X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Elecciones EEUU 2020

Casi la mitad de los tuits de Trump desde las elecciones contienen información falsa

  • Ni Joe Biden, ni Kamala Harris, ni su compañero de campaña, Mike Pence, han tuiteado ningún mensaje que haya sido etiquetado con ninguna alerta por la red social desde que comenzó el recuento
  • Algunos de los mensajes de Trump, como el que pedía este jueves que se parase el recuento, pasan al filtro de Twitter aunque incumplen su política de integridad cívica al "incitar a una conducta ilegal"
  • Twitter está usando dos tipos de avisos: una advertencia de que "es posible que las fuentes oficiales no hayan confirmado esta información" y otra que oculta el mensaje tras una alerta por información "engañosa"

Publicada el 06/11/2020 a las 06:00

"Paren la mentira": manifestantes en el exterior del ayuntamiento de Phoenix, Arizona, muestran su apoyo a Trump y sugieren que los funcionarios están tratando de robarle las elecciones a los republicanos.

EFE

La cuenta de Twitter de Donald Trump es una extensión del propio presidente de EEUU. A lo largo de estos cuatro años en el cargo, el mandatario ha gobernado prácticamente a golpe de tuit. La mayoría de los anuncios que ha llevado a cabo durante su estancia en la Casa Blanca han sido a través de su cuenta en esta plataforma, desde su contagio de coronavirus pasando por nombramientos hasta nuevas leyes. Su adición por esta aplicación es tal que en Silicon Valley tenían claro desde hace semanas, quizás incluso desde hace meses, que tenían que tener preparado planes de contingencia para la noche electoral por temor a que el líder del país publicara antes de terminar el recuento que era el ganador. Un escenario que, finalmente, se produjo durante la noche del 3 de noviembre, madrugada del día 4 aquí en España, y que arrancó con este tuit: "Estamos subiendo a lo grande, pero están tratando de robar las elecciones. Nunca les dejaremos hacerlo. ¡No se pueden emitir votos después de que las urnas están cerradas!".

Tras este mensaje, tanto Twitter como Facebook no dudaron en etiquetar como errónea esta y otras de sus publicaciones reclamando su victoria o acusando al bando demócrata de fraude con el voto por correo. La tecnológica de Mark Zuckerberg no le tembló el pulso y etiquetó todos sus post con una alerta que explica que "los votos aún se están contando" y que, por tanto, aún no hay un vencedor oficial incluyendo un enlace a su centro de información sobre los comicios. Esta advertencia fue incluida en la red social y en Instagram en todos los mensajes de Trump pero también en los de su rival, Joe Biden, en la de los dos candidatos a vicepresidentes Mike Pence y Kamala Harris, y en los de sus equipos de campaña. Y no discriminaron: lo están haciendo con todos, sin importar cual sea el contenido.

Twitter, que parecía que le había cogido la delantera a Facebook, ya que lleva meses corrigiendo públicamente mensajes del presidente con información errónea sobre el coronavirus o sobre el voto por correo, tampoco dudó en esconder algunos de los tuits de Trump explicando que "alguna parte o todo el contenido compartido puede ser engañoso respecto a cómo participar en una elección u otro proceso cívico". El polémico mensaje sólo es visible tras aceptar la alerta de la red social y los usuarios no pueden ni darle me gusta ni responder. Además, la función de retuitear sólo es posible si se añade un comentario.

Sin embargo, y al contrario que Facebook, ha dejado muchas de las publicaciones del candidato republicano sin ningún tipo de advertencia. En concreto, desde que comenzó el recuento de votos, ya en la madrugada del día 4 hora española, el presidente ha compartido 21 mensajes, sin contar retuits directos, de los cuales 9 contienen algún tipo de aviso de la plataforma. Es decir, casi la mitad, el 42,85%, de sus mensajes contienen información errónea o falsa sobre las elecciones. La cuenta de su equipo de campaña, @TeamTrump, ha tuiteado durante estas últimas horas 56 veces y sólo dos mensajes han sido etiquetados explicando que "es posible que las fuentes oficiales no hayan confirmado esta información cuando se tuiteó esto". Sin embargo, un alto porcentaje de sus publicaciones son fragmentos de conferencias del propio Trump, su familia o su personal y, tal y como recoge The Washington Post, la red social explica que estos vídeos no violan sus políticas ya que se permite informar sobre una conferencia de prensa.

