x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones

Zaida y la perplejidad

Francisco Martínez Laborde
Publicada el 10/03/2015 a las 06:00
He tenido la suerte o desgracia de ver la emisión de Salvados del pasado domingo 8 de marzo, en la que conocí detalladamente la historia del calvario de la capitán Zaida Cantera, y aun ahora, 12 horas más tarde, no puedo salir de mi perplejidad e indignación. Perplejidad al ver como una oficial del ejército, a todas luces una persona vital y honesta, con una carrera militar brillante, se ha visto obligada casi a la renuncia a pertenecer a ese cuerpo, del cual saldrá dañada psicológicamente. Perplejidad al saber que cuando recurrió a los tristemente famosos conductos reglamentarios en busca de la protección de su dignidad como persona y como miembro del ejército, no sólo se topó con una cobardía absolutamente impensable en militares de alto rango (los creía yo con más pelotas, perdóneseme la expresión), sino también con una actitud acomodaticia de sus superiores, que con tal de blindar su triste hoja de servicios, además de dejarla con el culo al aire (otra vez perdón) la han sometido a un acoso laboral digno de figurar en manuales de derecho del trabajo.

Y por supuesto indignación. Porque a esos coroneles y generales de pacotilla no los elegimos, pero al ministro del ramo sí. Y me resulta intolerable que el señor Morenés no sólo haya protegido a tales milicos (expresión muy americana que me viene como anillo al dedo), sin importarle un comino la suerte de Zaida, sino que además, en la tónica de este gobierno, no se molesta en dar la más mínima explicación al Parlamento ni a los medios (no sea que de paso le pregunten por los muchos millones de deuda que acumula su ministerio).

Y todo esto en el Día de la Mujer, para que después diga Cospedal que la izquierda le quiere robar el feminismo.

¿Cuál es la suerte de todo esto? Que ya conocemos un aspecto más (y van...) del pensamiento y política laboral, de igualdad, de defensa y de comunicación del partido gobernante. Mucho más ilustrativo que los cuentos chinos del presidente. A ver si los echamos ya. Tiene razón Zaida, a un ejército así mejor no pertenecer, y agrego: a un Gobierno así, mejor no dejarlo seguir.


Francisco Martínez Laborde es socio de infoLibre


Más contenidos sobre este tema




8 Comentarios
  • LosCristos LosCristos 12/03/15 20:45

    Una vergüenza que pasen estas cosas y que sigan los acosadores en sus sillones sentados o hayan ascendido y la víctima a tomar viento.  ¿Y el Rey para que está?

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Alfar Alfar 10/03/15 16:04

    A mí, a quién todavía me están dando arcadas, lo que también me extraña de manera extraordinaria, ha sido el silencio no sé si cómplice o no, de al menos los dos diarios que leo habitualmente. Uno es el País, y el otro es Infolibre. Menos mal que en éste, ha salido un socio a demostrar la indignación, el asco y la vergüenza, que ver lo que vimos el domingo, nos ha producido.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • AMP AMP 10/03/15 11:12

    Esta institución, así como la Iglesia no fueron limpiadas adecuadamente. Rémoras de la Transacción.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • christopher lee christopher lee 10/03/15 09:56

    ¡¡Yo soy el general, me gusta lavar mi honor con la sangre de los demás!!

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Jorge Cruz Jorge Cruz 10/03/15 09:50

    Me solidarizo con Zaida, pues los que tenemos a familia en el ejército sabemos algo de cómo funciona esa institución. No obstante, quiero señalar algo que me llamó la atención de Zaida: dijo que ella también había sido cobarde en otras ocasiones, en referencia a cuando eran otras integrantes del ejército con menor rango las que sufrían abusos por parte de superiores.Según sus propias palabras, ella pensaba: "Eso lo hará con las soldados, pero yo, que soy un oficial...". Me parece honesto que lo reconozca, pero el haber callado cuando otras sufrían abusos le resta autoridad moral para criticar el silencio de otros militares de alto rango en su caso. Condeno este caso y todos los que no han salido a la luz, pero lo de Zaida me recuerda bastante a lo de Canal Nou. No podemos actuar solo cuando nos ocurren las cosas a nosotros. El silencio de las víctimas es el escondite del agresor.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    0

    0

    • MI15 MI15 10/03/15 12:11

      Demasiado duro con quien reconoce una culpa. No creo que sea este el momento ni el lugar para arremeter contra una actuación del todo noble por más que haya tenido momentos de flaqueza. ¿Quién es lo suficientemente valiente y fuerte como para enfrentarse, nada más llegar, a una institución del calibre del Ejército, podría mencionar aquí también a la Iglesia o incluso a la Justicia, contra los jefes que la gobiernan? Vemos los desastrosos resultados de los enfrentamientos justos de esos valientes contra la jerarquía. Mientras lo lamentamos, ¿qué hacemos? Habrá muchos que incluso, y a pesar de las evidencias, vuelvan a votar a quienes consienten semejantes abusos

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      0

      0

      • Jorge Cruz Jorge Cruz 10/03/15 13:52

        No pretendo ser duro, pero cronológicamente las cosas sucedieron como sucedieron. Zaida no supo de esas formas de proceder de sus superiores con algunas soldado siendo ella misma soldado, sino que lo supo siendo capitán; y una capitán no es una recién llegada al ejército. Su reacción, reconocido por ella misma, fue la de pensar que a ella eso no le sucedería por ser oficial, ergo es una muestra de que por aquel entonces le daba lo mismo que les sucediera a otras. Es honesto que lo reconozca y se arrepienta de ese error, y hablando de ello no pretendo ponerle un "pero" a la actitud valiente que muestra ahora. Solo pretendo destacar que esto es otra prueba más de que el silencio solo le hace un favor al agresor, al ladrón o al corrupto, y que es un autoengaño que no nos garantiza que no vayamos a ser las próximas victimas en un futuro. Nos han individualizado demasiado como sociedad.

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        0

  • BASTE BASTE 10/03/15 09:06

    Una secuela más de la TRANSACCION.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

 
Opinión