x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Librepensadores

El neoprovincianismo

Fernando Pérez Martínez
Publicada el 10/08/2018 a las 06:00 Actualizada el 09/08/2018 a las 20:51
Facebook Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

Permítaseme el palabro para definir una realidad antigua entre la parroquia que gusta identificarse como de izquierdas, progresista y la la lá, la la lá, qué bonita es mi tierra, qué bellos los acentos con que escondemos nuestra frustración y nuestros complejos de inferioridad sin que apenas se nos note y, eso sí, después de los de mi pueblo que pase el resto, no faltaba más

La izquierda post-bolchevique, la que surgió con fuerza al amparo de la URSS en los años 30 y que mantuvo durante la mayor parte del siglo XX la ilusión de una superpotencia de izquierdas, democrática en la que la inteligencia y la justicia abrían la senda del progreso por la que transitaban los pueblos de los cinco continentes desprendiéndose de los residuos coloniales o imperiales de las metrópolis o de sus monarquías absolutistas, no ha conseguido levantar cabeza tras el baño de realidad con el que el político Mijail Gorbachov expuso al mundo la ficción en que habían transcurrido las vidas, ilusiones y aspiraciones de cuanto progresismo se levantó invocando el “sí se puede” de entonces, basado en la mentira que la propaganda comunista esgrimió frente a la no menos falsaria propaganda del sueño capitalista que agitaba banderas liberales yanquis desde la República Federal de Alemania.

Hasta llegar a la actualidad. En España, salvando la memoria de cuantas buenas personas fueron engullidas por la dinámica del ascenso de los sangrientos fascismos y sus secuelas, la izquierda se desagregó en caciquismos “buenos” y se hizo fuerte recurriendo a la demagogia de manual, blindándose en la patria chica, ya que en la patria gorda se había refugiado el derechismo de la criminal y corrupta dictadura nacional católica. Las lenguas romances que no prosperaron más allá de las hectáreas de las comarcas y cantones que aquí se dieron en llamar provincias, chapurreando un latín degenerado, se quieren convertir en hechos diferenciales que hacen irreconciliables e incompatibles a los pueblos, ignorantes otra vez, de que la unión hace la fuerza y que no tienen otro patrimonio que el futuro que sean capaces de construir juntos enfrentándose a monstruosas acumulaciones de poder “global”, a quienes la justicia, la equidad y, en definitiva, todo cuanto se oponga a que el pez grande se coma al pez chico le parece un ataque a sus sagradas libertades. Les da por retambufa cuanto ofrezca resistencia a imponer su fuerza bruta para aniquilar uno a uno los pueblos que se asentaron y consiguieron sobrevivir a la resaca del feudalismo que aún colea en la Península Ibérica.

Esa izquierda que la Guerra Fría derrotó fue barrida culturalmente y arrojada a los rincones en los que se le permite sobrevivir como agrupaciones folklóricas con más o menos ínfulas. Una de ellas, la principal, la más dolorosa, es la de simular que son una corriente política izquierdista de alguna entidad que ha descubierto su vocación regionalista y que por decisión propia no saldrá del terruño más que para cobrar las regalías propias del oportunismo parlamentario diseñado para que los partidos periféricos puedan también acceder a la cuota injusta que la coyuntura electoral les proporciona. Los grandes objetivos sociales que la libertaria izquierda demanda no entran en estas modestas y corrompidas aspiraciones de las minorías provincianas, tradicionalmente de derechas, mimadas con papel moneda por el sistema diseñado para desarmar a la izquierda real, la internacionalista, la que pretende dar a cada cual según sus necesidades y merecimientos, la solidaria, la emancipadora, la divulgadora de cultura, la desfacedora de entuertos… Provincianismos vergonzantes, es lo que se lleva.
____________________

Fernando Pérez Martínez es socio de infoLibre
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

8 Comentarios
  • Ambón Ambón 19/08/18 13:22

    Efectivamente, la izquierda política o es internacionalista o no es. Lo que no es óbice para que la izquierda en su vertiente cultural luche por conservar todas las manifestaciones culturales de antaño que nos ayudan a entender lo que somos hoy y ahí si hay que bajar al nivel local o al provincianismo que dice el autor.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • Inocencio XIV Inocencio XIV 11/08/18 11:17

    Es verdad. Qué empeño en hablar en castellano cuando la Humanisad entera podría utiiizar tan solo elchino mandarín, lengua mayoritaria. Manías de la gente. 

    Responder

    Denunciar comentario

    7

    5

  • Jorge Ulanovsky Getzel Jorge Ulanovsky Getzel 10/08/18 12:24

    Sr. Pérez Marínez. Valiente y comprometido mensaje. En términos freudianos eso se llama el “narcisismo de las pequeñas diferencias” o “un brillo en la punta de la nariz”. Y en términos más prosaicos podríamos decir que es lo que ocurre con mucha gente autodenominada de izquierda o progresista, bien intencionada, pero que cuando le señalas el mundo en su plural y compleja composición, lo que miran es el dedo índice de la mano con el que se lo indicas. Lamentablemente tal reducida concepción, compartida también por el conservadurismo tradicional, no se limita geográficamente a la exaltación folclórica de los valores de una parroquia, el terruño, lo “nuestro”. También se extiende al dominio holístico de conceptos como clase, patria, partido, nación, raza, reino, iglesia, religión, ideología… Gracias por su aportación y cordiales saludos.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    2

    3

    • Jorge Ulanovsky Getzel Jorge Ulanovsky Getzel 10/08/18 12:28

      Perdón. Sr Pérez Martínez.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • trasher trasher 10/08/18 11:59

    Que fácil es confundir internacionalismo con imperialismo. La URSS nunca dejó de ser la continuación del imperialismo ruso. La rusificación fue un hecho , no un invento capitalista, que hunde sus raíces en la época absolutista y tiene continuidad en la Unión Soviética. Eso es la Izquierda Internacionalista? La internalización se ha de hacer desde abajo, desde lo más pequeño a lo más grande; el resto es fascismo blando o duro, de izquierdas o de derechas, ya que su objetivo es uniformar, donde los uniformados son los peces chicos y el pez grande, el Uniformador. Para mí no es incompatible la diversidad cultural con la igualdad, pero quizás esté equivocado y no pueda haber libertad, igualdad y solidaridad hasta que no hablemos todos inglés.

    Responder

    Denunciar comentario

    10

    6

  • @tierry_precioso @tierry_precioso 10/08/18 11:08

    Pronto voy a tomar el café e ir al trabajo. Salgo un poco de tu columna. Me pregunto qué tal va a salir AMLO, la realidad mejicana es bien dinámica pero harto complicada. Ayer vi que se iba a liberar Elba Ester Gordillo la antigua jefa sindicalista de la Educación. Cuando me entero de que se la había apresado en el momento que iba a tomar su jet privado no me produce ninguna simpatía sino todo lo contrario! Pero a priori no ganamos nada con que esté en la cárcel... En infoLibre sobre AMLO no recuerdo mâs que una columna de Gómez Rosa, me parece. Que tengas un buen día, Fernando!

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • AntonioMD AntonioMD 10/08/18 10:04

    Muy de acuerdo, enhorabuena, gracias. Un saludo.

    Responder

    Denunciar comentario

    2

    2

  • @tierry_precioso @tierry_precioso 10/08/18 07:48

    Estoy a favor de trabajar con Compromis, ERC y demâs movimientos locales. Pero estoy totalmente de acuerdo contigo: izquierda es internacionalismo y no selectivo de boquilla sino real. Por ejemplo veo que gentes nominalmente de "izquierda" quieren destruir el Euro pero apenas conseguida la desaparición de la moneda europea estarían desplazados por los nacionalismos de extrema derecha. Intentar disolver la Unión Europea es profundamente reaccionario.

    Responder

    Denunciar comentario

    3

    8

 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.