x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesion con Google Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Verso libre

Sobre el populismo y la mentira

Publicada el 10/08/2014 a las 06:00 Actualizada el 09/08/2014 a las 20:19
Facebook Whatsapp Whatsapp Telegram Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

El concepto de lo popular ha sido de gran importancia en la poesía española contemporánea. Bécquer, los hermanos Machado, Juan Ramón Jiménez, García Lorca, Alberti jugaron a su modo con las tradiciones populares. En las notas a su Segunda antología poética, Juan Ramón quiso explicar el secreto de esta estrategia: en realidad no había en ellos una simple poesía popular, sino elaboración culta de lo popular, una tradición popular del Arte.

Pienso con frecuencia en la poesía cuando asisto a las discusiones sobre el populismo político. La situación de la política es de tanta inutilidad y descrédito que se acusa de populismo a cualquier intento de recuperar la intención original de la democracia: ordenar y dar respuesta a las necesidades de la mayoría. La política no puede ser otra cosa que la elaboración institucional de la soberanía popular, la ordenación legislativa de los intereses del pueblo.

La oligarquía de la realidad, con las instituciones y los gobiernos al servicio de los grandes intereses de las élites económicas, ha establecido una dinámica que pretende convertir en demagogia populista la defensa del bien común. Conviene romper esa lógica y recordar una de las reflexiones más insistentes de Fernando de los Ríos, profesor socialista y ministro de la Segunda República: si queremos que el ciudadano sea libre, hay que encadenar a la economía. Eso no es populismo, sino la justificación principal de la política democrática más seria.

La elaboración legislativa de los intereses de la sociedad debe permitir regular la economía, elaborar una fiscalidad equilibrada y ordenar las relaciones internacionales de acuerdo con el bienestar de los ciudadanos. No es serio aceptar como dogma natural la avaricia de los bancos y los especuladores. Un Gobierno que esté dispuesto a meter en la cárcel a los banqueros que han estafado o que han impuesto leyes contra el bien público, más dañinos con sus corbatas blancas que cualquier ladrón de saco y antifaz, no será un Gobierno populista. Se limitará a recuperar el orgullo de la política democrática.

Entonces, ¿qué es el populismo? Por lo que se refiere a la política actual española, el populismo en su significación negativa se define por el uso de la mentira y por la manipulación mediática de los bajos instintos. Eso es lo que convierte a una convocatoria electoral en una farsa y a una democracia constitucional en una deriva desconstituyente.

La democracia española es populista porque convive con la mentira y la utiliza no sólo para engañar, sino para levantar los peores instintos. Por mucho que se invoque una y otra vez la Constitución, España ha vivido en los últimos años un proceso desconstituyente. Si quieren ser democráticas, las constituciones deben respirar como un organismo vivo, caminar pegadas a los intereses de los ciudadanos, estar dispuestas a reformarse para resolver los conflictos en favor de la convivencia. No pueden ser un Carta muerta utilizada para negar derechos democráticos, ni tampoco derivar en la defensa impudorosa de una minoría oligarca.

Esa es la dinámica desgraciada que está dejando sin prestigio en España el valor de la democracia constitucional. El único cambio producido en más de 30 años se provocó de manera urgente en el 2011. La reforma del artículo 135 prohibió por vía constitucional una política democrática de inversiones públicas. Esa reforma, fundada en un pacto ideológico entre el PSOE y el PP, ha servido para la liquidación de los servicios públicos y para promover la idea de que los ciudadanos españoles, con sus derroches y sus derechos desmedidos, eran los causantes de la crisis. Se puso así la constitución en manos de la oligarquía española y europea.

Esta lógica convierte a las víctimas en culpables porque las mentiras del populismo sirven para alentar los bajos instintos. El paradigma de la política se parece en esta dinámica a un programa de telebasura. Pongo sólo dos ejemplos: la bronca bipartidista y el tratamiento de la inmigración.

