GESTIÓN PÚBLICA

Hacienda amenaza a Halcón con no prorrogarle el megacontrato de la agencia de viajes por mal servicio

Orizonia se acoge a la protección contra la quiebra

El Ministerio de Hacienda adjudicó el pasado mes de enero a Halcón Viajes un macrocontrato de 171 millones de euros que convertía a la filial del grupo Globalia en la única agencia de viajes de toda la Administración del Estado. Entonces, el Gobierno aseguró que concentrar en una sola empresa la contratación de los viajes para los funcionarios de los 13 ministerios, 79 organismos públicos y cinco entidades gestoras de la Seguridad Social supondría un ahorro de 25,6 millones de euros. De ellos, ocho millones corresponderían a los descuentos ofrecidos por Halcón Viajes.

Sin embargo, a los pocos meses de comenzar la empresa a prestar el servicio a los funcionarios, empezaron a surgir problemas por el aumento de precios, además de los retrasos y disfunciones en los trámites. Las quejas han llegado desde todos los ministerios. Hasta el punto de que esta misma semana, responsables de la Dirección General de Racionalización y Centralización de la Contratación, dependiente del Ministerio de Hacienda, han amenazado a Halcón Viajes con no prorrogarle el contrato, que tiene una duración de un año, ampliable a dos.

Halcón Viajes –asociada en esta ocasión con Barceló– acaba de perder otro megacontrato, el de los viajes de los pensionistas del Imserso, frente a Mundiplan, integrada por Iberia, Alsa, Gowaii e IAG7. Su importe ascendía a 1.200 millones de euros hasta 2019.

Según ha explicado a infoLibre el Ministerio de Hacienda, el contrato somete al adjudicatario a “un seguimiento exhaustivo”, fruto del cual se le ha exigido que subsane las deficiencias denunciadas. De hecho, el contrato crea una comisión de seguimiento del servicio, que encabeza la Dirección General de Racionalización y Centralización de la Contratación y es a ella adonde han llegado las protestas de los ministerios. El pliego de condiciones del concurso establece que Halcón está obligada a llevar a cabo la “gestión integral” de los viajes “con la máxima rapidez y eficacia”. Desde la reserva, emisión y entrega de billetes de avión, tren, barco y autobús, hasta los alojamientos. Dispone de un centro de gestión centralizada, pero también ha abierto “oficinas de viajes” en los ministerios.

Cuando anunció la adjudicación, Hacienda aseguraba que Halcón Viajes había ofrecido “un descuento medio del 70% sobre el precio de licitación” en billetes de avión, incluso del 74% para los ministerios de Exteriores, Presidencia, Educación y Justicia. En alojamientos, ofertó un descuento medio del 6%.

Billetes el doble de caros y una semana para responder

Sin embargo, enseguida llegaron las protestas a los departamentos de Recursos Humanos de los ministerios. Halcón, se explica en aquellas a las que ha tenido acceso este periódico, “está ofreciendo tarifas superiores a las establecidas en las tablas”tablas de precios que la agencia de viajes suministró. En teoría, deben ser los precios “económicamente más ventajosos”. El pasado día 5 el sindicato de técnicos de Hacienda, Gestha, presentó una queja en la Subdirección de Relaciones Laborales de la Agencia Tributaria por el “aumento de costes, los problemas de gestión y los retrasos” que ha originado la agencia de viajes centralizada. Según señalaba Gestha, el departamento de Recursos Humanos de la Agencia Tributaria “está documentando y recopilando pruebas del incremento de costes para hacer la denuncia oportuna”.

En el Ministerio de Empleo y en la Seguridad Social, las denuncias aseguran que los billetes de avión entre la Península y las islas llegaban a duplicar el precio que los funcionarios pagaban con el antiguo sistema. En el caso del alojamiento, el precio de Halcón podía superar en un 30% la tarifa que el hotel ofrece a un particular. Hasta la llegada de Viajes Halcón, el funcionario que debía desplazarse para hacer algún curso o viaje de trabajo adelantaba el importe del transporte y el hotel. Una vez justificado, se le devolvía la cantidad.

Los ministerios también han denunciado que Halcón Viajes incumple el plazo de respuesta a que está obligado por contrato cuando un funcionario solicita un billete o un hotel. Debería responder antes de dos horas, pero en algún caso ha tardado hasta una semana. Y cuando contesta lo hace de forma incompleta, omitiendo el precio del avión o del hotel, por ejemplo. En otros casos, ofrece hoteles alejados del centro, o supera los precios establecidos en las tablas alegando que un determinado establecimiento carece de plazas disponibles. Otras quejas explican que Halcón Viajes tarda tanto tiempo en tramitar el viaje que el billete ha cambiado de precio cuando se quiere confirmar el vuelo.

En consecuencia, muchos empleados públicos “se están negando a desplazarse en comisión de servicios a cursos y reuniones”, según denunciaron los responsables de la Seguridad Social en la comisión de seguimiento del servicio. Finalmente, el sindicato CGT va a emprender una campaña para reclamar el regreso al antiguo procedimiento de contratación de vuelos y hoteles.

Sanciones de 3.000 a 15.000 euros

El contrato incluye una lista de Acuerdos de Nivel del Servicio (ANS), unos estándares de calidad que el adjudicatario debe cumplir. En caso contrario, se le sanciona con entre 3.000 y 15.000 euros por cada incumplimiento. Son un total de 12 ANS, desde los tiempos máximos de respuesta a la solicitud de un viaje –las citadas dos horas– y los de reserva o emisión de billetes hasta la disponibilidad de alojamiento o la inexistencia de tarifas más ventajosas. Según el Ministerio de Hacienda, Viajes Halcón no ha sido sancionado hasta ahora por no alcanzar estos estándares.

El Gobierno recurrió a la agencia de viajes única para todos los ministerios en aplicación de las recomendaciones del informe CORA para la reforma de las administracionesinforme CORA. Se concibió como una medida de “austeridad” dirigida a reducir el gasto público. En el informe, la gestión de los viajes aparece como uno de los servicios “susceptibles de ser centralizados” para ahorrar. Al igual que los suministros de material de oficina, combustibles y energía eléctrica, los servicios de seguridad y limpieza, la mensajería, los seguros, la alimentación y hasta los productos de farmacia.

Bankia, Globalia y el dueño de Abanca usan 'holdings' para no pagar impuestos por sus inversiones en el extranjero

Bankia, Globalia y el dueño de Abanca usan 'holdings' para no pagar impuestos por sus inversiones en el extranjero

Más sobre este tema
stats