X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Librepensadores

La fuerza, el pueblo y la ley

Jesús Moncho Publicada 14/10/2017 a las 06:00 Actualizada 11/10/2017 a las 16:00    
Etiquetas
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 4

Después de cortar el cuello a Calígula emperador, la guardia pretoriana buscaba coronar un personaje que fuera pantalla o títere de sus imposiciones, personaje algo calavera, claro está, y que encontró en la persona de Claudio.

Claudio emperador, en su particular representación del drama, veía que sólo una fuerza igual o superior a los pretorianos podría anularlos o neutralizarlos. Pero, ¿dónde estaba?, ¿dónde encontrarla? Creyó que sí podía existir esa fuerza superior. Aunque la tuviera que crear él mismo. Tarea ímproba. Ordenó desecar las marismas y marjales que rodeaban Roma, para dar tierras que cultivar a los romanos, al tiempo que, antes de abrir las compuertas para dejar escapar las aguas hacia el mar, montaba el espectáculo jamás visto en la Tierra: un combate naval en vivo y en directo entre los condenados y forzados al trabajo para deleite de sus conciudadanos. Los contendientes saludaban a Claudio que presidía: «Ave, Caesar, morituri te salutant». Acababa de inventar aquello de «panem et circenses». El pueblo, doblemente contento por el espectáculo y por las tierras obtenidas, amó y siguió al emperador Claudio en todo lo que dijera e hiciera. La Guardia Pretoriana había sido vencida.

La fuerza, de ojos ciegos y mente obtusa, es un vector moral de inferior capacidad a la voluntad de un pueblo. Por mucho que la fuerza trate de imponerse, irremediablemente termina siendo superada por la expresión de la necesidad y la voluntad de la ciudadanía, que tiene y presenta un peso irrebatible, y que acaba informando y conformando los actos y actitudes de los gobernantes . El gobernante no puede ser insensible a las demandas de la gente. Debe adecuar su quehacer a lo que necesita y proclama el pueblo. Estamos hablando de lo que en las sociedades actuales se diría «Principio Democrático», el poder de la gente.

La ley, por tanto, es una emanación del principio democrático. Y, obviamente, no puede estar en contradicción con la voluntad de las gentes. Si así fuera, estaríamos ante un conflicto. Conflicto que sólo puede resolverse de dos maneras: una, a través de la expresión del principio democrático, es decir, la palabra, el diálogo y el consenso; y dos, el mantenimiento del estatus anterior a la manifestación de la voluntad de las gentes, es decir, la imposición por la fuerza de un estatus viejo contra lo nuevo. Diálogo o fuerza. La fuerza es un vector de inferior capacidad moral a la palabra, el diálogo y el consenso. Y, como todos sabemos, la marcha y ascenso de las sociedades reside en la constante transformación y adaptación a los nuevos tiempos, siempre de la mano de la voluntad libremente expresada y pacífica de las gentes.



Jesús Moncho es socio de infoLibre


Hazte socio de infolibre



4 Comentarios
  • JJJ JJJ 14/10/17 17:15

    Difícil reflexión la tuya, Irreligionproletaria. Entiendo que el que más tiene trata de subyugar a la mayoría, haciendo que seamos y deseemos ser consumidores o poseedores de algo aunque sea el fin del planeta. y la democracia. El artículo persigue poner sobre el tapete que la fuerza jamás solventará ningún problema, sólo lo tapará, lo pospondrá, lo envenenará. Atender e implicar a las gentes parece ser la vía racional y democrática.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    0

    • irreligionproletaria irreligionproletaria 14/10/17 18:44

      Disculpe, ¿difícil reflexión? Debo colegir: forma amable de calificar 'comentario confuso'?

      Salu2

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • irreligionproletaria irreligionproletaria 14/10/17 16:26

    Totalmente de acuerdo Moncho, si no fuera porque concibes 'las gentes y su libertad' por las definiciones pretéritas; anteriores al imperativo 'mercados y consumo'.

    Ya no entienden 'libertad' lo que tu, yo u otr@s, creemos. Por muchos que seamos, siquiera alcanzamos una parte de los 'votantes/consumidores'. No refiero 'consumo=cobertura de necesidades vitales y desarrollo propio y de la prole, sino como único objetivo para sentirse feliz; no 'son': 'tienen' cosas.

    Hoy, libertad se puede entender: Que la singularidad del 'tener' de cada quien, impere sobre el 'ser' del resto. ¿Crees que serviría Claudio y su filosofía?

    Por consecuencia: DDHH en cuanto no limiten la posibilidad de incrementar el beneficio de los que mas tienen; libertades civiles condicionadas al desarrollo, subrogando cualquier otro derecho, de los medios que fueran o fuesen, para defendernos del 'enemigo' ¿Quién es el enemigo? Uno que han fabricado los que mas tienen, para enfrentar a los que quieren tener con los que de todo carecen.

    Para ello, cientos de botas, aplastan el silencio de millones de zapatillas.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • vianero vianero 14/10/17 08:36

    Esta reflexión yo se la enviaría a la ministra guepardo (o era gallina africana?) a ver si tasca el freno a sus juguetes y los dedica en exclusiva a labores "humanitarias".

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

Lo más...
 
Opinión
  • Verso Libre Luis García Montero Luis García Montero

    Televisión de negro

    La manipulación partidista de los medios públicos de información es el signo más claro de la degradación democrática. Y en este sentido, como en todos, las actuaciones del PP son desoladoras.
  • La Mirada Internacional Fernando Berlín Fernando Berlín

    ¿Empieza el diálogo en Cataluña de una vez?

    El periodista Fernando Berlín analiza cómo ha reaccionado la prensa internacional a la investidura de Quim Torra como president de la Generalitat.
  • Muy fan de... Raquel Martos Raquel Martos

    La maldita Torrateca

    ¿En qué se parecen Aristóteles y Quim Torra? En nada. Uno lleva gafas y el otro no, uno tiene cuenta de Twitter y el otro no, uno reflexionó y el otro no... Muy fan de Quim el incontinente.
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre