X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Librepensadores

Intolerable

Mario Diego Publicada 31/10/2017 a las 06:00 Actualizada 31/10/2017 a las 13:48    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 3

Después de la ofensiva llevada a cabo por medio de la vía judicial y sobre todo por el envío de la Guardia Civil y Policía Nacional – con el apoyo del PSOE y de Ciudadanos – para reprimir todo acto de protesta; después de la detención de los dirigentes de la ANC y Ómnium, el Gobierno central decide dar un paso más –con el constante apoyo del PSOE y Ciudadanos– pidiendo al Senado la autorización de aplicar la intervención completa de Cataluña, asumiendo su control, después de haber destituido a los actuales gobernantes de la Generalitat, el propio Mariano Rajoy. Con esto, el PP finalizará así su ofensiva golpista comenzada en vísperas del 1-O.

Con tal demostración de fuerza, el PP está haciendo la demostración, por si alguien tuviera dudas todavía, de que no tienen el mínimo reparo en utilizar el aparato de Estado para recortar libertades y reprimir toda veleidad de contestación dirigida en contra de su política. Demostración de fuerza que ya lleva utilizando, con igual o mayor violencia, desde hace una década en contra de la clase trabajadora en su conjunto.

Decenas de miles de trabajadoras y trabajadores han sido y son reprimidos por ejercer su derecho a la huelga, por movilizarse en contra de los recortes, de las privatizaciones en el sector público, de la precarización y del empobrecimiento que a medida que pasa el tiempo gana cada vez más terreno entre las clases populares.

Esta escalada que representa el famoso artículo 155 de la constitución, PP, PSOE y Ciudadanos la justifican presentándose como los garantes de la democracia, de la ley y de la igualdad. En lo que se trata de los dos primeros –el último aún no ha tenido la oportunidad de hacerlo– lo menos que se puede decir es que no se atragantan con su cinismo. Sin tan siquiera pensarlo, han estado utilizando, alternativamente, el aparato de Estado: Justicia, Parlamento, medios de comunicación, voceros y políticos a sueldo, para tapar sus vergüenzas.

Este conflicto catalán, que se hubiese resuelto simplemente acordando el derecho democrático de decidir mediante un referéndum, como lo deseaban millones de catalanes, se ha transformado en un pulso para humillar a esos millones de catalanes en nombre de la sacrosanta Constitución, Constitución que cambian a la torera sin despeinarse y sin consultarlo con nadie, cuando les conviene.

Si no cabe la menor duda de que es necesario rebelarse en contra de la acción golpista que implica la aplicación del artículo 155 en Cataluña y reclamar la libertad para los detenidos, creer que la hipotética República catalana propuesta por Puigdemont y Junqueras sería la panacea, es olvidar, que éstos, como lo han hecho en el pasado Pujol o Mas, no dudarán en aliarse con el Gobierno central de turno cuando lo necesiten, para imponer a la clase trabajadora su dictado, incluso empleando a los Mossos d’Esquadra como ya lo han hecho, por ejemplo, durante el 15-M.

Los dirigentes nacionalistas catalanes encabezando el Gobierno de la Generalitat no se diferencian de los demás dirigentes políticos al servicio exclusivamente de su principal empleador: la burguesía. Su papel principal consiste en salvaguardar prioritariamente el interés de su empleador y una vez cumplido con este objetivo, lo que pueda ocurrir a las clases populares les importa un pepino.

La clase trabajadora debe ser consciente que cualquiera que sea el régimen político bajo el que se encuentre y cualquiera sea su nacionalidad, mientras los medios de producción estén en las manos de la burguesía, no le quedará más remedio que anteponer su independencia de clase y sus propias reivindicaciones para oponerse a la apisonadora que es el capitalismo.
_______________

Mario Diego es socio de infoLibre


Hazte socio de infolibre



3 Comentarios
  • Mario José Mario José 08/11/17 16:11

    Buenas tardes, gracias por leerme y por sus comentarios. Gracias también por coincidir sobre el fondo. Un saludo

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Migueledono Migueledono 03/11/17 01:02

    Muy bien explicado un fenómeno que, pese al tiempo transcurrido y a los formatos adaptativos con los que se presente, continúa siendo el mismo: antagonismo de clases.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • AMP AMP 31/10/17 09:08

    Mi aplauso, Mario.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.