LA PORTADA DE MAÑANA
Ver
Juan Carlos Cueto, empresario en espera de juicio por soborno, figura clave del 'caso Koldo'

Armamento

El uso de las bombas de racimo persiste seis años después de su prohibición

HRW dice que la coalición bombardeó un mercado de Yemen con armas suministradas por EEUU

infoLibre

Cinco países del mundo –Siria, Libia, Sudán, Ucrania y Yemen– fueron escenario en el último año de ataques con bombas de racimo, un tipo de armamento prohibido por su capacidad indiscriminada y destructora en la Convención de Oslo, de cuya entrada en vigor se cumplen precisamente seis años.

El 1 de agosto de 2010 entró en vigor dicho texto, que prohíbe el uso, la producción, el almacenamiento y el traslado de municiones de racimo. Sin embargo, y a pesar del éxito generalizado de dicho acuerdo, en cinco países se utilizó el armamento entre julio de 2014 y julio de 2015, según la ONG Handicap International.

Bombas de racimo: aumentan las víctimas mientras crece el número de países que apoyan su erradicación

Bombas de racimo: aumentan las víctimas mientras crece el número de países que apoyan su erradicación

Un total de 119 países ratificaron la Convención –cien de ellos de forma completa– y 28 de estos estados destruyeron 1,3 millones de equipos, el equivalente al 88% del arsenal declarado. Cuba es uno de los últimos países en incorporarse a la lista, pero potencias como Estados Unidos siguen al margen.

El Informe de Municiones de Racimo relativo a 2015 alertó de que el 92% de las víctimas de este tipo de armas son civiles. No en vano, la apertura de las bombas en el aire puede esparcir las submuniciones por un terreno equivalente a varios campos de fútbol y hasta el 40% de ellas no explotan al impactar contra el suelo, lo que les convierte en una amenaza incluso décadas después del fin de un conflicto.

Siria, Libia, Sudán, Ucrania y Yemen no son estados parte de la Convención de Oslo y, según Handicap International, son los únicos donde se utlizaron bombas de racimo en el último año. La semana pasada, la ONG Human Rights Watch acusó a las fuerzas de Damasco y Moscú de un "uso extensivo" de estos equipos en Siriauso extensivo.

Más sobre este tema
stats