X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Librepensadores

El miedo y la dominación

Natividad Pérez Publicada 30/04/2017 a las 06:00 Actualizada 29/04/2017 a las 18:35    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 10

La situación ideal para un sistema totalitario es no tener que ejercer violencia sobre los ciudadanos de forma constante para imponer sus deseos, contrarios a los intereses comunes. Por dos razones fundamentales. Primero, el ejercicio permanente de la violencia supone un enorme gasto material y humano, lo que reduce los beneficios de la minoría que sostiene el propio sistema. En segundo lugar porque la violencia se autoalimenta de forma exponencial y escapa del control del que la pone en marcha, llegando a producir daños en los que la generaron.

La variedad de métodos para conseguir, a largo o corto plazo, esta situación “ideal” es considerable, pero son dos los que por su efectividad se encuentran en la más rabiosa actualidad: la desinformación y el miedo.

La desinformación se puede conseguir por ocultación de información, exceso de datos, resaltar lo fútil, información contradictoria, etc. Para transmitir cualquiera de estos tipos de información se necesita controlar los medios de comunicación. El control es más efectivo si existe una aparente pluralidad, porque se genera una falsa contradicción entre la pluralidad de canales y la información única. El caso de España, por ejemplo, los grupos de comunicación se encuentran en manos de la oligarquía aunque se traduzcan en grupos empresariales con distintas siglas –Prisa, Vocento, Iglesia católica, etc.- La apariencia de pluralidad oculta una visión única e interesada de la realidad. Se añade que los medios públicos de información, que deberían dar una imagen plural de la realidad para reflejar a la propia ciudadanía, son también puestos al servicio de la oligarquía para que transmitan la misma información que sus propios medios. Se crea una “realidad” que se impone por la uniformidad de lo que se cuenta. Pero ésta no coincide con la que el ciudadano percibe y se consigue generar en él la base para el miedo, la inseguridad.

Seguimos con nuestro país. Moverse en una “recuperación económica”, publicitada por los medios de comunicación, que no se traduce para el ciudadano en mejora de su salario, capacidad adquisitiva o seguridad laboral, conduce a una vida fantasmal en la que la información oficial te insta a un tipo de actuación que tu situación no te permite. Puede que mañana pierda el trabajo o que me bajen el sueldo. El futuro se presenta como un abismo al que hay que estar permanentemente asomado padeciendo vértigo. El miedo a la vida hace a los ciudadanos sumisos, esclavos que se reprimen para evitar cualquier castigo que les conduzca a una situación peor que aquella en la que se encuentran.

El siguiente paso, utilizando los medios de comunicación, es convencerlo de que en cualquier momento puede morir víctima de un atentado. Sus verdugos se identificarán con individuos tan explotados como él mismo, pero a los que puede identificar como los otros –extranjeros, ciudadanos de otras razas o credos-. A éstos se les hace responsables de su pérdida de trabajo, de la necesidad de control sobre él mismo, de la reducción o eliminación de sus derechos. Poco importa que la probabilidad de morir en atentado sea inferior a la de morir por otras causas en la sociedad actual. Se ha producido el paso al terror, la interiorización del control se ha alcanzado. Tenemos al ciudadano que no actúa por miedo, que presencia la injusticia sin denunciarla o reprobarla, el perfecto ciudadano de la sociedad totalitaria.
___________________

Natividad Pérez es socia de infoLibre


Hazte socio de infolibre



10 Comentarios
  • paco arbillaga paco arbillaga 02/05/17 13:03

    Diría que el sistema no necesita controlar los mass media pues estos son el sistema, forman una parte principal de él, son sus voceros mediáticos. Diferente es controlar los medios públicos: TV, radio, revistas y que ahí si pueden los gobiernos de turno intervenir a su conveniencia. Otra forma que dispone el Gobierno para domesticar a los medios rebeldes es no darles publicidad institucional con lo que eso implica de pérdidas de ingresos. Por lo demás estoy de acuerdo con lo que se expone en este escrito y que por otra parte es lo que siempre he conocido que hace el poder para tener acongojada a la ciudadanía. La novedad actual es que el poder dispone de muchos más medios para lograr sus objetivos de sometimiento lo que parece una contradicción puesto que también disponemos de medios que nos informan verazmente de lo que pasa. Quizás haya una buena parte de la ciudadanía a la que no haga falta asustar pues también a ese grupo de personas les gusta imponer su visión de la vida a las demás. Osasuna y República Libertaria.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • MASEGOSO MASEGOSO 02/05/17 10:32

    Ha descrito Ud. el futuro tal cual lo tienen programado. Sólo falta, para su total control del ser humano, la implanación de un chip bajo la piel y seremos zombies trasladables de un lugar a otro, según su antojo. La conversión al nuevo sistema de esclavitud lo hemos visto reflejado en el cine de ciencia ficción ; pero ya ve, no es ficción es la realidad que nos espera. Gracias por su artículo. Cordiales saludos.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    0

    • paco arbillaga paco arbillaga 02/05/17 13:06

      Sí, tu da ideas y verás cómo en cuatro días nos chipean a todos aunque no sé si es necesario que lo hagan pues a través del móvil, ordenador y cámaras urbanas estamos más que controlados. Osasunaaaaaa, lagun!

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • Sancho Sancho 01/05/17 01:10

    ¡¡Ufff, qué excelente análisis!! ¡¡Enhorabuena, señora!.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • AMP AMP 30/04/17 17:57

    Excelente. Tal cual lo expones Nati

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Isabelle0651 Isabelle0651 30/04/17 17:49

    Muy bien argumentado, Natividad. Se agradecen escritos como este, que ponen el dedo en la diana sobre la dominación y la violencia del totalitarismo. 

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Juanjo Seoane Juanjo Seoane 30/04/17 13:32

    Me ha gustado

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • vianero vianero 30/04/17 13:26

    Asustado, desinformado y programado desde parbulitos para consumir bazofia (en el hiper, en la tele, en elvestadio

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Libertario Libertario 30/04/17 12:07

    Le felicito. Describe usted la realidad que vivimos de manera lúcida. Gracias por ello. Salud y República

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Fumona Fumona 30/04/17 09:56

    Clavado

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

Lo más...
 
Opinión
  • Muros sin Fronteras Ramón Lobo Ramón Lobo

    La Internacional del Odio

    La mayoría de los atentados yihadistas en Europa los han cometido ciudadanos europeos. Las propuestas de cerrar las fronteras son inútiles. Es un hagamos algo porque no sabemos qué hacer. Son inútiles porque los terroristas no vienen de fuera, están dentro, han nacido aquí.
  • En Transición Cristina Monge Cristina Monge

    Sin garantías no hay democracia

    La democracia, compleja y resbaladiza como ella sola, puede nombrarse y apellidarse de muchas maneras, pero todas tienen un elemento común: la articulación de un sistema de poderes y contrapoderes que actúan como garantía.
  • Cobarde con causa Juan Herrera Juan Herrera

    El wéstern, género de Trump

    El día que Trump, Kim-Jong-un o Maduro no hacen un duelo de pistoleros tuiteros, en el telediario hay un sheriff corrupto o un juez prevaricador.
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre