x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Crisis del coronavirus

Por qué la crisis del covid-19 puede ser la 'gasolina' de los coches eléctricos en 2020

  • Con una inversión de 60.000 millones de euros en el sector, Europa busca adelantar a China en la carrera por el automóvil eléctrico

  • España sigue rezagada respecto a sus vecinos de la UE, con una inversión de apenas 300 millones de euros

Publicada el 26/05/2020 a las 06:00 Actualizada el 26/05/2020 a las 16:23
Un coche eléctrico cargándose.

Un coche eléctrico cargándose.

Europa Press

Pese a que la crisis del coronavirus ha tenido un fuerte impacto en la economía europea, 2020 puede seguir siendo el año en el que el coche eléctrico finalmente se asiente dentro de la Unión Europea. Así lo asegura el informe ¿Podrá superar el vehículo eléctrico la crisis del covid?, realizado por la organización europea Transport & Environment (T&E) con la colaboración de la Fundación Ecología y Desarrollo (Ecodes), y en el que se afirma que, si bien la crisis del coronavirus ha frenado la venta general de vehículos en un 25,6% durante el primer trimestre de 2020, el vehículo eléctrico siguió experimentando el auge que comenzó a finales de 2019.

Mientras que Reino Unido y Alemania alcanzaron una cuota de mercado de este tipo de vehículos del 7,3% y el 9,2% respectivamente, Francia llegó a alcanzar una cuota del 12%, cuatro veces más que el mismo mes del año anterior, señala el documento. Estas cifras vendrían a confirmar la subida de las ventas de este tipo de vehículos, que se elevaron un 80% en el último trimestre de 2019. Se alcanzó así una cuota de mercado del 4,4% fruto de las políticas de reducción de CO2 de la UE, que exige que los nuevos modelos que salgan al mercado no podrá emitir más de 95 gramos de CO2 por kilómetro.

Gracias a esta normativa, T&E asegura que la inversión en este tipo de automóviles ha llegado a los 60.000 millones en 2019, 19 veces más que las inversiones de los años 2017 y 2018 y 3,5 veces más que China en el mismo año. Sin embargo, el país asiático es más constante a la hora de estimular el mercado que Europa. Mientras que China inyectó 21.700 millones en el periodo de 2017-2018, la UE apenas realizó una inversión de 3.200 millones en el mismo tramo.

La mayoría de esta inversión proviene del Grupo Volkswagen, que destinó 40.000 millones a Alemania, seguida de la República Checa con 6.6000 millones provenientes del mismo grupo. Muy por debajo queda España, que apenas dedicó a este tipo de automóviles 42 millones por parte de Ford para la creación de vehículos híbridos y baterías. Mientras, Opel invirtió en nuestro país 250 millones en la planta de Figueruelas para la producción de sistemas de transmisión eléctricos.

Pese a que la pandemia del covid-19 ha paralizado la producción de vehículos en general, el informe asegura que está crisis no golpeará tan contundentemente al sector eléctrico, ya que su producción estaba planeada para el segundo semestre. Junto a la aprobación de las medidas de recuperación económicas aprobadas en toda Europa, T&E reclama que estas ayudas den prioridad a la fabricación de este tipo de automóviles como una oportunidad de desarrollo para el sector.

Pese a que la crisis económica suponga una bajada de la venta de vehículos a particulares, el informe recuerda que hasta el 57% de la distribución se realiza a través del canal corporativo debido en gran parte a las exenciones fiscales. Por ello T&E apuesta por la demanda empresarial como el principal impulsor de venta de este tipo de vehículos.

El estudio insiste en que esta crisis puede suponer una oportunidad para el crecimiento del sector. Teniendo en cuenta el auge del vehículo eléctrico que se venía experimentando en los últimos compases de 2019, muestra del éxito de la regulación de las emisiones de CO2 de la Unión Europea, la pandemia no puede suponer la vuelta a la carburación, sino el despuegue definitivo del sector a través de las ayudas económicas: apostando por una fuerte inversión pública en un futuro limpio y sin emisiones.

Puedes consultar el informe ¿Podrá superar el vehículo eléctrico la crisis del covid? aquí:

Más contenidos sobre este tema




 
Opinión