x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Librepensadores

Ideología o pragmatismo

Publicada el 22/08/2019 a las 06:00
Hace ya un tiempo se ha hablado bastante del denominado "clima de crispación" entre fuerzas políticas. En estos momentos, las ideologías se han comido todo el pensamiento político de forma que lo único que se ve en las tertulias y medios de comunicación es la confrontación de dos formas bastante cerradas de ver los problemas a los que nos enfrentamos. La política no puede ser una cosa más distinta a eso.

Las ideologías imperantes nos están impidiendo poder resolver los problemas por el miedo de los políticos a ser criticados precisamente por salirse un poquito de la línea de lo "ideal". Por ejemplo, la izquierda debe mantener que los flujos migratorios deben dejarse seguir, aun sabiendo que, por desgracia, hay mucha más gente que vive en países en los que no se respetan sus derechos humanos que la población total de Europa, haciendo imposible acogerlos a todos.

De la misma forma, la derecha, para no parecer débil, debe mantener una posición de control fronterizo estricto, a expensas de sentenciar a muerte a miles de personas a sangre fría. He puesto este ejemplo simplemente por ser de actualidad, hay muchos más. La pregunta es obviamente, ¿por qué? Porque para los grandes problemas no hay soluciones fáciles ni a corto plazo. No hay ninguna solución para un problema tan grande y complejo como éste que se consiga viniendo de un marco teórico ideal.

Mientras sigamos anteponiendo las ideologías al pragmatismo nos seguiremos quedando paralizados ante problemas complejos, temiendo dar un paso en cualquier dirección, porque nos atan duras cadenas. Ha llegado la hora de romper los dos bloques y empezar a entender que nos guste o no, estamos todos juntos en esto, y que no puedes obviar a tu vecino solo porque no piense como tú. Todos sabemos qué pasó la última vez que el país estuvo tan dividido en dos bloques y no creo que a nadie le haya quedado ganas de repetirlo.
______________

Diego Ruiz es socio de infoLibre.
Más contenidos sobre este tema




4 Comentarios
  • Herbert Herbert 22/08/19 13:36

    En las 4 o 5 Legislaturas próximas pasadas siempre han aparecido los combates dialécticos desmedidos en el Congreso de Diputad@s.
    Han ido creciendo y hasta el momento presente desde "guatemala" hasta "guatepeor imposible" por parte de los partidos mayhoritarios:
    -Quitate tú que me pongo yo.
    -Tú más y yo nada de nada.
    -Guerra incivil amoral en Democracia entre los nuevos liberales: "conservadores", y "progresistas ".
    Y finalmente es el cuento de nunca acabar, desgraciadamente una farsa tragicómica, y encima sin educación, sin urbanidad, y sin ejemplar ciudadanía.
    Pegan miserablemente con sus verborreas y encima berreando sin ton ni son, ya que ninguno poseen la verdad absoluta o mejor dicho la evidente verdad con vertida en axioma sin que se necesite demostración palpable.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Ambon Ambon 22/08/19 10:30

    Los ideales sirven para saber el modelo al que se aspira y hay distintos modelos, unos favorecen a una clase y otros a otras, no podemos olvidar que según algunos historiadores hay 3 motores para el cambio histórico, el uso productivo de la tecnología, las luchas entre las élites y la lucha de clases y en especial este último es fundamental para explicar los cambios que se han producido en la sociedad en los últimos 200 años.

    El pragmatismo es útil si facilita y desbroza el camino para la meta de cada ideología, pero es difícil que exista un pragmatismo con bondades universales, si les viene bien a las élites, seguramente perjudicará a las clases populares y viceversa.

    El problema no es la polarización en las ideas, el problema es la intolerancia y para eso se inventó la democracia, para debatir en paz y con respeto de las distintas ideas, pero también para respetar el deseo de las mayorías, lo que tienen que hacer nuestros representantes públicos es eso, debatir, negociar, acordar y resolver los problemas de la mayoría y no los de las minorías fuertes que usan lobbies

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    0

    3

    • AMP AMP 22/08/19 10:43

      «...lo que tienen que hacer nuestros representantes públicos es eso, debatir, negociar, acordar y resolver los problemas de la mayoría y no los de las minorías fuertes que usan lobbies»
      No puedo estar más de acuerdo contigo en general, menos en eso de: «para eso se inventó la democracia».
      No creo que te sea desconocido que esa palabreja se instauró hace miles de años en Grecia y que significa esencialmente gobierno del pueblo, y que yo sepa, no ha existido nunca un gobierno del pueblo en Estado alguno. Esto que ahora llaman democracia no es más que una estratagema de la burguesía.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      0

      0

      • Ambon Ambon 22/08/19 18:10

        Es evidente que en sentido estricto jamás ha existido una verdadera democracia, la de las polis griegas excluía a los no ciudadanos y esos era una gran mayoría, pero para entendernos, me refiero a lo que en nuestros tiempos llamamos democracia con todas sus imperfecciones y sus contradicciones.

        Yo no afirmo que ese sea el mejor sistema, entre otras cosas permite que el voto de un imbécil valga lo mismo que el de un sabio, pero si creo que es el mas justo precisamente por eso. Lo que exijo es que cumplan sus reglas que desgraciadamente se las saltan a la torera con demasiada frecuencia, por ejemplo con el poder de los lobbies y de todos aquellos que mandan sin presentarse a las elecciones, el poder de esos poderosos vale mas que el de millones de votos, aunque fueran de sabios.

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        2

Lo más...
 
Opinión