LA ESTRATEGIA DEL PP

Portugal, el argumento económico de Feijóo, tiene la misma presión fiscal y más gasto en pensiones

El presidente del PP, Alberto Núñez Feijóo, el presidente de Portugal, Antonio Costa y el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en un acto en octubre de 2021, en La Toja (Pontevedra).

Portugal está más presente que nunca en el debate político. El país, que lleva siete años gobernado por el socialista António Costa, se ha convertido en el modelo de socialdemocracia que Feijóo quiere en la oposición. El presidente del PP, en sus propias palabras, se siente “más próximo al Gobierno de Portugal que a Sánchez”. Y lo saca a la palestra cada vez que tiene ocasión. 

Recopilando algunas de sus referencias del presidente del PP, la socialdemocracia portuguesa ha creado una “política fiscal atractiva”, “adecuada a estos tiempos”, “enfocada al crecimiento de la economía, hacia la atracción de los patrimonios, de las rentas y de las inversiones”. También ha elogiado la revalorización de las pensiones del país vecino (no indexada con el IPC), así como el pacto de rentas salariales. En enero ensalzó la “estabilidad política” y la “lección de transparencia democrática” del Gobierno de Costa, tras su victoria electoral, aprovechando para criticar el pacto del PSOE con sus socios de Gobierno. 

No obstante, los datos revelan que ambos países parten de situaciones diferentes. Portugal, un país mucho más pequeño y que produce menos riqueza que España tiene, en comparación con su capacidad económica, una presión fiscal muy similar y un gasto en pensiones superior al de España, atendiendo a los últimos datos de Eurostat y la OCDE, de 2019 y 2018, que ya recogen la acción de Gobierno de socialista Costa, en el poder desde 2015.

El impacto de la guerra de Ucrania ha sido parecido: el gas tiene un peso similar en el mix energético de ambos, en torno al 25%, y las importaciones rusas son de entorno al 10% en ambos casos. La excepción ibérica ha permitido que ambos presenten tasas de inflación de en torno al 9%, por debajo de la media europea. Hasta dentro de un par de años no será posible comparar de manera armonizada los dos modelos socialistas de abordar la inflación, es decir, el impacto en las cuentas públicas de las medidas extraordinarias para contener la inflación, tanto de gasto como en el ámbito fiscal. 

Portugal tiene una presión fiscal prácticamente igual que la de España

Pese a los elogios del presidente del Partido Popular hacia el entorno impositivo luso, según los últimos datos disponibles, Portugal presenta una presión fiscal similar a la española. Según datos de 2019, fue del 37,8% en España y del 37,6% en Portugal. Ambos países se encuentran muy por debajo de la media de la Unión Europea, que fue del 41% y de la eurozona, del 41,4%. El ranking europeo lo encabeza Dinamarca, un país que es referencia de los partidos de todo el arco parlamentario, con un 47,8% de presión fiscal. A la cola se encuentra Irlanda, cuyo caso es prácticamente una excepción, con un dato del 22,7%, muy por debajo del resto de países. La inflación ha supuesto un impulso a los ingresos de los Estados, por las subidas de los precios y de los salarios. Portugal ha rechazado ingresar parte de los ingresos de los salarios, al deflactar el IRPF en 5,1% en 2023. Feijóo ha alabado esta medida. Hasta que no pase un tiempo, no será posible comparar el impacto de esta medida, en comparación con las que está tomando el Gobierno de Pedro Sánchez.

Lo cierto es que el esquema fiscal portugués es muy similar al español. Los tramos del IRPF siguen una estructura similar, que va del 14,5% al 48%, con algunas diferencias para los residentes en las islas portuguesas de Madeira y Azores. A partir de los 80.000 euros se establece un recargo, denominado “tasa adicional de solidaridad”, que es del 2,5% y del 5% a partir de una renta de 250.000 euros. En España, los tipos están entre el 19% y el 47%. Al estar el IRPF parcialmente cedido a las comunidades autónomas, los tipos máximos varían, desde el 45% madrileño a partir de bases liquidables de 53.407 euros hasta el 54% de la Comunidad Valenciana a partir de 175.000 euros. 

El IVA, que es el segundo gran impuesto de las economías avanzadas, es superior en Portugal respecto a España. En el país vecino, el tipo general es del 23%, frente el 21% de España. Este se reduce al 22% en Madeira y al 16%, mientras que ell IVA canario (denominado IGIC) es del 7%. En Ceuta y Melilla se aplica el equivalente, el IPSI, que va de entre el 0,5% y el 10%, dependiendo del sector. 

En cuestión de recaudación, Portugal ingresa mucho más en impuestos directos (en proporción a la riqueza) y algo menos en impuestos indirectos (los que se aplican por igual a todo el mundo). En los directos, España ingresó un 11,7% frente el 15,2% portugués. Sin embargo, la categoría que incluye el IVA, fue del 10,8% en España frente el 9,8% del país vecino. En contribuciones sociales, los ingresos de España están muy por encima: el 12,3% del PIB, frente el 9,6% de Portugal.

Portugal gasta más en pensiones que España

Según los últimos datos armonizados disponibles de la Comisión Europea, del año 2018, muestran que España tiene un gasto en pensiones menor que Portugal, en relación a su capacidad económica. Portugal gastó un 13,9% de su PIB en pensiones, frente al 12,6% de España. Recientemente esto ha sido objeto de debate político. El Gobierno socialista portugués ha subido las pensiones alrededor de un 4% (las máximas, al 3,5%; las mínimas, en torno al 4,5%), lo que supondría menos de la mitad de lo que se espera en España (en torno al 8,5%, en función a la tasa de inflación de 2022). Feijóo se ha mostrado más cercano a la medida portuguesa.

Respecto el resto de partidas de gasto social, España deriva un 7,6% de su PIB a la Sanidad, frente al 7,2% de Portugal. Ambos países se encuentran por debajo de la media europea del gasto sanitario es del 8%. Sin embargo, en algunas métricas Portugal se impone. Por ejemplo, en 2019, último dato armonizado, Portugal registró 350 camas hospitalarias disponibles por cada 100.000 habitantes, frente a las 294 de España (media europea: 531). España, sin embargo, registra una esperanza de vida de 82,4 años, frente a los 81,1 del país vecino. La media europea es de 80,4 años.

En Educación, Portugal sí se encuentra alineado con el resto de socios europeos, con un 5% de gasto, frente al 4,6% de España. La OCDE revela que España, por lo general, tiene una mayor ratio de estudiantes por cada profesor en la mayoría de las etapas educativas. Por ejemplo, según datos de 2020, España registró una ratio de 11 estudiantes por profesor en educación secundaria, frente a los 9 de Portugal. Respecto al gasto en protección social, España en 2020 registró un dato del 22,1%, por encima de la media europea (21,9%) y de Portugal (18,8%). Según datos de 2019, el gasto en protección social por persona fue de 6.578 euros en este país y de 5.760 en el país luso.

Tres errores e imprecisiones de Feijóo al comparar los impuestos de España y Portugal

Tres errores e imprecisiones de Feijóo al comparar los impuestos de España y Portugal

Más sobre este tema
stats