X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Luces Rojas

Desmontando otra cantinela

Publicada 12/06/2017 a las 06:00 Actualizada 10/09/2017 a las 21:29    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 19

De un tiempo a esta parte se ha instalado en el discurso oficial un nuevo mantra que viene para quedarse. No pasa día en que no se repita tan pronto como sale a colación el referéndum en Cataluña. La dichosa cantinela es una inexactitud, por no decir una falsedad, pero constituye otro de estos ejemplos de cómo una falacia, cacareada mil veces, puede acabar convertida en verdad. Veamos:

"La democracia es el respeto de la ley", nos porfían a diestro y siniestro últimamente desde el partido del Gobierno. Pues bien, dejémoslo claro: la democracia NO es el cumplimiento de la ley. El cumplimiento de la ley es sólo una de las condiciones necesarias para la democracia. Como lo es la separación de poderes, las libertades civiles, la transparencia, etc.

Independientemente de cómo la interpretemos u organicemos, la democracia tiene una definición muy precisa: la soberanía del pueblo. Pero, claro, es improbable que el gobierno, ante el reto catalán y la petición de celebración de un referéndum, sostenga: "la democracia es la soberanía del pueblo".

El respeto a la ley no es un principio que la democracia exhiba en exclusividad. Es más, las dictaduras lo hacen con mucha más frecuencia y contundencia. No se me malinterprete: no pretendo llevar el argumento hasta sus últimas consecuencias. No vivimos en una dictadura. Simplemente quiero dejar constancia de un hecho.

La frase, obviamente, alude a algo más, que es el Estado de Derecho. La mejor manera de entender el Estado de Derecho es oponerlo al reino de la arbitrariedad. El cumplimiento de la ley debe garantizarse mediante una Constitución, unas leyes escritas y el ejercicio de las instituciones del Estado contra el libre desempeño de un poder arbitrario, capaz de actuar libremente desligado de control legal o institucional.

Pero el Estado de derecho, al menos sobre el papel, tampoco es exclusivo de las democracias. Las autocracias también exhiben elaborados cuerpos de leyes y suelen tener Constituciones que los ordenan y, por supuesto, instituciones —policía, tribunales, sin ir más lejos— que las salvaguardan, al menos en teoría.

Otra cosa es que las democracias se acerquen más y mejor al ideal del Estado de derecho. Y esto por muchas razones: una mejor arquitectura institucional que establece la independencia de varios poderes que se controlan mutuamente, la existencia de una serie de libertades que contribuyen indirectamente al cumplimento de las leyes —libertad de expresión, de prensa, de asociación, de sindicación, de manifestación, etc— o por medio de la transparencia. Por eso los expertos hablan de Estado de derecho "formal" y Estado de derecho "substantivo" o real.

Sin embargo, la arbitrariedad o el incumplimiento de la ley también pueden darse en la democracia. ¿Cómo? Por ejemplo, colocando a fiscales inoperantes en la persecución del delito, promocionando a jueces afines en departamentos dedicados a la lucha contra la corrupción, apartando a fiscales por perseguir a presidentes del partido del poder, manteniendo la dotación de jueces per cápita al nivel de Ucrania, impidiendo el acceso transparente a los datos de concursos o licitaciones o prohibiendo que la ciudadanía grabe con el móvil actuaciones de policías extralimitándose de sus funciones. Todas estas actuaciones (¿les suenan?) nos apartan del cumplimiento de la ley y, por tanto, del Estado de derecho. El Estado de derecho no es un estadio acabado, sino un proyecto ideal y, en la mayor parte de los países, un proceso.

Además, en democracia no existe duda: no hay paradoja posible entre el huevo y la gallina. Lo primero es la voluntad popular, generalmente a través del voto. Y después la ley que emana de ella. La ley viene indefectiblemente después, como resultado de la expresión de la ciudadanía. La ley es la que se adapta a la segunda, y no al revés.

La primacía de la ley sobre la voluntad popular es una característica idiosincrática de la derecha. Lo es al menos desde el siglo XIX, cuando los conservadores se oponían a la soberanía popular e invocaban una supuesta "constitución" transmitida por la tradición (Burke). Sin embargo, en aquella época rechazaban abiertamente la palabra democracia. Hoy la esgrimen como bandera.

