Hong Kong

Hong Kong se convierte de nuevo en un campo de batalla durante protestas estudiantiles contra las autoridades

infoLibre

Decenas de manifestantes se han enfrentado con cócteles molotov contra la Policía antidisturbios durante este domingo en la Universidad Politécnica de Hong Kong durante uno de los episodios más violentos desde que comenzaron, el pasado mes de marzo, las protestas en el territorio contra las autoridades y el Gobierno de Pekín, según informa Europa Press. La Policía ha advertido a los manifestantes atrincherados que comenzará a usar munición real si continúan lanzando cócteles molotov al dispositivo.

En un vídeo de Facebook, un portavoz de la policía advierte a los manifestantes que dejen de usar cócteles molotov, flechas, automóviles u otras armas letales para atacar a las fuerzas de seguridad. "Si persisten, no nos quedará más remedio que emplear un mínimo imprescindible de fuerza, munición real incluida", según ha avisado un portavoz en un vídeo recogido por la cadena RTHK. Al menos tres personas han recibido disparos con munición real desde el comienzo de la segunda fase de disturbios de las protestas, en junio, incluido un estudiante de 21 años que recibió un disparo en el torso la semana pasada.

De momento, las escaramuzas se han saldado con un número no precisado de detenidos y al menos un agente de Policía herido de un flechazo en una pierna sin que se tema por su vida. Los enfrentamientos han ocurrido tanto en plena calle como en el interior de algunas aulas de la Politécnica, como el Centro de Aprendizaje Linguístico Independiente, donde ha estallado una bomba de humo de la Policía.

El incremento de la tensión se ha debido en parte a la presencia el sábado en las calles de Hong Kong de un grupo de militares chinos para colaborar en las tareas de limpieza y desmantelar las barricadas de los manifestantes, una decisión extremadamente inusual dado que los soldados suelen permanecer acuartelados y rara vez interactúan profesionalmente con la población del territorio para no calentar los ánimos.

Los enfrentamientos comenzaron en torno a las 10 de la mañana cuando al menos un centenar de personas comenzaron a retirar las barricadas de las inmediaciones de la Politécnica, momento en que decenas de manifestantes les ordenaron que desistieran y abandonaran inmediatamente el lugar. Varias unidades de la Policía antidisturbios y al menos dos cañones de agua se presentaron inmediatatamente en el lugar, lo que dio origen al intercambio de cócteles molotov, piedras, granadas de humo y chorros de agua teñida de azul para facilitar la identificación de los manifestantes.

La Politécnica es considerada como el último reducto del grupo de manifestantes que lleva toda la semana ocupando las universidades del territorio, en una acción concertada que ha llevado a la suspensión de las clases en todos los centros de estudio del territorio hasta, como mínimo, este lunes.

El sindicato de profesores de Hong Kong ha emitido un comunicado en el que ha declarado su "extrema preocupación" por estos incidentes y llamado urgentemente a la calma a todas las partes. "La situación de jaque actual está causada por la cadena de decisiones adoptada por el Gobierno y hay que resolverla con responsabilidad", según la nota, recogida por el South China Morning Post.

Los participantes están comenzando a desplazar la zona de las hostilidades al Tunel Interportuario cerca de la Politécnica mientras reiteran su intención de "normalizar el caos" hasta que las autoridades no atiendan a sus demandas, comenzando por la principal, el respeto a la independencia judicial del territorio.

"Yo, por mi parte, estoy apoyando al movimiento más que nunca", ha declarado Jade, una manifestante de 30 años. "La Policía está fuera de control, y están haciendo todo lo posible para causar daño", ha añadido, antes de expresar su consternación por la presencia de los militares chinos. "Me parece asombroso que alguien piense que estaban despejando las calles por propia voluntad. ¿Acaso alguien cree que no siguen órdenes? Me parece hasta ilegal que vengan aquí, y odio que el Gobierno de Hong Kong no diga una palabra al respecto", ha lamentado.

Mientras, el agente herido, responsable del servicio de Prensa, se encuentra ingresado en el hospital Kwong Wah para recibir tratamiento, con pronóstico estable.

La líder de Hong Kong promete escuchar a la población con la "mente abierta" tras la victoria del movimiento prodemocracia

La líder de Hong Kong promete escuchar a la población con la "mente abierta" tras la victoria del movimiento prodemocracia

Más sobre este tema
stats