La portada de mañana
Ver
La inflación también vota en las europeas

Lo mejor de Mediapart

Las trágicas vacaciones de los servicios de inteligencia franceses

La policía vigila en la avenida de los Campos Elíseos de París (Francia).

No se trata de una falla, sino de todo un boquete. A raíz de las revelaciones realizadas por Mediapart, el 4 de enero, relativas al fallo en la la dirección de los servicios de inteligencia de París, en el atentado cometido en julio de 2016 en Saint-Étienne-du-Rouvray, Le Canard enchaîné en su edición del miércoles revelaba “los tres errores de los servicios antiterroristas”. El semanario satírico, que cita un informe de la Inspección General de la Policía Nacional del 14 de enero de 2018, asegura que no fue uno, sino tres los servicios de inteligencia que vigilaban a uno de los asesinos del padre Jacques Hamel la semana anterior al atentado...

El caso es complejo y peliagudo para la lucha antiterrorista francesa.

El 11 de junio de 2016, Adel Kermiche crea el canal Haqq-Wad-Dalil en Telegram. A sus apenas 19 años, este normando, nacido en el seno de una familia sin problemas, responde al pseudónimo de @Jayyed y tiene como avatar una foto de Abou Bakr al-Baghdadi, el autoproclamado califa del Estado Islámico.

Kermiche ya es, según la jerga policial, “una figura conocida en el mundo del islamismo radical en la región de Ruán [noroeste de Francia]. En dos ocasiones, en marzo y en mayo de 2015, trató de desplazarse a Siria. Fue detenido en Turquía y permaneció encarcelado, a su regreso a Francia, durante 10 meses en Fleury-Mérogis, donde frecuenta a yihadistas experimentados.

En marzo de 2016 quedaba en libertad bajo vigilancia y debía llevar una pulsera electrónica. Pasa los días en Telegram, donde publica en un mes 118 fotos, tres vídeos, 29 documentos, 89 mensajes de voz y 89 enlaces de acceso libre. Habla de sus dos intentos fallidos de desplazarse a Siria, de su arresto en Alemania, de la pulsera electrónica que debe llevar desde entonces. Incluso invita a sus seguidores residentes en la zona a asistir a los cursos que ofrece lunes, martes y jueves en una mezquita en “Saint-Étienne-du-Rouvray”.

En una nota de voz de 7 minutos y 20 segundos de duración aboga por atacar iglesias. Con un cuchillo, se vanagloria, “de que podría cometer una carnicería cortando dos o tres cabezas”. “Especialmente sensible a este objetivo, incitaba a sus seguidores a hacerse con armas para llevar a cabo ese tipo de ataques”, según un informe de la Policía Judicial sobre el asesinato del padre Hamel.

El martes 26 de julio por la mañana, Adel Kermiche y su cómplice, Abdel-Malik Petitjean, irrumpen durante la celebración de una misa en la iglesia de Saint-Étienne-du-Rouvray y apuñalan hasta la muerte al padre Jacques Hamel, de 85 años, hiriendo gravemente a un feligrés de 87, antes de ser asesinados por las fuerzas del orden.

Un año y medio después del atentado, Mediapart, socio editorial de infoLibre, revelaba el 4 de enero que la Dirección de Inteligencia de la Prefectura de Policía de París tenía conocimiento de los mensajes de Kermiche desde la semana anterior al asesinato del religioso y que trató de ocultar el error en las horas posteriores al atentado. A raíz de la publicación de nuestro artículo, la Fiscalía de París abría una investigación preliminar de los responsables de “falsificación”, “uso de documentos falsos” y “alteración de documentos para facilitar el descubrimiento de un crimen o de un delito o la búsqueda de pruebas por parte de una persona que contribuye con sus funciones a desvelar la verdad”. Delitos penados con cinco años de cárcel y 75.000 euros de multa.

Esta encuesta confiada a la IGPN ya ha permitido confirmar lo esencial de nuestras revelaciones –excepto el intento por ocultar lo ocurrido, como se verá–. Un ciberpolicía de la DRPP redactó una nota sometida a aprobación por parte de sus superiores para que sea transmitida a la DGSI, autoridad competente en el caso puesto que Kermiche vivía en la región de Ruán, fuera de la zona de influencia de la DRPP. Esta nota, del 22 de julio de 2016, a la espera de obtener el visto bueno antes de ser remitida eventualmente a los demás servicios de inteligencia, queda en la DRPP. Cuatro de los responsables policiales que debían firmarla están de vacaciones, el quinto desbordado.

Le Canard enchaîné ha tenido acceso al primer informe de la IGPN, dedicado a nuestras relevaciones. Además de confirmar la información de Mediapart en los puntos mencionados, ese informe contiene dos informaciones incendiarias para la lucha antiterrorista: otros dos servicios de inteligencia vigilaban a Adel Kermiche.

Dos agentes de la Dirección de Inteligencia Militar (DRM) se habían infiltrado también en el canal de Telegram y habían redactado tres notas, los días 22, 25 y 26 de julio por la mañana. Las tres habían sido transmitidas también a la célula Allât –por el nombre de una diosa preislámica–, encargada de la coordinación de la lucha antiterrorista y adscrita a la Dirección General de Seguridad Interior (DGSI). “La primera nota redactada un viernes, víspera de un fin de semana estival no se lee enseguida. Tampoco la segunda. Cuando, el martes 26 de julio por la mañana, el representante de la DRM en la Allât tiene conocimiento de los tres documentos recibidos en su correo, es demasiado tarde”, escribe Le Canard enchaîné.

Además, tal y como han publicado diferentes medios de comunicación, el servicio central de inteligencia territorial (SCRT), exservicios generales de inteligencia, también había alertado a Allât. Un ciberpolicía del servicio tuvo conocimiento del canal Kermiche el 20 de julio y redactado una nota, transmitida a los demás servicios el día siguiente. En esta nota se dice, “un tal Jayyed insta a cometer atentados en Francia sobre todo en lugares de culto y ofrece una imagen poco clara del sospechoso”, dice Le Canard enchaîné.

Una figura conocida del islamismo radical

Tres servicios estaban tras la pista de Adel Kermiche, “figura conocida del islamismo conocido radical en la región ruanesa” y portado de una pulsera electrónica. Pero esto no bastó para impedir que pasara a la acción.

Y eso no es todo. En las horas posteriores a la publicación del artículo de Mediapart, el 4 de enero, Jean-Charles Brisard, presiente del Centro de Análisis del terrorismo, publicaba un tuit que pasaba relativamente inadvertido que revelaba que “un vigilante” había alertado en la noche del 18 al 19 de julio de las “intenciones de Adel Kermichela plataforma Phraros. Esta plataforma está gestionada por la Policía Judicial y tiene por misión recabar y redirigir hacia los servicios adecuados las denuncias efectuadas por particulares y los proveedores de acceso. Jean-Charles Brisard se preguntaba en su tuit por el tratamiento dado a esta denuncia.

 

Mediapart se entrevisto hace diez días con el vigilante que denunció Pharos.

El hombre, que pide que su identidad se mantenga en el anonimato, es de perfil bajo. “Unos amigos y yo tuvimos acceso al contenido de su canal de Telegram pero no lo tomamos en serio. Hacía audios interminables, se significaba mucho, iba detrás de las chicas. No lo imaginábamos maduro como para pasar a la acción”. Pese a todo denunció, aunque desconoce la repercusión de su denuncia.

Por último, hay que recordar que los servicios de inteligencia iban, al mismo tiempo, detrás del cómplice de Kermiche. Abdel-Malik Petitjean envió el 19 de julio a Rachid Kassim, de la maquinaria propagandística del Estado Islámico en Mosul, en Irak, un vídeo en el que amenazaba a cara descubierta a Francia de nuevos ataques en respuesta a los bombardeos en Siria. Los servicios secretos americanos se hicieron con este vídeo y confíaron su contenido a sus homólogos franceses. El 22 de julio se realizó una difusión nacional de este vídeo entre todos los servicios policiales, “con el objetivo de identificar a su autor”.

En la ficha de denuncia, que lleva por nombre “Amenaza contra el territorio nacional”, de cuya existencia reveló RTL y cuyo contenido ha dado a conocer Le Monde, precisa: “El individuo [...] estaría dispuesto a participar en un atentado en territorio nacional. Todo apunta a que ya está presente en Francia y puede actual solo o con otros individuos. La fecha, el objetivo y el modus operandi de estas acciones se desconocen en estos momentos. Hay investigaciones en curso para identificar y localizarlo”.

Faltaban cuatro días para el asesinado del padre Hamel, pero nadie reconoce a Abdel-Malik Petitjean en el vídeo. Sin embargo, éste forma parte de los fichados S. Como reveló Mediapart, el oficial de inteligencia encargado de su seguimiento en la delegación local de la DGSI con base en Savoya, donde vive el fichado S, está de vacaciones.

De modo que la DRPP, la DRM y el SCRT vigilaban el canal de Telegram de Adel Kermiche. Un particular denunció esta cuenta a las autoridades. Y los servicios secretos norteamericanos habían alertado a sus homólogos franceses de la amenaza inminente que representaba un hombre entonces no identificado y que iba a convertirse en el segundo asesino del padre Hamel. Se tienen todas las informaciones necesarias, pero en el sopor de finales de julio, no pasa nada. Los servicios de inteligencia están de vacaciones o funcionan al ralentí. ____________

Francia y Alemania piden "forzar" a empresas de Internet a cooperar con los países en casos de terrorismo

Francia y Alemania piden "forzar" a empresas de Internet a cooperar con los países en casos de terrorismo

Traducción: Mariola Moreno

Leer el texto en francés:

Más sobre este tema
stats