La portada de mañana
Ver
La resistencia femenina al fascismo: “Los militares hicieron el golpe, nosotras lo transformamos en revolución”

PRECARIEDAD

La reforma laboral destruye 674.000 empleos fijos y empuja a 365.000 personas al tiempo parcial

UGT pide alargar un año la prórroga automática de los convenios bloqueados

La reforma laboral no ha cumplido ninguno de sus objetivos declarados, ni ha generado empleo ni ha reducido el paro ni ha acabado con el abuso de la temporalidad, aunque sí ha conseguido su finalidad oculta, la devaluación salarial, y ha tenido efectos colaterales, como la precarización de las condiciones laborales. Ése es el análisis que UGT hace de los dos años de vigencia de la reforma laboral, que se cumplen el próximo lunes.

Según sus datos, desde febrero de 2012 se han destruido 673.900 empleos indefinidos y 365.000 personas han aceptado un contrato a tiempo parcialdestruido porque no encontraban un trabajo a jornada completa. También hay más de dos millones de subempleados, 164.000 más, que trabajan menos horas de las que necesitan u ocupan puestos inferiores a su cualificación. Y los contratos temporales han crecido un 8,6% en 2013 respecto a 2012.

A juicio del secretario de Acción Sindical de UGT, Toni Ferrer, la ineficacia de la reforma laboral es “incontestable” desde el momento en que se han destruido 1,05 millones de puestos de trabajo a tiempo completo en dos años y España cuenta con 622.700 parados más, casi un 12% por encima de la cifra con que terminó 2011.

Pero es que, además, la “combinación” del aumento de los contratos a tiempo parcial, del subempleo y de la temporalidad es un fenómeno hasta ahora inédito que, añadido a la devaluación salarial, al paro de larga duración y a la caída de la cobertura de las prestaciones por desempleo, contradicen “el espejismo estadístico de los indicadores macroeconómicos” del que presume el Gobierno, ha resumido Toni Ferrer. “No se puede ir a Davos o a Washington a enseñar cuadros macroeconómicos mientras hay 3,9 millones de parados sin prestación”, reprochó el dirigente sindical.

Más despidos, más rescisiones voluntarias

Según las cifras del Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) utilizadas por UGT, la reforma laboral estimuló los despidos. En su primer año en vigor, los despidos individuales por causas objetivas –económicas, organizativas o de producción– crecieron un 49%, y los colectivos –los antiguos Expedientes de Regulación de Empleo (ERE)–, un 62%. Aunque no ha sido lo único que ha fomentado la reforma. Las resoluciones voluntarias de contrato se han disparado un 77% en 2012 y un 51% en 2013. Es decir, se han multiplicado por tres los casos de trabajadores que han optado por dejar su empleo después de que la empresa les alterara sus condiciones laborales –bajadas de sueldo o aumento de jornada, por ejemplo– o les impusiera un traslado o un cambio de función.

También han aumentado los despidos durante el periodo de pruebaun 15,8% en los dos últimos años. UGT relaciona este dato con el contrato estrella de la reforma laboral, el de apoyo a los emprendedores, que extendió a un año el periodo de prueba y, por tanto, permite despedir al trabajador –si no lo supera–, sin indemnización ni derecho a la prestación por desempleo. Un plazo cuya constitucionalidad discuten los sindicatos, los expertos e incluso los tribunales.

En cualquier caso, esta nueva modalidad de contrato representa sólo el 17,5% de los indefinidos, destaca el sindicato Y en el 85,6% de los casos la empresa –sólo está permitido para las de menos de 50 trabajadores– no solicita los incentivos fiscales que le ofrece la reforma. El motivo: si el empresario despide al empleado antes de tres años tiene que devolver las bonificaciones recibidas. UGT asegura que es un indicio fiable de que este contrato, en teoría indefinido, se utiliza realmente como un contrato “descausalizado, con despido libre y gratuito”, explicó Toni Ferrer. 

Más ERE desde septiembre

UGT también ha advertido que los ERE están experimentando un repunte desde el pasado mes de septiembre, que relaciona con la eliminación de los ocho días de la indemnización por despido que hasta el pasado 31 de diciembre pagaba el Fogasa a las empresas de menos de 25 trabajadores, así como con las prestaciones que desde el 1 de enero han dejado de percibir quienes terminan una suspensión de contrato o reducción de jornada. “Ante el fin de ambas medidas, las empresas han anticipado las extinciones de contrato”, explica Toni Ferrer.

Además, la reforma laboral ha “debilitado” la negociación colectiva de tal forma que el 52,73% de los trabajadores no tienen convenio aún debido al retraso acumulado el año pasado. En julio de 2013 se cumplía el plazo fijado por la ley para mantener la vigencia –la ultraactividad– de los convenios colectivos que hubieran caducado y estuvieran pendientes de renovación. Un plazo que distorsionó la negociación colectiva durante todo el ejercicio.

El aumento de la precariedad laboral cambia el discurso de la Unión Europea

El aumento de la precariedad laboral cambia el discurso de la UE

El fin de la moderación salarial

Y no sólo en los salarios pactados en esos convenios –inferiores al 0,6% fijado por el acuerdo firmado en 2102 por patronal y sindicatos– se ha reflejado la pérdida de poder adquisitivo de los trabajadores, denuncia UGT. También han caído los salarios reales: un 6,5% en 2012 y un 8,1% en 2013 –a falta de datos del cuarto trimestre, por lo que el porcentaje final será mayor–.

De ahí que el sindicato reclame para los próximos años aumentos salariales. La CEOE, CCOO y UGT ya han creado un grupo técnico que a lo largo de este ejercicio elaborará un informe sobre salarios. Será la base sobre la que los agentes sociales se sentarán después del verano para intentar renovar el Acuerdo de Negociación Colectiva (ANC) que expira el próximo 31 de diciembre. Ese pacto fijó alzas de sueldo moderadas para ayudar en la recuperación de la economía: el 0,5% para 2012, 0,6% para 2013 y entre el 0,6% y el 1,5% para este año. “Es un acuerdo en el que sólo uno –los trabajadores– ha pagado la ronda, ni empresarios ni administraciones públicas han cumplido su parte”, se han quejado Toni Ferrer.

Más sobre este tema
stats