X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Luces Rojas

La teoría monetaria moderna y la lucha de clases

 

Publicada 13/08/2016 a las 06:00 Actualizada 12/08/2016 a las 21:18    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 24

La teoría monetaria moderna (TMM) es una teoría económica postkeynesiana que detalla los procedimientos y las consecuencias del uso de la emisión de dinero por parte del gobierno. Cuando un gobierno tiene soberanía monetaria es el proveedor monopolista de su moneda y puede emitir moneda de cualquier denominación en formas físicas y/o no físicas. Como tal, el gobierno tiene capacidad para pagar por las cosas que desea adquirir y para cumplir con los pagos futuros prometidos, así como para proporcionar fondos a otros sectores. Por lo tanto, la insolvencia y la quiebra del gobierno no son posibles, ya que siempre podrá pagar.

Lógicamente, con esta definición prácticamente nadie podría lograr comprender la TMM y las implicaciones que puede tener su aplicación por parte de cualquier gobierno. No es el objetivo de este artículo explicar en detalle esta teoría, ya que no soy ningún experto en economía y además ya hay varios artículos que lo hacen en bastante profundidad por parte de sus máximos exponentes a nivel mundial: Randall Wray, Bill Mitchell y Warren Mosler, así como en nuestro país por Eduardo Garzón, Jorge Amar y Stuart Medina, entre otros.

Conocí la TMM en Atenas durante una conferencia sobre la salida del euro en 2013, donde varios miembros de la plataforma italiana EPIC (Economia Per Il Cittadini) me explicaron cómo la TMM cambiaba el paradigma y la forma de entender el sistema, poniendo la creación de empleo como criterio a maximizar por encima incluso del beneficio económico. Con este cambio de objetivo por parte del Estado nace la propuesta de establecer un programa de Trabajo Garantizado y la idea de que aunque no haya empleo, eso no quiere decir que no haya trabajo.

Este cambio de paradigma y la caída de los mitos neoliberales sobre la inflación y la deuda hacen que la implantación del trabajo garantizado (aplicación práctica de la TMM) en cualquier Estado capitalista con soberanía monetaria acabe con el ejército industrial de reserva del que hablaba Marx como condición necesaria y estructural por parte del sistema capitalista para controlar a la clase obrera.

Por tanto, desde un enfoque marxista, evidentemente práctico como no puede ser de otra forma, la TMM puede ser un elemento fundamental dentro de la lucha de clases para la emancipación de la clase obrera. Aún sin destruir ni pretender acabar con el capitalismo, la aplicación del Trabajo Garantizado permite de una forma brillante acabar con el desempleo estructural y podría ser el primer paso para variar de forma sustancial las relaciones de producción de forma análoga a como cambiaron al pasar de la sociedad feudal a la sociedad capitalista, pasando a ser la clase explotada proletarios en lugar de siervos. Quizá esto sea una exageración y estemos al nivel de una conquista social como la jornada laboral de ocho horas, nada desdeñable por otro lado.

Obviamente la aplicación de la TMM no supone el fin de las clases sociales donde no existen explotadores y explotados y por tanto no puede considerarse como una teoría revolucionaria. Aunque este cambio en las relaciones de explotación supone un cambio cualitativo en las condiciones objetivas de nuestra clase para conseguir su emancipación mediante las siguientes conquistas:

  • El Estado fijaría de forma efectiva el salario mínimo, de forma que no existiría ningún trabajador que cobrara menos puesto que siempre le quedará la posibilidad de rechazar una oferta inferior del sector privado y conseguir un empleo en el programa de Trabajo Garantizado que le permita mantener las condiciones mínimas de subsistencia.
  • Reforzaría actividades económicas y sociales que hoy día están insuficientemente dotadas (educación pública, sanidad pública, investigación y desarrollo, dependencia, actividades culturales y deportivas) mejorando la calidad de vida para la clase trabajadora. Estas actividades no deben sustituir nunca las tareas que ya realizan los trabajadores del sector público, sino apoyarlas de forma complementaria.
  • El Trabajo Garantizado daría visibilidad a los trabajos asumidos habitualmente por las mujeres que, al ser reconocidos y remunerados, contribuirían a erosionar la tradicional división sexual del trabajo, facilitando la incorporación de la mujer al mercado de trabajo y asegurando la igualdad salarial.
La izquierda tiene problemas para entender el potencial de la soberanía monetaria quizás porque no haya evolucionado y no haya cambiado los esquemas mentales que eran válidos hasta 1971 con el Sistema de Breton Woods y el patrón oro. El sistema económico mundial permite desde entonces a los Estados crear su propio dinero sin ningún tipo de obstáculo técnico más allá de hacer un simple click en un ordenador.

Este cambio supone una nueva realidad y es nuestra obligación adaptarnos sí queremos transformar la sociedad. La TMM permite a los que deseamos caminar hacia el socialismo encontrar una falla en el sistema, que además es fácilmente entendible y asumible por los sectores no concienciados de nuestra clase y que puede permitir la acumulación gradual de fuerzas del proletariado. Así podemos lograr una victoria que cambie sustancialmente las condiciones de vida de nuestra clase permitiéndonos continuar con esa labor de concienciación con la vista puesta en el socialismo.

Es el triunfo del neoliberalismo como una fase más avanzada del capitalismo a lo que nos enfrentamos y es contra los mitos de la austeridad (reducción gasto público), liberalización del mercado (privatización de empresas públicas) que conlleva a la precarización de la clase trabajadora (paro y peores condiciones de los asalariados) a los que debemos vencer.
___________________________________

Ángel Carrasco Fernández es ingeniero informático, miembro de la Asociación por el Pleno Empleo y la Estabilidad de Precios (APEEP), militante del PCE y concejal del Ayuntamiento de Torrijos por Ganemos Torrijos

 
Volver a Luces Rojas


Hazte socio de infolibre



24 Comentarios
  • Juan A. Cervantes Juan A. Cervantes 22/08/16 12:12

    IU a traves de Alberto Garzón ya en su programa llevaba un plan de empleo garantizado, creo que, en aplicacion de esa TMM. Lo que pasa es que en este pais lldvamos puestas aun las orejeras como los burros, pero sin como.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Respirandolibertad Respirandolibertad 21/08/16 20:56

    Me parece muy interesante tu teoría me gustaría poder contactar contigo para ampliar este punto de vista.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    0

    • acarrasco acarrasco 23/08/16 12:43

      Hola RespirandoLibertad, puedes contactarme en twitter @acarrasco85 y hablamos tranquilamente.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • viceval viceval 16/08/16 09:27

    Kovacks, el pleno empleo como elemento básico de producción económica esta entendido por las élites poderosas que utilizan los medios de comunicación y los centros de poder, políticos o empresariales. Decide como optimizar la producción y como distribuir los bienes a la población de la mejor forma. La empresa privada es, para ellos, la solución y nada está fuera del alcance de su mano. Se privatiza hasta la vida privada. Pero sin embargo esa misma oligarquía utiliza a miles de voluntarios, organizaciones de derechos humanos, organizaciones sanitarias…. para resolver, graves problemas de solidaridad, de soporte, apoyo, injusticia y su financiación no depende de ellos. El trabajo esta entendido únicamente como fuente de producción precisamente por los que lo utilizan para su beneficio. Un ejemplo tremendo es el paro juvenil masivo, que puede provocar un daño que perdure durante generaciones y que la prosperidad futura se vea minimizada por miles de jóvenes parados que entran en la vida adulta sin experiencia laboral, con sensación de alejamiento y falta de compromiso. Cuando hablas de trabajo innecesario creo hay que matizar. He trabajado más de 40 años en sanidad y no he visto trabajo innecesario, he visto muchos individuos innecesarios. Es tremendo ver como se deteriora la calidad asistencial, al disminuir la dotación de personal, pese a ser cubiertos algunos procesos con voluntarios solidarios. Finalmente, la gente no puede ser libre si no tiene garantizadas unas condiciones de vida mínimas, y se pueden garantizar con el pleno empleo y salarios dignos.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    0

    • viceval viceval 16/08/16 10:08

      Resumiendo mi papiro: es transformar y desarrollar el Pleno Empleo, no como fuente de producción únicamente, si no asumir como trabajo muchas de las actividades y funciones que hoy no se reconocen como tal, y que resultan esenciales para favorecer un estado de bienestar real, justo y equitativo, no basado en el consumo como único objetivo. Saludos.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • viceval viceval 14/08/16 20:39

    Kovacs agradecer tu explicación. Clara y precisa. Solo hacer alguna una reflexión. Ante un sistema profundamente injusto, en donde todo el mundo no tiene las mismas oportunidades ya al nacer, ni se premia al mejor y por contra si se premia al “listillo” que no cumple las reglas, donde se incrementa la desigualdad y la pobreza favoreciendo la diferencia de clases de forma constante. Una alternativa válida puede ser la TMM que altere las políticas restrictivas, de austeridad, desempleo, de control multinacional, favoreciendo el pleno empleo de forma progresiva y proporcional, como objetivo de estado, con un salario digno y ajustado. Y Con un modelo en que la distribución de la renta se efectúe en base a los salarios y no a los beneficios. Aumentando así el consumo y no la inversión. Personalmente, no creo la TNM se fundamente en la premisa del que el trabajo dignifica. Se basa en que mucho del trabajo que se realiza hoy no se paga, y además ni se reconoce, o se desconoce. Puede estar directamente relacionado con las nuevas tecnologías, en el intercambio entre particulares de bienes y servicios en sectores como el turismo, transporte, ocio, la música…. O de otra forma pudiendo reforzar las actividades económicas y sociales que hoy son insuficientes en educación, sanidad, cultura, deporte,….. Por último y en paralelo aunque no como objetivo inmediato, creo se debe estudiar la salida de la UE y más después del ejemplo de brexit inglés. Saludos

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    0

    • Kovacs Kovacs 15/08/16 02:02

      Gracias, viceval. Estoy de acuerdo con lo que dices. Mi duda al respecto viene de preguntarme cuánto del trabajo que se hace hoy en día es innecesario, y sólo existe porque todo el mundo "tiene que tener" un puesto de trabajo. Tengo un amigo que hace muchos años consiguió un puesto de funcionario como Ingeniero Informático, grupo C, y me dijo, literalmente, "somos cuatro personas en una oficina para hacer un trabajo que podría hacer ninguna". Hoy en día con la famosa crisis eso no se da tanto, más bien al contrario, pero la TMM, ¿volvería a crear puestos inútiles (que también los hay en las privadas, sobre todo en la alta dirección)? ¿No sería preferible, como decía en mi entrada, que sólo se crearan los puestos necesarios, y, rotativamente, el resto de la gente se vaya a su casa a trabajar en sus inquietudes personales, en estar con la familia, en vivir, al fin y al cabo?

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • Itsasmir Itsasmir 14/08/16 00:06

    Tras leer dos veces el artículo, sigo perplejo: la TMM consiste en crear el pleno empleo por ley, pagado como poco con un SMI, supongo que más elevado que el actual, a base de "darle a la maquinita". O no he entendido nada o está teoría nos llevaría, una vez saludos del euro, a una inflación brutal que hundiría el nivel de vida de los más débiles, que son siempre los que menos defensas tienen, como hemos visto siempre en aquellos países que o pasan o han pasado por éstas: los que podrían(en ningún caso trabajadores, pensionistas o miembros de una posiblemente desaparecida clase media) guardarían sus dineros a buen recaudo en cuentas en moneda extranjera, en nuestro caso en euros. Insisto, tal vez no haya entendido nada o mis estudios de Economía allá por la década de los setenta estén ya superados, pero este planteamiento es una barbaridad, que en ningún caso puede ponerse como algo al servicio de los intereses de la izquierda.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 9 Respuestas

    0

    0

    • Kovacs Kovacs 14/08/16 04:22

      Míralo con otra perspectiva, Itsasmir. La inflacción es la consecuencia de una circunstancia derivada de determinada aplicación de una serie de reglas económicas que son INVENTADAS. Fuera de esas reglas, la inflacción no tiene razón de ser, las vacas seguirán dando leche y el campo seguirá produciendo patatas. Lo que se propone aquí es ir modificando paulatinamente las reglas del juego para que las sociedades no dependan tanto de su imposición. Se nos olvida que el dinero (y todo de lo que de él se deriva) es un invento porque nos educan como si fuera parte de la Creación, como si Dios hubiera concebido el IBEX 35, pero no es verdad. Es simplemente la forma de imponernos que juguemos a unas reglas (hechas por unos pocos, no democráticamente), como las del fútbol o el Monopoly. Los fueras de juego son un invento; no existirían de no existir el fútbol (que es inventado). La inflacción es un invento; no existiría de no existir el actual modelo económico (que es igualmente un invento). El dinero es virtualmente infinito. Sólo hay que darle a la manivela o añadir más ceros a las hojas de cálculo. Son las reglas las que lo impiden, no la naturaleza. Si lo ves desde dentro de las mismas reglas, no hay solución, pero de lo que se trata es de verlo con la perspectiva de que el dinero es un invento, y la inflacción, en consecuencia, simplemente un concepto, como lo es cobrar veinte dólares si pasas por la casilla de salida. No dependemos del dinero, sino de las reglas que lo utilizan, inventadas y, por tanto, modificables.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 8 Respuestas

      0

      0

      • Tubal Tubal 15/08/16 17:11

        Kovacs,yo tampoco entiendo que el dinero se pueda "fabricar" por las buenas, sin referentes vinculatorios específicos. El dinero es símbolo de una energía y un tiempo empleados por alguien para obtener algo. Lo que puede ser arbitrario, abusivo o absurdo es la valoración que se atribuya a ese "algo". Antes de existir el dinero existía el trueque y el "valor" de lo intercambiado dependía de las necesidades de las partes contratantes. Pero como los humanos padecemos psicopatías diversas, las valoraciones fueron pasando a ser aleatorias surgiendo "necesidades" patológicas (lucir diamantes o corbatas, tatuarse hasta el hígado, etc.). El dinero se introdujo para facilitar lo que la Sra. Cospedal probablemente llamaría "trueques en diferido". Por ello pienso que detrás de la fabricación y uso del dinero habrá siempre una filosofía de la vida, una interpretación de los valores que, desgraciadamente por ahora y desde siempre, es utópica....

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 3 Respuestas

        0

        0

        • Kovacs Kovacs 15/08/16 18:35

          Desde mi punto de vista, Tubal, es una cuestión de educación. Las "necesidades patológicas" que refieres con una definición acertada no se derivan del ser humano, sino del contexto social y demográfico en que lo educan (quienes mandan). No hay necesidad patológica de tener un Ferrari en una tribu del Machupichu, ni por aprendizaje ni por utilidad, si bien esto último es relativo a las percepciones culturales. El dinero y el trueque son exactamente lo mismo: antes se cambiaban gallinas por vacas y ahora gallinas por papeles de colores y papeles de colores por vacas. Lo que en teoría suple el dinero es la utilidad del oro en su momento: no se degrada, y por eso el oro se usó como referente del trueque. En las sociedades basadas en la producción, el dinero es imprescindible, pero estamos en los albores de un momento histórico donde la producción está llegando a ser ínfimamente dependiente del trabajo humano. Desde este punto de vista, el valor del dinero como elemento requerido para obtener necesidades básicas deja de tener sentido, ya que no hay una mano de obra humana que ser mantenida para el trabajo directo, sino, como mucho, para los servicios que mantienen los sistemas automáticos, que requiere mucha menor cantidad de trabajo. Sin embargo, en lugar de plantear un cambio de paradigma en el modelo económico, se sigue con el mantra del "pleno empleo", y para mantenerlo se sigue educando y construyendo sociedades orientadas a la producción (la obsolescencia programada es su principal exponente) para justificar que el dinero tiene que seguir moviéndose. No es que deban imprimirse billetes porque sí, sino que el uso del dinero debería ir disminuyéndose poco a poco conforme la mano de obra humana vaya haciendo cada vez menos falta para el trabajos de campo. Sin embargo, por encima de ese planteamiento, las teorías económicas y sociales siguen hablando del "pleno empleo", desde mi punto de vista para esconder que el dinero es por sí mismo la principal burbuja que existe en el modelo. Y dicho modelo (y el dinero) es lo que hace que lo que produce la Tierra (dos veces lo necesario para dar de comer al planeta, según la ONU), no llegue a todo el que lo necesita.

          Responder

          Denunciar comentario

          Ocultar 2 Respuestas

          0

          0

          • Tubal Tubal 15/08/16 19:58

            Totalmente de acuerdo con lo que expones, Kovacs. Sin embargo estoy convencido de que también en una tribu matchupitsuoide (con perdón) se manifiestan las patologías a las que me refiero. Donde no existan "ferraris" existirán otros oscuros objetos del deseo que implican riqueza y poder personales. El sistema que comentamos se ha desarrollado a partir del trueque hasta llegar a  Silicon Valley, Goldman & Sachs, Google, etc. Hay que seguir remando hacia un futuro diferente, sin duda; pero ni la reeducación social, muy difícilmente alcanzable, bastará para superar condicionantes genéticos como los que aparecen reiterados a lo largo de nuestra historia...Soy muy pesimista :o))....

            Responder

            Denunciar comentario

            Ocultar 1 Respuestas

            0

            0

            • Kovacs Kovacs 15/08/16 21:49

              :)) Podemos empezar por explotar esto: http://www.bbc.com/mundo/noticias/2012/09/120831_humanos_justos_experimento.shtml

              Responder

              Denunciar comentario

              0

              0

      • mcn mcn 15/08/16 08:44

        Kovacs...inflación no se escribe con dos CC !!!    Cualquier lector de temas económicos lo sabe...

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 3 Respuestas

        0

        0

        • Itsasmir Itsasmir 16/08/16 16:32

          A mí también me ha chirriado, pero no me atrevía a comentarlo porque, al no estar de acuerdo con el fondo del artículo, podría parecer que quiera humillar al autor. Ahora bien, que a un miembro de la APEEP no le salte a los ojos semejante falta de ortografía en una palabra que se supone la ha debido de haber leído muchas veces, siembra dudas sobre su conocimiento del tema.

          Responder

          Denunciar comentario

          Ocultar 1 Respuestas

          0

          0

          • acarrasco acarrasco 23/08/16 12:52

            Hola, no he visto en mi artículo ninguna falta de ortografía y de verdad que lo he revisado varias veces. Si fueras tan amable de indicarme donde. Un saludo!

            Responder

            Denunciar comentario

            0

            0

        • Kovacs Kovacs 15/08/16 12:06

          Gracias por la puntualización, mcn :) . Me pasa siempre que lo escribo rápido: lo mezclo con "infracción".

          Responder

          Denunciar comentario

          0

          0

  • laguncar laguncar 13/08/16 21:18

    Gracias, Sr. Carrasco por tu interesante artículo. Pienso que si el objetivo de la UE fuera realmente el de la unión de unos países por el bien de los mismos, no estaríamos como estamos. El problema es que nunca fue esa la intención, sino el control de unos por otros u otro, con la pérdida de independencia y soberanía nacional. Los ciudadanos/as no elegimos a la Comisión Europea y son ellos los que mandan. Así, esta UE, que no sea en mi nombre. Juntos o separados tendremos que conseguir otras fórmulas de funcionamiento distintas o no saldremos de donde estamos.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    0

    • mcn mcn 15/08/16 08:39

      Solo informar que los comisarios son propuestos por los Estados miembros, 1 por país, los diputados del parlamento europeos les hacen entrevistas y preguntas para evaluar su idoneidad para el cargo...a veces son rechazados. Finalmente la lista cerrada de comissionarios tiene que ser aprobada por mayoría simple por el parlamento europeo. Estoy de acuerdo es un proceso oscuro, farragoso, pero la voluntad popular ( los diputados) interviene en 2 ocasiones en el proceso. Después de esa votación, la lista de comisarios tiene que ser aprobada por el consejo europeo ( los jefes de estado / gobierno) de los países miembros. El proceso de elección directa por el parlamento europeo o por elecciones directas está en estudio.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • noencaja noencaja 13/08/16 13:00

    Interesante artículo y excelentes comentarios. No es posible marcharse del euro sin aplicar paralelamente políticas alternativas de reparto de la riqueza y trabajo. De lo contrario el sufrimiento social lo haría inviable. Entonces salir del euro podría ser la oportunidad para ir a la raíz. Algo absolutamente urgente cuando el sentido común es utopía y la deriva al colapso eco-social realismo pragmático.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • viaje_itaca viaje_itaca 13/08/16 09:01

    Sí, la soberanía monetaria es fundamental, así que cederla a la UE es un tiro en la boca que nos hemos pegado, pero para que se haga todo eso que usted dice, y en el lejano supuesto de que eso vaya, funcione y encima sea realmente bueno (¿empleo pleno para qué con tanta máquina, de donde sacamos la materia prima y donde metemos los productos en un planeta que ya no da mucho más? La tendencia es pensar en un reparto menos basado en un trabajo del que hay mucha menos necesidad, usted piensa que seguimos en el siglo XIX), ¿cómo se hace para evitar que los poderes económicos no nos hundan? Salimos de Europa (personalmente creo que debemos hacerlo, pero hay que tener muchísimo cuidado en cómo y cuando) y ¿cómo nos financiamos en este mundo globalizado? ¿Y qué pasa si resulta que no hay dinero para importar nada? Ciertamente, consumimos muchísimo más de lo que necesitamos, la miseria no es tener pocas cosas sino en estar dominado, pero,¿no producirá eso, en este mundo real, graves conflictos sociales...? Claro que sería maravilloso ponerle un cascabel al gato; lo malo del tema es que a los ratones no nos deja...

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Maca Maca 13/08/16 00:00

    Gracias Sr. Carrasco. Ese era el "Sueño de Juventud" para los que empezamos a trabajar con aquellos Sistemas Informáticos, en mi caso de Contabilidad. Veíamos poco a poco, muy poco a poco que, llegaría el día en que con sólo trabajar dos o tres horas diarias, saldrían todos los trabajos y seríamos más felices, dedicados a aprender nuevas disciplinas y conocimientos para obtener una vida más digna, saludable y alegre.............................................Y los sueños, han vuelto a demostrar que "sueños son". Un saludito. Maca

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Kovacs Kovacs 12/08/16 22:59

    Gracias por el artículo, Ángel. Veo que cualquier propuesta (de izquierda o de derechas) sigue con la obsesión del pleno empleo, en lugar de aspirar a que, poco a poco, la gente tenga que trabajar cada vez menos, cosa que ya permitirían las tecnologías y que únicamente el modelo económico supone un impedimento para ello. Como Ingeniero Informático, sabrás de qué te hablo: no tiene sentido que en occidente trabajemos ahora más horas que antes de que aparecieran los ordenadores si no es por la imposición de normativas que emanan de los poderes financieros y que consideramos como "lo normal" con sofismas aprendidos como "el trabajo dignifica". Deberíamos empezar a exigir un sistema social en el que no todo el mundo tenga que trabajar todo el tiempo para vivir (sea cual sea dicho trabajo), en el que existan rotaciones de puestos, y en el que no se inventen empleos que sólo sirven al dinero (los economistas y sus hojas de cálculo son su máxima expresión) en lugar de al ser humano (bomberos, ingenieros, maestros...). Una sociedad sana, avanzada, civilizada y con sentido común, al fin y al cabo.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    0

    • acarrasco acarrasco 23/08/16 12:57

      Hola Kovacs, respondiendo a tu primer comentario decirte que eso que propones es de izquierdas y que estoy de acuerdo contigo. Por otro lado no se trata de un problema técnico, de hecho los avances tecnológicos de los últimos años no se han visto reflejados en mejoras de las condiciones de vida de la mayoría social. Se trata por tanto de un problema político que tiene que ver con quien controla los medios de producción. Una vez implantado el TG y que todo el mundo tenga seguras las condiciones mínimas para poder sobrevivir el siguiente paso sería ir reduciendo las jornadas laborales (sin prejuicio de salario) llegando a las 35 horas y luego bajando paulatinamente.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.