Lo mejor de Mediapart

Joven, feminista y comunista: Irací Hassler ya gobierna Santiago, el bastión de la derecha chilena

Irací Hassler, este lunes en su despacho de la alcaldía.

Yasna Mussa (Mediapart)

  • Este artículo está disponible sólo para los socios y socias de infoLibre, que hacen posible nuestro proyecto. Mediapart, socio editorial de infoLibre, es un diario digital francés de pago del que traducimos sus mejores artículos. Ya sabes que puedes regalar una suscripción haciendo click aquí. Si no lo eres y quieres comprometerte, este es el enlace. La información que recibes depende de ti

Poco antes de que dieran las 12 del mediodía en la capital chilena, este lunes 28 de junio, Irací Hassler Jacob, de 30 años, feminista y militante comunista, atravesó la sala municipal para convertirse en alcaldesa de Santiago, el municipio más emblemático del país. No sólo se ha convertido en la segunda mujer en ocupar el cargo, sino también en la primera representante del Partido Comunista.

Mientras tomaba posesión del cargo, Hassler, maquillada y con ojos sonrientes, levantó el puño izquierdo. De su muñeca pendía el pañuelo verde de las feministas. Se volvió hacia el público y dijo: “Sí, lo prometo, en nombre del pueblo”. Ese gesto, que inmortalizó el traspaso de poderes, ilustra lo que será su administración. Determinada.

La ciudad de Santiago, bastión conservador, en los últimos cuatros años ha estado dirigida por Felipe Alessandri, militante del partido derechista Renovación Nacional (RN). Hassler, como concejala en la oposición, se distinguió durante la pasada legislatura por denunciar las medidas represivas que padecieron los estudiantes de secundaria en 2019. Sin embargo, su compromiso político se remonta a mucho antes, al emblemático movimiento estudiantil de 2011. En su época de estudiante de Ingeniería Comercial, equivalente a los estudios de Economía en otros países, le dijo a sus padres que se había unido a las Juventudes Comunistas.

Sus progenitores nunca han sido activistas. Su madre es psicóloga, oriunda de Brasil, y su padre un empresario chileno. Se conocieron mientras estudiaban en Francia. Hassler ha reconocido en varias ocasiones que su padre es de derechas y que además tiene vínculos empresariales con Juan Sutil, el polémico presidente de la Confederación de la Producción y del Comercio (CPC), que no ha tenido más que elogios para la nueva alcaldesa, a la que considera “una mujer muy preparada”.

“Mi padre es de derechas, pero a pesar de eso me apoyó en todo momento, aunque tenemos diferencias ideológicas muy importantes”, declaró Irací Hassler en una entrevista concedida a El Siglo, un periódico del Partido Comunista.

Su victoria fue una de las grandes sorpresas de las elecciones celebradas el fin de semana del 15 y 16 de mayo, en las que, además de los alcaldes, se eligió a los miembros de la Asamblea Constituyente, que deberá redactar la nueva Constitución, y a los gobernadores.

El camino a la Alcaldía

La conquista de Santiago no ha sido un camino de rosas. Irací Hassler participó en un largo proceso que terminó en unas primarias ciudadanas sin precedentes, en las que la economista se midió con representantes de organizaciones de base y vecinales de la ciudad.

“Unas primarias ciudadanas que provienen de las organizaciones del propio municipio de Santiago. Este es un momento histórico para el cambio”, señalaba Hassler en una entrevista a la radio chilena ADN, en la que destacó la importancia de los comicios. “Es un proceso de participación ciudadana sin precedentes”, añadió la mujer, que consiguió el 55% de los votos.

Desde entonces, acude cada vez con más frecuencia a mercados, ferias, barrios y juntas vecinales; siempre lleva una mochila con la imagen de la artista mexicana Frida Kahlo, hecha por un artesano local. Así arrancó su campaña, en plena efervescencia política y social del país. La candidata tuvo que enfrentarse a los prejuicios existentes en contra de su partido.

Para Javier Gallegos Gambino, miembro del equipo de Comunicación de Hassler, este periodo ha sido fundamental para “demostrar la seriedad del trabajo que hay detrás de la candidatura de Irací”. Mistral Ensignia, miembro del mismo equipo, destaca la importancia de estar presente en las redes sociales para dirigirse a las nuevas generaciones. “El proyecto liderado por Irací Hassler es un proyecto que se hizo desde los barrios, con la participación ciudadana de los vecinos, por lo que era muy lógico socializarlo, compartirlo, buscar la manera de seguir difundiéndolo, porque al final todos se sintieron parte del programa. Esto permitió hacer frente a los prejuicios que algunos sectores tenían sobre su activismo porque todo lo que hizo en el camino tenía una historia”, explica Ensignia.

En su equipo destacan sus cualidades. “Es una mujer muy seria, muy comprometida, muy inteligente, que ha estado presente en todos los detalles de la campaña y no tengo ninguna duda de que seguirá siendo la misma en el municipio”, afirma Gallegos Gambino, que también se incorporará al equipo de Comunicación del municipio.

“Creo que tiene muchas cualidades útiles para el Chile postmanifestaciones de 2019, porque es una mujer joven, feminista, que participó en el movimiento estudiantil, que siempre ha estado del lado del cambio, incluso en su etapa de concejala, que sabemos que es un cargo que tiene menos atribuciones. En ese sentido, creo que la gente apreciaba mucho su juventud, la posibilidad de ver un cambio en ella y, sobre todo, la capacidad de escuchar. La gente realmente necesitaba y quería sentirse escuchada y formar parte de un proyecto y creo que Irací Hassler es capaz de transmitir eso”, subraya Ensignia.

Equipo y consejo feminista

El municipio de Santiago ha sido uno de los más afectados, primero por la crisis social y luego por la pandemia del covid-19. Este territorio, en el que viven algo más de 400.000 personas, tiene como frontera natural el río Mapocho por el norte y está delimitado por el este por la plaza Baquedano, ahora conocida como plaza de la Dignidad, epicentro de las protestas y de la represión policial.

Además del centro histórico, este barrio, que funciona como eje comercial y burocrático, se enfrenta a dos años de desgaste producido por la crisis y el aumento de la delincuencia.

Hassler también centró su campaña en la búsqueda de soluciones para la población migrante, con un enfoque radicalmente opuesto al de su predecesor. Hace hincapié en las políticas inclusivas. “Me gustaría mucho que nuestra Alcaldía reflejara esta diversidad y que la diversidad de Santiago se expresara en la mejor coexistencia posible”, declaró en una entrevista concedida a la BBC en español. “Creo que hay una gran precariedad en Santiago, un abandono histórico: subarriendo abusivo, hacinamiento, hambre, que hoy se ha solucionado sobre todo gracias a los comedores colectivos, a la solidaridad de la gente. Lo digo porque es una realidad a la que se enfrenta toda la comunidad en Chile, la comunidad migrante y también la chilena. Para ellos, nuestro mensaje, nuestro trabajo, es por los derechos de la ciudadanía. Independientemente de nuestro origen o situación migratoria, debemos ser capaces de avanzar hacia unas mejores condiciones de vida para todos”.

Para afrontar estos retos, Hassler presentó un programa de 40 medidas y una propuesta de recuperación económica. En vísperas de su toma de posesión, presentó un equipo de nueve personas de confianza, cinco mujeres y cuatro hombres.

Un año decisivo

Arrebatar el municipio de Santiago a la derecha no es sólo un triunfo local. De cara a las elecciones presidenciales del 21 de noviembre, un comunista se perfila como un candidato creíble en el plano nacional. Daniel Jadue, alcalde del municipio de Recoleta, situado al otro lado del Mapocho, lidera las encuestas y podría participar en las primarias de la izquierda en julio.

Jadue ha puesto en marcha una serie de proyectos que han retomado otros, como farmacias y ópticas accesibles a los menos favorecidos e, incluso, una compañía inmobiliaria que ha permitido el acceso a viviendas sociales en su municipio. Acompañó a Hassler en su campaña, reforzando la aspiración comunista de conquistar la Moneda, la sede de la Presidencia, en el corazón de Santiago.

“Los mitos sobre los comunistas son historia y hoy también estamos más presentes en el debate público. Una administración comunista en el Gobierno local puede transformar la vida de la gente”, declaró la flamante alcaldesa en una entrevista con la Agencia France-Presse. Un reto al que Hassler deberá hacer frente ahora.

Traducción: Mariola Moreno

Leer el texto en francés:

nbsp;

El centroizquierda de Chile elige a la democristiana Yasna Provoste para las elecciones de noviembre

El centroizquierda de Chile elige a la democristiana Yasna Provoste para las elecciones de noviembre

Más sobre este tema
stats