lo mejor de mediapart

El positivo de Trump añade más incertidumbre a la campaña

Trump baja este viernes del helicóptero que lo ha trasladado desde la Casa Blanca hasta el hospital en el que permanece ingresado.

François Bourgon (Mediapart)

En esta loca campaña de las elecciones estadounidenses, donde dominan las teorías de la conspiración y la violencia, este era el elemento que le faltaba para dar la impresión de estar viviendo una de esas ficciones con las que Estados Unidos está alimentando al mundo a través de Netflix: Donald Trump fue diagnosticado positivo por covid-19, al igual que su esposa Melania. Lo anunció él mismo en su cuenta de Twitter: "Inmediatamente comenzamos nuestra cuarentena y recuperación. Saldremos de esto juntos!". 

A raíz de este anuncio, Trump ingresó este viernes en un hospital de Washington "por unos días". "Como una cuestión de extrema precaución, y por recomendación de su médico y expertos, el presidente trabajará desde la oficina presidencial en el [hospital] Walter-Reed durante los próximos días", explicó la portavoz Kayleigh McEnany.

Las televisiones de EEUU transmitieron las imágenes del helicóptero presidencial Marine One esperando a Donald Trump fuera de la Casa Blanca, donde fue puesto en cuarentena el mismo viernes por la noche, para su transporte al hospital militar en Bethesda, Maryland, adyacente a la capital federal.

Sean Conley, el médico del presidente, aseguró que se le inyectó una dosis del cóctel experimental desarrollado por la empresa de biotecnología Regeneron, que ha mostrado resultados preliminares alentadores en ensayos clínicos en un pequeño número de pacientes. Recibió la dosis más alta, 8 gramos. Trump también tomó zinc, vitamina D, famotidina, melatonina y aspirina, según su médico.

El sábado, el mismo Sean Conley dijo que el presidente, que ha estado sufriendo tos, congestión leve y fatiga, no estaba recibiendo oxígeno y había estado sin fiebre durante 24 horas. "Estamos monitoreando sus funciones cardíacas, renales y hepáticas, todas ellas normales. No tiene dificultad para respirar o caminar dentro de la unidad médica de la Casa Blanca".

El jueves por la noche, entrevistado por su reportero favorito de Fox News, Sean Hannity, Trump anunció que estaba esperando los resultados de una prueba de covid-19 porque una de sus asesores cercanos, Hope Hicks, de 31 años, había dado positivo.

Hicks viajó a bordo del Air Force One con el presidente de EEUU durante su visita el martes a Cleveland (Ohio) para participar en el primer debate electoral con Joe Biden. También viajó con él, el miércoles cuando fue a Minnesota para un acto de campaña. El presidente se somete regularmente a pruebas, aunque se desconoce la frecuencia exacta de estos análisis.

Interrogantes sobre las complicaciones de la enfermedad

Trump se une así al club de líderes que dieron positivo después de que su homólogo brasileño Jair Bolsonaro y el primer ministro británico Boris Johnson fueron diagnosticados positivos por covid meses atrás. Sus 74 años de edad, mucho mayor que ambos presidentes, plantea interrogantes sobre las complicaciones que esto puede acarrear. La cadena de televisión NBC señaló que Trump, a diferencia de otros mandatarios de EEUU, nunca ha dado información médica sobre su estado de salud.

Como señala un informe de la agencia de noticias Reuters, también es uno de los que constantemente ha minimizado el peligro por el covid, lo que explica el desastroso número de víctimas en el país que dirige: más de 200.000 personas han muerto en los Estados Unidos.

El viernes, The New York Times señaló como "su indiferencia personal ante el virus podría amenazar su propia salud, la estabilidad del país y sus ya sombrías esperanzas de reelección". Durante el primer debate con Joe Biden el martes por la noche, incluso se rió de su rival, que llevaba una máscara. "No uso una máscara como él", dijo. "Cada vez que lo ves, lleva una máscara", aseguró para ridiculizar a su contrincante en los comicios que se celebraran justo dentro de un mes en EEUU. 

[Este sábado por la tarde, fuentes de la Casa Blanca señalaban que el estado del presidente es "muy preocupante" y "las próximas 48 horas serán críticas". Sin embargo, estas declaraciones contradecían el primer parte médico oficial de Trump desde su ingreso. En concreto, el médico Sean Conley ha asegurado que están "extremadamente contentos con su progreso" y ha dicho que evoluciona "muy bien" y no necesita respiración asistida].

Leer texto en francés:

Trump podría recibir el alta este mismo lunes tras su ingreso el viernes por coronavirus

Trump podría recibir el alta este mismo lunes tras su ingreso el viernes por coronavirus

Más sobre este tema
stats