x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesion con Google Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Cultura

Cristina Morales, Premio Nacional de Narrativa 2019

  • El Ministerio de Cultura reconoce a la escritora por su novela Lectura fácil, ganadora del último Premio Herralde y uno de los libros más celebrados del año
  • El jurado ha celebrado la "propuesta radical y radicalmente original" de la autora, "que no cuenta con una genealogía en la literatura española"

infoLibre
Publicada el 22/10/2019 a las 15:54 Actualizada el 22/10/2019 a las 17:31
Facebook Whatsapp Whatsapp Telegram Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

La escritora Cristina Morales, el 16 de octubre de 2019 en Ciudad de México.

La escritora Cristina Morales, hace unos días en Ciudad de México.

EFE
La escritora Cristina Morales ha sido reconocida con el Premio Nacional de Literatura en la modalidad de Narrativa correspondiente a 2019, según ha hecho público este martes el Ministerio de Cultura, responsable del galardón. La autora, de 34 años, ha sido laureada por su novela Lectura fácil, Premio Herralde de Novela en 2018 y uno de los libros más celebrados del año. El galardón está dotado con 20.000 euros. El jurado ha señalado la obra "por tratarse de una propuesta radical y radicalmente original, que no cuenta con una genealogía en la literatura española y que destaca por la recreación de la oralidad, unos personajes extraordinarios y su lectura del contexto político en el que se desarrolla", según el fallo.

No exagera el jurado al hablar de radicalidad. La concesión del Herralde, uno de los premios de novela más prestigiosos de la literatura en español, a Cristina Morales (Granada, 1985) resultó en su día una sorpresa. No solo por tratarse de una autora joven, aunque ya con tres novelas a sus espaldas, sino por lo audaz de la propuesta, tanto literaria como políticamente. Las protagonistas de Lectura fácil (Anagrama) son cuatro mujeres con lo que la sociedad considera discapacidad mental, charnegas y pobres, que comparten piso en Barcelona. La creadora escribe así desde los márgenes de la literatura, construyendo a unos personajes plenamente autónomos —en contraste con cómo se les suele representar—, que hablan con franqueza de sus deseos, incluido el sexual, y que están en conflicto abierto con el mundo que los rodea. Lectura fácil es también el reflejo de una Barcelona tomada por el turismo y la gentrificación, y de un ambiente político más cerca de los entornos libertarios y okupa que del debate sobre el procés

  Pero la innovación no es solo temática, sino también formal. Solo una de las cuatro narradoras de Lectura fácil puede ser considerada como tal, porque los personajes se expresan, a menudo con esa "oralidad" que celebra el jurado, a través de varios mecanismos: la voz de Marga se conoce a partir de las actas de la asamblea de un espacio libertario en la que participa; la de Patricia, por sus declaraciones ante la jueza, y la de Àngels aparece en un texto que redacta en base al método de lectura fácil al que hace referencia el título, un método de lectura y escritura habitualmente usado para personas con dificultades de aprendizaje —con el que la autora, por cierto, es sumamente crítica—. El libro está atravesado, además, por lo que Morales considera el clímax de la novela: un fanzine elaborado por una de las protagonistas, Nati, que incluye críticas a intelectuales como Juan Soto Ivars o Carolin Emcke.

La premiada es también autora de novelas como Terroristas modernos (Candaya, 2017), novela histórica sobre una confabulación contra Fernando VII; Malas palabras, donde reproduce un falso diario de Teresa de Cepeda (Lumen, 2015); y Los combatientes (Caballo de Troya, 2013), el relato de un grupo de teatro universitario que sirve también como vehículo para analizar los límites del discurso político. La autora cuenta también con un libro de relatos, La merienda de las niñas, y forma parte del colectivo de danza contemporánea Iniciativa Sexual Femenina. En el primer trimestre de 2020, Anagrama recuperará Los combatientes y Las malas palabras

Morales es una de las escritoras más jóvenes en ser reconocida con el galardón: pocos autores lo han recibido antes de los 40, aunque en ese grupo figuran Kirmen Uribe (a los 39 por Bilbao-New York-Bilbao), Juan Manuel de Prada (a los 34 por La vida invisible); Unai Elorriaga (a los 29 por Un tranvía en SP) o Antonio Muñoz Molina (a los 32 por El invierno en Lisboa). Solo siete mujeres han recibido el Premio Nacional de Narrativa antes que Cristina Morales: Concha Espina, Carmen Laforet, Ana María Matute, Carmen Martín Gaite, Carme Riera, Cristina Fernández Cubas y Almudena Grandes, el pasado año. 

El jurado del Premio Nacional ha estado conformado por representantes de distintas instancias del Ministerio de Cultura, representantes de la Real Academia de la Lengua Vasca/Euskaltzaindia y el Instituto de Estudios Catalanes/Institut d'Estudis Catalans, de distintas instituciones educativas y las asociaciones de escritores, periodistas y críticos literarios, y por Almudena Grandes como galardonada en la edición anterior. 
 
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

1 Comentarios
  • Atea Atea 29/10/19 22:09

    El libro no puede ser más malo.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.