X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Elecciones en Reino Unido

May tira de sus "aliados" del Ulster para gobernar en minoría y confirma el arranque del 'Brexit' “en diez días”

  • May ignora las críticas internas y se muestra confiada en que los tories y los unionistas norirlandeses puedan “trabajar juntos”
  • Su objetivo sigue siendo cumplir la voluntad de los ciudadanos expresada en el referéndum y sacar al Reino Unido de la Unión Europea

infoLibre Publicada 09/06/2017 a las 15:53 Actualizada 09/06/2017 a las 17:09    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 2

La primera ministra británica, Theresa May , ofrece una rueda de prensa junto a su marido, frente a su residencia oficial.

La primera ministra británica, Theresa May , ofrece una rueda de prensa junto a su marido, frente a su residencia oficial.

Efe
La primera ministra británica, Theresa May, no cede. A las pocas horas de haber perdido la mayoría absoluta ha ratificado su intención de tratar de mantenerse el frente del Gobierno con el apoyo de los unionistas de Irlanda del Norte e intentar así “formar un Gobierno capaz de facilitar certidumbre”, el mensaje que la ha guiado durante toda la campaña electoral, en “las cruciales conversaciones” del Brexit  que comienzan “en diez días”, el plazo que la Unión Europea tenía previsto.

En una declaración institucional en Downing Street tras haber comunicado a la Reina Isabel II en el Palacio de Buckingham su intención de continuar en el Número 10 pese al varapalo electoral, May ignoró las críticas que ya le están llegando de sus propias filas y ha expresado su “confianza” en que los tories y sus “amigos y aliados” del Partido Unionista Democrático (DUP, en sus siglas en inglés) pueden “trabajar juntos”. Pese a las diferencias sobre la salida de la UE que su partido mantiene con los unionistas del Ulster, May se ha mostrado convencida de las posibilidades de “cumplir con la promesa del Brexit”, incluso ante la extrema vulnerabilidad derivada de su falta de hegemonía en Westminster.

En su intervención sin preguntas tras una audiencia de apenas 20 minutos con la soberana británica, la premier que ha sufrido uno de los reveses más memorables de la historia política reciente ha vuelto a decir que “lo que el país necesita más que nunca es certidumbre” y se ha reivindicado como quien tiene la capacidad de “guiar a este país en un tiempo crítico”.

Su proceder, según ha explicado, se basa en que su formación ha logrado “el mayor número de votos y de escaños”, lo que, en su opinión, deja “claro que solo los conservadores y el DUP tienen la legitimidad para facilitar esa certidumbre con una mayoría en la Cámara de los Comunes”.

Por ello, ha querido asumir la responsabilidad de “formar un Gobierno que guíe al país en las cruciales conversaciones del Brexit que comenzarán en diez días”, es decir, a tiempo para las expectativas de una Unión Europea que esta jornada se ha mostrado inquieta ante el retraso que el veredicto de las urnas podría provocar.

Ante las dificultades de gobernar en minoría, ha dicho tener la “confianza” de que la “fuerte relación mantenida durante años” por conservadores y DUP les permitirá “trabajar unidos en el interés del conjunto todo Reino Unido”.

“Mi Gobierno pondrá la justicia y la oportunidad en el corazón de todo lo que hagamos”, ha garantizado, para referirse específicamente al “cumplimiento de la promesa del Brexit y, en los próximos cinco años, construir un país en el que nadie, ninguna comunidad, se quede atrás”.

Además de defender que prestará atención a la seguridad, especialmente tras los dos atentados terroristas acaecidos durante la campaña, May ha dedicado un énfasis especial a la salida de la UE y ha avanzado que su gobierno “canalizará sus energías hacía un acuerdo que funcione para todos, asegurando una nueva relación con la UE que garantice nuestra prosperidad a largo plazo”.

“Esto es lo que la gente votó y esto es lo que vamos a cumplir”, ha proclamado, antes de concluir con una apelación a zanjar la votación y centrase en la nueva era: “Ahora pongámonos a trabajar”, una resolución para la que dependerá crucialmente de los unionistas norirlandeses si quiere garantizar la gobernabilidad.

Su colaboración no implicará una coalición formal como la que los tories sellaron con los liberaldemócratas la última vez que la Cámara de los Comunes registró un escenario sin hegemonías, en 2010. De hecho, el Partido Unionista Democrático (DUP, en sus siglas en inglés) ha aclarado que es “prematuro” hablar siquiera de un acuerdo formal.

Pese a la presión interna de una mandataria que ha fracasado en su apuesta por el adelanto electoral, May ha decidido maximizar sus 318 diputados obtenidos, a ocho escaños de la hegemonía, y sumar mediante una fórmula por concretar los diez del DUP para alcanzar la barrera de los 326 escaños que suponen la mayoría absoluta en Westminster.

El DUP, un partido conservador y antieuropeo

No en vano, el DUP, que ha ganado dos escaños en estas elecciones, por los 13 perdidos por los tories, son una de las pocas formaciones que en el referéndum de la Unión Europea apelaron a la salida, lo que debería facilitar su apoyo para las inminentes negociaciones que Reino Unido está a punto de comenzar, tras la activación oficial del proceso el pasado 29 de marzo.

Además, su ideología es conservadora, lo que los pondría en un marco político similar a los de Theresa May, si bien se espera que uno de los puntos de fricción se refiera a la frontera con la República de Irlanda. El DUP no quiere regresar a las fórmulas duras del pasado, pero tampoco desea facilitar ninguna solución que favorezca una futura separación de Reino Unido.

May, por su parte, se ha arrogado a la convención constitucional que autoriza al partido que defiende su permanencia a intentar aprobar en el Parlamento el denominado Discurso de la Reina, es decir, el paquete de medidas legislativas preparado por el ejecutivo de turno, un baremo fundamental para demostrar su capacidad de aprobar leyes en el Parlamento y, por tanto, de garantizar la gobernabilidad.

El calendario de la Cámara de los Comunes lo tiene fijado para el 19 de junio y, a priori, están establecidos seis días de debate en la misma semana en la que la Unión Europea tenía previsto comenzar formalmente las conversaciones para el divorcio británico, una de las grandes incógnitas de la campaña, convertida ahora en enigma dada la incertidumbre en torno a la capacidad del gobierno de sacar adelante el proceso.

La extrema debilidad de Theresa May no ayuda. Tras haber negado durante meses la posibilidad del adelanto electoral en nombre de la estabilidad y de la prioridad que el Gobierno debía dar al Brexit, su ventaja en las encuestas y la aparente debilidad de su rival laborista la hicieron caer en una tentación que ya había hecho resbalar a su antecesor con el referéndum que provocó su caída política.

Su arriesgada apuesta por una convocatoria que, como el plebiscito comunitario, no era un clamor entre la ciudadanía, sino una apuesta en clave interna, dejó su continuidad letalmente expuesta al veredicto de las urnas, ya que cualquier resultado que no implicase una notable ampliación de la hegemonía parlamentaria de 17 que defendía supondría una derrota.

Aunque ni los más pesimistas de su partido querían dar crédito a la posibilidad del Parlamento sin mayorías anticipado por algunos sondeos, la bomba de los sondeos a pie de urna, conocidos al cierre de los colegios, anticipaba un escenario en el que todas las opciones quedaban abiertas en materia de Brexit y que podría dilatar un proceso que comenzó la cuenta atrás de dos años el pasado 29 de marzo.

Como consecuencia, el gran enigma de la campaña, que ninguno de los partidos quiso aclarar, afronta en el actual escenario más interrogantes incluso, sobre todo si el varapalo a May se interpreta con un rechazo del electorado a la salida dura planteada por la primera ministra con la salida del mercado único, de la unión aduanera y de la jurisprudencia del Tribunal Europeo de Justicia.
 


Hazte socio de infolibre



2 Comentarios
  • Birth 2 Birth 2 10/06/17 17:51

    Creo que es relevante añadir algunas notas a este arlo informativo. En primer lugar: creo que l@s conservadores se sentirían ofendidos si se les asimilara al "conservadurismo" DUP. Este es un partido anacrónico: están contra el aborto, el matrimonio entre personas del mismo sexo, la homosexualidad y todo lo demás...El partido conservador se ha negado en el pasado a ´buscar su apoyo en ninguna circunstancia. Esto muestra la desesperación de Theresa May. La brillante conservadora Ruth Davidson, líder del partido conservador en Escocia, lesbiana casada con una mujer, ya ha manifestado su disgusto por las declaraciones de intenciones de May. Otro tema es que desde hace varios meses el gobierno del norte de Irlanda está bajo una crisis total y en estado caótico. Existe confrontación entre DUP y SF y el gobierno de May está haciendo de intermediario. El hecho de entrar en negociaciones con DUP cuestionaría seriamente esa mediación. Infumable.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • manchego manchego 09/06/17 18:10

    Con apoyo de terroristas. Como Dios manda.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

Lo más...
 
Opinión
  • Muros sin Fronteras Ramón Lobo Ramón Lobo

    La Internacional del Odio

    La mayoría de los atentados yihadistas en Europa los han cometido ciudadanos europeos. Las propuestas de cerrar las fronteras son inútiles. Es un hagamos algo porque no sabemos qué hacer. Son inútiles porque los terroristas no vienen de fuera, están dentro, han nacido aquí.
  • En Transición Cristina Monge Cristina Monge

    Sin garantías no hay democracia

    La democracia, compleja y resbaladiza como ella sola, puede nombrarse y apellidarse de muchas maneras, pero todas tienen un elemento común: la articulación de un sistema de poderes y contrapoderes que actúan como garantía.
  • Cobarde con causa Juan Herrera Juan Herrera

    El wéstern, género de Trump

    El día que Trump, Kim-Jong-un o Maduro no hacen un duelo de pistoleros tuiteros, en el telediario hay un sheriff corrupto o un juez prevaricador.
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre