X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Los diablos azules

Palestina era así: la mirada integral

  • La historia de la cuestión palestina está llena de ultrajes a la verdad y de crímenes contra la memoria. Es decir, está llena de delitos contra la humanidad
  • Publicamos un texto del maestro del arabismo español que forma parte de su último libro, una compilación de parte de su obra desde 1972

Pedro Martínez Montávez Publicada 19/05/2017 a las 06:00 Actualizada 18/05/2017 a las 20:12    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 3

Niños refugiados palestinos juegan en el campamento de Khan Younis, al sur de la Franja de Gaza.

Niños refugiados palestinos juegan en el campamento de Khan Younis, al sur de la Franja de Gaza.

EFE
Publicamos un capítulo del último libro de Pedro Martínez Montávez, maestro del arabismo español contemporáneo, titulado En las fronteras del prólogo. Ver lo árabe a través de otros ojos (CantArabia, 2017). El volumen recopila prólogos redactados por el autor entre 1972 y 2015. Este acompañaba a Una memoria fotográfica de Palestina antes de la Nakba, 1889-1948 (Ediciones del Oriente y el Mediterráneo, 2015), de Teresa Aranguren, Sandra Barrilaro, Johnny Mansour y Bichara Khader.
___________________________________


La historia de la cuestión palestina está plagada de olvidos, engaños, falsedades, hipocresías y tergiversaciones, llena de sobresaltos, paradojas, contradicciones y sorpresas, aparte los continuos dramas y tragedias que la sacuden. Esto ha contribuido largo tiempo, y en muchísimos aspectos y dimensiones, para que haya sido más bien una especie de “anti-historia”, una imitación burlesca de la misma, una pseudohistoria que no se parecía casi en nada a lo ocurrido en realidad, una historia casi fraudulenta. Tal situación se prolongó durante décadas, y ha costado enormes esfuerzos empezar a salir de ella: así empezó a ocurrir hace poco más de medio siglo. Antes de  seguir adelante, me voy a permitir una aclaración y un inciso: he utilizado al comienzo de este texto el término “plagada” con toda intención y en su primer y propio significado, porque lo que ocurría al historiar la cuestión palestina era y constituía justamente eso, una auténtica plaga, una desgracia pública, una calamidad, manteniendo también con ello, y en máximo grado, su connotación etimológica  original de “llaga”.


Quizá ese hecho resultaba en España aún más inexplicable que en otros países, y para ejemplificarlo así voy a recurrir a lo que me cae más cerca y conozco más directamente, a mi propia experiencia personal. Yo cursé en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Madrid, durante la primera mitad de la década de los cincuenta del siglo pasado, dos especialidades, licenciándome en la sección de Historia (1955) y en la de Filología Semítica (1956). Durante mis estudios, nadie —que yo recuerde— hizo la menor referencia a la cuestión palestina, y estoy aludiendo en concreto al propio profesorado competente. Obviamente, en el plan de estudios  de  la  sección  de  Historia  figuraban  asignaturas  que se ocupaban de la época contemporánea, y hasta en la de Semíticas había una que se titulaba justamente así: Historia del islam contemporáneo. Pues bien, ninguna mención del tema palestino. El plan de estudios de esa misma sección recogía otra asignatura, de contenido genérico, denominada Historia del pueblo de Israel. No recuerdo si en ella alguien pudo hacer alguna referencia al singular acontecimiento que había tenido lugar el año 1948: la fundación  del Estado de ese mismo nombre. En tierra palestina, como se sabe.

 
Todo eso ocurría en la primera y principal universidad española, en un país en el que se repetía la contumaz letanía de las “fraternales relaciones hispano-árabes”, cuyo régimen alardeaba de prácticas “políticas proárabes”, y cuyo Gobierno tardaría aún muchos años en establecer relaciones diplomáticas con ese Estado de nuevo cuño fundado en 1948. Y todo esto que cuento no descubre sin embargo nada nuevo, sino que resulta uno de tantos datos corroborativos de algo que conocemos bien, y cuyos graves efectos y consecuencias sufrimos desde antiguo: en este país tan especial, en España, la política, la sociedad y la cultura no suelen seguir caminos convergentes. ¡Y cómo se nota y se echa de menos!

