X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Librepensadores

Demócratas racionales contra el populismo


Carlos Villanueva Castro Publicada 10/04/2015 a las 06:00 Actualizada 09/04/2015 a las 22:38    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 11

Este 9 de abril, publica un nuevo artículo en El País, el "periódico progre", que trata de cuestionar la legitimidad política de Podemos (y de paso la de Artur Mas, dos pájaros de un tiro). El artículo, titulado Populismo contra Democracia, es interesante porque el autor, el profesor de Derecho Constitucional Francesc de Carreras, dice muchas cosas ciertas, al menos bajo una determinada concepción del populismo que va más allá del uso coloquial y peyorativo. Su caracterización se asemeja mucho a la que el ya fallecido filósofo Ernesto Laclau propuso, autor que abiertamente los líderes de Podemos han considerado como inspirador. El populismo es una forma de articulación de discursos y constitución de comunidades políticas basada en la unificación de demandas políticas diversas que comparten un enemigo común, ya sea la oligarquía en los casos en los que hablamos de populismos de izquierda, o incluso los inmigrantes, como para populismos de derecha como el que presenta el Frente Nacional francés. Lo que es totalmente falaz es considerar el populismo precisamente como lo opuesto a la democracia o como conducente a modelos totalitarios. Aunque sí sea cierto que su carácter amalgamador y su afán por construir mayorías sociales pueden conducir a ello, no es una condición necesaria.

El rechazo de una retórica liberal que habla de individualidades libres, sustituido por discursos que defienden la unidad, "el pueblo" y lo valores compartidos, no supone que estos valores sean inamovibles y de militancia obligatoria, o que no se fundamenten en los principios clásicos del liberalismo y republicanismo como son la libertad, la igualdad y la fraternidad. Querer reformar la Constitución o la estructura del Estado no es antidemocrático, más bien, la apertura a tales posibilidades es lo democrático. Asimismo, cuestionar en defensa de los intereses de una mayoría social, las élites u oligarquías, que obviamente juegan un papel fundamental en los derroteros de la política, no supone cuestionar los contrapesos institucionales, la separación de poderes o los controles democráticos. Más bien, de nuevo, lo contrario.

Que el populismo apela a las emociones es tan cierto como que jamás ningún político ha ganado unas elecciones sin hacerlo, incluso el sesudo Gabilondo emociona y se dirige a prejuicios y sentimientos con la imagen del retorno de un nuevo "viejo profesor". Que el populismo quiere hacerse con el poder institucional es tan cierto como que la política siempre ha ido de eso, ¿o acaso el PP no tiene el poder de legislar y aplicar leyes sin consenso porque las urnas le dieron un cheque en blanco?

Lo peor de todo es el uso de una concepción teórica de la democracia liberal, que en la práctica no se realiza, para cuestionar y deslegitimar nuevas propuestas con fuerza, calificándolas como externas a ese modelo teórico del que se parte. Francesc de Carreras dice que la democracia es esencialmente un complejo entramado de decisiones tomadas tras un proceso de diálogo racional y público. Tras este pretexto habermasiano se oculta todo el elemento de lucha por el poder, retórica, imposiciones y enfrentamientos que la política es, más allá de una mirada "buenista" o "ética", más allá de lo que los libros de filosofía política liberal nos dicen sobre lo que la política debiera ser. Así se obvia que las fuerzas políticas que nos han gobernado no se han guiado por estos supuestos de diálogo racional y público, antes bien, apelan a los sentimientos o a enemigos comunes tanto como lo hace el populismo. Es más, ¿no es acaso el populismo el enemigo de la gente de bien que escribe en El País o vota a los partidos de orden? Sus decisiones son tan irracionales y emocionales como las ajenas, pero vienen con un barniz de legitimidad racional que esconde lo que comparten con sus adversarios. Si para el populista la "casta" es el mal radical, ¿no es el populismo el mal radical para estos demócratas racionales?

Es llamativo que los defensores de un modelo de democracia basado en el diálogo y la búsqueda de consensos dediquen sus esfuerzos a atacar de raíz otras propuestas políticas que sí asumen de forma explícita que los valores predominantes no son principios racionales universales, sino principios hegemónicos en disputa, y que la política contiene necesariamente también los ingredientes de lucha y estrategia, incluida, en la práctica, la política democrática liberal.



Carlos Villanueva Castro es socio de infoLibre
Relacionados


Hazte socio de infolibre



11 Comentarios
  • viaje_itaca viaje_itaca 10/04/15 16:44

    Magnífico artículo. Hablan de racionalidad cuando lo que quieren es quitarse del medio la competencia. Lo de El País pasa de vergüenza, con este señor que vino a llenar la baja en su elenco de periodistas de Hermann Terstch.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Lunilla Lunilla 10/04/15 11:58

    Populismo...¡Si!..Ese libro de magia, cuya encomienda intentan algunos con notable falta de escrùpulos aplicarnos con demagogia y disimulo; ¡Si! ese libro  cuya lectura no es patrimonio de unos pocos elegidos; Tal y como es creencia de esos pocos, ej. el Gurù de Podemos  Ernesto Laclau- (fallecido hace un año ha). ¡no!..¡no!..esos textos son ya sobradameente conocidos. En ese anzuelo podran picar... algunos..? Muchos.....? ¡quiza! pero el enganche no serà duradero. Molete

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Lunilla Lunilla 10/04/15 09:34

    Leer, al igual que escribir;  es saber entrar es saber entrar en comunicaciòn  con los grandes pensadores de todos lo tiempos; Leer es antes quee nada, establecer un dialogo con elo autor,  comprender sus pensamientos, descubrir sus propòsitos, hacerle preguntas y tratar de hallar las respuestas en el texto; Leer  es tambien reelacionar, criticar o, superar las ideas expresadas; no implica aceptar tàcitamente cualquier proposiciòn , pero mexige del que  va a criticar u ofrecer otra alternativa una comprensiòn  cabal de lo que està valorando o cuestionando y viceversa. Molete.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Lunilla Lunilla 10/04/15 09:12

    Actualmente gran parte de  la informaciòn (ademas de la que estamos utilizando en este momento) la recibimos mediante fuentes escritas; Periodicos,  revistas, recibos,  solicitudes, propagand, carteles etc. etc. Esto nos obliga a interactuar con los textos para comprenderlos para comprenderlos e interpretarlos y, sobre todo utilizarlos en las  diversas actividades de nuestra vida. Molete

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Rosenstock Rosenstock 10/04/15 09:11

    Brillante artículo. Y necesario.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Antonio Roca Antonio Roca 10/04/15 09:05

    Usted no deslegitima en nada el articulo de De Carreras, ni contrapone un solo argumento racional, mas alla de argumentar desprestigiando al oponenete. Lo que Carreras (y cualquier democráta) ataca es la pretensión de que la representación del pueblo y la gente se la apropien unos (Podemos) llamando a los de fuera casta. Tan pueblo, en la democracia, es un ciudadano que apoya a Podemos, como uno que apoya al PSOE, como uno que apoya al PP o UPD O IU. Esa apropiación totalitaria del pueblo como un ente que solo se puede resolver en el interior de un Partido (Podemos) y no en el interior del Estado democrático, esa apropiación teorica es una muestra de totalitarismo. Todos los demás partidos democráticos reconocen que son y representan una parte del pueblo, ni mas ni menos que los votos que tienen. Solamente Podemos, y tambien como dice Francesc el nacionalismo fanático catalán, pretenden ser EL PUEBLO, suplantando la libertad e igualdad de todos y cada uno de los ciudadanos.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 3 Respuestas

    0

    0

    • Rosenstock Rosenstock 10/04/15 09:18

      Me da la sensación de que usted no se ha leído el artículo, o no lo ha entendido. Lo de "el pueblo" lo explica perfectamente en el segundo párrafo y subsiguientes. Además, me parece que el sr. Villanueva no está atacando en ningún momento a su oponente y, además, más allá de las ironías de "el diario progre" y demás, absolutamente entrecomillables, me parece que le trata con sumo respeto. En fin, recomiendo que respire hondo, se tome una tila, relea el artículo y trate de entender los argumentos allí vertidos sin adoptar el tono hooligan de su respuesta.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 2 Respuestas

      0

      0

      • Antonio Roca Antonio Roca 10/04/15 09:36

        No he tomado tila, pero he releido el artículo y lo he entendido perfectamente a la primera. No contradice nada del que el Sr Carreras y yo, por mi cuenta, digo. El peligro de apropiarse de la palabra pueblo para tirarselo a sus rivales a la cabeza y transformar el pueblo, que es el conjunto de ciudadanos libres e iguales, cada uno con sus pensamientos y sus intereses dispares, transformandolo en EL PUEBLO, así con mayúsculas, del que Podemos (o los nacionalistas catalanes) en su interior como partido son los que lo definen, es que esa propiación es totalitaria. No es democrática. Ayer mismo el Sr Iglesias decía que ellos no son politicos sino ciudadanos en la política. ¿Sabe cual es la denominación de Político? Pues ciudadano en política. Como lo son los dirigentes del PP, los de UPyD, Los de IU, los del PSOE y como lo son tambien los de Podemos. Políticos son todos y pueblo somos todos los ciudadanos plurales y distintos. La apropiación de Pueblo por Podemos es totalitaria.

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 1 Respuestas

        0

        0

        • Lunilla Lunilla 10/04/15 09:59

          ¡Si Señor! Antonio Roca, estoy totalmente de acuerdo con su exposiciòn,-parafraseando con enfasis las ocho ùltimas palabras del texto.  El populismo apela a la expresiòn Pueblo para construir su poder, solo busca su pensamiento y extructura en la denuncia constante de "los males que eencarna la clase polìtica"; Los bienes populistaas se presentan a si mismo como redentores de los humildes: El termino Populismo tiene sentido peyorativo, ya que urge a medidas politicas que  no buscan el  bienestar o el progreso de un Pais, sino que trata de conseguir la aceptacion de los votantes sin importar las consecuencias. Molete

          Responder

          Denunciar comentario

          0

          0

  • Lunilla Lunilla 10/04/15 08:59

    Normalmente todos estamos dispuestos a creer aquello que nos gustaria que fuera cierto, una creencia no es simplemente una  idea mque la mente posee, es una idea que posee a la mente, por esa causaa hay mucha gente que no cree en nada, pero que tiene miedo de todo, solo aceptamos creer lo que se acomoda a nuestros deseos. El corazoòn del hombre necesita creer en algo, hasta puede llegar a creer mentiras cuando  no encuentra verdades que creer.  Molete.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Angels Angels 10/04/15 08:43

    Corremos el grave peligro de pasar de una sociedad con politicos-funcionarios a otra de funcionarios-politicos. Muy respetable pero sin una idea clara de la verdadera sociedad civil de trabajadores y empleados de empresas privadas. No es lo mismo y es un grave peligro no tenerlo en cuenta.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

Lo más...
 
Opinión
  • Muros sin Fronteras Ramón Lobo Ramón Lobo

    La Internacional del Odio

    La mayoría de los atentados yihadistas en Europa los han cometido ciudadanos europeos. Las propuestas de cerrar las fronteras son inútiles. Es un hagamos algo porque no sabemos qué hacer. Son inútiles porque los terroristas no vienen de fuera, están dentro, han nacido aquí.
  • En Transición Cristina Monge Cristina Monge

    Sin garantías no hay democracia

    La democracia, compleja y resbaladiza como ella sola, puede nombrarse y apellidarse de muchas maneras, pero todas tienen un elemento común: la articulación de un sistema de poderes y contrapoderes que actúan como garantía.
  • Cobarde con causa Juan Herrera Juan Herrera

    El wéstern, género de Trump

    El día que Trump, Kim-Jong-un o Maduro no hacen un duelo de pistoleros tuiteros, en el telediario hay un sheriff corrupto o un juez prevaricador.
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre