x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Comunicación política

La derecha cree que desgastar a Podemos es la llave para romper el Gobierno

  • Para la oposición, demonizar a Pablo Iglesias y los suyos es la principal estrategia para devaluar al Gobierno de coalición ante el votante moderado
  • El proceso judicial del caso Calvente sigue su curso en el tiempo, pero la guerra política tiene su propia agenda y las hostilidades se han abierto con gran agresividad

José Miguel Contreras | Eva Baroja
Publicada el 17/08/2020 a las 06:00

Denuncia a Podemos | Comunicación Política

La investigación judicial contra Podemos se ha convertido en un tema perfecto para intentar desgastar al Gobierno de coalición.

A Podemos le esperan unas semanas infernales. Están acostumbrados. Una vez más, se ha convertido en la diana de los ataques del frente político mediático de la derecha española. Tienen ante sí un proceso judicial que seguirá su curso durante las próximas semanas. Sin embargo, el combate político, centrado en el territorio de la comunicación, vive ya una lucha encarnizada. La máxima presión la tiene Pablo Iglesias, que debe estudiar con detalle cada uno de sus movimientos. Lo que van a hacer sus rivales es fácilmente imaginable: irán a tope, con todas sus armas y todos sus recursos en su contra.

Podemos vuelve a estar en el centro de la polémica en los medios de comunicación. La decisión del juez José Manuel Escalonilla de imputar al partido y a alguno de sus dirigentes en la causa por financiación irregular ha desencadenado un intenso temporal político. A medida que se han ido conociendo los detalles de la declaración del exabogado de la formación, José Manuel Calvente, el proceso parece haber perdido solidez jurídica. Hasta el momento, todo se basa en rumores, comentarios o elucubraciones. Pese a todo, la investigación judicial parece que puede alargarse aún varias semanas.

Hasta los hechos son ahora discutibles

Una ley no escrita del funcionamiento de la confrontación política, en los tiempos actuales, especifica en su primer artículo que los hechos confirmados son siempre abiertamente discutibles. La cumbre de este principio la estableció la asesora de Trump, Kellyanne Conway, cuando en enero de 2017 declaró que ellos valoraban no los hechos contrastados por los medios, sino otros “hechos alternativos” que no necesitaban demostración, ni confirmación alguna. Era su realidad. Un segundo apartado de esa ley no escrita declara, por si quedara alguna duda, que en caso de que unos hechos no estén totalmente confirmados, sea cual sea su grado de verosimilitud, son obligatoriamente rebatibles, según los intereses de cada partido.

En los procedimientos judiciales, se parte de la percepción de un magistrado de que hay indicios que animan a investigar unos hechos por si fueran constitutivos de algún delito. La ambigüedad no tiene espacio en la guerra. En cualquier causa, basta una imputación para que los rivales políticos sólo estén dispuestos a discutir sobre la condena que se debe aplicar. Los afectados, lógicamente, suelen refugiarse en la falta de unas pruebas contrastadas y condenables.

En una sociedad plural y democrática, lo lógico es que los medios de comunicación fueran el filtro capaz de distinguir cuándo los indicios de comisión de un delito son abrumadores y cuándo la falta de pruebas concluyentes aconseja la máxima mesura en vaticinar una sentencia condenatoria. En la actualidad, como tantas veces se ha denunciado, muchos de los medios más importantes juegan desde su trinchera un papel frentista que da poca oportunidad a la ecuanimidad.

Los principales dirigentes de Podemos son conscientes de la trascendental importancia que la comunicación juega en el ejercicio de la política y conocen bien sus reglas de funcionamiento. Hace apenas unos días, la Tocata y Fuga del Emérito les había abierto una magnífica posibilidad para abrirse un hueco propio en el debate público. Venían de varias semanas de problemas derivados del caso Dina. Para Podemos, la abierta defensa del republicanismo le permitía colocarse en un espacio libre de competencia respecto a los principales partidos nacionales. Es un debate que les viene bien. Sin embargo, el juez Escalonilla ha cambiado la agenda de la noche a la mañana.

¿Dar la cara o esconderse?

En términos de comunicación política, las imputaciones judiciales son siempre incómodas de manejar. Suele existir una doble tendencia natural contrapuesta. Por un lado, parece aconsejable salir con firmeza a dar la cara ante la opinión pública en defensa de la inocencia. Sin embargo, si esta exposición no se mide bien, puede beneficiar a los contrincantes que tendrán la oportunidad de contraponer sus opiniones y de alargar indefinidamente un debate que se centra en poner en duda la honorabilidad o la culpabilidad de alguien. La otra posible estrategia suele ser la de desaparecer por completo y negarse a servir de leña para que el fuego se reavive. El gran problema de esta jugada es fácilmente interpretable como una huida culpable. La primera reacción de un delincuente es correr antes de que le atrapen. Como ejemplo reciente, cabe señalar la mala impresión que ha dado el exmonarca con su marcha con nocturnidad y alevosía. No ha hecho más que perjudicar su ya deteriorada imagen pública.

La experiencia en este tipo de situaciones aconseja una medida mezcla de ambas estrategias. Resulta indispensable salir públicamente para dar la versión de los hechos. El ideal es que esas explicaciones vayan acompañadas de alguna acción que aporte credibilidad a las palabras. De esta forma, se puede conseguir recuperar la iniciativa política y ayudar a que los medios se centren en las nuevas iniciativas presentadas dejando atrás la fase anterior. Tampoco parece aconsejable prodigarse en exceso. Siempre se corre el riesgo de cometer algún error o de facilitar ataques inesperados.

Desde la perspectiva de la prensa, siempre se tendía a pensar que cuando un acusado o imputado daba la cara públicamente sin barreras ni condiciones, era síntoma de inocencia. Por el contrario, cuando alguien se escondía, el movimiento se interpretaba como claro indicio de culpabilidad. Desde hace años, este juego ha dejado de tener sentido alguno. Muchos culpables han intentado ganarse la confianza pública realizando grandes ejercicios de exposición mediática y, posteriormente, demostrarse que no era más que el último capítulo de su actividad delictiva. En la política actual, nadie se fía ya de nadie.

Acciones de comunicación política de Podemos

En este caso, Podemos ha tomado cinco medidas de manual:

1/ Han movilizado a sus seguidores en defensa de su inocencia. A la vez, significativos portavoces como Rafa Mayoral, Juan Carlos Monedero o Alberto Rodríguez han realizado declaraciones públicas ante los medios.

2/ Han presentado recursos judiciales como prueba de su disconformidad con la evolución del procedimiento.

3/ Han salido en tromba a intentar desmontar los testimonios del principal testigo en su contra hasta ahora, José Manuel Calvente.

4/ Han intentado crear un dique de contención de la crisis que no afecte a su presencia en el Gobierno. Los ministros de Podemos no han comparecido públicamente para evitar contaminar su presencia en el Ejecutivo con los problemas del partido.

5/ Pablo Iglesias se ha mantenido al margen hasta donde ha sido posible. Únicamente, ha dado la cara a través de Twitter con declaraciones muy rotundas, pero se ha negado a comparecer públicamente como vicepresidente del Gobierno.

Así lo ve el profesor de Comunicación Política en la UPF Barcelona School of Management, Toni Aira: “Es un error sacar a los principales líderes porque le daría más fuerza a la polémica, pero sí que están obligados por coherencia a salir. No les quedaba otra porque han sido el martillo de herejes de la corrupción durante años y los primeros en meter el dedo en la llaga a PP, PSOE o CiU”.

La derecha desea que Iglesias aparezca

La oposición política y mediática quería y buscaba otro escenario. Para la derecha, el objetivo clave es conseguir que Pablo Iglesias sea el que cargue con el protagonismo en esta crisis. Van a intentar como sea confrontar con él, retarle a que dé la cara acusándole de esconderse como culpable. Lógicamente, el objetivo es evidente, hacerle salir al escenario mediático para poder concentrar en él todos los ataques.

De forma casi unánime, los portavoces conservadores recurren a criticar la posición victimista de Podemos, recordando que cada vez que se conoce públicamente alguna actuación criticable se refugian en considerar que son “respuestas de las cloacas”. El profesor de la Universidad Complutense Rafa Rubio se muestra crítico con esta recurrente reacción de Podemos: “Este caso les desgasta como partido porque toca al corazón de su mensaje político que siempre ha sido la renovación, la regeneración y el cambio”. Sus mensajes han estado centrados en tres principales ideas: estamos sometidos a un ataque permanente, no tenemos apoyo mediático y la imputación no es más que otra falsedad para desacreditarnos.

La utilidad de este tipo de acción política es, como siempre, discutible. Quizá la idea más extendida es que se trata de una táctica defensiva dirigida fundamentalmente a buscar reforzarse entre los propios seguidores. Para Rafa Rubio, este tipo de movimiento “solo suele funcionar con los propios votantes que son quienes están verdaderamente dispuestos a reforzar sus creencias”. Para Toni Aira, siempre les ha funcionado bien, pero esta vez la estrategia presenta contradicciones: “Fue un buen refugio cuando querían diferenciarse del resto de partidos, porque te singulariza y ayuda a enmarcar la idea del ellos y el nosotros, la casta y el pueblo, pero ahora suena demasiado forzado porque forman parte del Gobierno de España”. Además, en Podemos, según ambos expertos, cada vez se observa una mayor utilización de recursos que les homologan a los partidos clásicos y a sus dinámicas, como intentar desacreditar a la fuente de acusación y “ver a los jueces como una extensión de la derecha”.

PP y Vox necesitan a Podemos en su estrategia

Podemos y Pablo Iglesias son absolutamente indispensables en la actualidad para la estrategia de PP y Vox. En otras épocas, la derecha jugaba a ignorarles para dejarles fuera del juego político. Hoy son la base de su acción. Se trata de identificar al máximo a Podemos y a Pablo Iglesias como la mayor amenaza a la estabilidad democrática del país. El paso siguiente es el de vincular al PSOE y a Pedro Sánchez como copartícipes de ese riesgo. Es el peligro que Cayetana Álvarez de Toledo identificaba este fin de semana como un “Pedro Sánchez podemizado”, en su entrevista con Javier Casqueiro en El País. El fin último es el de atemorizar a los votantes moderados que en la actualidad apoyan al PSOE y desequilibran la balanza electoral hacia la izquierda.

Toni Aira tiene claro que “el PP aprovecha que el Pisuerga de Podemos pasa por Valladolid, que es La Moncloa, porque su objetivo sigue siendo presentarse como la alternativa al PSOE y demostrar que el bipartidismo no ha muerto”. Rafa Rubio aporta otra perspectiva al asunto. A su juicio, los populares deben tener cuidado con centrarse excesivamente en atacar a Pablo Iglesias y los suyos porque considera que no deben olvidar que “de poco sirve desgastar a Podemos si eso hace grande al PSOE, que es su verdadero rival en las urnas”.

Reforzar el voto frente al enemigo

El ataque incesante a Podemos, desde la derecha, tiene una segunda derivada no menos significativa. Además de intentar desgastar al actual Gobierno, sirve para reforzar su propio electorado. El discurso anti-Podemos representa extraordinariamente un elemento motivador y de agitación del voto de la derecha. Según Rafa Rubio, “todo lo que genera Vox en la izquierda, lo genera Podemos en la derecha. Hay una parte de la opinión pública de la derecha que considera a Podemos un enemigo de la democracia y ante ese peligro, la reacción es inmediata”.

Rubio pone como ejemplo las campañas electorales del Partido Popular en 2015 y 2016: “Todas las referencias, mensajes políticos y piezas publicitarias estaban centradas en el miedo a que Podemos llegase al poder”. Para Toni Aira, “esto es fruto de la simplificación de los discursos políticos. Hoy en día, si como partido tienes un antagonista, tienes un tesoro. Si no entusiasmas demasiado a tus votantes, solo con decir que eres lo opuesto a algo que para tu público es lo peor, te ahorras mucho trabajo”.

La curiosa trampa del lenguaje

Esta confrontación directa tiene un curioso terreno de estudio en este caso: el lenguaje. Para el PP, su caída en la moción de censura tras la sentencia de la Gürtel fue un suceso que nunca ha terminado de superar. Ahora, la imputación de Podemos, le ha permitido hacer suyo todo el vocabulario que formó parte de su vía crucis: caja B, financiación irregular, sobresueldos, obras de remodelación de la sede, etc.

Estos días, hemos visto a los portavoces populares Pablo Montesinos y Andrea Levy centrar sus intervenciones en el uso y abuso de esta terminología, como si ambos hechos, la Gürtel y el caso Calvente fueran comparables. Así lo ve Rafa Rubio: “Que el PP diga que Podemos tiene una caja B se justifica por el efecto de revancha generado por la moción de censura. Quieren asimilar ambos casos y aprovechar la imputación para pedir que se les mida con el mismo rasero”.

En busca de Pedro Sánchez

En todas las comparecencias públicas de los portavoces del PP, han insistido en extender la responsabilidad de la imputación a Pedro Sánchez y pedir que cese inmediatamente a Iglesias. Por su parte, el Gobierno de coalición ha resaltado la desvinculación de PSOE del escándalo. Pedro Sánchez y los líderes socialistas han decidido abstenerse de tomar posiciones en este conflicto.

Seguramente, los dirigentes de Podemos están de acuerdo en que se mantengan al margen de la polémica. Si criticaran a Podemos, se abriría, lógicamente, una crisis en el espíritu solidario de la coalición. Si apoyaran notoriamente a sus socios, no harían más que servir de prueba visible de lo que Álvarez de Toledo defiende: la podemización de Pedro Sánchez.

El presidente del Gobierno sólo se ha visto obligado a pronunciarse sobre el asunto, el pasado jueves, tras el encuentro en Palma de Mallorca con Felipe VI. En la rueda de prensa posterior, eludió comentar la imputación de sus socios y marcó distancias defendiendo la independencia de la justicia: “Máximo respeto hacia la labor de los jueces”. Y ahí se quedó.

Más contenidos sobre este tema




73 Comentarios
  • Suny Suny 24/08/20 13:24

    En cuanto se dicen las verdades se pierden las amistades, PODEMOS ha sido el único partido que ha dicho claramente que las instituciones están podridas y eso a los amos del corral no les gusta , así que las oliarquias, junto a las cloacas de la justicia, del Estado y de los medios están intentando acabar con Unidas Podemos, solo hay que leer el libro de Paul Preston, UN PUEBLO TRAICIONADO, para saber que los únicos que están al lado del pueblo son UNIDAS PODEMOS  y eso los que creen que España es su cortijo y que tienen derecho de pernada no lo pueden consentir, pero mira solo por lo que están haciendo a mi me hace pensar que vale la pena apoyar a UNIDAS PODEMOS y eso es lo que hago

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • pep48 pep48 23/08/20 11:54

    Es la forma de proceder del franquismo, fascismo y neonazcismo del trifachito, "Difama que algo queda", frase lanzada por Joseph Goebbels, ministro de propaganda nazi de Hitler, estos son fieles seguidores de esa ideología tan nefasta que nos llevo a la IIGM con más de 40.000.000 de muertos, avisado ya estamos.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • svara svara 22/08/20 14:46

    Un análisis político de excelencia. Debiera leerse por mucha gente que se cierra en estereotipos para informarse. Lastima que infolibre no les llegue a algunos, no gozarán de tan buenos artículos. Gracias A ambos José Migel y Eva. Muy buen trabajo

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Isabelle006# Isabelle006# 22/08/20 13:06


    "El extraño caso contra Podemos

    Pretender que toda investigación abierta por un juez, con o sin base previa, es plausible es abrir el camino a que se pueda investigar la vida de cada uno de nosotros por unos meros rumores" por Elisa Beni


    https://www.eldiario.es/opinion/zona-critica/extrano-caso-pabl_129_6165907.html

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • El chipionero El chipionero 22/08/20 11:22

    Formidable análisis, José Miguel y Eva. Me gustaría que fuesen más periodistas y escritores honestos los que salgan en defensa de las injustas acusaciones y acosos que está sufriendo Podemos por parte de las cloacas y de periódicos tendenciosos. En la jurisprudencia española, desgraciadamente NO TODO ES TRIGO LIMPIO, pues hay jueces con un matiz claramente nazi (incluso despedido de su propio partido por corrupto), que junto con las cloacas del Estado no cesan de acosar y maniobrar contra Podemos. Esta actitud de algunos jueces, minoritarios, denigran a toda la jurisprudencia española. Por ello, habría que tratar de depurar a este importante y necesario sector de nuestra democracia.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

  • JOECAR JOECAR 20/08/20 20:43

    En mi opinión en un gobierno de coalición "cada palo que aguante su vela" y en lo que afecta al gobierno en su totalidad unión. No obstante la afinidad ideología entre PSOE Y UP debe ser motivo suficiente para que uno y otro se ayuden frente al ataque de un tercero. Es lógico que en el caso de la denuncia del exabogado de UP el PSOE tiene algo que decir en cuanto comiencen las comparecencias al Juzgado, pues no cabe dejar a Pablo Iglesias, como ministro que es del gobierno, p.ej. solo ante el peligro y en mi opinión esto se debería debatir en un Consejo Federal del PSOE. NO HACE NADA SUPONDRÁ HACERLE EL JUEGO A LA EXTREMA DERECHA DEL PP Y VOX.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

