x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Verso Libre

De ahora en adelante

Publicada el 01/03/2015 a las 06:00
Hace ya 25 años que murió Jaime Gil de Biedma. Uno cobra verdadera conciencia del tiempo cuando descubre que el presente también empieza a estar lejos. Resulta menos inquietante la distancia de un pasado lejano, el recuerdo incierto de una casa infantil o un episodio a medio deshacer en el patio de un colegio. Pero los años también alejan el presente, esa parte fundamental que es el eje, la razón de una vida, y ponen una distancia de fechas en lo que nos acompaña a nosotros mismos cada vez que decimos yo. Hay un momento en el que los años hacen del pasado un presente, es decir, tal vez un regalo, pero siempre una actualidad. Ocurre lo mismo con el futuro.

Lo bueno de los poetas que uno lleva dentro es que siempre tienen un poema para cada ocasión. No se trata de que nos digan lo que debemos hacer, sino de que saben acompañarnos en lo que estamos haciendo. Nos devuelven el sabor de nuestra vida en forma de realidad actual. Leo un poema del primer libro de Jaime, Compañeros de viaje (1959), titulado "De ahora en adelante". Es un poema de iniciación y reconocimiento. El protagonista asume su propia personalidad al intuir que ser otro supone también ser en los otros, ponerse a disposición de los otros como un modo de definir la lealtad con uno mismo. “Llamaban –escribe Jaime–. Algo, ya comenzado, no admitía espera”.

A veces ser dueño del propio destino sólo es posible cuando uno decide responder y acudir a una llamada ajena. Jaime escribe en los años de la poesía social. Los intelectuales burgueses se comprometían en la lucha contra el franquismo y en la defensa de la clase obrera, maltratada por “el desprecio total de que es capaz, frente al vencido, un intratable pueblo de cabreros”. Para un poeta como Jaime Gil de Biedma acudir a la cita no sólo significaba querer, sino también ser querido. Necesitaba conservar en el nosotros su propia manera de ser: “Amigos míos, o mejor: compañeros, necesitan, quieren lo mismo que yo quiero y me quieren a mí también, igual que yo me quiero”.

La conciencia es un modo de quererse a uno mismo, un querer ser de una manera, un deseo del yo que puede integrarse sin violencia como parte del nosotros. Jaime, entre otras muchas cosas, era homosexual. Desde luego, una cosa importante, sobre todo cuando se vive en tiempos de desprecio y represión. La necesidad de defenderse ante los inquisidores y los castigos coincidió de manera muy fértil con una elaborada teoría poética. Se trataba de convertir el yo biográfico en un personaje literario, una identidad compartida con los lectores. La experiencia del otro, con su historia y su manera de decir yo, habita en los versos y crea un sentido propio y compartido. Compartirse nunca es igual que confundirse.

Jaime escribe “apenas puedo recordar qué fue de varios años de mi vida, o adónde iba cuando desperté y no me encontré solo”. En ese “De ahora en adelante” se llena de sentido el descubrimiento y se alude tanto a la condición sexual de un amanecer como a la respuesta política de un compromiso público. Eran muchos los grupos perseguidos: los emigrantes, los hombres injuriados, las familias hambrientas, las mujeres humilladas… En el poema “A una dama muy joven, separada”, da un consejo rotundo. La amiga debe pensar bien lo que hace “porque estamos en España, porque son uno y lo mismo los memos de tus amantes, el bestia de tu marido”.

Esta meditación sobre el diverso carácter de las represiones hizo que los poemas eróticos de Jaime fuesen una de las partes más vivas de la cultura antifranquista. Convirtieron el deseo de libertad en educación sentimental y ayudaron a comprender que la intimidad es también un territorio histórico en el que se juega la emancipación. Poemas como “Pandémica y Celeste”, “Un cuerpo es el mejor amigo del hombre” o “Contra Jaime Gil de Biedma”, están siempre ahí, esperándome, esperándonos. También “Albada”, ese diálogo con la poesía trovadoresca que reivindica la carnalidad de los amantes clandestinos: “Porque conozco el día que me espera, y no por el placer”.

Cuando conocemos los días que nos esperan, es bueno acudir a la poesía. Aunque hayan pasado 25 años de su muerte y las fechas empiecen a sentirse lejanas, los recuerdos y los versos forman parte de nuestro presente, le dan significado. Recordando a Auden, escribe Jaime en “De ahora en adelante” que todas las mañanas traen “verbos irregulares que es preciso aprender, o decisiones penosas y que aguardan examen”.

No es mala perspectiva para reconocer y reconocerse, para saber que los sueños públicos son imposibles sin la transformación de la vida cotidiana y que la política se resiente si no hay una diaria transformación de la política. Es el único modo de decir nosotros, de querer y de ser queridos así, como queremos que nos quieran.
Más contenidos sobre este tema




23 Comentarios
  • felicarlos felicarlos 03/03/15 23:59

    luis:porque así te respeto como persona y ser,perdona que no te conozca,físicamente , claro, tus lecturas me han llevado a la comprensión , una vez más, del ser humano que llevamos corriendo y a través del tiempo, yo soy ahora , y después, pero conllevo a los demás en mi, y tú me has orientado una vez más.E ltrabajo político que te toca es magnífico, eres poeta, eres ser.Sigue.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Liberto Liberto 03/03/15 21:33

    Con el permiso del Poeta me gustaría reproducir aquí unos versos de su poemario “Habitaciones separadas” (1995). // Cuando pasan los días / y al final de la tarde piensa en lo sucedido, / tan sólo le conmueve / ese acierto imprevisto / del que pudo vivir la propia vida / en el seguro azar de su conciencia, / así, naturalmente, sin deudas ni banderas.  (De Las razones del viajero). 

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • arrossinat arrossinat 03/03/15 11:03

    Evocadoras y profundas reflexiones que nos hacen pensar: esa actividad tan sana y que tantas veces descuidamos. Gracias.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Jaca1930 Jaca1930 02/03/15 19:43

    Considero a Luis García Montero, tanto a nivel intelectual como en el plano del compromiso social y de la la coherencia política, muy por encima del Sr. Gabilondo. Pero no va a tener detrás la artillería mediática del Grupo Prisa (y seguramente de otros), con la que va a contar el hermano del famoso periodista. En cualquier caso confío en don Luis, aunque espero que mi voto no sirva para apuntalar a posteriori al candidato del Sr. Cebrián. 

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Kawasan Kawasan 02/03/15 15:27

    A veces no nos gusta hablar de personas, sí de programas; sin embargo la personalidad cuenta,claro que cuenta a la hora de gestionar lo común. Algunos líderes dirigen,ordenan... o algo peor,pero el liderzago también lo ejercen quienes escuchan a los otros no aparentemente, sino incluyendoles respetando su subjetividad Liderar un proyecto es naturalizar el liderazgo, poder anticiparse, manejar la soledad, saber controlar el miedo, las emociones, la presión y mil cosas más...representarnos en la Asamblea. Un grupo con estructura no se resiente cuando sale o entra alguien, pero se precisan alcadesas,presidentes...¡Disfrutemos de la sensación de ganar el partido!

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • taxista y rojo taxista y rojo 02/03/15 15:13

    Gracias D. Luis. Gacias gracias gracias

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Paco de la Calle Paco de la Calle 01/03/15 23:17

    Parece que los nuevos aires de la izquierda oficial van de la mano del amable filósofo, poeta o político... Mal vamos los de la clase trabajadora si con rimas y citas de Cervantes no quieren hacer creer que nos van a sacar de la crisis de los Mercaderes de Europa y los de la España corrupta (en la que tienen muchos compañeros). Estoy seguro que por ese camino lo único que conseguiremos, los que tenemos que defender con una pensión a hijo y mujer en paro (sin ningún tipo de ayuda), sera unos laures en los juegos florales. Todavía no he oido en boca de Gabilondo ni en la de Montero ni un palabra de un programa que por lo menos haga al menos contestar a Sr. Rajoy y a su política de ataque a la clase trabajadora ni tan siquiera algo que mitigue las angustias de los que ahora se les llama clase media que bajo mi humilde opinión están siendo cada vez más proletarizados . Es más en ambos casos es un paso atrás de sus propios programas. Saludos poéticos y filosóficos.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 4 Respuestas

    0

    0

    • AmErICaNo AmErICaNo 03/03/15 19:53

      El esquema simplista trabajador- intelectual y su compromiso con la sociedad es tan zafio que no merece comentario. La política gana valores cuando la defensa de las ideas se hace desde el trato exquisito y respetuoso que tanto Gabilondo como Garcia Montero ejercitan y practican con tanta solvencia, ojalá cunda su ejemplo. Son trabajadores hombro con hombro con otras profesiones y oficios que defienden desde su cotidianidad los valores de humanidad que tanto necesitamos. 

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

    • taxista y rojo taxista y rojo 02/03/15 15:05

      Quizás deberías escuchar más. Tal vez así oirías

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

    • Bacante Bacante 02/03/15 08:24

      Ahora va a resultar que poetas y filósofos, abstención. ¿Dònde está escrito que para estar en política sea forzoso ser un mediocre, un sin oficio, un ladrón, un cantamañanas, y un inútil y permanecer hasta la muerte? ¿Dónde? Quizás en las Dictaduras. Ah!, también es cierto, `porque llamar a esto Democracia.... ¡tié cuajo!

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

    • gusalo gusalo 02/03/15 03:49

      Que el señor Luis García Montero –también “de la clase trabajadora”– sea poeta no le incapacita para saber cómo actuar en política. Yo de quien no me fío es de quienes –también muchos de ellos “de la clase trabajadora”– nos han traído hasta donde estamos. Por otra parte, si quieres ver en el señor Montero oposición a la política de Rajoy, no tienes más que leer sus artículos, que, te aseguro, no están escritos para competir en juegos florales. 

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • AmErICaNo AmErICaNo 01/03/15 21:49

    Mi sincera y humilde admiración. Se hace realidad que la poesía es un arma cargada de futuro. Suerte desde el sureste.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Irenepaz Irenepaz 01/03/15 20:34

    Menuda reflexión!! en tiempos dificiles hay que ganar terreno a la esperanza y respetar el lenguaje, El compromiso siempre es dificil de compajinar en un mundo tan desquiciado como el de ahora. Nos tendremos que hacer aliados del tiempo para no olvidarnos de quién somos. Un saludo. 

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • CITIZEN CITIZEN 01/03/15 12:45

    Perdón, quería terminar diciendo que el gran "Sixto Cámara" lo ha dejado más claro que yo. Gracias.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0



 
Opinión