Pero encasillarse en la defensa de la ley como expresión o resumen de la democracia es un argumento fraudulento. La defensa a ultranza de la ley, sin aludir o ampararse en la voluntad popular, pertenece en mayor medida a sistemas no democráticos. La democracia se caracteriza porque permite una constante revisión popular de la ley a través del medio que sea, generalmente a través de la labor de los diputados, esto es, los representantes del pueblo, que permanentemente refrendan y mantienen la ley o la reforman o derogan.

Quiere esto decir que la ley se está renovando continuamente, aunque no se toque, pues nuestros representantes la renuevan al no cambiarla y también la renuevan al reformarla o derogarla. El caso grave en el que nos encontramos es que los representantes del pueblo catalán han rechazado la ley en lo que afecta a su territorio, pero carecen del instrumento último para cambiarla. No es poca cosa. Nos hallamos ante una grave crisis de legitimidad constitucional.

Resolverla por la vía represiva y meramente judicial es la opción que se ha tomado. Puede salir bien. O no. Pero los instrumentos que definen la democracia, como expresión de la voluntad popular, son la participación, la negociación, el consenso y en última instancia, si no funciona lo anterior o se quiere llegar por la vía rápida, el voto. Enrocarse en la ley, cuando es cuestionada por una mayoría cualificada como la representada por el parlamento catalán, es desde luego legítimo, pero no muy democrático.

Esta afirmación es independiente de nuestra opinión sobre el resultado del referéndum. Personalmente abogaría firmemente porque Cataluña permaneciera ligada a España. Incluso desde una perspectiva puramente política, y teniendo en cuenta que una secesión de este tipo no podría legitimarse más que con una mayoría cualificada (a decidir), es harto complicado que la independencia fuera refrendada. Mañana quién sabe. Con perspectiva histórica se observa hoy mejor que nunca que el intento de Zapatero de buscar un Estatuto consensuado entre las dos partes en litigio fue la mejor opción desde una perspectiva no sólo democrática (teórica) sino también política (práctica), porque, entre otras cosas, no se fundamentó en un referéndum que separa abruptamente a la población. Ahora ya es probablemente tarde para volver a aquel intento. De su rechazo estos lodos.
 
Volver a Luces Rojas 
Correo Electrónico


Hazte socio de infolibre



17 Comentarios
  • EL HEREJE EL HEREJE 11/09/17 13:42

    Enarbolar textos legales de dudosa procedencia y aprobados bajo el chantaje cuartelero y las amenazas de involución es un antiguo truco de todos los que no creen en la democracia. Aceptemos, como se dice en el artículo, que la nuestra es una pseudo-democracia en la que no existe la división de poderes y donde el ejecutivo incumple la constitución cuando le viene bien y sin consecuencias. Un poder de esa calaña es legal, pero no legítimo. Sus leyes y sus normativas son papel higiénico manchado. No existe autoridad moral para descalificar al Govern.

    Responder

    Denunciar comentario

    2

    11

  • vibebilbao vibebilbao 13/06/17 02:15

    Con urban hemos topao, y eso que el enemigo era Sanchez. Soberanía, bonita palabra. Es en su definición donde radica la dificultad. Porque pueblo todos sabemos loque es.A tener en cuenta que soberano es sinónimo de rey.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • jorgeplaza jorgeplaza 12/06/17 19:45

    Me parecía muy poco un solo voto negativo en mi anterior comentario. Este tema del independentismo le es muy fastidioso a la grey podemita y hasta ahora no entendía por qué, pero creo que ya lo he comprendido. Ocurre que, como los gerifaltes de UP no tienen nada claro el asunto y hasta ahora han ido trampeando diciendo que sí pero que no y que según y cómo, los peones de brega que aquí intervienen no tienen consigna que seguir y, como realmente no emiten su opinión sino que obedecen las directrices emanadas del mando, se han quedado mudos. Y más que se van a quedar ahora que el borrico de Urbán se ha decantado con toda franqueza por el referendo unilateral justo el día antes de la mocioncita. Gran don de oportunidad el de Urbán, que le "agradecerá" Iglesias como merece, pero también le agradecemos los demás, porque obliga a UP a hablar claro de una vez: a retratarse, vamos. La china en el zapato de UP ha crecido. Hasta nueva orden (en sentido estricto, no es una metáfora), pocos comentarios van a hacer los podemitas a las noticias sobre el independentismo.

    Responder

    Denunciar comentario

    18

    3

  • jorgeplaza jorgeplaza 12/06/17 18:17

    Porque en el simulacro anterior de referendo (con censo hasta los 16 años, voto repetido en distintas mesas) no tuvieron mayoría. Y en las elecciones autonómicas tampoco, pero el único que se atuvo a lo dicho fue el cupero Antonio Baños. ¿Cuáles son ahora las reglas? ¿Si sale la mitad más uno (por ejemplo, dos votos de tres emitidos) a favor de la independencia se declaran independientes? ¿Hay un porcentaje cualificado (dos tercios, 60%)? ¿Se necesita una participación mínima? Si sale que no incluso con sus reglas tramposas, ¿se puede repetir el referendo al día siguiente, aprovechando que ya están puestas las urnas? (y así hasta que salga lo que los secesionistas quieran, que será la última votación). ¿Tiene este referendo, en definitiva, algo que ver con la representación popular en una democracia?

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    17

    5

    • MaikiMaik MaikiMaik 12/06/17 19:10

      No, no es una buena muestra de recurso a la voluntad popular (por si no era retórica y tal), tampoco lo es cerrarse en banda esgrimiendo argumentos que son más bien represores, en lugar de dedicar recursos a investigar la realidad, y supongo que una vez hecho esto, profundizar en el complejo debate sobre el derecho a a autodeterminación de los pueblos. Aunque a mí ni me va ni me viene, pero creo que el estado debería de garantizar que en un proceso de este tipo, se haga todo lo posible tanto por los ciudadanos que no quieren la independencia, como por los que sí la quieren, porque también ellos son aún sus ciudadanos. Supongo que lo idóneo sería que el mismo gobierno asumiera que tal y como está la constitución, es imposible que el estado controle el proceso como debería, y propusiera en consecuencia la creación consensuada de modificaciones necesarias, en pro de la adaptabilidad de las leyes a esta realidad que cambia más rápido que ellas. Uf! igual me estoy columpiando... bueno de todas formas es lo que pienso.

      Responder

      Denunciar comentario

      1

      4

  • jorgeplaza jorgeplaza 12/06/17 18:11

    Hablando de cantinelas, ¿es una buena muestra de recurso a la voluntad popular un referendo unilateral sin reglas?

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    11

    4

    • EL HEREJE EL HEREJE 11/09/17 15:23

      O sea que, como de costumbre, no es vd partidario. ¡Pues muy bien!.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      2

  • Ijon Tychi Ijon Tychi 12/06/17 10:18

    "La democracia es la soberanía del pueblo" . "Los pueblos tienen derecho a decidir" . Vale, estupendo pero, ¿quién o qué es "el pueblo" ?. ¿Cómo se define jurídicamente al pueblo?. Para todos los que se arrogan la representación de ese pueblo, la definición es muy sencilla: el pueblo lo forman los que piensan como yo, los demás son antis.
    Yo no creo en la existencia de los pueblos, creo en los individuos. Por eso no creo en patrias ni en estados. Cuando un grupo de personas se une para encerrarse tras una frontera, siempre acaba habiendo una guerra con el vecino

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    13

    9

    • viaje_itaca viaje_itaca 12/06/17 12:52

      No sé si se habrá fijado, pero cuando se juntan gentes de varias etnias distintas, la tendencia es que cada etnia se junte, y además, suele haber choques culturales con otras. Pero no hace falta que sean occidentales contra exóticos: en general suele haber bastantes diferencias entre un portugués y un español, no digamos con un alemán o sueco. Los pueblos se definen en base a esto. Vale, los límites son difíciles de marcar, salvo de un modo formal, que tampoco es muy preciso, como el pasporte, pero si no es capaz de ver eso, es que está usted todavía más ciego de lo que pienso. Y el caso es que la gente que tiene con otros esos vínculos culturales, lingüísticos, identitarios e históricos, que generan cierto grado de solidaridad, es la que es tiene capacidad de constituir sociedades con libertad, basada en esa solidaridad. Los primeros fueron los atenienses de la Grecia Clásica, y, por cierto, no incluyeron en el pueblo ni a mujeres, ni a esclavos ni a metecos. Existe unas cosas que se llaman libros de historia. Le sugiero que se lea unos cuantos, preferiblemente universal.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      1

