PORTADA DE MAÑANA
Ver
Qué hay bajo el fango de Vox en el Congreso: la oleada legislativa de una izquierda que al final se entiende

Lo mejor de Mediapart

Los talibanes ya son los únicos dueños de Afganistán e imponen el emirato islámico

Ciudadanos afganos toman la pista del aeropuerto de Kabul en un intento desesperado por embarcar en un avión que los saque del país.

Jean-Pierre Perrin (Mediapart)

  • Este artículo está disponible sólo para los socios y socias de infoLibre, que hacen posible nuestro proyecto. Mediapart, socio editorial de infoLibre, es un diario digital francés de pago del que traducimos sus mejores artículos. Ya sabes que puedes regalar una suscripción haciendo click aquí. Si no lo eres y quieres comprometerte, este es el enlace. La información que recibes depende de ti.

Kabul cayó sin resistencia y en contra de todas las expectativas. El presidente, Ashraf Ghani, huyó “para evitar un baño de sangre”. Pero no se sabe nada sobre los nuevos amos del país y sus intenciones. El domingo por la noche se cortaron las comunicaciones telefónicas con la capital afgana. En las imágenes del canal de televisión catarí Al Jazeera, podemos ver a los talibanes dentro del palacio presidencial el domingo por la noche. Relajados, sonrientes, conversadores, con el kalashnikov al hombro, el megáfono (que usan para dirigirse a la población) o el walkie-talkie en sus manos. No parecen haber librado ninguna batalla. No parecen estar cansados. Como si la captura de Kabul hubiera sido una mera formalidad.

Como en 1996, cuando los talibanes aparecieron a las puertas de la capital afgana, no ha habido una defensa de la ciudad. Algunos combates en algunos barrios pero, en su mayor parte, el avance de estos “estudiantes de teología” ha sido sorprendente. Como diría una ciudadana francesa, han quedado "atrapados" por una llegada más rápida de la esperada. Entraron en Kabul "como mantequilla”. “Unidades militares del Emirato Islámico de Afganistán entraron en la ciudad de Kabul para brindar seguridad . Su avance continúa con normalidad”, anunció en Twitter Zabihullah Mujahid, el portavoz más famoso de los talibanes.

En las imágenes de Al Jazeera, descubrimos un palacio presidencial singularmente vacío, literalmente abandonado. Cuando los talibanes entraron, el presidente afgano, Ashraf Ghani, ya estaba lejos. Probablemente en Tayikistán. Antes de la toma de su palacio, el ex jefe de Estado admitió haber huido de su país para evitar un "baño de sangre". Reconociendo la victoria de los talibanes, dijo que estaba convencido de que "innumerables patriotas habrían muerto y Kabul habría sido destruida "si hubiera permanecido en Afganistán. “Los talibanes han ganado... y ahora son responsables del honor, la posesión y la autopreservación de su país. Se enfrentan a un nuevo desafío histórico", agregó en una publicación de Facebook.

Es esta deshonrosa huída del presidente afgano la que sin duda permitió un traspaso pacífico del poder que los talibanes habían solicitado hace unos días desde Doha, Catar, a través de uno de sus portavoces dentro del grupo que negociaba con el gobierno afgano. Un deseo que finalmente fue compartido por este último: "Habrá una transferencia pacífica del poder a un gobierno de transición", declaró a primera hora de la tarde del domingo el ministro del Interior afgano, Abdoul Sattar Mirzakwal, en un mensaje de vídeo. “Los afganos no deberían preocuparse [...]. No habrá ningún ataque contra la ciudad [de Kabul]”, agregó. Por supuesto. Y es el eterno rival de Ashraf Ghani, el exvicepresidente Abdullah Abdullah, jefe del Consejo Superior de Reconciliación Nacional, quien se declaró dispuesto a hacerse cargo de la transición, junto con el expresidente Hamid Karzai. Ambos permanecieron en Kabul a pesar de la llegada de rebeldes, que repetidamente intentaron asesinarlos.

Al contrario de lo que predijeron muchos expertos, la batalla por Kabul no se llevó a cabo. Las fuerzas gubernamentales, muy superiores en número a los rebeldes, ni siquiera tuvieron que presentar una última resistencia en un país donde este honor es un valor absolutamente sagrado. En realidad, desde la mañana del domingo, la caída de la capital era inevitable con la toma de la gran ciudad de Jalalabad, ubicada a 150 kilómetros de la capital, que ya se había dejado conquistar sin luchar.

Unas horas más tarde, los talibanes se dirigieron a Kabul y muy rápidamente, alrededor del mediodía, se vieron los primeros combatientes en los suburbios del este de la ciudad. Los insurgentes recibieron luego la orden, a través de Twitter, de darse la vuelta y "esperar a las puertas de Kabul". Unas horas después, al conocerse la huida de Ashraf Ghani, el mismo portavoz talibán hizo saber, también en Twitter, que sus hombres ahora podrían "entrar en determinadas partes de Kabul y ocupar puestos avanzados evacuados por las fuerzas de seguridad para evitar saqueos y caos”. Pero desde la captura de Kabul por los insurgentes, la ciudad no ha respondido. El domingo por la noche se cortaron las comunicaciones telefónicas con la capital afgana y se interrumpieron los enlaces aéreos nacionales e internacionales. El aeropuerto, donde se ha retirado la Embajada francesa, no está cerrado y permanece bajo el control de la OTAN, que trabaja para coordinar las evacuaciones de ciudadanos de países occidentales, en particular del personal diplomático. Sin embargo, la confusión, incluso el pánico, es generalizado, ya que miles de personas han ido allí con la esperanza de encontrar un vuelo chárter que les permita huir de la ciudad.

Un total de 6.000 soldados estadounidenses deberían haber llegado a la capital afgana "en los próximos días" para asegurar las evacuaciones. "Hay informes de que el aeropuerto se incendió, por lo que pedimos a los ciudadanos estadounidenses que se refugien en el lugar" , advirtió la Embajada de Estados Unidos el domingo por la noche en un comunicado. Desde el sábado, los helicópteros estadounidenses han continuado sus incesantes viajes entre la Embajada, un gigantesco complejo ubicado en la ultra fortificada “zona verde”, en el centro de la capital, y el aeropuerto, al amparo de soldados estadounidenses. El Pentágono estima que el número total de personas evacuadas es de 30.000, ya sean diplomáticos y otros ciudadanos estadounidenses o afganos que han ayudado a Estados Unidos y ahora temen por sus vidas.

Ya con 2.000 efectivos, las tropas estadounidenses recibirán rápidamente 3.000 soldados adicionales, luego, después de una decisión presidencial tomada el domingo, otros 1.000 soldados un poco más tarde, en principio para asegurar las evacuaciones. En total, 6.000 soldados estadounidenses deberían haber llegado a la capital afgana" en los próximos días" , dijo un funcionario del Pentágono. Pero, ¿cómo no ver en esta llegada de refuerzos una forma de que el presidente Joe Biden no pierda más prestigio tras la terrible humillación que no solo constituye el colapso del ejército afgano, construido pacientemente durante veinte años con un presupuesto global de 83 mil millones de dólares, sino también la captura de Kabul incluso antes de la salida de los últimos soldados estadounidenses, prevista para finales de agosto.

“Cuando estuve en Kabul hace unos diez días, sentí un régimen en completa decadencia, que no había entendido nada de la situación y estaba más preocupado por la economía digital a medida que las grandes ciudades caían, una tras otra. Era obvio que iba a colapsar rápidamente. Luego le di diez días de supervivencia. Cayó después de las nueve”, indica Frédéric Roussel, uno de los líderes de la ONG Acted, que emplea a 3.000 personas en Afganistán. Para este conocedor del país, "todo un mundo antiguo termina con la victoria de los talibanes". Ese viejo mundo "es ante todo el de los antiguos héroes de la resistencia antisoviética (1979-1989), que se convirtieron en señores de la guerra.

En Herat, el legendario Ismail Khan, el único que realmente luchó a pesar de su avanzada edad, finalmente se rindió a los talibanes. En Sheberghan, el cruel Abdul Rachid Dostom, cuyas "columnas infernales" devastaban Afganistán en nombre del dictador rojo Najibullah antes de su alianza con el comandante Massoud, huyó a Uzbekistán. En Mazar-i-Sharif, el general Mohammed Atta, que había jurado luchar hasta la muerte, también huyó a un destino desconocido. El nuevo mundo, el que los reemplazará, está formado por completos desconocidos. “Ni siquiera sabemos quién es el verdadero líder de los talibanes. ¿Es el mulá Haibatullah Akhundzadeh, experto en cuestiones judiciales y religiosas? ¿O Yakoub Omar, el hijo del fundador de los talibanes? ¿O Abdoul Ghani Baradar, cofundador de los talibanes? ¿O Sirajudiin Haqqani?", pregunta Frédéric Roussel. No sabemos si serán más o menos radicales que sus predecesores. Y no sabemos cuáles serán sus relaciones con los países que aspiran a ser los nuevos padrinos de Afganistán y que reemplazarán a los Estados occidentales. En particular, Pakistán, China y algunos Estados del Golfo. Pero lo que no ha cambiado es el miedo de los habitantes de la ciudad hacia los nuevos dueños del país. Ya, en muchas tiendas, se hacen esfuerzos para borrar todas las imágenes femeninas en ventanas y paredes.

Texto original en francés:

La extrema derecha agita el fantasma de una nueva crisis migratoria que despierta temor entre los líderes europeos

La extrema derecha agita el fantasma de una nueva crisis migratoria que despierta temor entre los líderes europeos

Más sobre este tema
stats