X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Nacido en los 50

Por una democracia real


Publicada 13/05/2014 a las 06:00 Actualizada 12/05/2014 a las 20:22    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 18

La desconfianza de la ciudadanía en las instituciones democráticas y sus representantes es creciente y con razones fundamentadas, lo que puede generar un desencuentro irreversible con la clase política profesional, que cada vez parece más alejada del pueblo y más identificada como gremio, como clase que construye un mundo a la medida de la coyuntura, de lo que ellos consideran posible, en lugar de gestionar la voluntad popular.

La democracia se convierte por tanto en un mero ejercicio de elección, por parte de los ciudadanos, de las personas que van a conducir la nave en una trayectoria previamente fijada, inalterable, fuera de la cual sólo aguarda el mar de los icebergs donde el naufragio es inevitable.

Asistimos a una degradación progresiva del sistema o, si se prefiere, a su abolición. De poco sirve la democracia como herramienta si no podemos decidir en qué mundo queremos vivir, si las cuestiones que afectan directamente a nuestras vidas no están en discusión, si no nos dejan intervenir en el modelo de sociedad que estamos construyendo para las generaciones venideras, para nuestros hijos.

La gran trampa urdida por los artífices de este modelo es hacernos creer que es el único viable, que todas las argucias que han montado para poseer la riqueza del planeta en exclusiva y sumir a los ciudadanos en la indefensión, el miedo, la inseguridad y la pobreza progresiva, argucias que se materializan en la creación de los paraísos fiscales, las herramientas para que las grandes empresas no tributen a la hacienda pública, la falta de control de los Estados en las maniobras especulativas y financieras bajo el paraguas de la libertad de mercado; que todo este entramado para dejar a la ciudadanía al margen de los beneficios que produce el desarrollo es el único marco posible.

Esa es la gran mentira, ese es el modelo que se configura como una amenaza permanente de los que nos imponen este patrón devastador e inalterable como único y que, paradójicamente, han sido elegidos por el pueblo de forma democrática.

Existen otros mundos que no eran utópicos hace solo unos años. Un mundo, por ejemplo, en el que se definía “procurar el bienestar de los ciudadanos” como la primera obligación de los mandatarios. No se hablaba de satisfacer la voracidad de los mercados como primera meta, ni de la reducción del déficit a costa de la destrucción de la sociedad como una penitencia por el presunto despilfarro en el que en su día nos metieron porque esa era su vía del desarrollo, despilfarro del que ahora nos hacen responsables cuando nunca, jamás, nos han consultado acerca de las preferencias o prioridades de las inversiones que llevan a cabo con el dinero que recaudan del esfuerzo, del trabajo, del sudor, de las penalidades que sufren todos los días los ciudadanos.

Los propios secuestradores ejercen como intermediarios para que paguemos un rescate que ni siquiera nos libera, nos traslada a un zulo aún más incómodo y estrecho.

Sus palabras evidencian lo perverso del juego en el que nos han metido y que pretenden seguir llamándolo democrático. Afirman sin rubor que si los autoproclamados neoliberales no son los receptores de los votos, los mercados financieros nos retirarán su confianza, subirá la prima de riesgo, y nos hundiremos en una ruina de proporciones imprevisibles de la que tal vez no nos recuperemos jamás.

El voto se ha convertido, por tanto, en una moneda, en un tributo, en la nueva ofrenda que aplaca la ira del dios mercado evitando que ese ser todopoderoso, inmisericorde y cruel nos condene a la pobreza eterna.

¿Podemos llamar democracia a un sistema cuyos principales representantes nos advierten de que el voto no es libre?

Las alternativas históricas que han llevado el arco de lo posible al bipartidismo no plantean medidas de choque frente a los abusos, frente el latrocinio al que se ha entregado la cúpula financiera. Esa cúpula que felicita al presidente del Gobierno por sus logros, que no son otros que incrementar sus privilegios y concederles la impunidad legal con la abolición de cualquier control que frene su insaciable voracidad, eliminando el “intervencionismo del Estado”. Ese “intervencionismo” está demonizado en nuestros días cuando se trata de la única tabla de salvación de la que disponemos, del escudo protector con el que nos deben cubrir nuestros gobernantes para evitar la usura, la explotación, el abuso, y la opresión que está conduciendo a nuestro pueblo a un nivel de pobreza desconocido, injusto e innecesario con el que pretenden sumirnos en un pozo en el que, como cantaba La Tribu, un grupo catalán de los años setenta, en referencia a una perrera de Martorell donde no daban de comer a los animales, nos acabemos devorando entre nosotros.

No, no es la figura del nuevo emprendedor, que no tiene como meta más que el modelo de los que nos están hundiendo en la miseria, la que nos sacará del pozo. Es el “nosotros”, la conciencia de lo colectivo, la que puede liberarnos de este secuestro. Gritemos: No.

Urge la creación de un Parlamento Ciudadano que traslade las exigencias del pueblo a los que administran nuestro dinero, para que dejen de entregárselo al que lo tiene todo y se pongan a trabajar para los ciudadanos a los que dicen representar. Hay que sentar las bases de la lucha por lo obvio, para que los gobernantes escuchen el clamor de un pueblo al que están llevando al abismo. Hay que terminar con la desfachatez de la autonomía que, según ellos, les otorga la legitimidad del resultado de las urnas, y que les proporciona el poder de legislar en contra de los intereses de la gente.

Por primera vez en la historia de la humanidad, salvo en periodos de grandes guerras, vamos a dejar un mundo peor que el que nos han entregado y sólo nosotros somos responsables. De nuevo, se impone un tiempo que creíamos superado. El de la lucha por la libertad, por la emancipación de ser humano, por los derechos elementales quemados en la hoguera de la coyuntura económica, por los derechos humanos cuya abolición ha sido orquestada por la casta financiera y ejecutada por los mandatarios que recogen sus deseos.

De nuevo se impone la lucha por lo evidente, que no es otra que la histórica lucha por el pan y la libertad. La eterna lucha contra sus enemigos.


Hazte socio de infolibre



15 Comentarios
  • María Malva-Roja María Malva-Roja 12/11/14 10:52

    HACÍA MUCHO TIEMPO QUE NO LEÍA UN ARTÍCULO EN VOZ ALTA A OTRA PERDONA DESPUÉS DE HABERLO LEÍDO YO. Es excepcionalmente bueno, Guayomin, de verdad. Es curioso lo que pasa cuando de verdad tenemos cosas importantes que decir: que las decimos claro, alto y sin rodeos. Ya no hay tiempo ni ganas de escribir sobre naderías, ahora nos sale ( a quien la tenga) la vena de hacer análisis de la realidad tan profundos, que los artículos buenos acaban todos siendo resúmenes perfectos, completos, compactos... de lo que está pasando, de por qué pasa y de lo que hay que hacer para que no pase. Y todo en menos de dos folios. No está cambiando el periodismo, está cambiando la conciencia social: he ahí la petanca.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Miyuko Miyuko 17/05/14 12:19

    El pueblo por aquí, el pueblo por allá. Mira Wyoming  ¿y si no existiera el pueblo español? El sujeto económico está fuera, eso está claro. ¿Pero y el sujeto político? Recuerdo la que se montó en Aragón con el trasvase del Ebro a Valencia. La gente en tromba en la calle: el Ebro es de Aragón y de la Virgén del Pilar. A Valencia ni gota que son unos derrochones. ¿Y Catalunya? Igual  no quieren ser identificados con el pueblo, siendo este español. Pues vete a Euskadi y diles que se acaba el concierto que  hay que ayudar a Extremadura y con ese "concierto" medieval  no estamos siendo justos. Mira a ver lo que te dicen. ¿Y Madrid? Pues ahora resulta  que su egregio presidente Sr. González dice que están siendo maltratados y que ya está bien de solidaridad. Por cierto, las cosas que se dijeron en Catalunya con la deuda histórica andaluza. Porque resulta que otras regiones de España estaban en deuda con una parte de ella. Y hasta en Galicia  se promovió la misma historia. ¿Se puede, así?

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • baldos baldos 15/05/14 09:35

    Apreciado Wyuming, excelente tu análisis, pero de verdad crees que en este país, existera alguna vez una democracia de verdad, o es una útopia, que todos intentamos, que se haga realidad, de verdad que con los años que tengo, veo dificil el conseguirlo. POR CIERTO CHENCHU, ES QUE HAS RECIBIDO ALGUNA LLAMADA DE ATENCIN, SOBRE TU PROGRAMA, QUE HA PERDIDO, UN POCO DEL HUMOR POLITICO, AL QUE NOS TENIAS ACOSTUMBRADOS, EN EL INTERMEDIO.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Antonio Antonio 14/05/14 19:44

    Por desgracia el pueblo nunca ha estado unido ni lo estará jamas, a las pruebas me remito. BRINDO POR LA LIBERTAD, LA SOLIDARIDAD Y FELICIDAD.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • VDV VDV 14/05/14 12:49

    Muchas gracias por la columna Wyoming, es muy buena. Personalmente lo que mas me desmoraliza, es comprobar el bajo nivel de compromiso de nuestra sociedad con su propia comunidad. Tenemos una abstencion de voto altisima, especialmente el voto joven. El voto es nuestra unica y minuscula herramienta para participar de manera directa en democracia. Al final, reconozcamoslo, estan los que han sido elegidos, asi de claro. Yo particularmente seguire votando a otras alternativas y mientras tanto...disfrutemos lo vatado!

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Pedro_R Pedro_R 14/05/14 00:22

    Gracias a las nuevas tecnologías que facilitan la información y la comunicación como nunca antes en la historia, se nos ocurren varias formas de conseguir un Parlamento Ciudadano. En primer lugar, una adecuada comunicación ciudadana debe permitir la proposición de candidatos de entre los conciudadanos no solo más preparados, sino más honrados. Y preparar un plebiscito ciudadano para llevar una o varias listas a las elecciones generales, con uso del voto electrónico.... Los cuentos de reyes y princesas, las tomas de la Bastilla y demás, están muy trasnochados. Seamos prácticos, debe darnos igual el nombre que le pongamos al Jefe del Estado, lo importante es que los ciudadanos tengamos la oportunidad real y efectiva de designarlo, revocarle el mandato y ratificarlo. Lo demás no tiene importancia. Solo la democracia real debe importar. Gran Wyoming, muy Grande.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    0

    • ismarenna ismarenna 14/05/14 11:38

      10Pedro_R. :  Tu dices : "Solo la democracia real debe importar", si de verdad, eres sincero en tu afirmación y que comparto, estarás de acuerdo conmigo, que lo que propone el Gran Wyoming, no está en su texto, por lo que no es Constitucional, ¿se puede incluír?.....¡si se puede!....pero, para eso, hay que reformarla y para saber cómo, te lees el Título X de la misma, haces los cálculos necesarios para saber cuántos votos se necisitan y como ya tienes el mío, solo nos faltarían.............salud! Por cierto, el ser un místico como Gran Wyoming, porque habla del "sexo de los ángeles", no quiere decir que sea una mala persona, simplemente, que no vive la realidad del siglo XXl. Salud.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • ismarenna ismarenna 13/05/14 17:16

    Luego de leer el artículo del Gran Wyoming y escribir mi opinión sobre lo leído, me quedó algo en la cabeza dando vueltas ,algo, que no me gustaba y no sabía que era!, por lo que he vuelto a leer atentamente otra vez "Por una democracia real" y he dado, con lo que me tiene estupefacto!......en ningún párrafo de todo el artículo, ni siquiera hay una mínima mención, de que también hay que pasar de un sistema monárquico parlamentario como el que sufrimos, a un sistema democrático republicano!.....nada, de nada!!....¿porqué será me pregunté?....la respuesta es clara, el Gran Wyoming, es monárquico! y por eso quiere una "democracia REAL"....todas las disquiciones que hace por los auténticos desastres de los sistemas democráticos de gobierno, quedan en "papel mojado" al no hablar de cambiar a vivir en una República!...en vez, de solicitar los votos para reformar la Constitución y pasar a la Repúbica habla del "sexo de los ángeles" o sea, de un "parlamento ciudadano".....de pena!!

