TIJERETAZO EN LAS NÓMINAS

El Gobierno recorta dos millones de salarios al obligar a cotizar por los pagos en especie

El Gobierno recorta el sueldo de dos millones de trabajadores al obligarles a cotizar por los pagos en especie

El Congreso convalida hoy el decreto que obliga a cotizar por las retribuciones en especie. La CEOE y los sindicatos han pedido al Gobierno que retire la medida, mientras que las empresas de vales de comida, una de las retribuciones en especie más extendidas, y CiU reclaman que el decreto se tramite como proyecto de ley para, al menos, moderar su impacto. Aunque la vicepresidenta, Soraya Sáenz Santamaría, se mostró dispuesta el pasado viernes a “hablar y dialogar”, el Gobierno rechazará hoy alargar la tramitación del decreto, lo que permitiría modificar su contenido. De forma que 1,9 millones de trabajadores sufrirán recortes en sus nóminas desde ya mismo.

Ése es el número de declarantes con retribuciones en especie según las cifras de la Agencia Tributaria referidas a 2011, las últimas disponibles. Equivalen al 10% de los 19 millones de personas que declaran en España por el IRPF. El importe íntegro de esas retribuciones suma 2.500 millones de euros. Sólo quienes reciben vales de comida ascienden a 600.000 trabajadores, aseguran las tres principales empresas del ramo, agrupadas en la Asociación Española de Emisores de Vales de Comida y Otros Servicios (AEEVCOS): Cheque Dejeuner (Cheques Gourmet), Endenred (Tickets Restaurant) y Sodexo (Cheques Restaurante).

Pero los trabajadores con estas retribuciones extrasalariales no van a ser los únicos perjudicados. Según estas empresas, los restaurantes van a perder al 46% de sus usuarios, un total de 275.400 clientes diarios. En consecuencia, estos establecimientos facturarán 498 millones de euros menos, lo que se traducirá en la desaparición de 10.000 empleos. Además, avanzan que el Gobierno conseguirá el efecto contrario al que busca, porque la recaudación caerá 99 millones de euros si se le suman los descensos en IRPF, IVA, Seguridad Social e impuesto de sociedades.

Presiones de la CEOE

En efecto, el objetivo de la Seguridad Social es recaudar 900 millones más al año obligando a las empresas a cotizar por los vales de comida –hasta ahora sólo cotizaban a partir de nueve euros por cheque–, las ayudas de guardería y otros beneficios sociales, los planes de pensiones, los seguros médicos a partir de 500 euros, las dietas de transporte –antes computaban si superaban los 639 euros al mes–, el pago en acciones –hasta ahora sólo cotizaban a partir de 12.000 euros– y las donaciones promocionales.

Ante esa batería de nuevas cotizaciones, la CEOE ha puesto el grito en el cielo. Las considera un “aumento desproporcionado de las cargas” y “un castigo con fines recaudatorios”. Según el presidente de Cepyme (la patronal de las pequeñas y medianas empresas), Jesús Terciado, estas cotizaciones adicionales van a costar a los empresarios 2.500 millones de euros, “uniendo la subida de la base máxima de cotización del 5% –una medida impuesta por el Gobierno el pasado mes de septiembre–, los salarios en especie y la subida de los autónomos en sus diferentes facetas”, resumió a Europa Press.

En la tarde de ayer el presidente de la CEOE, Juan Rosell se reunió con el secretario de Estado de Seguridad Social, Tomás Burgos, en el Ministerio de Empleo, según fuentes del departamento, en un último intento por parar el golpe. De acuerdo con otras fuentes, han sido constantes las visitas de las organizaciones sectoriales de la CEOE en los últimos días en busca de un cambio de rumbo en el ministerio. Porque, además, del fondo, tanto la patronal como los sindicatos y la oposición parlamentaria se han quejado de la forma: “unilateral”, “precipitada” y sin consultar a nadie. De hecho, el decreto tiene fecha de 22 de diciembre y entró en vigor al día siguiente de su publicación en el Boletín Oficial del Estado, por lo que las nuevas cotizaciones deben aplicarse ya sobre los últimos días del mes de diciembre.

Un 7% menos en el salario

Por su parte, UGT y CCOO han advertido de los efectos colaterales de la norma: en la negociación colectiva y en los salarios de los trabajadores. Muchas de estas retribuciones en especie están reguladas en los convenios colectivos. El presidente de Cepyme ya ha advertido de que, como consecuencia de unas cargas que los empresarios consideran “inasumibles e injustas”, la negociación colectiva “va a cambiar”. Es decir, estas retribuciones desaparecerán de los convenios cuando éstos tengan que renegociarse, y los trabajadores se quedarán sin importantes beneficios sociales. “Antes era una retribución barata y ahora se ha encarecido”, resume el responsable de Protección Social de CCOO, Carlos Bravo. Los vales de comida o las aportaciones a planes de pensiones y seguros médicos suelen ser los primeros apartados en sufrir la tijera tijeracuando una empresa propone recortes salariales a su plantilla.

CCOO cifra en un 31% el aumento del coste para la empresa de las nuevas cotizaciones, y en un 7% la rebaja de salario que padecerán los trabajadores. “Aunque, lógicamente mejorará su base de cotización, con un impacto positivo sobre las prestaciones de desempleo y las pensiones futuras”, matiza en cualquier caso el sindicato.

Mejores pensiones, más transparencia

En ese punto, la mejora de la base de cotización y sus beneficios posteriores, ha centrado su argumentación el Ministerio de Empleo para defender el decreto. El secretario de Estado de Seguridad Social reduce a 1,09 euros al mes el recorte en la nómina mensual que supondrá la medida. “Ese euro va a ser devuelto con creces si pasa a ser un euro de cotización por el sistema de protección social”, explica Burgos. Quedan fuera del decreto quienes superen la base máxima de cotización: 43.163,82 euros al año, los salarios más altos.

También ha justificado la nueva cotización el Gobierno asegurando que las retribuciones en especie no sólo han crecido en los últimos años sino que, además, “un importante porcentaje de las salariales se ha trasladado a este tipo de conceptos”. “Los cheques restaurante han sobrepasado claramente los objetivos iniciales para los que estaban concebidos”, destaca Tomás Burgos. Y se han convertido, añade, “en una brecha por donde se van gran parte de los recursos que tanto necesita el sistema”.

Así que el decreto obliga igualmente a los empresarios a comunicar cada mes a la Tesorería de la Seguridad Social “el importe de todos los conceptos retributivos abonados a sus trabajadores”, tanto de los que cotizan como de los que no. La idea es evitar que las empresas camuflen retribuciones salariales para ahorrar costes laborales.

Fnac quiere dejar sin seguro médico a la plantilla porque el Gobierno le obliga a cotizar por él

Fnac quiere dejar sin seguro médico a la plantilla porque el Gobierno obliga a cotizar por él

Más sobre este tema
stats