X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Librepensadores

El mayor peligro

Jesús Pichel Martín
Publicada el 13/06/2020 a las 22:00

Creíamos que el mayor peligro para la estabilidad del Estado y de la sociedad misma era el reto soberanista de los partidos independentistas catalanes que sometieron —y siguen intentando someter— a un tremendo estrés al Estado desobedeciendo la ley, declarando unilateralmente la independencia, —aunque solo simbólicamente— y promoviendo instituciones propias paralelas.

Sabemos ahora que no, que no era ese el mayor peligro. Tampoco lo es el covid-19, que pone en serio riesgo la salud y la vida de los ciudadanos; que además tendrá —que está teniendo ya— gravísimas consecuencias en la economía doméstica, en el comercio, en la industria y en las cuentas soberanas, pero que no pone en riesgo el ser propio del Estado. Al contrario, ante la pandemia, el Estado se ha puesto en primera línea utilizando un mecanismo de excepción, como es su deber.

El peligro más grave para la estabilidad del Estado y de la sociedad misma, y para el sistema democrático es la crispación, el ruido antipolítico de los insultos, de las acusaciones no justificadas, del permanente anuncio del apocalipsis, de la deslegitimación sí o sí del gobierno democráticamente constituido.

Me equivoque o no, sinceramente creo que esta estrategia dañina de crispación la inició aquel Aznar de “la derecha sin complejos” que le llevó al gobierno. Pero, visto desde hoy, aquello casi es una broma si lo comparamos con el grado de crispación y ruido antipolítico actuales: cada sesión de control en el Parlamento se convierte en un ejercicio de caza mayor compitiendo a ver quién cobra la mayor y mejor pieza —que llenará titulares en los medios y en las redes— para satisfacción de sus respectivos hooligan.

Lamentablemente no cabe esperar que cese la crispación, sino al contrario, cabe temer que vaya en aumento mientras les siga aportando beneficios electorales. Sería necesario que los partidos acordaran un cese de hostilidades y respetar democráticamente al adversario. Pero no va a ocurrir.

Jesús Pichel Martín es socio de infoLibre

Más contenidos sobre este tema
Etiquetas




9 Comentarios
  • Jose Espuche Jose Espuche 20/06/20 21:21

    El verdadero peligro está en los usan el armamento, por lo menos, para intimidar. Los que utilizan las armar contra fotografías de varios miembros del Gobierno este si es el verdadero peligro.

    Imagino que podrán a trabajar a la abogacía del Estado y a la fiscalía. Este hecho no debería de quedar impune. Esto no son palabras sino hechos con armas. Imagino que habrán dado ordenes, a quien proceda, para presentar la correspondiente denuncia. De lo contrario se reirán y posiblemente algo más que la risa. Esta gente no son gente son gentuza o actúas o si los dejas son capaces de hacer un verdadero disparate, que no me gusta que se instale en la imaginación.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Joserra54 Joserra54 16/06/20 11:58

    Lo peor no es la crispación, que también, lo más grave y más triste es que les dé réditos electorales, que haya tantos ciudadanos españoles a los que les gusta su discurso y su forma de hacer política.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    1

    • JesúsPM JesúsPM 16/06/20 20:17

      Gracias, Joserra54, por su comentario. Pues eso es lo malo, sí, que les ha funcionado tantas veces como lo han puesto en práctica desde Aznar. Esperemos que esta vez no ocurra lo mismo, pero... En fin, gracias de nuevo y un saludo.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • Isa. Isa. 14/06/20 17:17

    Si, hace tiempo que yo también buscaba tus palabras por este espacio, Jesús. Me reconforta leer tus reflexiones. Y me alegra
    mucho saludarte, este fin de semana, especialmente.

    Los beneficios electorales. Hasta ahora les han funcionado asi, lamentablemente. No sé si va a ocurrir alguna transformación en el electorado de ese capital humano. Experimentado está. Hace tiempo que no hay excusa, hace tiempo que lo conocemos. Ahora, con todo lo reciente experimentado... si somos conscientes de ello, al fin... podremos decidir si nos contagiarnos de esa maldita pandemia. O no. Las herramientas que nos sostienen (ojos, oidos, brazos, manos y lo que nos sea útil.. mantener despierto ) van a funcionar mejor, sin crispación. La mente o intelecto responde con mayor resolución. Qué es de lo que se trata. Y a por hechos tangibles que es lo que la humanidad, demanda.

    Operativos, por favor. La crispación es un peligro y un derroche humanitario esperpéntico de energía. Tan útil. Un abrazo.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    1

    • JesúsPM JesúsPM 14/06/20 18:33

      Gracias, Isa, por tu amable comentario. Yo también me alegro de poder leerte aquí hoy. Esperemos que sepamos protegernos de esa epidemia antipolítica y no nos contagiemos de ese ambiente de crispación. Un saludo.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      1

  • Orlinda Orlinda 14/06/20 15:47

    Hace tiempo que no te veía por aquí. Me alegra poder saludarte y leer tus serenas reflexiones llamando al sosiego de todos.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    1

    • JesúsPM JesúsPM 14/06/20 18:31

      Gracias, Orlinda, por tu amable comentario. Esta sección es pequeña y seguro que somos muchos los que mandamos textos, no siempre con acierto. En cualquier caso, gracias de nuevo. Un saludo.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      1

  • Ambon Ambon 14/06/20 13:28

    Y siempre que hay crispación tenemos que soportar el egocéntrico Aznar, el es quien calienta la olla porque no tolera que la derecha sea la perdedora. No lo pudo soportar en el 2004 y no puede soportarlo ahora.

    Pero la ciudadanía lo que no puede soportar es que el gran sinvergüenza que nos metió en la injusta guerra de Irak, para remover el avispero del terrorismo islámico, favorecer los negocios de algunas grandes empresas norteamericanas, destrozar Irak y de paso el inestable equilibrio de Oriente Medio, ahí tenemos Siria y el resto de los países árabes que han quedado destrozados y con millones de sus ciudadanos vagando por el mundo como refugiados. Por si fuera poco su ínclita esposa vendió las viviendas públicas de Madrid y dejo a los vecinos más necesitados a las garras de los buitres (parece que uno de sus hijos trabajaba en uno de esos fondos buitres).

    Lo que no puede soportar la ciudadanía decente de este país es que esa gentuza no haya sido procesada o si ha llegado a los tribunales se han ido de rositas, ¿Tendrá algo que ver el sesgo político conservador de tantos y tantos jueces?

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    1

    • JesúsPM JesúsPM 14/06/20 18:29

      Gracias, Ambon, por su comentario. Siempre ha tenido la derecha esa visión patrimonial del poder, que cree que le corresponde por naturaleza. Saludos.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      1

 
Opinión