LEY TRANS

Mar Cambrollé: "Hoy hay más menores trans igual que hay más gais y lesbianas que van de la mano por la calle"

La presidenta de la Plataforma Trans, Mar Cambrollé.

Y después de varios aplazamientos consecutivos, llegaron las enmiendas socialistas a la ley trans. El resultado no ha gustado a la activista histórica Mar Cambrollé (Sevilla, 1957), ni a la organización que preside, la Plataforma Trans. La asociación ha llamado a llenar las calles de Madrid este sábado, a las 18.00 horas y contra “los recortes a la ley trans”. Cambrollé cree que el trabajo constante del colectivo durante el último merece un final mejor que aquel que proponen los socialistas.

Es la segunda vez que la Plataforma Trans se manifiesta en el último mes. ¿Cuáles son los motivos?

La primera movilización denunciaba el aplazamiento casi semanal de las enmiendas. El Partido Socialista conseguía esos aplazamientos con los votos a favor de PP y Vox, mientras nosotros nos reuníamos con los grupos para que trabajaran con urgencia las enmiendas que tuvieran que presentar y para pedirles que no dilataran los tiempos. El objetivo era cumplir con el mandato del Gobierno: tramitar la ley con urgencia. Nos pareció un acto hipócrita del PSOE que votara en octubre en contra de la propuesta de enmienda a la totalidad de Vox y el PP, que quedó muy bien de cara a la galería, pero que posteriormente y a la espalda siguiera dilatando el trámite de la ley. A partir de ese momento, dijeron que no tocarían la autodeterminación. Y de nuevo el PSOE incumple su compromiso, no solamente con las personas trans, sino con la ciudadanía, porque Pedro Sánchez no es un presidente para su partido, es el presidente de todos los españoles, incluidas las personas trans. Ya son bastantes los incumplimientos por parte del socio mayoritario del Gobierno. 

¿Y por qué creen necesario volver a salir a la calle ahora?

Convocamos de nuevo porque han incumplido cuando dijeron que no iban a tocar la autodeterminación: la han tocado en su corazón, golpeando de manera inmisericorde a la parte más vulnerable del colectivo, como son las infancias trans. La propuesta que hacen de los menores de dieciséis años es anticonstitucional. El Tribunal Constitucional se ha pronunciado al respecto, diciendo que es inconstitucional privar del derecho al cambio de nombre y género a los menores, y que estos tienen derecho a ello siempre que demuestren madurez y estabilidad. El PSOE, siempre que quiere crear pánico y recortar la ley, viene hablando del Tribunal Constitucional, diciendo que la derecha va a recurrir la ley. Estamos muy tranquilas: esta ley cumple con el marco constitucional. E incluso pueden llevarse una sorpresa, porque si lo que pretenden con estas enmiendas es legalizar la discriminación, somos nosotros los que sí vamos a llevarla al Constitucional. En cuanto a la reversibilidad, creemos que bajo el pretexto de la seguridad jurídica se esconde una actitud altamente discriminatoria para las personas trans. Existen derechos fundamentales que tienen que ver con libertades individuales protegidas por la propia Constitución, cuyo ejercicio no depende de una resolución judicial. Ni el matrimonio, ni el aborto, ni el divorcio… en ningún momento se le pide a la ciudadanía que solo se case dos veces, o que aborte dos veces, y la tercera sea por resolución judicial. Son derechos que no están acotados. A las personas trans, bajo el hipotético, no exponencial y falso abuso en el cambio registral, se nos acota ese derecho. Pero además se hace con un trasfondo ideológico altamente peligroso porque manda un mensaje subliminal: que las personas trans somos personas con poca credibilidad y proclives al fraude. No solo nos da un trato desigual, sino que nos anclan en el estigma.

Hay un trasfondo ideológico altamente peligroso porque manda un mensaje subliminal: que las personas trans somos personas con poca credibilidad y proclives al fraude

A lo largo del verano se han reunido con diversos grupos parlamentarios, ¿también con el PSOE?

No han querido. Este miércoles fue la tercera petición de reunión, la primera fue el 14 de octubre. Les hemos planteado que somos una federación específicamente trans, tenemos implantación en once comunidades y que además representamos al grupo humano que está recibiendo la violencia. Como mínimo, deberían escucharnos. Pero el PSOE es el único partido que, habiéndole pedido una reunión, no se ha sentado con nosotros.

¿Les han dado algún motivo?

Ni siquiera nos han contestado. Lo cual nos parece también que es una forma de violencia a las personas trans. Les guste o no, somos un actor fundamental y las personas trans deben ser partícipes activas en las políticas que les conciernen. Pedro Sánchez debería hacer una demostración de su liderazgo, tendría que haberse ya pronunciado ante tanta violencia que estamos sufriendo las personas trans. Por suerte, la ciudadanía es transinclusiva y aprovecho para decirle a toda la sociedad que dé un paso al frente para defender los derechos de las personas trans, porque son derechos humanos y harán de España un país mejor y más justo.

En las últimas semanas han salido a la luz algunos testimonios de personas trans que se han sometido a intervenciones quirúrgicas y después se han arrepentido. ¿Qué opina?

Me parece vergonzante tener que utilizar datos que pueden ser reales, pero que no son exponenciales, para retirar derechos a toda una comunidad. Ha habido que poner sobre la mesa dos estudios respetables: uno de Holanda y otro de EEUU, donde ambos dicen que el 98% de los adolescentes o menores trans no se arrepienten. Y quienes lo hacen, es por causas relacionadas con la hostilidad en su entorno. Es tan vergonzante como cuando la extrema derecha niega la violencia de género señalando a las insignificantes denuncias falsas. Las personas trans, además, tenemos el derecho a equivocarnos. Nuestra vida y nuestro cuerpo es nuestro. Yo soy una mujer feminista. Igual que 'nosotras parimos, nosotras decidimos' fue un grito de guerra para las mujeres, un grito por la libre determinación de los cuerpos, por el derecho al placer y por el derecho al deseo, nosotros decimos lo mismo como personas trans. Mi cuerpo es mío y yo decido. Si me equivoco, a nadie perjudico.

La Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria (AEPAP) ha pedido una mayor participación de los profesionales en todo lo que concierne a los menores. ¿Deben los menores ir acompañados de profesionales en su toma de decisiones?

La Academia Americana de Pediatras (AAP) ha dicho que la identidad es algo de lo que se tiene conciencia a los dos o tres años. No podemos vivir en una sociedad adultocentrista y creer que los menores no tienen capacidad para distinguir quiénes son. La gran mayoría de niños y niñas no tienen problema, coinciden con el sexo que le han asignado al nacer, pero con el 2 por mil se equivocan, porque somos personas trans y además no somos una moda ni algo contemporáneo, existimos desde que la humanidad existe. Por mucho que intenten eliminarnos de la existencia, solo dejaremos de existir cuando la humanidad también lo haga.

Yo creo que el interés superior del menor radica en permitir el libre desarrollo de la personalidad. Que dejen de frivolizar y usar a los menores desde un falso proteccionismo para agudizar su sufrimiento y negar su existencia

También se comienza a constatar un incremento de menores que inician una transición, cada vez a edades más tempranas. ¿Esto es positivo o negativo?

Es algo positivo porque viene a reparar el secuestro de la identidad de toda una generación. Te lo digo por mí misma. Yo no me convertí en una persona trans un día con 22 años, lo fui desde pequeña, pero me negaron quién era. Y eso me causó grandes consecuencias que tuvieron efecto en mi situación anímica y física, en mi capacidad para poder estudiar o para poder relacionarme. Lo que pretendemos es que los niños estén protegidos por el Estado, también de acuerdo con la Ley de Infancia. Yo creo que el interés superior del menor radica en permitir el libre desarrollo de la personalidad. Que dejen de frivolizar y usar a los menores desde un falso proteccionismo para agudizar su sufrimiento y negar su existencia. Los menores trans existen, guste o no. Y si hoy hay más niños y niñas trans es por el mismo motivo por el que también hay más mujeres que dan el paso de denunciar violencia machista, o más gais y lesbianas que van por la calle agarrados de la mano: porque también tienen conciencia de que hoy no es un pecado ni un delito. También nosotras sabemos hoy ubicarnos y los niños saben verbalizar aquello que sienten y aquello que viven. Hablar desde el otro lado, desde la frivolidad y el desconocimiento, es fácil. Pero quienes mejor lo saben son sus familias, que no les ponen tratamientos médicos ni les operan, eso es otro bulo. Lo que se pide es amor y comprensión. En el momento en que tienen amor y comprensión, recuperan el brillo en sus ojos y las ganas de vivir.

¿Dónde ha encontrado las mayores decepciones desde que comenzó a negociarse la ley trans?

Yo he vivido todos los avances que han tenido lugar en España y ninguno ha estado exento de una gran reacción en contra, incluso acompañados de teorías apocalípticas. Y siempre ha venido por parte de la ultraderecha y el fundamentalismo religioso, como ocurrió con la ley del matrimonio igualitario o el aborto. Pero la gran sorpresa ahora es que en un partido que ha sido actor protagonista de grandes avances, hubiera unas voces que han contaminado tanto. Eso es lo que más me ha dolido. Pero también, como mujer y feminista, que se hiciera de manera perversa en nombre del feminismo. Algo que se desmonta: nosotras seguimos teniendo el respaldo del feminismo en todos los espacios y son las mujeres las que más apoyan la ley. Hemos vivido la misma discriminación estructural, las mujeres han vivido en un mundo hecho, pensado y dirigido por hombres. Fueron expulsadas a los márgenes, no eran sujetos de derecho. Y a las personas trans nos pasa igual. Partimos de un mismo punto y el camino, por vías paralelas, nos lleva a un mismo destino: la igualdad. La ley trans es una alternativa feminista también para un orden social justo e igualitario.

Las mujeres y las personas trans partimos de un mismo punto y el camino, por vías paralelas, nos lleva a un mismo destino: la igualdad

¿Y qué opina del trabajo de la FELGTBI, con quien no siempre han coincidido?

La FELGTB, igual que otras organizaciones que han sido parte de la red clientelar del PSOE, ha jugado un papel de ir a rebufo de lo que decía la Plataforma Trans. Cuando nosotros intentábamos desbloquear la ley, nos reunimos con algunos grupos políticos para que la registraran por la vía parlamentaria, seguimos una estrategia también para retratar al Partido Socialista y mientras tanto la FELGTBI se sentaba precisamente con la persona que más violencia ejercía sobre las personas trans, Carmen Calvo. E incluso pactaban recortes a la ley. Pero esto no es nuevo. Cuando se negoció la ley de 2007 para el cambio registral, ya hubo una gran oposición del colectivo trans, más débil que ahora, que venía a decirle al PSOE que la ley era insuficiente porque excluía a menores y a personas migrantes. Dijimos también que necesitábamos políticas activas y la inclusión en el Sistema Nacional de Salud. En aquellos momentos, la FELGTBI le lavó la cara al Partido Socialista. La conclusión es que cuanto más poder político ha tenido la FELGTBI, menos derechos hemos tenido las personas trans.

Las enmiendas del PSOE a la ley trans eliminan la libre determinación para los menores de 16 años

Las enmiendas del PSOE a la ley trans eliminan la libre determinación para los menores de 16 años

Más sobre este tema
stats