x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Nacido en los 50

Vienen los antisistema

Publicada el 03/06/2014 a las 06:00 Actualizada el 02/06/2014 a las 18:23
Facebook Whatsapp Whatsapp Telegram Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

El tratamiento que ha dado la derecha al éxito de Podemos se ha convertido en la mejor garantía de calidad posible para esa formación. Con sus descalificaciones e intentos de deslegitimación, transmiten la consigna de que esa formación esconde una verdad, algo que ellos ya no pueden ofrecer, porque perdieron el tren de la credibilidad y la decencia hace mucho tiempo.

Lejos de analizar su fracaso buscando las claves del rechazo popular, prefieren seguir instalados en la mentira y manifestar su rabia. En la apoteosis del ridículo surge María Dolores de Cospedal diciendo que han tenido un problema de comunicación con la ciudadanía que les ha perjudicado al no poder transmitir sus logros benefactores. El problema de comunicación lo tenemos nosotros, los ciudadanos, cuando vemos día tras día cómo pisotean nuestro derecho a la información, que es, a su vez, una de sus principales obligaciones con el sistema democrático: se niegan a rendir cuentas ante los medios de comunicación, mientras manipulan los que están bajo su poder de una forma impresentable. No conceden ruedas de prensa; no admiten preguntas en sus comparecencias tratando a los periodistas como meros difusores de propaganda a su servicio; el propio presidente se ha permitido el descaro de aparecer en un plasma con tal de no dar la cara, provocando la lamentable imagen de los cámaras agolpados, inclinados en torno a ese aparato, recreando la servil secuencia de aquel cantón suizo donde había que humillarse ante un sombrero colocado en un palo y que provocó la insumisión de Guillermo Tell.

Sí, señora de Cospedal, su problema de comunicación es que esas comparecencias, lejos de cumplir con la función propagandística prevista, les delatan, les definen, les muestran cómo son, lo que son, y esa percepción se convierte en una pesadilla insoportable para nosotros. Ustedes tienen un problema de comunicación, nosotros la constatación de una realidad que se convierte en un problema.

Una reacción contra Podemos tan homogénea, disparatada e histérica delata temor. No he escuchado, como suelen hacer con los partidos tradicionales, un solo mensaje de felicitación desde las instancias oficiales a esta formación por el espectacular éxito obtenido, sino soflamas de condena antes de permitirles dar el primer paso.

Los predicadores del fair play, el respeto a las normas y al cauce constitucional se emplean en la descalificación con los apelativos a los que nos tienen acostumbrados, ese lenguaje de intransigencia característico entre los demócratas reconvertidos, mientras exigen respeto para sí y los suyos.

Especialmente humillante ha sido el trato de indiferencia con el que la derecha ha recibido el incremento espectacular de escaños de Izquierda Unida, integrada en Izquierda Plural. Parece que no les preocupa lo más mínimo, no la ven como un peligro, deben entender que están, como ellos dicen, dentro del Sistema. ¿Qué Sistema es ese? Todos están dentro del Sistema Democrático, así lo exigen las reglas. Deben referirse, por tanto, a otro sistema, ese en el que ellos tienen siempre la sartén por el mango. Un sistema donde cada paso impuesto por decreto se convierte en dogma incuestionable, donde todo gira en torno a un ser superior que se llama Mercado cuya ira no conviene desatar. Ya nos advirtieron los mensajeros de la derecha: “Cuidado con el resultado de las elecciones porque si no ganamos nosotros, los mercados hundirán la economía”. Ya pasó en Grecia donde las altas instancias de la Comunidad Europea amenazaron con medidas excepcionales que incluían una especie de corralito si la izquierda obtenía la victoria. A esto lo llaman elecciones libres. Y si un hombre se revela contra esa tiranía, se convierte, de inmediato, en un loco totalitario, en un bolivariano, en un antisistema.

Al parecer nos convocan a un congreso de “pensamiento libre” donde la primera premisa para intervenir es aceptar que ese dios existe. Fuera de esa creencia sólo está el llanto y el crujir de dientes.

Es evidente que ese dios mercado es la causa de todos los males. Esa bestia a la que dieron suelta en su día Reagan y Margaret Tatcher, otorgándole todo el poder, trazando las normas que le liberarían de cualquier regulación, y restringiendo la capacidad de intervención de los estados, la capacidad de proteger a la ciudadanía de ese monstruo, desató su furia contra los ciudadanos generando el desastre que estamos pagando ahora y que pagaremos para siempre si no ponemos remedio. El mercado no cuida a sus hijos, los devora, trabaja exclusivamente para su señor. Su infinita avaricia ha fulminado el derecho fundamental de la ciudadanía a aspirar a una vida digna, al tiempo que se ha embolsado toda la riqueza que ha encontrado a su paso, condenando a los pueblos a una imposible recuperación, a una pobreza progresiva. ¿Irreversible?

Hay que volver a regular esa jauría desbocada

Derrocar a ese tirano no es el primer paso, es la esencia de la solución. Hay que volver a colocarle las riendas para que deje de destruir la economía productiva y de dirigir al mundo hacia la senda de la esclavitud, esa esclavitud a la que somete al Tercer Mundo para nuestra comodidad y que empieza a lamernos los dedos de los pies. Hay que volver a regular esa jauría desbocada que en su estampida lamina los pueblos.

Los que se planten contra este cruel dogma que impone la tiranía de los mercados como paradigma de la libertad, serán expulsados del paraíso. Condenados a las llamas, al fuego eterno, anatemizados, estigmatizados con el signo del “Antisistema”.