En el bando contrario se encuentra su compañero de ticket, el vicepresidente Mike Pence, que solo ha hecho dos retuits desde el cierre de los colegios electorales. Y lo mismo sucede con las del bando demócrata. Joe Biden ha tuiteado 21 veces, Kamala Harris 13 y su equipo de campaña 7, pero ninguno de los mensajes ha sido etiquetado con ninguna alerta.

Para adelantarse a posibles controversias y críticas, la cuenta de seguridad de la plataforma aclaró rápidamente, y refiriéndose directamente a Trump, que esta medida se debe a que el presidente hace "una afirmación potencialmente engañosa sobre una elección" y matizaron que esta decisión se encontraba en línea con su política de integridad cívica. Sin embargo, tras el tuit inicial en el que el candidato republicano afirmó que le estaban robando las elecciones, Twitter se ha mostrado titubeante con alguno de sus tuits.

Repasamos a continuación, las publicaciones del candidato republicano desde la madrugada del día 4 hasta este jueves a las 19.30 (hora española) para analizar cómo la red social oculta, o no, el contenido que publica Trump:

4.45 del 4 de noviembre

El primer tuit de Trump una vez iniciado el recuento electoral fue este enigmático "estaré haciendo una declaración esta noche. Una gran victoria". Desde los medios estadounidenses se especula que quizás Twitter no haya tomado medidas contra esta publicación porque se podría referir al resultado en Florida que, en ese momento, ya se sabía que era para los republicanos.

6.49 del 4 de noviembre

Minutos antes de comparecer ante sus seguidores y la prensa desde la Casa Blanca para autoproclamarse ganador de las elecciones y acusar a los demócratas de fraude, Trump ya avisó por Twitter de su plan. Fue la primera vez que la plataforma tuvo que ocultar su mensaje detrás de una alerta que explica que "alguna parte o todo el contenido compartido en este Tweet ha sido objetado y puede ser engañoso respecto de cómo participar en una elección u otro proceso cívico".

Asimismo, añadía un enlace que dirige a su política de integridad cívica en la que explica que "no puedes utilizar los servicios de Twitter con el fin de manipular o interferir en elecciones u otros procesos cívicos. Esto incluye publicar o compartir contenido que pueda disuadir la participación o engañar a las personas sobre cuándo, dónde o cómo participar en un proceso cívico".

16.04 del 4 noviembre

A primera hora del día siguiente de las elecciones en EEUU, Trump volvía a la carga asegurando en Twitter que "anoche estaba liderando, a menudo sólidamente, en muchos estados clave, en casi todos los casos controlados y controlados por los demócratas. Luego, uno por uno, comenzaron a desaparecer mágicamente a medida que se contaban los vertederos de voto sorpresa". La red social volvió a aplicar la misma política y ocultaba su mensaje.

16.17 del 4 de noviembre

"¿Cómo es que cada vez que cuentan los vertederos por correo son tan devastadores en su porcentaje y poder de destrucción?", aseguró Trump minutos después insistiendo en la hipótesis a la que se aferra desde que se inició el recuento. Este mensaje, a pesar de incluir información engañosa al dudar del voto del correo y, por tanto, contener, tal y como explica en su política de integridad, "afirmaciones objetadas que podrían socavar la fe en el proceso en sí", pasó el filtro de Twitter.

16.35 del 4 de noviembre

En esta ocasión, la advertencia de Twitter se la lleva el mensaje que retuiteó con comentario el presidente. "¿Qué es todo esto?", se preguntó Trump con esta publicación de Matt Walsh en la que aseguraba que "ésta es razón suficiente para acudir a los tribunales. Ninguna persona honesta puede mirar esto y decir que es normal" sobre un tuit que este jueves ya no existía.

17.55 del 4 de noviembre

Cuando el foco del recuento se centraba en el Rust Belt, o cinturón del óxido, con todas las miradas puestas en Pensilvania, Wisconsin y Michigan, Trump aseguró en Twitter que "están encontrando votos de Biden por todas partes (...) ¡Qué mal para nuestro país!". Esta publicación volvió a pasar el filtro de la red social a pesar de, de nuevo, poner en entredicho el voto por correo.

18.01 del 4 de noviembre

Minutos más tarde, volvió con la misma idea aunque, en esta ocasión, Twitter sí que volvía a ocultar su publicación por contener información "engañosa". "Están trabajando duro para hacer desaparecer la ventaja de 500.000 votos en Pensilvania, lo antes posible. ¡Del mismo modo, Michigan y otros!", escribió Trump.

19.43 del 4 de noviembre

Trump volvió a insistir con la aparición de nuevos votos, en esta ocasión en Michigan y en la carrera al Senado: "Parece que Michigan ha encontrado las papeletas necesarias para mantener a un joven maravilloso, John James, fuera del Senado de los Estados Unidos. ¡Qué cosa terrible está sucediendo!". De nuevo, Twitter consideró que, aunque volvía a poner en entredicho el voto por correo, no incumplía sus reglas.

19.52 del 4 de noviembre

"Estamos ganando a lo grande en Pensilvania, pero el Secretario del Estado acaba de anunciar que quedan 'millones de boletas por contar'", escribió Trump. Twitter volvió a considerar que este mensaje no necesitaba una alerta, aunque el presidente persistía en poner en entredicho el voto por correo.

22.56 del 4 de noviembre

Primer hilo del presidente tras el recuento para informar a sus seguidores de la presentación por parte de su equipo de demandas en Michigan, Pensilvania y Georgia con el objetivo de detener el recuento de los votos en estos tres estados. Trump aseguró que "hemos reclamado, a los efectos del voto electoral, Pensilvania (que no permitirá observadores legales), Georgia y Carolina del Norte, cada uno de los cuales tiene una gran ventaja de Trump. Además, por la presente reclamamos a Michigan si ¡hubo un gran número de votos arrojados en secreto, como se ha informado ampliamente!". En esta ocasión, Twitter colocó en el primer tuit del hilo una advertencia explicando que "es posible que las fuentes oficiales no hayan confirmado esta información cuando se tuiteó esto" sobre la supuesta ventaja del republicano, mientras que el segundo lo ocultó por contener información "engañosa".

0.24 del 5 de noviembre

Trump volvió a Twitter para insistir en que sus abogados "han pedido un "acceso significativo"" en el recuento, pero se preguntó en esta publicación "¿de qué sirve eso? El daño ya se ha hecho a la integridad de nuestro sistema y a la propia elección presidencial. ¡Esto es lo que debería discutirse!". La red social volvió a considerar que este mensaje no necesitaba ningún tipo de alerta, a pesar de que insinuó de nuevo fraude electoral.

1.00 del 5 de noviembre

Trump compartió en esta ocasión un enlace de una información de Breitbart, considerado un sitio web de noticias con una orientación ideológica de extrema derecha, en la que se pide que el Secretario del Estado de Pensilvania se "eche a un lado". Al igual que con el tuit anterior en el que también hablaba de Josh Shapiro, del Partido Demócrata, Twitter no colocó ningún aviso.

1.01 del 5 de noviembre

Sólo un minuto más tarde, Trump volvió a compartir una noticia de Breitbart. En esta ocasión, sobre el supuesto caos en el recuento en la ciudad de Detroit, en Michigan. Esta publicación también pasó el filtro de Twitter.

15.12 del 5 de noviembre

"¡Paren el recuento!", escribió Trump en su primer tuit del jueves, hora de Estados Unidos. Este mensaje también evitó las alertas de Twitter, aunque podría incumplir el apartado de la política que explica que se advertirá sobre contenidos que puedan "incitar a una conducta ilegal para evitar la implementación procedimental o práctica de los resultados de las elecciones". Minutos después de su publicación, 'Stop the count' era trending topic mundial.

16.09 del 5 de noviembre

Trump regresó a Twitter para asegurar entre exclamaciones y en mayúsculas que "cualquier voto que se haga después del día de las elecciones no será contado". En esta ocasión, la red social volvió a aplicar su política de ocultar el mensaje por contener información "engañosa" ya que, con esta afirmación, el presidente pone en entredicho el voto por correo.

16.37 del 5 de noviembre

El presidente y aspirante a la reelección volvió a compartir una noticia de Breibart. En este caso, sobre unas declaraciones del fiscal general de Nevada, estado aún en juego a esa altura del recuento, en la que aseguró que "sin duda" Trump se habría hecho con ese estado sin no se hubiese escrutado el voto por correo. Twitter tampoco aplicó a este mensaje ninguna alerta.

16.38 del 5 de noviembre

Primer tuit de Trump desde que se inició el recuento que no trata sobre las elecciones. Volviendo a recurrir a una noticia de Breibart, el presidente compartió los datos de paro de EEUU con un titular claramente beneficioso hacia su Administración.

17.07 del 5 de noviembre

Trump vuelve a autoproclamarse ganador en Pensilvania: "¡Gran victoria legal en Pensilvania!". Sin que ningún medio ni agencia de noticias lo avale, Twitter no coloca ningún tipo de alerta en este mensaje.

17.22 del 5 de noviembre

"Todos los estados recientemente reclamados por Biden serán desafiados legalmente por nosotros por fraude electoral y fraude electoral estatal. Muchas pruebas, solo consulte los medios. ¡Ganaremos! América primero!", escribió a continuación Trump haciendo referencia a las victorias de su rival demócrata en Michigan y Wisconsin, que todos los medios le han adjudicado tras el avance del recuento del miércoles. Ante este mensaje, Twitter volvió a actuar y lo ocultó tras una advertencia sobre contenido "engañoso".

18.21 del 5 de noviembre

Como unas horas antes, Trump vuelve a ser conciso en su mensaje y de nuevo usando las mayúsculas pide que "paren el fraude". Al contrario que lo que sucedió con el mensaje sobre parar el recuento, este tuit no pasa el filtro de Twitter que vuelve a ocultar otra publicación del presidente asegurando que contiene información "engañosa".

Más contenidos sobre este tema




5 Comentarios
  • Pernalonga Pernalonga 15/11/20 10:08

    Las redes sociales nos han traído esta situación tan estrambótica. Y lamentablemente parece que ha venido para quedarse. ¿ Estamos preparados para digerir adecuadamente tantas falacias? Me temo que no. No tengo ni quiero tweeter ni facebook, pero cada día sufro presiones por diversas vías para hacerme feligrés de estas nuevas religiones.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • hanfeima hanfeima 08/11/20 20:34

    Este tipo está mal de la cabeza, debe tener algún tipo de trastorno. Comentan quienes lo conocen que no es una pose, que realmente es así... un chiflado con mucha pasta ( menos de la que presume) y estos cuatro años, mucho poder...

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • jorgeplaza jorgeplaza 06/11/20 21:38

    ¿Están seguros de que ese porcentaje de falsos después de las elecciones es mayor de lo era antes de las elecciones? ¡Igual es al revés!

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Perotinus Perotinus 06/11/20 08:59

    ¡Que ganas tengo de dejar de oír hablar de este individuo!

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • yofremar yofremar 06/11/20 07:44

    Si las redes sociales se han convertido en medios para transmitir noticias tienen que tener las mismas normas que los demás medios, mentiras, violencia, difamaciones, tienen que ser anuladas las cuentas que se dediquen a ello. Lo mismo para los libelos, tertulianos, porque están cometiendo los mismos delitos, en vez de denunciarlos les premian con asistencia en tertulias en la mayoría de las cadenas. El discurso mentiroso, difamador, violento, populista como el de Trump, lo tenemos en este país, los Abascales, Casados, sus voceros y aunque gran parte de los ciudadanos lo rechazan, hay muchísimos que se creen sus bulos, infundios y mentiras. No es el trabajo de un día, es una campaña bien organizada y cuando nos queramos dar cuenta, va a ser imposible pararlo porque crean fanáticos cuyas obtusas mentes, por mucho que los periodistas serios, políticos se empeñen en desmontarlo no se van a parar ni un segundo en replanteárselo.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    5

Lo más...
 
Opinión