Yo empecé a oir hablar de Palestina y de palestinos durante mi estancia en Egipto entre comienzos de 1957 y mediados de 1962, a todo lo extenso y lo intenso de mi experiencia cairí. Fue también hacia 1958 o 1959 cuando Mercedes, mi mujer, y yo viajamos a tierras palestinas, que formaban parte por entonces del reino hachemí de Jordania. El hecho palestino fue una de las tantas novedades reveladoras que empezaron a abrírseme, y que contribuyeron decisivamente para que mi propia vida, y no sólo mi actividad profesional de arabista, fueran orientándose hacia dimensiones hasta entonces desconocidas por completo para mí, y encaminándose por sendas que me resultaban hasta ese momento inaccesibles. Ahora, muchos años después, puedo y debo reconocer, con absoluta serenidad, objetividad y ponderación, que ha valido la pena que así ocurriera. Mi vinculación a la palestinidad, por consiguiente, empezó entonces, y no ha hecho sino crecer, desarrollarse y diversificarse hasta ahora, manteniéndose siempre, y reafirmándose, mi compromiso intelectual y humano con ese pueblo y con la defensa de sus justos derechos y aspiraciones.

No quiero seguir por este camino de evocación personal, pero tampoco renuncio a proporcionar otro dato testimonial pertinente, por lo que tiene también de enormemente significativo en relación con todo lo que hasta ahora he suscitado. Sería hacia el año 1967 cuando empecé a preparar, con la excelente colaboración de mi buen amigo el poeta palestino Mahmud Sobh, llegado a Madrid desde Damasco para ampliar estudios y doctorarse, una extensa antología de la novísima poesía palestina llamada “de resistencia”. Acababa de aparecer el revelador libro de Gassán Kanafani, en lengua árabe, sobre el tema, y algún que otro trabajo sobre la materia de otros autores de la misma área lingüística. Ultimado nuestro original, emprendimos la grata tarea de buscar quien lo editara. El tema, como digo, constituía una novedad absoluta en el panorama literario occidental, y no sólo en el español. Nuestra antología era el primer libro en lengua europea sobre la materia. Solo quiero añadir un dato: nos “perdieron”  en varias editoriales —alguna de ellas conocida como de tendencia y vocación “progresistas”— el ejemplar que habíamos dejado. En conclusión: pudo publicarse, el año 1969, merced a la ayuda que nos prestó una institución creada por entonces, y mantenida por un mecenas de origen tunecino, que se llamaba Casa Hispano-Árabe. Tales cosas seguían pasando en este país tan “arabófilo”...

__________
 
Si he empezado como lo he hecho no ha sido solamente porque los hechos que he expuesto ejemplifican a la perfección el fenómeno que denunciaba: la deliberada decapitación —de “cortar la cabeza”— y el implacable desarraigo —de “cortar de raíz”— que la cuestión palestina en concreto, y cualquier cosa que tuviera que ver con Palestina en general, han sufrido durante mucho, muchísimo tiempo. Intencionadamente, a propósito, la cuestión palestina carecía de orígenes, de antecedentes, de comienzos, o estos se tenían por tan nimios e insignificantes que se podía prescindir de ellos, porque eran superfluos, no aclaraban ni contribuían a explicar lo que había ocurrido después. La historia de la cuestión palestina está llena de ultrajes a la verdad y de crímenes contra la memoria. Es decir, está llena —“plagada”— de delitos contra la humanidad.

He empezado como lo he hecho porque ello me permite subrayar y destacar uno de los valores principales del libro que prologo, resaltar como realmente se merece una de sus características más sobresalientes. En tal sentido, este libro se enfrenta radicalmente, y con gallardía, contención y ecuanimidad, a tanta historiografía intencionadamente desvirtuadora y en gran parte falaz o sencillamente ignorante, que se ha ido acumulando sobre la materia. Este libro se centra precisamente en rescatar y poner de relieve muchos de los comienzos, de los orígenes, de los antecedentes de la cuestión palestina.

Su contenido corresponde al largo “tiempo anterior”, al decisivo, al que suele mantenerse escondido e ignorado, como proscrito y desterrado; sí, justamente eso, “desterrado”, porque se les quitó la tierra. Es todo el largo periodo transcurrido entre las últimas décadas del siglo XIX y la mitad del siglo XX. Constituye la insólita y cruel paradoja del tiempo que no hubiera transcurrido, en conclusión, del “no-tiempo”. ¿Hay algo más cruel e inhumano que negar el tiempo? Me permito aconsejarle y encarecerle a toda persona que lea este libro —o que lo contemple, porque es un libro que también “entra por los ojos”— que, al leer y contemplar su contenido, esté siempre acompañado de esa idea subyacente fundamental: está recuperando un tiempo, un pasado que se quiso que no hubiera transcurrido, que no hubiera tenido lugar. Ello le proporcionará la explicación principal, y durante mucho tiempo escondida, de la dramática cuestión palestina, de la trágica e irredenta todavía historia contemporánea de este pueblo.