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    0

    0

    • MASEGOSO MASEGOSO 13/05/14 19:27

      ismarenna, supongo que el autor del artículo se refiere a una democracia de verdad, a esa tipo de gobierno en que el pueblo vota con libertad y es respetado por los políticos a los que vota dentro de la idea de cada partido.. Ignoro si el autor es monárquico o no y, además, no me importa. Solo quiero hacerte ver que una República como la II Española es muy complicada en el mundo en que vivimos. Por sí no lo has hecho, te ruego, que leas la Constitución de 1931 y juzgues por ti mismo. Sinbceramente sería muy hermoso volver a tener una república como aquella. 

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      0

      0

      • ismarenna ismarenna 14/05/14 11:31

        9MASEGOSO. Leyendo tu comentario, es evidente que tenemos conceptos muy diferentes de lo que es una "democracia real " y sobre todo, en un mundo de Internet y sus redes sociales. A mi por ejemplo, no me da igual, una monarquía que una República Federal, que se pareciera a los Estados Unidos de América, o a la República Federal de Alemania o a Brasil  por ejemplo. solo con copiar todo lo bueno que tienen en sus Constituciones y que se adapten a nuestras particularidades sociales-que las tenemos- viviríamos mucho mejor. Aprovecho, para pedirte que te leas el Título X de la Constitución,(es muy fácil de entender),hagas las cuentas necesarias para saber los votos que necesitamos para reformarla y comenzamos juntos a buscarlos. Salud!

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        0

  • nessie nessie 13/05/14 16:26

    La cuestión de base es si los (yo diría a estas alturas que ex) ciudadanos tenemos dignidad para defendernos y defender nuestros intereses, en vez de dejarnos llevar. Pasa por la concienciación y la actuación social, pero también por utilizar el voto como arma, en vez de dárselo a los de siempre, en que los políticos no puedan encontrar la estabilidad que tienen ahora, que se vean fuera de las instituciones para dejar paso al maravilloso partido OTRO. No hay problema de que OTRO salga rana, a la próxima se vota a otro OTRO. Peor que el PPSOE no lo pueden hacer. Por supuesto, podemos tener otra reacción de los poderosos como la imposición de otra crisis de deuda como la impuesta artificialmente por el BCE, pero si no estamos dispuestos a resistir, mejor bajarnos los pantalones directamente. Así vamos hacia Somalia, si aceptamos el envite es posible (por más que no sea seguro) evitarlo.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Dantés Dantés 13/05/14 13:42

    Hacen falta políticos con sentido de estado. Con vocación real de servicio público, que estén a la altura. Con empatía real por el sufrimiento ajeno y que no  se instalen cómodamente en la negación de la realidad teniendo su vida resuelta. Eso no es política, es vasallaje. La gran indiferencia de una parte importante de los políticos daña profundamente el proceso democrático, el cual está siendo claramente usurpado por personas que sirven a unos intereses inhumanos y despiadados cuya voracidad no conoce límites y que en mi  opinión entre dentro de lo enfermizo y patológico. Digan lo que digan así no puede ser. 

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • ismarenna ismarenna 13/05/14 11:30

    Solo tengo, dos únicas neuronas funcionando, por lo cual,  no logro entender exáctamente que es lo que propone el Gran Wyoming en su blog, cómo se gestionaría un "Parlamento Ciudadano" y cómo se conformarían las listas para que los ciudadanos expresen su opinión en las urnas?...¿porque votar, se va a seguir votando, o nó??.....

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    0

    0

    • poletegi35 poletegi35 19/05/14 08:38

      Mira en esta pagina, aquí se te explica claramente que es el wiki gobierno, la participación continua etc, y lo explican de principio a fin, como es y como lo van a hacer. Partidox.org . después metete en la pagina del pp o del PSOE y a ver si encuentras algún sitio donde expliquen algo

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

    • Araceli Araceli 13/05/14 13:11

      Ees cierto, lo que dice Wyoming suena muy bien pero cómo se  haría ??

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0



Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.