  • deabajo deabajo 19/08/20 19:06

    Es necesario que denunciemos en todos los medios la maniobra (de la que este "giro al centro" del PP forma parte), de echar a Unidas-Podemos del Gobierno y vendernos como inevitable un gobierno de concentración que reparta los 140 000 millones de euros de la Unión Europea entre las élites en vez de favorecer a las y los de abajo. Es una maniobra emprendida por fuerzas queno se presentan a las elecciones, pero que quieren seguir con el asa de la sartén en sus manos: grupos económicos y financieros,jueces, grandes medios de comunicación controlados por bancos y fondos buitres, alta judicatura neofranquista, iglesia católica, etc. Y tan necesario como esto es exigir al PsoE que se ponga manos a la obra a desmontar esto, en vez de callar y aceptar la maniobra.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    9

    • PedroLibre PedroLibre 20/08/20 12:53

      Desde luego que 23 BILLONES de las antiguas pesetas son un pastel demasiado apetecible como para que los BUITRES clásicos de la derecha no quieran meter el cucharon cuanto antes, y estoy con usted en su sospecha de que van a intentar hacer lo que sea menester para acaparar todo lo que puedan de ese dineral.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      5

  • JOSEMARIAV JOSEMARIAV 19/08/20 11:50

    Me resulta muy desagradable reconocer el bajo nivel democrático de nuestro país, y no solo el de los periodistas y políticos.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    8

  • El chipionero El chipionero 18/08/20 11:19

    El neofranquismo, incrustado en las instituciones, "florece" abiertamente por las calles, la prensa y las tertulias televisivas de este País. Tienen poder para tener constantemente en el candelero una farsa  destructiva contra Unidas Podemos y tapar descaradamente escándalos como los del rey emérito, las evasiones fiscales y la corrupción masiva que ha rodeado al PPodrido desde su fundación. ¿Porqué se da esta circunstancia tan corrupta? Porque tras la muerte de Franco no hubo ruptura, hubo                "un apaño", porque no había otra salida y el partido mayoritario "de izquierdas" (el pueblo español, en aquellos tiempos, votaba izquierdas mayoritariamente), se plegó, sin rechistar, a las  exigencias neofranquistas de entonces, manteniendo a los mismos estamentos franquistas: a) la judicatura (con los miembros del TOP incluidos y aupados al Supremo), b) las fuerzas represivas (con la Guardia Civil, que lo único que le cambiaron fue el tricornio y la Policia Armada, que le cambiaron el color del uniforme y la dotaron de material represivo moderno), y c) el ejército (que mantuvo a sus generales y jefes franquista, que no paraban de conspirar para dar un golpe de Estado y acabar con la "democracia" que se le había presentado al pueblo español. En la actualidad, todas estas fuerzas (con el cuarto poder incluido y bendecido por la Iglesia Católica), permanecen estrechamente unidas y conspiran ( de la mala forma que ellos saben hacerlo), para evitar que la izquierda real acabe con este sistema de corrupción que padece nuestro país. ¿Qué hará el PSOE en estos momentos? ¿Se plantará y tratará de sanear las instituciones de una vez por todas, o se plegará una vez más con el "argumento de razones de Estado?".

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    16

    • Isabelle006# Isabelle006# 18/08/20 16:15

      No hará NADA

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      9

  • Pirichi Pirichi 17/08/20 21:05

    Y después de toda esta bazofia en que se ha convertido la política, dónde quedamos los ciudadanos? Unos convidados de piedra viendo cómo la caverna machaca a los de siempre? Y el resto de las izquierdas? Qué hacen? O qué dicen? Como con nosotros no se meten...
    Y el PSOE? Dónde está? Y el resto del gobierno?
    A mi juicio todos los que estamos mirando sin hacer nada, o describiendo la barbaridad (esto va por los autores del artículo), tenemos tanta culpa de lo que pasa como todos los confabulados para mantener a toda costa el franquismo ramplón de siempre, que nos persigue permanentemente como una maldición.
    Y, sea mejor o peor Pablo Iglesias, o esté más o menos acertado o no, os imagináis que le pasara a cualquier otro político al que hicieran lo que le están haciendo a él y a su familia, y que no pase nada? Cuando en este país se mete en la cárcel a gente por contar un chiste?
    No tenemos vergüenza ninguno.
    Somos serviles y cobardes.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    27



 
Opinión