Este libro es esencialmente un extenso y muy cuantioso conjunto de imágenes, un excepcional álbum  de fotos, cargado de un profundísimo y original —de “origen”— significado. Al ser una colección de imágenes, es también el testimonio, tan silencioso como evidente, de un imaginario. El lector puede comportarse como el espectador de un excepcional documental cinematográfico, una sucesión de imágenes, de encuadres, de momentos, de situaciones, que le resultan tan atractivas como casi totalmente desconocidas, tan nuevas para él como inesperadas y sorprendentes. Precisamente por eso son, ante todo, reveladoras, es decir, le descubren algo que desconocía casi por completo, se lo “revelan”.

Suele repetirse que una imagen vale más que mil palabras, una de tantas frases felices que explican mucho y proporcionan vías de conocimiento, pero que también, entendidas y aplicadas con abuso, desvirtúan parcialmente los hechos; es certera, sí, pero puede resultar asimismo exagerada y encubridora. Imágenes y palabras valen, por sí mismas, lo que valen, y no tienen por qué funcionar como recíprocamente excluyentes. Por consiguiente, si van juntas, y conjuntadas, mejor.

Una imagen es siempre, por sí misma, un objeto valioso, pero su valor aumenta si la contemplación no se reduce estrictamente al ejercicio físico de la mirada, es decir, cuando la actividad del “ver físico” se acompaña también con otros dos: el “ver” mental y el “ver” sensitivo. Con esta triple mirada, con esta triple vía de penetración, el objeto contemplado adquiere toda su plenitud, su supremo valor y su significado entero. Me permito rogar, desde estas líneas, que a esta magnífica colección de fotos, de imágenes, se le dedique esa forma de visión, triple y una al tiempo: que ojos, mente y sentimiento se centren y se unifiquen en la mirada; que la mirada sea integral.

Tal ejercicio de penetración triple y trenzada nos llevará a evocar, por ejemplo, entre otras muchas cosas, que estos seres humanos que nos contemplan fijamente —más fijamente aún que nosotros a ellos— habitaban un país no extenso —poco más de 20.000 km2— en donde vivían —sí, “vivían”, en toda la acepción del concepto— algo más de un millón de habitantes. No menciono estas cifras aproximadas con intención cuantitativa y comparatista, sino justamente con el propósito contrario: cualitativo y fundamental. Y nos preguntamos: ¿cómo esa población, más bien limitada en número y en espacio, resultaba tan sorprendentemente variada, diversa, rica y plural en sus manifestaciones, en sus comportamientos, en sus hábitos de vida, en su vestuario, en sus costumbres, en sus múltiples maneras de existir, de sufrir y de gozar? ¿Cómo Palestina podía ser, al tiempo, tan singular y tan plural, tan propia y tan diversa, tan genuina, con tantas genuinidades diferentes? ¿Había necesidad de romper todo esto, de cambiarlo, de destruirlo, para después reconstruirlo, una vez deformado, transformado, expulsado, sustituido? ¿No merecían estas gentes seguir viviendo —eso sí, “viviendo”— como estas imágenes demuestran que vivían? Esta es quizá la pregunta principal, la más dura e incisiva, que nos hacen esos ojos que nos miran fijamente, que no dejan de mirarnos, que seguirán mirándonos hasta cuando hayamos pasado todas las páginas de este libro.

La gran colección de fotos aquí reunida se realza con la inclusión de unos textos escritos por tres excelentes conocedores de la cuestión palestina, y que se distinguen además por su rigor intelectual y por su alta condición moral. Resultan además textos complementarios entre sí, pues cada uno de sus autores plantea y analiza el tema desde su propia experiencia personal y competencia profesional. Representan asimismo tres modalidades externamente diferenciadas —pero indisoluble y entrañablemente ligadas también—  de vivir y sentir la palestinidad: Bichara Khader es un palestino “de fuera”, en el exilio exterior, Johnny Mansour es un palestino “de dentro”, y por ello en el exilio interior, y Teresa Aranguren es una española profundamente palestinizada en vida y obra. Con ella y con Bichara mantengo desde hace muchos años no solo una inquebrantable amistad, sino también una vinculación no menos larga e inquebrantable con Palestina y sus gentes. Para mí, redactar estas páginas me proporciona una nueva oportunidad de confirmarles mi amistad, mi solidaridad y mi admiración.
Me ha permitido también descubrir la sensibilidad y la experiencia profesional de Sandra Barrilaro, que han sido fundamentales para la selección del material fotográfico.
 
__________
 
Con frecuencia, cuando escribo o hablo de Palestina, menciono lo que afirmó, hace ya unos cuantos años, uno de los más representativos escritores palestinos contemporáneos, Rashad Abu-Sháwir: "La cuestión palestina es más que un problema de fronteras (hudud), un problema de existencia (wuyud)". Ahí está la clave: no se trata de que el pueblo palestino existe, sino que existió, y que seguirá existiendo. Y esa existencia no exige solo una morada, un país, sino que exige también una patria, un Estado así llamado: Palestina. El sucio juego político no puede doblegar la limpia realidad de la existencia, ni puede seguir olvidándola, marginándola, escondiéndola. La existencia no es una máscara ni puede ser enmascarada. Negar la existencia es negar la vida: es decir, una especie de crimen. Que empezó a perpetrarse hace ya bastante más de un siglo, y sigue perpetrándose —de otras maneras, con otros disfraces— todavía. Un crimen que continúa  sin juzgar y sin condena. Esto es lo que recuerdan y afirman estas fotos.
 
Volver a Los diablos azules
Correo Electrónico


Hazte socio de infolibre



3 Comentarios
  • karls sanchz karls sanchz 20/05/17 13:33

    Cuantos son los que confunden a palestinos, con sirios, con iraquies, arabes, ... y viceversa, Cuantos que no saben situar en el mapa los distintos estados arabes actuales, por cierto fronteras delineadas por las potencias occidentales de antes y que seguiran modificandose en beneficio de los intereses del imperio anglo-sionista. Que poco se sabe o habla del PANARABISMO, y es de " comprender " llevadas a la practica, estas les sonaria al Gran Imperio un reto inasumible: -------------------------------------------------------Reivindicación de la unificación del mundo árabe en un único Estado.Nacionalización de las empresas extranjeras y reforma agraria.Desarrollo de servicios públicos (sanidad y educación principalmente) de calidad al alcance de todo el pueblo, búsqueda de la eliminación de la miseria. ----------------------Y además, de lamentar que este asunto no suscite el interés de casi nadie con la agravante de que buena parte de todos los sucesos que nos embargan en la actualidad (guerras ilícitas, invasiones, terrorismo, escalada militar, precio del crudo,….) tienen su origen en nuestro Proximo Oriente. Nuestros contemporáneos viven en la inopia.Salud.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • Sancho Sancho 19/05/17 00:12

    Un texto impresionante para un libro que recoge fotografías maravillosas que muestran el mundo con el que acabó la invasión sionista...Desde entonces las mentiras y el genocidio del estado de Israel no han cesado. Este libro cuenta la verdad que jamás podrán enterrar los asesinos sionistas.

    Responder

    Denunciar comentario

    2

    5

  • Maca Maca 18/05/17 23:59

    Gracias por todas las VERDADES: la deliberada decapitación y el implacable desarraigo, referidas a la CAUSA PALESTINA. Pensar que seguimos admitiendo a Israel en todos los foros, sin que nos rechinen todos y cada uno de nuestros órganos.............¡Cuánto dolor! En cuanto terminen con Siria, SÍ, ME REFIERO A ESE PUEBLO SIN PUEBLO, empezarán con Irán, y seguiremos admitiéndole..........Gracias de verdad por lo que me hacéis sentir con vuestros diablosazules. Un beso. Maca

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    5

Lo más...
 
Opinión
  • @cibermonfi Javier Valenzuela Javier Valenzuela

    ¿Hacia un Estado de Excepción?

    La libertad, primera víctima del emponzoñamiento de la crisis política catalana. A uno y otro lado del Ebro.
  • En Transición Cristina Monge Cristina Monge

    ¿Irán los catalanes a votar en bici?

    La cuestión no es baladí, porque la forma en la que nos movemos representa el 40% de las emisiones de CO2 y es una de las principales causas de contaminación atmosférica en nuestras ciudades.
  • Verso Libre Luis García Montero Luis García Montero

    Madrid

    Pido que me comprendan si me niego a aceptar la caricatura facha de Madrid que se utiliza estos días en muchas declaraciones, porque yo he vivido y vivo en otro Madrid y me reúno a hablar de poesía o a tomar cerveza con otro Madrid.
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre