegui (vicepresidente del entonces Santander Central Hispano que dejó la entidad a los 50 años), la pensión pactada por Francisco González al cumplir los 65 años (disponible cuando deje sus funciones ejecutivas) no es magra: son 79 millones de euros acumulados con aportaciones que se pararon en 2009. En 2013, cobró 5,6 millones de salario.

La edad de los principales banqueros, que se resisten a ceder el testigo a generaciones más jóvenes, contribuye a elevar la edad media de los consejeros del Ibex 35. U n informe  de la firma Heidrick & Struggles, recogido por el diario Voz Populi, calcula que la edad media de los consejeros de las principales empresas del país supera los 61 años (61,2 años). Es la más alta en Europa, donde la media se sitúa en 58,2 años.

La muerte de Botín concentra más influencia económica en Fainé, Alierta y González

La muerte de Botín concentra más influencia económica en Fainé, Alierta y González

Más sobre este tema
stats