Las llamadas al voto del bipartidismo, más que en la defensa de una ilusión propia, se han fundado en el miedo y el rencor contra el adversario. El PP se ha cohesionado fomentando el odio a Felipe González y Zapatero. El PSOE, por su parte, llama al voto útil con el miedo al PP. Este tipo de broncas sólo sirve para borrar con algaradas populistas la discusión política. Así ha ocurrido en el tema de la inmigración, tan importante en un mundo globalizado. Bajo los gritos y las proclamas racistas del PP, tampoco se han dado muchas diferencias entre los dos partidos mayoritarios en lo que se refiere a leyes de extranjería. La falta de hospitalidad transformada en razón de Estado ha sido una característica compartida.

No es populismo defender un comportamiento humano en las fronteras, denunciar la lógica horrible de los centros de Internamiento o respetar el derecho de asilo. Populismo es falsear los datos, crear amenazas mediáticas y hacerle creer a la gente que la presencia de los extranjeros es un peligro. Populismo es congelar con una identidad sólida la flexibilidad de los espacios públicos. La oligarquía crea chivos expiatorios para ocultar sus robos. Como andaluz, lo siento, me he acordado mucho estos días de todas las calumnias del honorable Jordi Pujol contra los vagos del sur que viven a costa de Cataluña.

Populismo es negarle a Cataluña su derecho a decidir porque un líder catalán haya resultado un ladrón. Populismo es manipular un crimen mediático para justificar un endurecimiento innecesario del Código Penal. Pero encadenar la economía y estar en contra de la deriva neoliberal de Europa no me parece nada populista. Se trata sólo de una elaboración culta e institucional de la soberanía.
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

55 Comentarios
  • Isadora Isadora 19/08/14 14:12

    Populismo es el "Todo vale para el convento" que usan los políticos de signos distintos, para utilizar en su beneficio cualquier situación que perjudique al contrario. La política es algo tan sucio, que tapa y hunde en el fango a los bienintencionados

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • molete molete 15/08/14 00:03

    [.....] Aquekllo que beneficia a todos los Ciudadanos O como los sistemas Sociales, Instituciones y  medios Socioeconòmicos delos cuales dependemos, Que funcionen de manera que nows beneficien a toda la gente, son derfechos del hombre: La libertad, la seguridad,  La prospeeridad , la Igualdad y la Prosperidad, Y "El sistema de Gobierno mas perfecto, es aquel que produce mayor  de Felicidad posible, mayor suma de Seguridad Social y mayor suma de estabilidad Pòòlitica, todo mantenido con claridad y sin Populismo, [ ya me entienden, no a este populismo de capilla, poètico que aquì estamos tratando] me refiero aquì y ahora al tipo de populismo puro y duro - que existe, no lo neguemos, seria una tonteria negar su existencia y peersistencia-  todo ese bien comun referido ya lo hemos disfruitado y todavia, aunque maltrecho- sus pilares  siguen en pie para poder seguir  disfrutandolo. Me consta que cuando uno mantiene una opiniòn con firmeza se crea enemigos, no disparen contra el pianaista...

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • molete molete 14/08/14 23:42

    El comportamiento humano es en conjunto ede actos exhibidos por el ser humano determinados por la cultura, las actitudes, las emociones, y valores de la persona, entre otros aspectos importantes wsobre las formas de ser de las personas, ese moso y manera que en una etapa de cambio genera de entrada un nuevo modo de pensar y de3sarrolla en el ser humano otra conciencia, factor  muy importante es  considerar el comportamiento humano algo muy complicado, sin embargo no lo es,  puesto que desde los inicios el ser humano su interes de aprender sobre lo que le rodea y aprovechar para su beneficio y comodidad, estas capacidades tan amplias en su modo y manera en si mismas  yo me pregunto....Ese bien comùn que predica nuestro anfitriòn Luis Garcia Montero...ese bien comùn repito, tiene conexiòn  con un conceto que en genral, puede ser entendido como aquello que beneficia a toodos los humanos (Ciudadanos)......?  continua........

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • El analista de Marilyn El analista de Marilyn 12/08/14 14:09

    Alguna vez España fue "El Imperio dónde no se ponía el sol"... No supimos ser buenos emperadores... Sometimos, expoliamos, impusimos... Teníamos a nuestro favor nuestra propias razones, nuestras propias leyes, nuestros propios tribunales... Y cualquier reclamo era "Ilegal", censurado, reprimido... Si hoy volviéramos a tener ese Imperio lo volveríamos a perder. Por que aun somos capaces de considerar que los derechos de quienes reclaman son "falsos derechos" y que quienes los reclaman son delincuentes demagogos ....y nosotros, nosotros somos nada menos que  DEMOCRATAS ESPAÑOLES, con derecho exclusivos de decisión, posesión y usufructo... Han pasado los siglos, por supuesto, hemos perdido el Imperio, el sol se pone cada atardecer... pero seguimos sin comprender... Hay tres conceptos que los españoles estamos incapacitados de comprender:  Respeto. Bien común. Colaboración. (Las reglas para no perderse uno mismo). 

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • jvesperinas jvesperinas 12/08/14 09:40

    A la vista de lo que leo, me reafirmo lo que dije en los comentarios 4 y, sobretodo, 9. La frase de inicio del último párrafo del artículo y resaltado en negrita, a mi juicio podía desenfocar la brillantez del resto. De hecho, así ha sido. El "debate· ha ido derivando al tema nacionalista, lo que es una pena porque lo importante del artículo no era eso. Aprovecho para decir que, aunque no soy votante de Podemos y que posiblemente no compartiré algunas de sus propuestas cuando las concreten, solo por el hecho de existir ha convulsionado el panorama político, que falta hacía y está permitiendo que algunos se retraten. Criticar a Podemos o analizar el sueldo de Pablo Iglesias con lupa, mirando a otro lado en otros temas y en otros sueldos me parecen síntomas de "nerviosismo". Pero esto también desenfocaría el tema de fondo del artículo, que se refiere a otras cosas, mucho más importantes y que comparto. Si alguien pone a Luis en la lista de populistas, que me añada a ella.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Marquito Marquito 12/08/14 00:31

    Le felicito,y como paisano,le agradezco la parte final. Prefiero la hamaca,al pan tumaca que tan gordito tiene al Pujol... Ese,poco de populista y mucho de miserable.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • El analista de Marilyn El analista de Marilyn 11/08/14 22:22

    Excelente artículo... necesario sin duda en nuestra España de cavernas y oquedades.  

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • MOUCHO MOUCHO 11/08/14 17:04

    Me parece un articulo magnifico.  Es un proceso propagandistico  clásico: lanzar etiquetas a ver si alguna se queda pegada al adversario: Cómplices de ETA,  Bolivarianos ( una risa siendo quien fue Bolivar), Nazis ( usar este adjetivo sin pruebas debería de estar en el Código Penal, para evitar trivializar algo espantoso)... y Populistas. A esto se llega cuando se pone en cuestión algún principio de la Cosmología construida por el Capitalismo. Dice Cospedal que fuera del PP la nada, y tiene razón, y es que ella cree en esa Cosmología, donde el PSOE es solo el comparsa necesario como los Progresistas, Democratas,  etc. del régimen Isabelino

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Belley Belley 11/08/14 06:21

    Hola, Luis. De los 33 comentarios anteriores a éste mío sólo dos, el 29 y el 30, necesitan un estudio adecuado y una deconstrucción dialéctica de sus argumentos, que Antonio Basanta suele utilizar con cierto éxito en estas páginas. En el 29, la trampa está en el uso del concepto de “pueblo español” como un todo unitario, sin fisuras, y en atacar la autodeterminación de una de sus partes con el sofisma de que quienes se oponen a ésta son los “demócratas españoles”. En el 30, Basanta utiliza como trampa que el bipartidismo es un invento propagandístico de IU y de la “extrema izquierda” (supuestamente, Podemos) para expulsar al PSOE del tablero democrático. La prueba, según él,  es que los españoles hemos favorecido siempre “libremente” al tándem PP-PSOE (y no a otros partidos). Ánimo y ojo a mis entrecomillados.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 9 Respuestas

    0

    0

    • Antonio Basanta Antonio Basanta 11/08/14 23:15

      Yo no he dicho que el bipartidismo sea utilizado por IU y la extrema izquierda para sacar al PSOE del tablero democrático. Lo que he dicho es que es su propaganda electoral fundamental. Para ganar votos quieren convencer al resto de españoles que votando al PSOE votan al PP y viceversa. ¿Para que lo dicen? Porque con esa propaganda electoral piensan que los indignados le va a votar más. Pura propaganda electoral como la de la derecha llamando antirreligiosos a la Izquierda. Como concepto político es una mentira, que además algunos de sus militantes y dirigentes con la boca pequeña nos dicen continuadamente que no es verdad. Pero, en público, es su baza principal para conseguir votos y quitárselos a otros. Yo no digo que sea ilegítimo, pero es pura propaganda electoral, igualito que la del PP cuando decía que iba a bajar los impuestos a los mas pobres.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 2 Respuestas

      0

      0

      • Belley Belley 12/08/14 06:22

        El problema, señor Basanta, es que si usted descarta como pura propaganda cualquier argumentación fundamentada sobre la connivencia entre PP y PSOE en asuntos que atañen al Estado (por ejemplo, la aceptación acrítica que ambos partidos practican con respecto al régimen monárquico o el cambio del artículo 135 de la Constitución que Zapatero y Rajoy pactaron con nocturnidad), está descartando al mismo tiempo cualquier intercambio dialéctico con quienes no aceptamos el statu quo. En esto también se ha explicado usted perfectamente, gracias.

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 1 Respuestas

        0

        0

        • Antonio Basanta Antonio Basanta 12/08/14 09:37

          Usted elige las coincidencias entre dos y mas partidos como prueba del bipartidismo. Por ejemplo la monarquía a la que califica de régimen. ¿Pero en que país democrático avanzado del mundo la monarquía es un régimen? ¿Holanda es un régimen monárquico o es un régimen democrático? Si usted define como régimen aquello que le mas le conviene, siempre tendrá razón. pero no hay tal régimen monárquico, hay democracia. Yo podría entenderlo si hubiera tantas personas contra la monarquía como las que la aprobaron (como todas las constituciones del mundo se aprueban en bloque no por artículos). La aprobó el 91% de los votantes y el 61% del censo. pero no hay el 90% de los votantes contra la monarquía democrática y usted lo sabe. Elija la sanidad: EL PSOE hizo la sanidad universal y gratuita y el PP la desmonta ¿Eso es bipartidismo? Igual las becas, la dependencia, el aborto. ¿Es bipartidismo 2 partidos que tienen ( a pesar de un consenso en lo básico) políticas opuestas en sanidad, educación?

          Responder

          Denunciar comentario

          0

          0

    • Antonio Basanta Antonio Basanta 11/08/14 23:08

      Belley, yo no defino al pueblo español como un todo unitario, sino de acuerdo con los modelos de democracia avanzada, se podría definir como la suma de los 45 millones de derechos individuales de ciudadanía de todos y cada uno de los españoles. Como España se incorporó a Europa se podría definir también como los derechos individuales de ciudadanía europea de todos y cada uno de los ciudadanos españoles. Vea que no se define por sentimientos, porque españoles pueden ser las personas que odian a España, al PP, al PSOE, a Podemos, etc. Los sentimientos no definen un Estado. Eso ya se intentó en Europa al comienzo del siglo XX y llevó a la xenofobia, a la segregación de ciudadanos, al nacionalismo , a la guerra y a la destrucción. Un estado democrático moderno no se puede romper sin un gigantesco fracking social que se llevaría por delante todo, Catalunya, España y Europa. Decenas de millones de españoles nunca lo permitirían. Esa es la realidad y no las fantasías nacionalistas.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 3 Respuestas

      0

      0

      • Belley Belley 12/08/14 06:13

        O sea, señor Basanta, que para usted el pueblo español es la suma de todos los DNI emitidos por el Ministerio del Interior del Reino de España. Por su parte, el Estado que controla esa base de datos, ajeno a cualquier extravío sentimental entre sus componentes, funcionaría como un corsé del que ninguno de esos DNI puede escapar si la mayoría de los demás DNI no se lo permite… y todo en nombre de los derechos individuales en lo que usted denomina una “democracia avanzada”. Ahora entiendo por qué para usted el bipartidismo no existe: cada DNI emite un voto individual que, una vez procesado por una máquina insensible, da un resultado electoral aséptico. Esta vez se ha explicado usted perfectamente, gracias.

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 2 Respuestas

        0

        0

        • Antonio Basanta Antonio Basanta 12/08/14 09:47

          Le voy a contestar como usted escribe: O sea, ¿Qué para usted la democracia es lo que quieran los territorios? Eso se llama nacionalismo, no democracia. Pero mire, en esto hay una total hipocresía. Yo he hablado con multitud de independentistas (últimamente menos porque muchos de mis amigos se están fanatizando) y ni uno, ni uno solo, aceptaría en un hipotético estado catalán la autodeterminación por ej, de Barcelona. Te dicen Catalunya es una, no divisible, es un territorio histórico. Con razón saben que una hipotética división de Catalunya llevaría a la guerra. Pues en España es lo mismo, ni mas ni menos. Pero a partir de ahí hace usted un salto al bipartidismo que no sigue ninguna razón, sino que parece mas de lo mismo, propaganda electoral y a mi no me importa un debate de las ideas pero cuando se entra en el terreno de la propaganda... Yo no descarto ningún intercambio dialectico con nadie pero no quiero hacerlo atado de pies y manos, dando por supuesto dogmas que no comparto.

          Responder

          Denunciar comentario

          Ocultar 1 Respuestas

          0

          0

          • Belley Belley 13/08/14 11:04

            Sigue usted basando su razonamiento en el error de considerar asépticamente los territorios como entidades habitadas por DNI, no por personas con sentimientos, lenguas y culturas que no siempre coinciden entre sí. Un Estado ideal como ése funcionaría sin problemas si todo españolito se asemejase a su vecino, pero no si, como sucede en la realidad, unos hablamos catalán y, otros, castellano, euskera o gallego. Al unificar el país, los Reyes Católicos no preguntaron a los minoritarios si estaban contentos con el apaño. Creo que ya va siendo hora de que hoy se les pregunte. Y no me malinterprete, como internacionalista que soy, el nacionalismo me parece reductor y me encantaría que los catalanes se quedasen con nosotros en condiciones de absoluta igualdad cultural, pero son ellos quienes deben decidirlo.

            Responder

            Denunciar comentario

            0

            0

    • hugo barrero miranda hugo barrero miranda 11/08/14 14:03

      Genial! no lo explicaría mejor. Y ese uso de "demócratas españoles". 

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      0

      0

      • molete molete 15/08/14 00:54

        hugo barrero miranda, com. 36 [.....] Preveo, presiento, que detras o debajo de este anagrana de hugo......., existe la personañlidad material de algo mas que un simple comentarista..... es asì....? de una forma ù otra me enterare, vaya por delaante que soy muy discreto....si os contara......

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        0

  • Maria garcia Maria garcia 11/08/14 01:52

    Las 3 sombras..El joven apoyado en el del centro. Mientras el viejo sostiene la mano..Es la sabiduría. El joven la virtud. Por encima de todo. 

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0



 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.