Especialmente cínicas, por venir de quien vienen y haberse convertido en lo que se ha convertido, resultan estas palabras de Felipe González con respecto al éxito de Podemos: “Los más viejos del lugar recuerdan que ya hubo una reacción social similar en 1968, con una protesta global contra el sistema que aupó a sus impulsores, hasta que la ciudadanía descubrió su verdadera cara”, dice. Sí, los más viejos recordamos como usted, en compañía de otros jóvenes renovadores que se abrían paso contra lo establecido, se hizo, unos años después de aquella protesta global contra el sistema de 1968, con las riendas del PSOE desbancando a aquella “casta” de “socialistas acomodados”. Usted, que no quiso colaborar en la Junta Democrática que se preparaba ante la inminente muerte del dictador para quedarse con el poder en solitario. Es la cara que usted refleja en el espejo cada mañana la que pide al pueblo paciencia y resignación durante la impunidad del saqueo, mientras se derriban los pilares de la sanidad, de la educación, del futuro de nuestros hijos. La ciudadanía, como usted dice, ha descubierto la cara de los que pusieron el socialismo al servicio de los “otros”.

Tiene razón, se les vio, y yo digo que se les ve, su verdadera cara. En cada ocasión, cuando llega la hora de la verdad, de la gran verdad.

Ahora tocan otros tiempos, otras lluvias que limpien nuestras ciudades, nuestras casas. Tiempos, como decía Dylan, de aprender a nadar o hundirse como las piedras.
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

24 Comentarios
  • rita martinez gude rita martinez gude 18/11/14 20:57

    Es un lujo leerte, es un lujo el intermedio son luces esta España gris marengo. Gracias!

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Julsman Julsman 25/07/14 04:29

    .....como me alegro de que el Sr. "Guayo" escriba en este diario, la verdad es que es un gusto.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Lucía Oliveira Lucía Oliveira 07/06/14 12:55

    ¡Brillante artículo! 

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • terrícola terrícola 07/06/14 08:32

    ¡Qué profunda emoción, como decía una canción de mi tiempo! ¡ Qué temblor recorrió todo mi cuerpo! ¡ Qué profundo agradecimiento, por mi parte ! ¡Qué bien se te queda el cuerpo cuando, de repente y de imprevisto, comprendes y te explicas toda la vida pasada ! Desde el pasado 25-M sé que soy ciudadano, ¡¡¡ De Extrema Izquierda !!! Gracias mil por el ascenso.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • hartodjetas hartodjetas 06/06/14 16:03

    Las hordas antisistema tuvieron su zénit el 18 de julio de 1936. Desde entonces les da grima dejarlo ¿Por qué será? ¿Por un pimiento? ¿Por un tomate? ¿O por una onza de chocolate? JETAS CRIMINALES GOLPISTAS. 

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Bacante Bacante 05/06/14 12:01

    Me pregunto si creen que estos medios digitales sólo los leen cuatro progres trasnochados. Es raro que no los hayan declarado subversivos a estas horas. Ciertamente, están rabiosos o no se concibe, como dices, Wyoming , que nadie haya felicitado a los grupos emergentes. Que miserables son. Pero...                              PODEMOS

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Bacante Bacante 05/06/14 11:57

    Caramba, ¿es posible decirlo más claro? A lo mejor, más alto. Lo malo es que la indignación crece enteros al leerte, Wyoming,  y ya empieza a no cabernos en las entretelas.  

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • nessie nessie 04/06/14 23:59

    En este comentario hay un detalle muy importante: los occidentales nos habíamos pensado que la miseria del Tercer Mundo en aras de poder comprar sus productos a magníficos precios no nos iba a afectar jamás. Hete aquí que las multinacionales se han hecho más poderosas con ese negocio, han aumentado la globalización, el capital se ha hecho financiero y, dándole de comer al monstruo, empezamos a conocer lo que es trabajar como lo hacen en el Tercer Mundo, básicamente trabajo esclavo. Aunque haya muchas estructuras de por medio, si los humanos que no pertenecemos a la Castísima, los ricos-que-te-cagas, no nos comportamos con una ética que incluya el respeto y la solidaridad con todos los habitantes del planeta, la mierda nos viene infaliblemente de rebote. Véase los muchos que votaron PP sin recordar su participación en el genocidio irakí, ¿realmente fueron capaces de creer que a quién le importa una mierda la vida de un irakí le importa algo la de un españolito?

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • sstalosegs sstalosegs 04/06/14 20:18

    Repito una vez mas: El único MERCADO decente que conozco  es... ROOSENDOOOO!. ¿Verdad querido "WAYOOOO?.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • LuisCandelas LuisCandelas 04/06/14 12:34

    El sistema creado por la "casta del 78", basado en capitalizar la política por los “profesionales” y remitir a la ciudadanía a un disfrute de sus nuevas libertades y a acercar su poder adquisitivo a sus vecinos europeos, surtió efecto y permitió que la estructura bipartidista estableciera un “club” de élites que decidieran por los ciudadanos, sin los ciudadanos e incluso en contra de los ciudadanos. El secretismo, la confabulación y los pactos de intereses ajenos a la ciudadanía han sido los protagonistas de una casta que, ahora que se derrumba el modelo de sistema económico al que sirven, muestra sus miserias. PODEMOS es la imagen del hastío e indignación de unas generaciones que no se sienten en deuda con el pasado y de ciudadanos con una visión clara de la realidad, que quieren devolver el protagonismo político a sus legítimos actores: EL PUEBLO. La casta lo ha visto y luchará hasta la saciedad para evitarlo. Vamos a asistir en corto a un juego sucio en toda regla.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0



Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.