X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Relaciones internacionales

Putin anuncia el regreso de los embajadores de EEUU y Rusia a Moscú y Washington tras la reunión con Biden

  • Los embajadores de ambos países abandonaron Moscú y Washington en abril, después de que Biden impusiera una series de restricciones a Rusia por sus "acciones desestabilizadoras" en las eleccciones americanas
  • Biden califica la cumbre como "productiva" y pide favorecer la cooperación y no el conflicto

Publicada el 16/06/2021 a las 18:33 Actualizada el 16/06/2021 a las 21:01
El presidente estadounidense, Joe Biden (izq.), Y el presidente ruso, Vladimir Putin (der.), hablan durante su reunión en la cumbre entre Estados Unidos y Rusia en la Villa La Grange, en Ginebra, Suiza, el 16 de junio de 2021

El presidente estadounidense, Joe Biden (izq.), Y el presidente ruso, Vladimir Putin (der.), hablan durante su reunión en la cumbre entre Estados Unidos y Rusia en la Villa La Grange, en Ginebra, Suiza, el 16 de junio de 2021.

El presidente de Rusia, Vladimir Putin, ha anunciado este miércoles el regreso de los embajadores de Estados Unidos y el país euroasiático a Washington y Moscú, respectivamente, después de la cumbre que ha mantenido con su homólogo estadounidense, Joe Biden, según informa Europa Press.  "En cuanto al regreso de los embajadores a sus lugares de trabajo (...) coincidimos en que este problema está resuelto, están regresando a los lugares de servicio permanente", ha trasladado Putin en rueda de prensa tras la reunión, encuentro que ha calificado como "bueno". La fecha exacta del regreso de los diplomáticos es "un asunto puramente técnico", ha matizado el presidente.

Los embajadores ruso y estadounidense abandonaron Moscú y Washington en abril, después de que la Administración Biden impusiera una batería de sanciones contra el país euroasiático por sus "acciones desestabilizadoras", que incluían esfuerzos para socavar las elecciones democráticas libres y justas y las instituciones democráticas de Estados Unidos y sus aliados y socios o participar y facilitar actividades cibernéticas maliciosas.

En aquel momento, la Administración estadounidense responsabilizó al Servicio de Inteligencia Exterior de Rusia como el "autor" del ciberataque contra la empresa de 'software' SolarWinds, que afectó a unas diez agencias del Gobierno estadounidense y más de cien empresas privadas a principios de 2021. En este sentido, tras la reunión con el presidente estadounidense, Putin ha anunciado que Estados Unidos y Rusia comenzarán una ronda de consultas sobre estabilidad estratégica y ciberseguridad, este último un tema "sumamente importante" en opinión del presidente. "Es importante para todo el mundo en general y para Rusia y Estados Unidos, en particular", ha hecho hincapié.

Putin también ha asegurado que los dos países están dispuestos a buscar soluciones a todos los problemas bilaterales. "También acordamos que el Ministerio de Exteriores de Rusia y el Departamento de Estado de Estados Unidos iniciarán consultas sobre toda la gama de cooperación en la vía diplomática", ha especificado, enfatizando que "hay muchos temas para discutir, las dos partes están dispuestas a buscar soluciones", según ha recogido la agencia de noticias Sputnik.

Asimismo, ha incidido en que en la conversación, que también ha calificado de "muy constructiva", no ha habido ninguna "hostilidad". "Por el contrario, nuestro encuentro se desarrolló en clave de principios; nuestras opiniones difieren sobre muchos puntos, pero, a mi juicio, ambas partes han mostrado voluntad para comprender al otro y buscar vías de acercar posturas", ha continuado.

En este sentido, y cuestionado por su visión personal de Biden, el mandatario ruso ha señalado que el presidente estadounidense es "balanceado, profesional, claro y tiene bastante experiencia". "Tiene valores morales bastante atractivos y sí hablamos el mismo idioma por esto", ha añadido. Así, ha aseverado haber visto un "destello de esperanza" para recuperar la confianza con Washington tras la cumbre.

Durante la rueda de prensa, el presidente ruso se ha referido al opositor ruso Alexei Navalni, actualmente encarcelado en el país euroasiático. Putin ha asegurado que el opositor era "consciente" de que infringía la ley y que "buscaba ser detenido" cuando optó por regresar a Rusia, después de pasar un tiempo en Alemania recuperándose de un envenenamiento del que ha acusado directamente al mandatario. "Ese hombre sabía que estaba infringiendo la ley vigente en Rusia. Tenía la obligación de comparecer como persona con dos condenas de prisión condicional. Ignorando a sabiendas, quiero subrayarlo, ese requisito legal, ese señor se marchó al extranjero para tratamiento y las autoridades no exigieron su comparecencia. En cuanto salió del hospital y publicó sus vídeos en internet, se planteó esa exigencia", ha explicado.

Los líderes ruso y estadounidense se han reunido este miércoles en la ciudad suiza de Ginebra, un encuentro que se ha extendido durante tres horas y media y que ha tenido lugar en un momento de creciente deterioro de las relaciones bilaterales entre ambos países. La relación entre Estados Unidos y Rusia han empeorado en los últimos meses, debido a la situación con Ucrania o el caso de Navalni, entre otros aspectos.

Biden califica la cumbre como "productiva"

Por su parte, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, ha calificado como "productivo" el encuentro con su homólogo ruso en el que ha llamado a favorecer la cooperación entre ambos países frente al conflicto. Ha adelantado que si no logran avanzar en la agenda bilateral que han establecido "en tres o seis meses", podrían volver a reunirse.

En una rueda de prensa, Biden ha explicado que durante la reunión ha trasladado a Putin que la agenda de su Administración "no es contra Rusia", sino para defender "al pueblo estadounidense". Además, ha añadido que tras la cumbre considera que "hay una perspectiva genuina de mejorar significativamente" las relaciones bilaterales.

Los próximos meses, por tanto, serán una "prueba" para comprobar si la reunión de este miércoles ha servido para acercar posturas, mientras que el jefe de la Casa Blanca ha indicado que "el tono de la reunión ha sido muy productivo y positivo", a pesar de que hay algunos puntos "en los que no estuvimos de acuerdo", que sin embargo no han producido tensión entre ambos.

En relación a la importancia de este encuentro cara a cara, Biden ha explicado que era necesario reunirse en persona con su homólogo para "que no pudiera haber errores o tergiversaciones sobre lo que se quería comunicar". "Hice lo que vine a hacer", ha añadido, tras lo que ha enumerado los logros de la reunión, "identificar áreas de trabajo práctico" para promover el interés mutuo, "comunicar directamente que Estados Unidos responderá a acciones que perjudiquen" sus intereses o los de sus aliados y "exponer claramente las prioridades y valores" del país.

Sobre la postura de Moscú, Bien ha aseverado que "lo último que quiere ahora (Putin) es una Guerra Fría", no "la está buscando", aunque el presidente ruso sigue preocupado porque Estados Unidos busque "derribarlo". No obstante, estas preocupaciones "no creo que sean la fuerza motriz en cuanto al tipo de relación que está buscando con Estados Unidos", ha matizado Biden.

En relación a los Derechos Humanos, y en referencia al caso del opositor ruso encarcelado Alexei Navalni, Biden ha comunicado a Putin que "no se trata solo de perseguir a Rusia cuando violan los Derechos Humanos, se trata de quiénes somos", por lo que seguirá planteando "cuestiones de libertades fundamentales". En este sentido, ha advertido de que "las consecuencias" de una hipotética muerte de Navalni "serían terribles para Rusia". Otro de los principales temas sobre la mesa era los detenidos estadounidenses en Rusia, Trevor Reed y Paul Whelan, sobre el que Biden se ha comprometido a "dar seguimiento".

Biden ha confirmado la información que había proporcionado el propio Putin en rueda de prensa tras la cumbre de que los embajadores ruso y estadounidense volverán a sus puestos diplomáticos, después de abandonar Moscú y Washington en abril, tras una batería de sanciones impuestas desde la Casa Blanca.

Mientras que en el campo de la ciberseguridad, y tras los recientes ataques a infraestructura cibernética estadounidense que han desencadenado una escalada de tensiones entre ambas naciones, Biden ha indicado que ambos mandatarios han coincidido en encomendar a sus expertos "trabajar en entendimientos específicos sobre lo que está fuera de los límites y dar seguimiento a casos específicos". A pesar de este aparente entendimiento, el presidente estadounidense ha advertido de que "si violan sus normas básicas, responderemos", además, Putin "sabe que hay consecuencias" si hay más intromisión electoral o ciberataques.

Más contenidos sobre este tema




 
Opinión