¿Es posible enfrentarse a un pasado colonial sangriento desde una democracia? Sí, así lo está haciendo Bélgica

Los reyes de Bélgica junto al presidente de República Democrática del Congo, Felix Tshisekedi, y la primera dama.

Justine Brabant | Ludovic Lamant (Mediapart)

Tras la comisión Duclert sobre el papel de Francia en Ruanda y el informe Stora sobre la colonización y la guerra de Argelia, Emmanuel Macron lanzó el martes 26 de julio el tercer proyecto conmemorativo de su presidencia: anunció el "trabajo conjunto de historiadores franceses y cameruneses" sobre la guerra de Camerún, así como la "apertura completa de los archivos franceses sobre el tema".

Hace dos años, a raíz del movimiento Black Lives Matter, Bélgica decidió emprender un proyecto más ambicioso: la creación de una comisión encargada de investigar, desde el Parlamento federal, todo el pasado colonial de Bélgica, y de examinar sus consecuencias en la actualidad.

Sólo el nombre hace sudar ante la magnitud de la tarea: "Comisión especial para examinar el Estado Independiente del Congo [el engañoso nombre del país cuando era propiedad personal del rey Leopoldo II— y el pasado colonial de Bélgica en el Congo, Ruanda y Burundi, sus consecuencias y el seguimiento adecuado".

Además de abordar un tema particularmente vasto, la comisión belga tiene la particularidad, en comparación con las iniciativas francesas confiadas a grupos restringidos de académicos, de reunir el trabajo de "expertos", historiadores, académicos, pero también de la llamada "sociedad civil" y de las figuras de la diáspora.

El trabajo de estos diez "expertos", finalizado el año pasado, se sometió al dictamen de la propia comisión especial, que reúne a dieciocho parlamentarios belgas (de nueve partidos políticos, tanto de la mayoría como de la oposición) encargados de completarlo a través de un largo proceso de audiencias y redacción de recomendaciones. Todavía se esperan sus conclusiones, quizás para finales de año.

La empresa se ha retrasado mucho: "En el momento del lanzamiento, subestimamos la enormidad del trabajo que teníamos por delante. Es un trabajo intenso y necesario. Sólo la comisión sobre el asesinato de Patrice Lumumba duró un año [entre 2000-2001]. Me parece normal que lleve tiempo. Si me pidieran hoy que lo prorrogara un año más, diría que sí", declaró a Mediapart Guillaume Defossé, miembro ecologista de la comisión.

Dos años después de los turbulentos comienzos de esta comisión y de la negativa de algunos destacados académicos a participar en ella, ¿en qué punto se encuentra y qué lecciones se pueden extraer para iniciativas similares en el extranjero?

El preinforme belga, una piedra de toque

El primer resultado de este vasto proyecto, un preinforme presentado por los "expertos" en octubre de 2021, es una suma de 689 páginas (disponible aquí en PDF). Debido a los desacuerdos durante los debates, cada autor firmó su propia parte, que "compromete la responsabilidad de su autor, y no la de los expertos en su conjunto", se especifica. A riesgo de ciertas contradicciones dentro del propio texto.

El informe consta de una parte histórica, en la que se hace un balance de las investigaciones existentes sobre el pasado colonial de Bélgica; una parte titulada "Recuerdo, reparación y participación" y otra sobre los vínculos entre colonialismo y racismo.

El colonialismo fue y sigue siendo un sistema de gobierno fundamentalmente extractivo y racista

Dos autores del informe

Entre las importantes conclusiones de su sección histórica se encuentra la demostración de que "la explotación y la violencia son características sistémicas del colonialismo, no subproductos incidentales del mismo". La investigación científica establece que bajo el régimen de Leopoldo II, "los peores excesos de la violencia colonial" no fueron obra de individuos aislados y marginales, sino de "múltiples regímenes de terror y extorsión violenta" que no fueron "accidentales", sino que "sirvieron al propósito de explotar los recursos del Congo", escriben las dos autoras de esta parte del informe, las historiadoras Gillian Mathys y Sarah Van Beurden.

En contra de otro argumento que suelen esgrimir los defensores de la Bélgica colonial, esta violencia sistémica apenas cesó cuando el Congo cambió su estatus en 1908, pasando de ser propiedad personal del rey Leopoldo II a ser una colonia administrada por el Estado belga. "La opresión, los regímenes de trabajos forzados y otras formas de violencia [...] siguieron caracterizando el régimen colonial en el Congo Belga", señalan los historiadores. "El colonialismo en África Central, ya sea durante el período del Estado independiente del Congo o después, fue y siguió siendo un sistema de gobierno fundamentalmente extractivo y racista en el que las diversas formas de violencia, en el sentido más amplio, desempeñaron un papel importante", escriben.

En cuanto a la restitución de los objetos expuestos en los museos, pero también de los restos humanos o los archivos, Valérie Rosoux, Martien Schotsmans y Sarah Van Beurden abogan por la creación de "inventarios accesibles al público, digitalizados y descargables" y piden que se invierta más en la "investigación de la procedencia" de los objetos.

Además, abogan por que la restitución no se limite a los Estados, haciendo hincapié en el concepto de "comunidades de origen" en las que se produjeron los objetos, por ejemplo, grupos indígenas o comunidades de la diáspora, que no se solapan con la existencia de los actuales Estados nación. Los autores advierten del "sesgo metropolitano y eurocéntrico" con el que se ha construido el debate sobre la restitución y abogan por un reequilibrio mediante un proceso de toma de decisiones más "inclusivo".

Pero, ¿qué van a retener los belgas de estas conclusiones y de muchas otras? ¿Cuántas personas han consultado este documento de 700 páginas, que es difícil de encontrar en Internet, incluso sabiendo que existe? Además, ¿cuántos belgas saben que las audiencias realizadas por los miembros parlamentarios de la comisión están abiertas al público y se transmiten por Internet?

"Este es el punto débil de esta iniciativa. El Parlamento debería haber hecho el esfuerzo de traducir este informe en un pequeño folleto más accesible para el público en general, para imaginar una estrategia de comunicación en torno a esta comisión", argumenta Nadia Nsayi, autora de un exitoso libro sobre estas cuestiones poscoloniales en 2020, cocuradora de una formidable exposición sobre objetos de arte congoleño en Amberes, y que se negó a participar en el grupo de expertos al principio de la comisión.

Una comisión que compite con otras iniciativas

Aunque es relativamente confidencial, este trabajo ha tenido un mérito, dice Aliou Baldé, activista del colectivo belga Memoria Colonial y Lucha contra la Discriminación: "Este informe preliminar dice lo que venimos diciendo desde hace diez años. No nos sorprendió y, desde nuestro punto de vista, no era necesario volver a crear una comisión de científicos para decir qué era la colonización: hay suficientes trabajos para condenarla. Pero, políticamente, siempre es importante que las cosas queden por escrito", dice.

Es también esta labor histórica, combinada con la intensa movilización militante en torno a estos temas, la que ha dado lugar a un importante acto reciente, según Nadia Nsayi: el arrepentimiento expresado por el Rey Felipe que, en una visita a Kinshasa el pasado mes de junio, declaró que el régimen colonial era "injustificable". "Que el rey pueda reconocer que este sistema colonial era un sistema de dominación, paternalista y racista, es una nueva narrativa. Hace cinco años, esto no se podría haber dicho", dice el político.

Pero la comisión parece haber sido superada, y en parte desactivada, por otras iniciativas. En la región de Bruselas, un grupo de trabajo formado por académicos, activistas y funcionarios hizo recomendaciones en febrero de 2022 sobre cómo "descolonizar el espacio público". La artista Laura Nsengiyumva, que se dio a conocer fundiendo en hielo una estatua ecuestre de Leopoldo II, una forma de "vandalizar poéticamente" esta famosa y controvertida estatua en la capital belga, escribió en su blog de Mediapart sobre su valoración a medias de su participación en el panel.

La ley belga supone un avance histórico, más ambicioso que el de Francia, al crear un marco general para la devolución de objetos

Nadia Nsayi

Al mismo tiempo, el secretario de Estado del gobierno federal, Thomas Dermine, un socialista, hizo aprobar el pasado mes de junio un texto pionero sobre la restitución de obras de arte (Mediapart le entrevistó aquí). Con esta ley, los objetos y artefactos procedentes del Congo, Ruanda y Burundi que están en manos del Estado belga dejan de ser clasificados como patrimonio inalienable del reino, lo que abre la vía a posibles restituciones.

¿Debe verse esto como una forma de quitarle el viento a la comisión, que aún no se ha pronunciado sobre este tema, pero también como una forma de llamar la atención, como sugieren las malas lenguas? "Ha pasado claramente por encima de la comisión", critica Marco Van Hees, del PTB-PVDA (izquierda marxista). Este diputado, miembro de la Comisión Congo, que ha defendido su dinámica desde el principio, porque en su opinión emana de la sociedad civil, también considera que el texto de Dermine está lleno de matices neocoloniales. Denunció que no se había negociado ningún tratado al respecto con la República Democrática del Congo antes de que se adoptara esta ley de restitución en Bélgica.

Algunos lamentarán la multiplicación de estas iniciativas desorganizadas, que también reflejan la complejidad institucional del reino. La comisión federal, por ejemplo, no puede opinar, en teoría, sobre el contenido de los libros de texto, competencia que corresponde a las comunidades. Otros, más pragmáticos, se congratularán de que por fin se aprueben expedientes legislativos sobre estas cuestiones candentes.

Para Nadia Nsayi, el texto de Thomas Dermine es un "paso histórico, más ambicioso que lo que ha hecho Francia, al crear un marco general para la restitución de objetos". Pero también espera que la comisión parlamentaria, en sus próximas conclusiones, aborde algunas de las evidentes deficiencias del texto: por ejemplo, el hecho de que sólo abarque las colecciones en poder del Estado belga, olvidando las de ciudades como Amberes, o que sólo considere al Estado congoleño como legítimo para hacer reclamaciones, ignorando a las comunidades locales implicadas, que también son legítimas para reclamar los objetos saqueados.

¿Un compromiso imposible entre los partidos políticos?

Ahora queda que los políticos decidan y formulen propuestas concretas. El asunto parece tanto más delicado cuanto que los partidos en el poder dentro de la coalición Vivaldi, dirigida por Alexander De Croo, un arco político que abarca desde la derecha liberal hasta los ecologistas, están en desacuerdo sobre el tema. "No nos vamos a mentir, no es fácil", dice Guillaume Defossé. "El MR [Movimiento Reformador, de derecha], que es mayoritario en el poder, ha adoptado una posición muy neocolonial", añade Marco Van Hees.

El Movimiento Reformista está efectivamente a la defensiva, lamentando el tono del informe de los expertos, que considera militante, y el riesgo de un "arrepentimiento permanente" hacia el pasado colonial. A sus críticas se unieron dos partidos flamencos de la oposición, el N-VA (derecha nacionalista) y el Vlaams Belang (extrema derecha), ambos muy hostiles al trabajo de la comisión. Tanto es así que las conclusiones finales podrían ser bastante moderadas.

La necesidad de una disculpa, más allá del "arrepentimiento" del rey, debería ser un punto de fricción en los debates entre los diputados. Pero el principal escollo está en otra parte. "Ha habido cierto nerviosismo en la comisión desde que el tema de las reparaciones está sobre la mesa. Es evidente que algunos partidos belgas tienen miedo de que el Congo pida reparaciones", afirma Nadia Nsayi.

La historiadora del arte Anne Wetsi Mpoma, una de las autoras del preinforme, ya se está preparando para las tibias conclusiones. Teme una forma de "usurpación política": "El anuncio de una comisión parlamentaria había suscitado enormes esperanzas. Todo el mundo esperaba las conclusiones, con el riesgo de desmovilizar a la gente sobre el terreno. Pero si el trabajo no se hace a nivel del parlamento federal, tendrá que venir una vez más de las bases. Debemos seguir movilizándonos para luchar contra las injusticias que afectan a los afrodescendientes en su vida cotidiana.

Anne Wetsi Mpoma, que lamenta que los parlamentarios hayan mostrado poco interés por su contribución dedicada a las "formas contemporáneas de colonialismo" y, en particular, a la existencia del racismo de Estado, una parte que considera "invisibilizada" al final, insiste: "Decir que Bélgica se enfrenta a su pasado colonial, que las cosas van a cambiar para los afrodescendientes, es a estas alturas una farsa". A los parlamentarios belgas y al gobierno de De Croo les quedan unos meses para demostrar que está equivocada.

El 'apartheid' como signo de la impunidad israelí

El 'apartheid' como signo de la impunidad israelí

Más sobre este tema
stats