Washington y Seúl comienzan sus mayores ejercicios militares conjuntos en cinco años

Imagen de archivo de buques de guerra de EEUU.

infoLibre

Estados Unidos y Corea del Sur comienzan a partir de este lunes sus mayores ejercicios militares de manera conjunta de los últimos cinco años, después de la pausa que se produjo como parte del histórico encuentro entre el expresidente Donald Trump y el líder norcoreano Kim Jong Un.

Aquella pausa en la maniobras militares de Washington y Seúl fue un intento por persuadir a Pyongyang de frenar su programa nuclear. Sin embargo, aquellos encuentros entre Kim y Trump se saldaron sin resultados. Ahora, ha sido la hermana del líder norcoreano, Kim Yo Jong, quien ha rechazado cualquier acuerdo a pesar de las promesas de ayuda económica que llegaban desde su vecino del sur.

Se espera que los simulacros, conocidos como Ulchi Freedom Shield, involucren a miles de militares y se prolonguen durante las próximas dos semanas. Washington y Seúl aseguran que son ejercicios de naturaleza defensiva para coordinar fuerzas ante una hipotética invasión de Corea del Norte, según la agencia de noticias Bloomberg.

Teniendo en cuenta los antecedentes, es previsible que Corea del Norte critique estas maniobras y las califique como un intento de Washington y Seúl como preludio de una invasión o ataque militar.

En las últimas semanas, ha aumentado la retórica bélica nuclear por parte de Corea del Norte, que ya hace unos días lanzó dos misiles de crucero hacia el mar Amarillo. Se trató del cuarto lanzamiento desde que asumió el cargo en mayo el nuevo presidente de Corea del Sur, Yoon Suk Yeol, quien se comprometió a restablecer los simulacros conjuntos a gran escala con su socio norteamericano.

Estados Unidos todavía tiene alrededor de 28.500 soldados en Corea del Sur y tanto el presidente estadounidense, Joe Biden, como su homólogo surcoreano, Yoon Suk Yeol, han dicho que los simulacros son esenciales para prepararse ante cualquier hipotética provocación de Pyongyang.

Nueva delegación a Taiwán

El inicio de las maniobras se produce en plena escalada de tensión entre Estados Unidos y China a raíz de las visitas a Taiwán de delegaciones estadounidenses. Viajes que, a pesar de ello, no paran de repetirse. Este lunes, la presidenta de la isla, Tsai Ing WenTai, ha recibido a una nueva delegación encabezada por el gobernador republicano del estado de Indina, Eric Holcomb.

El político ha acudido a la isla para una visita de cuatro días. La suya es una nueva muestra de apoyo de Washington tras el paso del senador Ed Markey y, sobre todo, de la presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Nancy Pelosi, un viaje que recibió respuesta de China en forma de ejercicios militares interpretados como "amenazas" del gigante asiático.

Holcomb ha prometido que el estado de Indiana continuará buscando cómo seguir colaborando con Taiwán durante los próximos años. Como muestra de ello, ha plasmado su firma en un memorando de entendimiento con el Ministerio de Asuntos Económicos de la isla para facilitar la cooperación empresarial, comercial y científica.

Durante su estancia, el gobernador planea reunirse con otros altos funcionarios del Gobierno, así como con otros representantes empresariales y de la sociedad civil, según la cartera de Exteriores de Taiwán.

¿Se encaminan los Estados Unidos hacia la tiranía?

Más sobre este tema
stats