x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Periodismo

Camus, el periodista rebelde

  • En el centenario de su nacimiento, Javier Valenzuela recuerda en tintaLibre de noviembre a Albert Camus y reflexiona sobre su pensamiento y la vigencia de su manera de ejercer el periodismo

Publicada el 07/11/2013 a las 11:05 Actualizada el 07/11/2013 a las 11:39
Facebook Whatsapp Whatsapp Telegram Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir

El periodista Albert Camus.

El periodista Albert Camus.

NEW YORK WORLD - TELEGRAM & SUN
Si algo he aprendido en varios lustros haciendo periodismo en cuatro continentes, es que los seres humanos son, en el fondo, bastante parecidos. En el Norte y en el Sur, al Este y al Oeste, con independencia de su lengua, raza, cultura, nacionalidad o religión, la gente aspira a que se respete su dignidad con unos mínimos vitales de pan, libertad y justicia. Y cuando ni esto se le garantiza, la gente siente que tiene derecho a rebelarse.

Nacido hace ahora un siglo, en noviembre de 1913, Albert Camus iría aún más lejos en su ensayo L´Homme revolté: el ser humano no sólo tiene derecho a rebelarse, sino que es, precisamente, al rebelarse cuando más ejerce su humanidad. “El rebelde”, escribió Camus, “da media vuelta. Marchaba bajo el látigo del amo y he aquí que le hace frente. Opone lo que es preferible a lo que no lo es”.

Son ideas como ésta las que hacen tan actual a Camus. Y aún más el hecho de que el escritor y periodista francés siempre quisiera vivir de conformidad con su visión de que el ser humano no es un borrego. Esta coherencia no es tan fácil como parece, ni mucho menos. A Camus le llevó a enfrentarse con la izquierda dominante en el París posterior a la II Guerra Mundial, la representada intelectualmente por Jean-Paul Sartre, que restaba importancia a las brutalidades del estalinismo en nombre de un supuesto ideal colectivo. Pero Camus, que había dirigido Combat, el diario de la Resistencia francesa a la ocupación nazi, insistía en que él no aceptaba ningún tipo de totalitarismo, ni pardo ni rojo, ni, por lo demás, comulgaba con la rueda de molino de que el fin justifica los medios.

El insobornable compromiso de Camus con sus ideas le valió el estigma de buena parte de la Rive Gauche en los años más siniestros de la Guerra Fría. Resulta alentador, sin embargo, comprobar que, medio siglo después, el pensamiento partidista y dogmático de Sartre amarillea de vejez, mientras que el libertario y crítico de Camus ilumina nuestro tiempo.

Lo mismo puede decirse del periodismo. Buena parte de las angustias existenciales que pesan hoy sobre este oficio, ya tienen respuestas imperecederas en el ejercicio del periodismo y en la reflexión sobre el periodismo de Camus. Como hizo en su tiempo, Camus combatiría hoy esa patraña que afirma que debe ser neutral y equidistante: él lo veía comprometido con la verdad de las víctimas frente a la propaganda de los verdugos. También rechazaría el periodismo aparatckick de tantos profesionales y medios: la independencia y el espíritu irreverente le parecían esenciales al oficio con el que empezó a ganarse la vida en l´Alger Républicain. Y por supuesto, se reiría a carcajadas de los que postulan la asepsia narrativa: sin estilo y buena pluma, el periodismo escrito no merece ese nombre.

Soy de los que piensan que el futuro del periodismo está en lo mejor de su pasado. Las nuevas tecnologías son odres fantásticos para seguir sirviendo más y mejores vinos periodísticos, caldos tan buenos como los artículos insumisos de Camus, las sabrosas crónicas de Chaves Nogales o los vibrantes despachos de guerra de Michael Herr. Tales o cuales empresas, medios y formatos afrontarán hoy graves problemas, pero el periodismo crítico, tal como lo entendía Camus, bien podría tener por delante una nueva edad de oro.
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.