      0

      • Ijon Tychi Ijon Tychi 12/06/17 16:45

        Vale. Como veo que usted ha leído mucho, defina lo que es "el pueblo" de modo unívoco y válido para todos los casos. Por cierto, supongo, porque he leído otros comentarios suyos, que se considera usted persona de izquierdas y, por lo tanto, defensor de la igualdad de todos los seres humanos, ante la ley y entre sí. Evidentemente un portugués es un portugués y un ruso es un ruso, pero eso no justifica que se utilicen esas "diferencias" para enfrentar a unos contra otros. Yo lo único que he dicho es que aspiro a un mundo son fronteras, en el que todos seamos iguales de verdad. ¿Que la historia está llena de guerras, dictaduras y crímenes?, sí, ya lo sé. Y ¿por eso el futuro tiene que ser igual?, ¿no se puede cambiar nada?. Entonces, votemos a Rajoy, o a Pujol

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        7

  • Delgiot Delgiot 12/06/17 10:08

    Muy buen artículo, señor Feijoo. Felicidades. La palabra democracia está tan corrompida en nuestro vocabulario que ha perdido completamente el significado para la que fue concebida y se utiliza indiscrimanadamente para atacar a aquellos que están en contra de nuestras opiniones a través de la falacia, la manipulación y la demagogia. Convendría a todos los españoles recibir una formación sobre democracia y sus posibles usos. Foramción, formación y formación. Nunca me cansaré de repetirlo Saludos.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    17

  • ArktosUrsus ArktosUrsus 12/06/17 09:28

    Estimado señor Feijoo, su argumento es impecable. Por más que me encocore que sea un pueblo sin cultura y sin un atisbo de crítica el que decida que los ladrones continúen en el poder, esas son las reglas del juego. El problema es que todo tiene varias lecturas. La composición del Estado español se ajusta a una constitución pactada por los representantes populares y refrendada por una cantidad importante de españoles, incluidos los hoy independentistas catalanes. Digo esto porque la democracia necesita una forma de expresión. Aquellos representantes (no tengo muy seguro que realmente lo fueran, pero lo acepto dialécticamente) montaron un sistema electoral. Acudieron a una forma de ejercicio de la democracia y contabilización de los votos que es manifiestamente antidemocrática, ya que se basa en ciertas falacias que no tengo ni sitio ni ganas de desmontar. Cierto que los partidos "del poder en España" repiten como un mantra lo de la democracia y la ley. Pero no es menos cierto que en el otro lado se mantiene que el pueblo catalán ha hablado "dándonos el mandato" de celebnrar un referendum. Y eso también es falso. En las elecciones de 2.015, no votó "el pueblo catalán" sino el 78% aprox. de las personas con derecho a voto, que presenta cierto matiz diferencial. Por otro lado, los partidos claramente independentistas (JxSi y CUP) que fomentan un referendum "no pactado", no alcanzaron la mayoría de votos emitidos (1.957.348
    de 4.115.807) aunque ciertamente otros partidos (CSQP y UDC, en total 469.364
    votos) son partidarios de un referendum pero no de cualquier manera, sino debidamente consensuado. Y están lejos de la independencia, al menos por el momento. Así pues la coartada "democrática" que usa el independentismo catalán es tan poco válida como el mantra ley/democracia del artículo. No puedo dejar de pensar que todo este follón independentista es una huida hacia adelante de quienes se han venido embolsando "el 3%", si no más, e intentan esquivar a la justicia. Apareciendo como padres de la patria redimida de la salvaje explotación española quizá se les perdonen esos "pecadillos", cuando no se aplauda que no pagaran"al Estado opresor". Muchas dudas.

    Responder

    Denunciar comentario

    8

    8

  • phentium phentium 12/06/17 08:55

    Una vez mas se confunde la ley o las leyes con la Justicia. Porque la Justicia -asi...con mayusculas- es lo unico que esta por encima de la ley. No hace tanto la ley decia que la mujer necesitaba el permiso del marido para poder trabajar. Legal pero injusto. Tambien decia que el delito de adulterio solo lo cometia la mujer.....legal, pero tambien injusto. Me sorprende que al autor de este articulo se le haya pasado por alto este matiz y, al fin y al cabo invoque la ley- las leyes- a su conveniencia, exactamente igual como hacen aquellos a los que critica. Cuando las leyes son injustas, la obligacion del legislador es cambiarlas. Y en su defecto es el pueblo quien debe tomar sus propias riendas. Con la ley en la mano, en USA los negros aun estarian relegados a los ultimos asientos de los autobuses. Solo gracias a unos valientes que en un momento dado pusieron la justicia por encima de la ley -como deberia ser siempre- se ha avanzado socialmente. Y muchos de ellos se dejaran la piel en ello. Ahora estos mediocres que hemos permitidfo que usurpen nuestyro poder nos estan llevando de nuevo a aquellos oscuros y tenebrosos tiempos de miedo. No es el gobierno quien tiene la responsabilidad de arreglar estos entuertos, sino nosotros. La ciudadania "delega en el gobierno" las tareas de dirigir el pais, pero eso no quiere decir que nosotros podamos abandonar nuestra obligacion de vigilar a aquellos a los que pagamos para que gestionen nuestra sociedad.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 3 Respuestas

    4

    15

    • Silk Road Silk Road 12/06/17 09:18

      Sólo le ha faltado hablar de la Ley Natural para que ya no cupiera ninguna duda sobre su nacionalcatolicismo. Hablar de la Justicia con mayúscula es hablar de teocracia. Mire: no. En democracia, lo que está por encima de todo es la voluntad popular. Gracias a dios.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      7

      6

      • phentium phentium 11/07/17 08:08

        Estimado.......yerras de todas, todas. Nadie mas alejado del nacionalcatolicsmo que yo. Demasiado osado por su parte poner calificativos a alguien a quien no conoce de nada mas que cuatro lineas. Podria admitir que mi post le sonara a nacional lo-que-sea o a lo-que-sea direcvtamente, pero tildarme a mi de tal o cual demuestra que mi post no le ha gustado ademas de destilar cierta intolerancia. Discrepo en que la voluntad popular este por encima de la justicia. La voluntad popular dio soporte durante siglos a la Inquisicion y ¿Conoce ud. algo mas injusto?. Y ya mas cercano, la voluntad popular, exactamente unos 8 millones de voluntades populares, estan dando soporte a un partido que rezuma podredumbre, plagado de ladrones, que dicta leyes en contra de esa misma voluntad popular que le sostiene, que deja sin pensiones a quienes han cotizado durante toda su vida, que favorece al poderoso frente al humilde, enfin...la lista seria interminable. ¿Le parece a ud. justo?....la voluntad popular estaria muy bien como señal de salud social pero siempre que los medios -todos- no barrieran para casa o, mejor dicho para la casa de quienes contratan sus paginas de propaganda o sus contenidos adoctrinantes.

        Responder

        Denunciar comentario

        1

        7

    • Silk Road Silk Road 12/06/17 09:18

      Sólo le ha faltado hablar de la Ley Natural para que ya no cupiera ninguna duda sobre su nacionalcatolicismo. Hablar de la Justicia con mayúscula es hablar de teocracia. Mire: no. En democracia, lo que está por encima de todo es la voluntad popular. Gracias a dios.

      Responder

      Denunciar comentario

      2

      1

  • paco arbillaga paco arbillaga 12/06/17 07:59

    «La democracia es la soberanía del pueblo». Así de corto y así de claro. Mientras la mayoría del pueblo no se lo crea siempre habrá una minoría que se creen unos iluminados que nos arrebatarán esa soberanía y nos prometerán llevarnos a la tierra prometida. ¡No seamos pardillos! Osasuna!

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    11



Lo más...
 
Opinión
  • Desde la tramoya Luis Arroyo Luis Arroyo

    Por qué nadie se atreve con el concierto vasco

    Por injusto que sea que dos comunidades autónomas tengan un sistema de financiación completamente distinto de las demás y hoy nítidamente insolidario, no es posible cambiarlo en este momento.
  • Buzón de Voz Jesús Maraña Jesús Maraña

    Una vía reconstituyente

    Cualquiera diría que el orden del día parlamentario para este jueves ha sido ideado por el mayor enemigo de Pedro Sánchez o por el mejor amigo de Mariano Rajoy. El PSOE vota la actualización del Cupo vasco y después se reúne una comisión territorial que nace moribunda. 
  • Muros sin Fronteras Ramón Lobo Ramón Lobo

    Se fue el caimán

    Ha dimitido Mugabe. Está más cerca de la infamia de los Mobutu que de la gloria de los Mandela. Deja un país exhausto, sin estructura política, con una casta de mangantes.
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre