LAS CONSECUENCIAS DE LA GUERRA EN UCRANIA

España confía a la industria la rebaja del consumo eléctrico que ha aprobado Bruselas

La comisaria europea de Energía, Kadri Simson, y la ministra de Asuntos Económicos e Infraestructuras de Estonia, Riina Sikkut, llegan a la reunión del Consejo Extraordinario de Transporte, Telecomunicaciones y Energía en Bruselas.

El Consejo Europeo dio luz verde este viernes a establecer una reducción obligatoria del consumo eléctrico del 5% durante las dos horas y media de mayor demanda del día, una normativa que España espera cumplir a través de la reducción de la demanda de energía en la industria, principalmente en aquellas fábricas que tienen un consumo intensivo de electricidad. 

La ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, afirmó este viernes en Bruselas que el Gobierno aprobó la semana pasada el mecanismo de interrumpibilidad de la demanda para poder hacer frente a la nueva normativa de Bruselas. Se trata de un mecanismo que ofrece a las fábricas que más energía necesitan –como la textil, la química o el papel– acogerse de manera voluntaria a un sistema de reducción total o parcial del consumo eléctrico, y a cambio ser remuneradas por el Gobierno por las pérdidas ocasionadas. Este sistema, con algunas variantes, funcionó en España hasta julio de 2020, y permite al regulador eléctrico reducir rápidamente el consumo de luz en España –en tan solo 15 minutos– para evitar generar electricidad con centrales contaminantes y caras. 

"El objetivo es que Red Eléctrica pueda contar con más flexibilidad y pueda aplanar los picos de demanda para no tener que buscar soluciones más caras para garantizar el suministro a los demandantes", explicó Ribera este viernes tras la reunión con los ministros europeos de Energía. También adelantó que espera que el nuevo mecanismo esté disponible a principios de noviembre

La ministra también afirmó este viernes en Bruselas que los técnicos del Gobierno español estudian ya la nueva normativa del Consejo Europeo para adaptar a ella la regulación española y cumplir con el objetivo fijado. En todo caso, volvió a descartar que la reducción obligatoria de la demanda vaya a afectar a los hogares, quienes solo se enfrentarán a recomendaciones de para consumir energía de una manera más eficiente. "En la medida en que el conjunto de España reduzca su consumo eléctrico, dejaran de ser necesarias la entrada de las tecnologías más caras y eso nos ayudará a abaratar la factura", añadió.

A estas medidas se suma el decreto aprobado por el Gobierno en agosto que limita la temperatura de la calefacción este invierno a un máximo de 19 grados y obliga a apagar los escaparates y el alumbrado de edificios públicos durante la noche. También se esperan próximamente nuevas medidas de reducción del consumo de energía en el Plan de Contingencia que enviará el Ejecutivo el próximo martes a Bruselas, donde se propondrá, entre otras medidas, una revisión del alumbrado público para extender el uso de bombillas led en los municipios. 

Una legislación flexible

Bruselas ya acordó en julio una rebaja obligatoria del consumo de gas y fijó metas para rebajar las compras de petróleo ruso, pero hasta ahora había evitado legislar para forzar a una rebaja del consumo eléctrico a sabiendas de que levantaba asperezas en varios gobiernos europeos. 

En España, por ejemplo, Teresa Ribera había expresado en los últimos días y de manera pública su rechazo a la propuesta inicial, y pedía flexibilidad para países como España que no dependen del gas ruso que llega a través de tuberías. La titular de Transición Ecológica aseguraba que el plan original proponía una "destrucción de la demanda" y desincentivaba las políticas de electrificación que buscan reducir el consumo de combustibles en la industria, los hogares y el transporte, y sustituirlos por motores eléctricos. 

Tal ha sido la presión sobre esta legislación, que desde que la Comisión Europea propuso someterla a votación hace dos semanas, ha sido descafeinada reunión a reunión para terminar redactándose a gusto de los 27 miembros y ha sido sometida a numerosas excepciones que flexibilizan el cumplimiento del recorte en la demanda de luz.

Por ejemplo, inicialmente la reducción fija del consumo del 5% era mensual, pero finalmente será aplicará la suma total de los cuatro meses en los que la legislación estará vigente, de manera que se podrá desplazar el ahorro a los meses con temperaturas más suaves. También se permite a los gobiernos que la rebaja de la demanda de luz se concentre en periodos más cortos del día de hasta una hora, en lugar de las dos horas y media acordadas, si es capaz de alcanzar un ahorro similar.  

Aun así, el Consejo Europeo defendió este viernes que la legislación será igualmente efectiva, debido a que ataca el consumo en las horas de mayor demanda, aquellas que necesitan ser cubiertas con centrales contaminantes, caras y poco eficientes porque la producción eléctrica renovable y nuclear no es suficiente para abastecer el mercado. 

“Una reducción activa de la demanda de electricidad de al menos un 5 % durante las horas seleccionadas debería contribuir a un menor consumo de combustible y a un reparto más suave de la demanda a lo largo de las horas, lo que repercutiría en los precios horarios del mercado”, recoge el Consejo Europeo en su nueva legislación, que se aplicará del 1 de diciembre al 31 de marzo del año próximo. 

Las energéticas que pagarán por beneficios extra: Repsol y Cepsa los doblan, Naturgy gana un 48% más e Iberdrola un 35%

Las energéticas que pagarán por beneficios extra: Repsol y Cepsa los doblan, Naturgy gana un 48% más e Iberdrola un 35%

Más sobre este tema
stats